Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Si bien cualquiera puede estar de acuerdo con el discurso antiterrorista de Washington y sus aliados del Golfo, todo el mundo se da cuenta de que sólo es la justificación oratoria de una guerra que en realidad persigue otros fines. Estados Unidos dice querer destruir el Emirato Islámico –organización que él mismo creó y que realiza, precisamente para Estados Unidos, la limpieza étnica necesaria para concretar el plan de rediseño del «Medio Oriente ampliado». Más contradictorio aún, Estados Unidos dice querer combatir en Siria del lado de la oposición, supuestamente moderada, de la que forman parte los mismos yihadistas del Emirato Islámico. Y, para terminar, Estados Unidos ha destruido en Raqqa edificios que el Emirato Islámico había abandonado 2 días antes de los bombardeos estadounidenses. Thierry Meyssan estima que, tras esas aparentes contradicciones, estamos viendo la continuación de la guerra del gas.

La campaña de bombardeos aéreos de Estados Unidos en Irak y en Siria resulta sorprendente en la medida en que es imposible destruir un grupo terrorista solamente con bombardeos aéreos. En Irak, Estados Unidos y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han sincronizado sus bombardeos con las acciones de las fuerzas terrestres iraquíes o kurdas. Pero en Siria no disponen de ninguna fuerza terrestre realmente capaz de luchar contra el Emirato Islámico. Y aunque la tuviesen, «esos bombardeos no pueden afectar las capacidades del Emirato Islámico ni sus operaciones en otras regiones de Irak o de Siria», según el general William Mayville, jefe de operaciones del estado mayor estadounidense.



En todo caso, y a pesar de las declaraciones oficiales, el Emirato Islámico es una creación de Estados Unidos y del Consejo de Cooperación del Golfo. Y esa criatura sirve a los intereses de sus creadores, tarea que está cumpliendo al pie de la letra:

• En mayo de 2013, el senador estadounidense John McCain entraba ilegalmente en territorio sitio para reunirse allí con el estado mayor del Ejército Libre Sirio (moderado), estado mayor del que formaba parte Abu Yussef, alias Abu Du’a, alias Ibrahim al-Baghdadi, el actual califa Ibrahim (jefe de los extremistas del Emirato Islámico).

• En enero de 2014, la agencia de prensa Reuters revelaba que el presidente Obama había convocado a una sesión secreta del Congreso en la que los congresistas decidieron armar y financiar a los «rebeldes» que operan en Siria, entre los que se incluye el Emirato Islámico, hasta septiembre de 2014. No se trataba de una sesión a puertas cerradas sino de una sesión secreta que la prensa estadounidense nunca mencionó, en estricta aplicación de la orden de censura que había recibido.

• Orgullosa de este reconocimiento, la televisión pública de Arabia Saudita proclamó que el Emirato Islámico obedece a las órdenes del príncipe saudita Abdul Rahman al-Faisal.

• Por su parte, el jefe de la inteligencia militar de Israel, general Aviv Kochavi, lanzaba una advertencia ante un aumento del número de combatientes antisirios y revelaba que los miembros de al-Qaeda –entre ellos el Emirato Islámico, que todavía no se había divorciado de al-Qaeda– estaban entrenándose (bajo control de la OTAN) en Turquía, más exactamente en 3 campamentos situados en Sanlıurfa, Osmaniye y Karaman.

• En mayo de 2014, Arabia Saudita entregó al Emirato Islámico armamento pesado nuevo comprado en Ucrania y grandes cantidades de vehículos de la marca Toyota, también nuevos, para invadir Irak. Para el transporte de todo ese material se utilizó un tren especial contratado por los servicios secretos de Turquía.

• El 27 de mayo, el presidente del gobierno regional kurdo de Irak, Masud Barzani, viajaba a Amman, la capital de Jordania, para coordinar la invasión de Irak entre los kurdos iraquíes y el Emirato Islámico. El 1º de junio tuvo lugar otra reunión, también en Amman, con numerosos cómplices sunnitas.

• A principios de junio, el Emirato Islámico y el gobierno regional del Kurdistán pasaban al ataque. En cumplimiento de su misión, el Emirato Islámico sembraba el terror al realizar la limpieza étnica que el ejército de Estados Unidos no pudo hacer en 2003. De esa manera se concreta el plan del estado mayor estadounidense para el rediseño del «Medio Oriente ampliado», adoptado desde el año 2001.

No hay por lo tanto razón alguna para que Estados Unidos se esfuerce por destruir el Emirato Islámico, aparte de las muertes ampliamente divulgadas por los medios –y altamente sospechosas– de 3 ciudadanos estadounidenses, pero esos crímenes no justifican por sí solos el diluvio de fuego estadounidense.

Si bien es evidente que el principal blanco de la campaña de bombardeos no es el anunciado, nadie dice con precisión qué es lo que se quiere destruir. Lo que sí se sabe es que hasta el momento Estados Unidos y sus aliados del Consejo de Cooperación del Golfo han estado bombardeando edificios vacios en Raqqa –de donde el Emirato Islámico se había retirado 2 días antes– y una docena de refinerías en el este de Siria.

¿Qué tienen que ver estas refinerías con una supuesta guerra contra el terrorismo? Según el Pentágono, esas instalaciones estaban bajo control del Emirato Islámico y le reportaban grandes ganancias.

Pero se trata de otra justificación falsa. Cuando países sometidos a embargos tratan de vender gas o petróleo en el mercado internacional simplemente no logran hacerlo. Pero el Emirato Islámico sí logra vender el petróleo robado, a pesar de las resoluciones 1373 y 2170 adoptadas respectivamente en 2011 y 2014 por el Consejo de Seguridad de la ONU. Es de público conocimiento que el Emirato Islámico está robando hidrocarburos en Irak y Siria y que los envía a través de los oleoductos existentes hasta el puerto turco de Ceyhan, de donde son transportados por barco hasta Israel por los tanqueros de la Palmali Shipping & Agency JSC, la compañía del millonario turco-azerí Mubariz Gurbanoglu. Ya en el puerto israelí de Ascalón, las autoridades de Israel “blanquean” el petróleo robado proporcionando certificados falsos, como si viniera del yacimiento de Eilat. El petróleo robado por el Emirato Islámico es exportado entonces hacia la Unión Europea, cuyos miembros fingen creer que se trata de petróleo israelí.

Es importante señalar que por esa misma vía también se exportan el gas y el petróleo robados por el gobierno regional del Kurdistán iraquí. O sea, si Estados Unidos y el Consejo de Cooperación del Golfo actuasen conforme a las resoluciones 1373 y 2170 del Consejo de Seguridad de la ONU también tendrían que bombardear el Kurdistán iraquí. Pero lo que hacen es respaldarlo, no en contra del Emirato Islámico sino en contra del gobierno central de Irak.

En resumen, lo que se busca con los bombardeos contra las refinerías situadas en territorio sirio es privar a la República Árabe Siria de sus posibilidades de refinar su propio petróleo si recupera esas instalaciones.

Cualquiera es capaz de notar que en todo este asunto Estados Unidos se apoya en las monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo, sobre todo en Arabia Saudita. Es evidente que los aviones de Arabia Saudita no despegan desde su propio suelo. Según la prensa iraní están operando desde Israel, lo cual, aunque no está comprobado, es muy probable.

A menudo hemos señalado que uno de los principales objetivos de la guerra contra Siria es el control de sus gigantescas reservas de gas natural y del territorio sirio por donde podría pasar un pipeline proveniente de Qatar y Arabia Saudita… o de Irán, rival de esas dos monarquías.

Pero, a partir del inicio de la resistencia de la Novorossia y del respaldo que Rusia le aporta, la Unión Europea está tratando de reducir su dependencia del gas ruso. De ahí la idea del gobierno iraní de proponer su propio gas a ese mercado, como anunció el viceministro iraní del Petróleo, Ali Majedi, el 9 de agosto de 2014. Para Irán, eso sería una alternativa ante el hecho que el Emirato Islámico le ha cortado el camino hacia Siria a través de Irak.

Esa opción, que defiende los intereses de Irán como Estado pero abandona el combate antiimperialista iniciado por el presidente Ahmadinejad, podría obtener el aval de Washington en el marco de un acuerdo más amplio durante las negociaciones 5+1. Irán aceptaría renunciar a sus investigaciones revolucionarias sobre un modo de producción de energía nuclear capaz de liberar el Tercer Mundo de su dependencia del petróleo mientras que los «occidentales» levantarían sus sanciones contra Irán.

Pero ese viraje, si tuviese lugar, modificaría profundamente todo el equilibrio regional. Y sería difícil obtener su aceptación por parte de la misma Rusia que acaba de acoger a Irán en el seno de la Organización de Shanghai. Por otro lado, eso exigiría una inversión de 8 500 millones de dólares para la construcción de 1 800 kilómetros de tubería y conectar los campos petrolíferos iraníes al sistema Nabucco. El gas iraní transitaría entonces por Azerbaiyán y Turquía antes de hacerlo a través de Bulgaria, Rumania y Hungría para ser finalmente distribuido en la Unión Europea a partir de Austria. Así lo confirmó el ayatola Hassan Rohani al presidente austriaco Hans Fischer en un encuentro al margen de la Asamblea General de la ONU.

La resurrección del sistema Nabucco sería un excelente negocio para Azerbaiyán, que podría entonces exportar más fácilmente la producción de su yacimiento de gas de Shah Deniz. Y al mismo tiempo Bakú se alejaría de Moscú para acercarse a Washington, lo que quizás explica sus inesperadas compras de armas a Israel.

Desde el punto de vista sirio, un viraje de la política energética iraní no sería necesariamente algo negativo ya que la mayoría de los enemigos de Siria –con excepción de Israel– ya no tendrían así razones para continuar la guerra. Por otro lado, el alejamiento de Irán fortalecería la utilidad de Siria para Rusia. Ante ese tipo de acuerdo, Washington seguiría estimulando la inestabilidad en la región sunnita de Irak para mantener la separación territorial entre Teherán y Damasco, y seguramente apoyaría la permanencia del Emirato Islámico en la región siria de Deir ez-Zor, pero dejaría tranquilo el resto de Siria.

Fuente: Voltairenet
EE.UU. tiene razones ocultas para bombardear las posiciones de la milicia yihadista del Estado Islámico, sostienen medios chinos. La campaña antiterrorista es un mero pretexto para derrocar al presidente sirio Bashar al-Assad.

La coalición internacional presidida por Washington realiza ataques aéreos en Siria sin que haya una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU al respecto y también sin el consentimiento de Damasco: se llevan a cabo con el pretexto de la lucha contra el terrorismo, pero es evidente que el objetivo último –después de acabar con la organización terrorista– es derrocar al régimen de Assad, insiste el portal chino de noticias Sina Military según recoge Want China Times. "China no está cayendo en ese plan enrevesado de EE.UU.", asegura el portal.

De acuerdo con Sina Military, los verdaderos motivos de EE.UU. "se deducen razonablemente" de un simple análisis de sus intereses y la historia moderna del juego geopolítico. "Washington dirige su atención a Oriente Medio después de enturbiar con éxito la situación entre Rusia y Ucrania a principios de este año. […] Ahora está aprovechando el caso del Estado Islámico para alinear sus intereses en Oriente Medio", sostiene el portal, que acentúa que Washington ya cuenta con el apoyo de varios países europeos y la Liga Árabe.



China rechaza involucrarse en el juego de EE.UU., subraya Sina Military, que explica por qué es así: "Washington busca hacerse amigo de Pekín solo porque quiere poner fin al continuo apoyo de China a Rusia". El portal acentúa que Pekín ya rechazó la propuesta de la Administración de Obama de unirse a su alianza militar contra el Estado Islámico basándose en su política de no interferencia en los asuntos internos de otros países. Menciona, además, que China ya anunció que no participará ni apoyará las sanciones occidentales contra Rusia.

De acuerdo con el citado portal, en los últimos tiempos Washington está aumentando su presión contra Pekín. Pone como ejemplos una cooperación más tensa con Japón, con el que China está en conflicto a propósito de las islas Diaoyu (Senkaku) y los planes de levantar el embargo contra las ventas de armas a Vietnam (país con el que Pekín también mantiene una disputa territorial). Sin embargo, frente a esta "ofensiva" China no ha de hacer nada: solo seguir el camino en el que se encuentra ahora y "permanecer en calma", ya que EE.UU. por sí mismo "está perdiendo el control sobre su ritmo", concluye Sina Military.

Fuente: Want China Times
la-proxima-guerra-tanques-turcos-se-enfrentan-al-estado-islamico-en-frontera-con-siria
Turquía despliega tanques en la colina frente a la ciudad fronteriza siria asediada por ISIL, mientras la coalición liderada por EE.UU. lleva a cabo ataques aéreos en Siria.

Tanques turcos han sido enviados a las colinas con vistas a la ciudad fronteriza siria de Ain al-Arab asediada por ISIL, mientras que una coalición liderada por Estados Unidos intensifica sus bombardeos contra el grupo en el norte y el este de Siria.

Su despliegue del lunes se produjo después de que ISIL disparara proyectiles cerca de un campo de refugiados en suelo turco. Al menos 15 tanques fueron colocados, algunos de ellos con sus armas apuntando hacia territorio sirio.

La corresponsal de Al Jazeera, Stefanie Dekker, informando desde la ciudad fronteriza turca de Suruc, dijo que tres proyectiles cayeron en Turquía", muy cerca de un campo de refugiados, fuerzas de seguridad y un número de manifestantes que se habían reunido para expresar su enojo por lo que dicen fue un apoyo limitado proporcionado a los combatientes kurdos que luchan contra ISIL".

"No ha habido ninguna respuesta por parte de la parte turca, hasta ahora", dijo nuestra corresponsal. Los militares dijeron previamente que habían disparado de vuelta el domingo después de que dos bombas de mortero cruzaran la frontera.

Dekker añadió que proyectiles impactaron al menos contra tres casas y una escuela en Ain al-Arab, una ciudad en gran parte kurda conocida por sus residentes como Kobane. "No hubo informes de lesiones, ya que los objetivos estaban vacíos".



Más de 150.000 kurdos sirios se han trasladado a Turquía desde la semana pasada, mientras los combatientes de ISIL presionan hacia Ain al-Arab.

"Las cosas se están intensificando. Esto no significa que ISIL están avanzando, porque tienen artillería de largo alcance, pero se nota que la lucha está en marcha", dijo Dekker.

Los ataques aéreos

Mientras tanto, Estados Unidos lideró los ataques aéreos de la coalición contra pueblos y aldeas en el norte y el este de Siria controladas por ISIL.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo con sede en Reino Unido que monitorea la violencia en Siria, dijo que la coalición se dirigió contra áreas de almacenamiento de grano en la fortaleza de ISIL en Manbij, al este de Aleppo, matando a los trabajadores y no a combatientes.

El observatorio informó que 10 ataques aéreos contra diversos puntos de la provincia de Idlib, mataron a por lo menos un niño y otras seis personas, entre ellas cinco miembros de una misma familia.

Al Jazeera no puede verificar de forma independiente los informes.

Las supuestas víctimas civiles se sumarían a los 19 civiles que el Observatorio dice que ya han muerto en ataques contra el grupo.

Según el corresponsal de Al Jazeera en Beirut, Zeina Khodr, los sentimientos anti-occidentales están aumentando a medida que más civiles son asesinados.

Un activista en una ciudad controlada por ISIL, que pidió no ser identificado, dijo a Al Jazeera: "Estos ataques aéreos están causando una crisis económica ahora que el invierno está a la vuelta y la gente necesita combustible para calefacción. La mayor parte de las instalaciones petroleras no están en funcionamiento, incluso aquellas que no se han visto afectadas porque la gente tiene miedo".

El domingo, Human Rights Watch dijo que había confirmado la muerte de al menos siete civiles - dos mujeres y cinco niños - por ataques aparentemente de misiles estadounidenses el 23 de septiembre en la localidad de Kafr Derian en la provincia de Idlib.

Basó sus conclusiones en conversaciones con tres residentes locales.

Fuente: Aljazeera
la-proxima-guerra-rusia-amenaza-a-eeuu-con-tomar-represalias-por-ataques-aereos-en-siria
Advierte que el espacio aéreo de Siria está bajo la protección de Moscú.

Rusia ha emitido una velada amenaza de tomar represalias si los ataques aéreos llevados a cabo por los EE.UU. o sus aliados se dirigen contra el régimen del presidente sirio Bashar al-Assad, dijeron funcionarios de seguridad del Medio Oriente a WND.

Los funcionarios de seguridad dijeron que Rusia se quejó el domingo en conversaciones secretas con representantes de las Naciones Unidas de que la actual campaña aérea de la administración Obama contra los combatientes del Estado Islámico en Siria es una violación de los acuerdos internacionales en materia de control del espacio aéreo sirio.

Los funcionarios dijeron que Rusia advirtió que potencialmente podría tomar represalias si Estados Unidos o los ataques aéreos árabes fueran más allá de los objetivos del Estado Islámico de Irak y Siria, o ISIS, y en su lugar bombardearan cualquier blanco del régimen sirio.

Los funcionarios dijeron a WND que no tienen ninguna información sobre la gravedad de la amenaza de Rusia o si Moscú quería decir que tomarían represalias directas o ayudarían a la fuerza aérea de Assad en una respuesta militar.



Los funcionarios dijeron que los diplomáticos rusos afirmaron que los términos con respecto al espacio aéreo sirio se acordaron en septiembre pasado como parte de un acuerdo para desarmar el arsenal de armas químicas de Siria a mediados de 2014.

En ese momento, la comunidad internacional temía que Assad podría dirigirse a los inspectores de armas químicas que actuaban en Siria. Ese miedo, en parte, propició un acuerdo en el que a Moscú se le proporcionó gran responsabilidad sobre los cielos de Siria, supuestamente para asegurarse contra la actuación de la fuerza aérea de Assad contra los esfuerzos internacionales de desarme.

Las autoridades dijeron además que tanto Rusia como militares iraníes están en alerta elevada en medio de la situación actual en Siria.

El sábado por primera vez aviones de la coalición liderada por Estados Unidos atacaron objetivos de ISIS en Siria, cerca de la frontera con Turquía, así como posiciones al este del país, de acuerdo con activistas y unos funcionarios kurdos que hablaron a la Associated Press.

Nawaf Khalil, un portavoz kurdo del Partido de la Unión Democrática de Siria, o PYD, dijo a la AP que los ataques estaban dirigidos contra posiciones del Estado islámico cerca de la ciudad kurda de Kobani en Siria.

Los ataques de los Estados Unidos y la coalición también habrían atacado un cuartel local de ISIS en la ciudad al norte de siria de Tel Abyad a lo largo de la frontera con Turquía, incendiando una refinería de petróleo.

"Nuestro edificio se sacudía y vimos el fuego, a unos 60 metros (65 yardas) de altura, procedente de la refinería," dijo el hombre de negocios local Mehmet Ozer a la revista Time.

Time informó que los ataques también fueron confirmados por el Observatorio Sirio con sede en Gran Bretaña para los Derechos Humanos y fueron reportados por la agencia de noticias turca Dogan.

Fuente: WND
El jefe del Estado Mayor conjunto de EE.UU., Martin Dempsey, está convencido de que es imprescindible una operación terrestre para combatir con éxito al Estado Islámico. "No habrá solución solo con fuerza aérea contra el EI en Irak y Siria".

Según explicaba el general en una reciente rueda de prensa, el mando militar estadounidense está dispuesto a "entrenar" entre 12.000 y 15.000 efectivos de infantería para enfrentarse exitosamente con los extremistas y recuperar los territorios no controlados por las autoridades en el este de Siria. Dempsey detalló que en ese país la misión terrestre podría ser encargada a las unidades de la "oposición moderada" y que va a tardar tiempo capacitarlas.

Varios expertos citados por Svobodnaya Pressa han intentado adivinar dentro de qué plazo podría realizarse el despliegue de fuerzas a las que se refiere el militar. ¿Tendrá EE.UU. que intervenir con sus propias tropas en el conflicto de Oriente Medio antes de terminar el entrenamiento a mercenarios árabes? ¿Puede ocurrir si empeora la situación?

"Hasta el último momento, Obama opondrá resistencia a todos los intentos de enviar tropas terrestres estadounidenses a Oriente Medio, pero la situación en la región puede cambiar próximamente", pronostica el colaborador científico del Instituto de Economía Mundial de la Academia de Ciencias Rusa Grigori Mirski. El experto recuerda que el mandatario dio su palabra, al presentarse a la presidencia, de que pondría fin a las dos guerras que había desatado George W. Bush. Sin embargo, podría pronto cambiar de opinión.

"Es muy posible que el destino próximo de la invasión de los militantes del Estado Islámico sean territorios sunitas: Jordania o Arabia Saudita". También Mirski considera probable que los extremistas se nieguen a expandirse por tierras nuevas y decidan "consolidar las fuerzas" en las vastas áreas que ya están controlando: una tercera parte de Irak y una tercera parte de Siria. Entonces, pronostica, EE.UU. tendrá que "admitir que el asunto queda sin resolver o tomar la decisión sobre el despliegue de las tropas terrestres".



Hay pocos que lo supieran, pero EE.UU. ya empleó sus tropas terrestres contra los yihadistas del Estado Islámico, afirma el experto militar Semión Bagdasárov, dirigente del centro de Investigaciones de los países de Oriente Próximo y Asia Central. Algunos destacamentos de la Infantería de Marina y tropas especiales participaron en el operativo en las montañas de Sinyar tomadas por el Estado Islámico.

Demsey es un buen profesional, cree el analista, y ya por eso se da cuenta que "solo se puede tomar control de un estado con el ejército de tierra".

La causa de que EE.UU. se plantee el despliegue terrestre es la escasa capacidad de combate de las fuerzas que están combatiendo al Estado Islámico, explica Bagdasárov. Aparentemente la proporción de fuerzas no es demasiado favorable para la de los yihadistas. A cada combatiente extremista en Irak le hacen frente unas 70 personas (entre milicias kurdas y tropas gubernamentales). En Siria la proporción es menos impresionante, pero las fuerzas se distribuyen 1 a 20, tratándose en el caso de los últimos de efectivos del Ejército. Sin embargo, los islamistas radicales han salido con éxito de muchas operaciones.

Fuente: RT
la-proxima-guerra-se-prepara-turquia-para-la-ocupacion-de-siria
A medida que los terroristas apoyados por Occidente conducen supuestamente a decenas de miles de refugiados hacia territorio turco, y en medio de lo que se llama una "campaña sostenible y persistente" de ataques aéreos, ataques con misiles, y otros surtidos ataques contra territorio sirio, Occidente se prepara para desempolvar los planes para establecer una "zona de seguridad" en el norte de Siria, protegida por tropas de la OTAN - en particular de Turquía.

El periódico Hurriyet Daily News en su artículo, "Turkey’s top soldier inspects troops on Syrian border as gov't signals joining anti-ISIL bid", indicó que Turquía se preparaba para unirse a los ataques unilaterales ilegales en Siria encabezados por los EE.UU. y el respaldo de varias autocracias del Golfo Pérsico. El Hurriyet informó:

El Comandante de las fuerzas terrestres de Turquía inspeccionó las tropas a lo largo de la frontera con Siria el 24 de septiembre, ya que el gobierno turco señaló un cambio de política en unirse activamente a la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra la amenaza yihadista en Irak y Siria.

El comandante de las Fuerzas Terrestres, el Gen. Hulusi Akar visitó las instalaciones y tropas militares turcas desplegadas a lo largo de la frontera con Siria, donde fue informado por los oficiales en el terreno.



Turquía aumentó su presencia militar a lo largo de la frontera con Siria para hacer frente a las corrientes de refugiados en los últimos años y con la potencial ofensiva siria el año pasado. También hay informes de que el ejército ha intensificado su movilidad militar en la región después de que el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) atacaran a los kurdos sirios en la región de Kobane fronteriza con Turquía.

Imagen: Incluso los mapas del territorio de ISIS utilizados por los medios de comunicación occidentales revelan corredores bien definidos que conducen desde el territorio turco tanto hacia Siria como Irak. Está claro que ISIS no es un "estado", sino más bien una invasión y ocupación de territorio procedentes de la OTAN.

Mientras que la ofensiva militar planeada el año pasado fue atacar directamente al Ejército Árabe Sirio con provocaciones que más tarde se reveló que habían sido ataques de bandera falsa realizados contra Turquía por el propio gobierno turco, parece que ahora el llamado "Estado islámico" (ISIS) servirá como cubierta para las ambiciones extraterritoriales de la OTAN. ISIS, que no es ni islámico, ni un estado, es la culminación de años de armar, apoyar de forma encubierta y financiación de Estados Unidos, Europa, el Golfo Pérsico y Turquía.

Turquía, en particular, ha servido como un refugio seguro para los terroristas de ISIS durante los últimos 3-4 años. De hecho, los mapas que muestran el territorio de ISIS "a través de los medios de comunicación occidentales muestran pasillos que conducen directamente desde territorio turco definidos claramente. Los miles de millones en dinero en efectivo, armas, equipos, e incluso los vehículos usados ​​para construir lo que ahora es una fuerza mercenaria para tomar el poder de forma simultánea en tres países - Líbano, Siria e Irak - fueron proporcionados por países como Arabia Saudita y Qatar y canalizados en manos de los terroristas por agentes de la CIA que operan a lo largo de la frontera de Turquía con Siria.

A pesar del juego de la retórica de cambio de nombre de esta fuerza mercenaria para confundir a un público inconsciente, no hay otra explicación de la escala de las operaciones de ISIS más allá de la tutela multinacional estatal. Si Siria, Líbano, Irán e Irak están luchando contra ISIS, a través del proceso de eliminación, estos estados patrocinadores - sea que lo admitan o no - pueden ser fácilmente identificados.

La planificación de Turquía de la ocupación de Siria es una conspiración documentada.

Quitar territorio a Siria y crear "zonas de amortiguación" fue parte de la agenda de Estados Unidos en Siria desde hace años - mucho antes de que la amenaza de ISIS se esgrimiera como pretexto potencial para dirigir la intervención militar estadounidense. ISIS es simplemente la última construcción que se utiliza para implementar la estrategia.

Si bien la idea de una zona de amortiguamiento tiene la intención de parecerse al último intento honesto para resolver una creciente crisis regional y para "ganar" la guerra en Siria, en realidad esto ha sido planeado por lo menos desde marzo de 2012, donde se propuso la idea por parte del corporativo-financiero financiado Brookings Institution en su "Oriente Medio Memo # 21" "Assessing Options for Regime Change" en el que expresamente se decía:

"Una alternativa es que los esfuerzos diplomáticos para centrarse primero en la forma de poner fin a la violencia y la forma de obtener acceso humanitario, como se está haciendo bajo el liderazgo de Annan. Esto puede conducir a la creación de refugios seguros y corredores humanitarios, lo que tiene que ser respaldado por el poder militar limitado. Esto, por supuesto, está a la altura de los objetivos estadounidenses para Siria y podría preservar a Asad en el poder. Desde ese punto de partida, sin embargo, es posible que una amplia coalición con el mandato internacional apropiado podría añadir nuevas medidas coercitivas a sus esfuerzos".

Brookings continúa describiendo cómo la alineación de Turquía de grandes cantidades de armas y tropas a lo largo de su frontera en coordinación con los esfuerzos israelíes en el sur de Siria, podría ayudar a efectuar el cambio de régimen en Siria:

Además, los servicios de inteligencia de Israel tienen un gran conocimiento de Siria, así como activos dentro del régimen sirio que podrían ser utilizados para subvertir la base de poder del régimen y presionar para la eliminación de Asad. Israel podría posicionar fuerzas sobre o cerca de los Altos del Golán y, al hacerlo, podría desviar las fuerzas del régimen de luchar contra la oposición. Esta postura puede conjurar los temores en el régimen de Asad de una guerra de varios frentes, sobre todo si Turquía está dispuesta a hacer lo mismo en su frontera y si la oposición siria está siendo alimentada con una dieta constante de armas y entrenamiento. Tal movilización tal vez podría persuadir al liderazgo militar de Siria a derrocar a Asad con el fin de preservarse a sí mismo. Sus defensores argumentan que esta presión adicional podría inclinar la balanza en contra de Asad en Siria, si otras fuerzas estuvieran alineadas correctamente.

Claramente, una "zona de amortiguación" es el siguiente paso para los diseños occidentales dirigidos a exigentes cambio de régimen en Siria. También es un paso que sólo necesita un pretexto para seguir adelante. En 2012, fabricaron incidentes fronterizos con Turquía que estaban siendo utilizados para ayudar a implementar esta estrategia, pero fracasaron. Ahora la amenaza de ISIS se está utilizando para revender el mismo esquema exacto.

Turkey's Daily Sabah informaría en un artículo titulado, "El Ejército turco será autorizado en Irak y Siria, dice Davutoglu" que:

El Gobierno turco pedirá la autorización del Parlamento para las operaciones militares en Siria e Irak, dijo el recién electo PM Ahmet Davutoglu, en una conferencia de prensa el martes.

El documento también informaría:

"No puede haber dos proyectos de ley diferentes en función de los riesgos en la región", dijo Davutoglu. "Esperamos que la situación de seguridad no se deteriorará para Turquía en la región y que no tendrá que enviar fuerzas armadas."

Turquía, sin embargo, tomará todos los medios necesarios contra los riesgos que pongan en peligro la seguridad nacional del país y la estabilidad de la región, de acuerdo con Davutoglu.



Por supuesto, con ataques aéreos estadounidenses dejando un vacío que pronto se llenará de extremistas no impugnados por el Ejército Árabe Sirio forzados a retroceder en temor a provocar una nueva agresión occidental, la situación sin duda va a "deteriorarse". Así como Turquía organizó operaciones de bandera falsa en su frontera el año pasado en un intento de provocar una guerra con Siria directamente, y mediante el apoyo a los terroristas que resulta en una catástrofe humanitaria predecible ahora se extienda al territorio de Turquía, el vacío que los EE.UU. están creando intencionalmente pretende estar lleno de mercenarios terroristas y fuerzas de la OTAN para protegerlos mientras la parte frontal avanza cada vez más cerca de Damasco, en la forma de una "zona de amortiguación".

La única manera de que Siria evite que esto suceda es que ellos y sus aliados reunan rápidamente los medios tácticos, estratégicos y políticos con los que llenar el vacío en el este de Siria para evitar la "campaña de Occidente sostenible y persistente" de raíz. Porque si esta campaña echa raíces, cualquier intento por parte de Damasco para retomar territorio de Occidente y sus aliados terroristas con los que están operando, puede desencadenar una confrontación directa entre los EE.UU. y Damasco - la provocación final que Occidente está buscando para concluir sus planes estancados para el cambio de régimen en Siria.

Las operaciones en Estados Unidos a largo plazo en territorio sirio, con o sin fuerzas turcas implicadas, todavía podría convertirse en una trampa por parte de Siria y sus aliados. Al evitar las provocaciones y la confrontación militar directa con Occidente, Siria puede utilizar las fuerzas de poder para atrapar a Occidente en otro atolladero prolongado y costoso. Tal estrategia requeriría la construcción de una mayor disuasión contra nuevas incursiones hacia vitales centros de población de Siria, junto con la paciencia política inconmensurable. Occidente se quedará con más retrasos y complicaciones, así como los costos inmensos que se convertirán cada vez en más difíciles de justificar ante un público occidental ya cansados ​​de la guerra.

Fuente: Land Destroyer
El 23 de septiembre de 2014, Estados Unidos y las monarquías árabes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG, que se compone de Arabia Saudita, Bahréin, los Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Qatar) bombardearon objetivos terroristas en Siria.

Oficialmente, el objetivo era destruir los centros de mando del Emirato Islámico.

Los bombardeos se realizaron principalmente desde el Golfo Pérsico y sobre la ciudad de Raqqa, en territorio sirio.

Pero, el Emirato Islámico ya se había retirado de Raqqa 2 días antes de los bombardeos, avanzado y tomando una veintena de poblados kurdos en Siria.

Al parecer, el verdadero objetivo de los bombardeos no fue el Emirato Islámico sino otra entidad que la inteligencia estadounidense designa como «Grupo Khorasan».



Khorasan es el nombre medieval de Afganistán y de una parte de Irán. Hace 5 días, el director nacional de la inteligencia estadounidense James Clapper mencionó ese grupo por primera vez afirmando que se compone de ex combatientes de la guerra en Afganistán y que estaba reclutando yihadistas en Siria para llevarlos a luchar en Occidente.

Ninguna otra fuente ha comprobado hasta ahora la existencia de ese grupo. Según el New York Times, que cita al Departamento de Estado, el líder de ese grupo –un tal Muhsin al-Fadli (ver foto)– fue amigo íntimo de Osama ben Laden y estaría implicado en los atentados del 11 de septiembre de 2001, que Estados Unidos atribuye oficialmente a ben Laden. El nombre de Muhsin al-Fadli fue citado en 2005 por el entonces presidente George W. Bush, quien le atribuyó la responsabilidad del atentado cometido en Yemen contra el petrolero francés Limburg –que en realidad fue un castigo de Washington contra la violación de un embargo).

La Federación Rusa denunció por su parte una violación de la soberanía siria, aunque la prensa estadounidense asegura que el ataque aéreo fue anunciado con antelación al embajador de Siria ante la ONU Bachar al-Jaafari y a la oposición siria en París, considerada como legítima representante del pueblo sirio, que aceptó esa acción.

Fuente: Voltairenet
la-proxima-guerra-eeuu-ataca-refinerias-bajo-control-estado-islamico-en-siria
El Pentágono destaca que han participado más aviones árabes que estadounidenses

'Las indicaciones iniciales apuntan a que las acciones tuvieron éxito'

Además, EEUU sobrevuela Siria con aviones y drones para marcar objetivos

Estados Unidos ha reanudo junto con sus aliados árabes los ataques aéreos contra posiciones del autodenominado Estado Islámico (IS) en Siria, esta vez dirigidos a las instalaciones petrolíferas controladas por los yihadistas.

El Mando Central, encargado de las operaciones militares estadounidenses en Oriente Medio, explicó que se realizaron 13 ataques aéreos con cazas y aviones no tripulados contra doce refinerías bajo control del EI en "zonas remotas" en el este de Siria.

La madrugada del lunes, Estados Unidos y cuatro aliados árabes (Arabia Saudí, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y Jordania), con el apoyo logístico de Catar, atacaron desde el aire varios fortines del IS dentro de Siria por primera vez.

En una entrevista con la cadena CNN, el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, destacó que, en esta ocasión, los ataques aéreos contaron con un mayor número de aviones de aliados árabes que de estadounidenses, en concreto de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí.

El Mando Central especificó que los bombardeos, que se prolongaron durante unas dos horas, se produjeron en las cercanías de las localidades de Al Mayadín, Al Hasakah, Abu Kamal y Deir al Zur.

"Aún estamos evaluando la efectividad de los ataques en las refinerías, pero las indicaciones iniciales apuntan a que tuvieron éxito", detalló el Mando Central en su comunicado.

Las refinerías petroleras están siendo utilizadas por los yihadistas suníes del EI para obtener más de dos millones de dólares diarios en ingresos con la venta de hasta medio millar de barriles al día, según la inteligencia estadounidense, aunque algunos expertos creen que el monto podría ser mayor.

Estados Unidos ha estado lanzando gran parte de los ataques desde el portaaviones George W. Bush en el Golfo Pérsico; desde el crucero USS Philippine Sea, parte del grupo de ataque del portaaviones, y desde el destructor USS Arleigh Burke en el Mar Rojo. Además, Estados Unidos está sobrevolando Siria con aviones tripulados y drones para recopilar inteligencia y marcar objetivos.



El lunes, Estados Unidos comenzó a liderar una ofensiva contra los bastiones del IS en Siria, donde la milicia suní ha medrado, gracias a la guerra civil, hasta controlar vastas zonas del centro y este sirio, entre ellas centrales energéticas y pozos petrolíferos.

Este martes, las Fuerzas Armadas estadounidenses y sus aliados árabes realizaron otra ronda de ataques en la frontera siria-iraquí y en Irak, donde los bombardeos contra el Estado Islámico llevan en marcha desde comienzos de agosto, debido a que Washington es aliado de Bagdad.

El IS ha aumentado significativamente sus ingresos, que antes provenían esencialmente de donaciones de organizaciones islamistas, vendiendo petróleo en el mercado negro, mediante la extorsión o la venta de piezas históricas.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-eeuu-uso-por-primera-vez-aviones-de-combate-f22-raptor-quinta-generacion-siria
El teniente general William Mayville, director de operaciones del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., confirmó que en los ataques aéreos contra los yihadistas en Siria EE.UU. utilizó por primera vez sus cazas de quinta generación F-22.

"[En los ataques] se han involucrado cazas F-22 Raptor; se trata de su primer uso en combate", precisó Mayville citado por Ria Novosti.

El F-22 Raptor es el único caza de quinta generación del mundo autorizado para entrar en combate. El costo de una aeronave, según diversas fuentes, varía entre los 130 y los 180 millones de dólares.

EE.UU. y las naciones asociadas a la coalición contra el Estado Islámico han lanzado los primeros ataques contra objetivos de los yihadistas de este movimiento, del Frente Al Nusra y de Jorasán en Siria. Los bombardeos han dejado al menos ocho civiles muertos, entre ellos tres niños.

De acuerdo con el Comando Central de Estados Unidos, los ataques contra los milicianos se efectuaron desde buques desplegados en las aguas internacionales del Mar Rojo y del Golfo Pérsico en el norte con la participación de Qatar, Bahréin, Jordania, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Fuente: Ria Novosti


la-proxima-guerra-estado-islamico-amenaza-responder-bombardeos-eeuu-en-siria
Participaron cazas y bombarderos y se lanzaron 47 misiles Tomahawk desde buques

La aviación estadounidense, respaldada por varios países del Golfo Pérsico, ha inaugurado este martes la ofensiva contra el Estado Islámico (IS) en suelo sirio lanzando 50 ataques contra sus posiciones en Raqqa, su cuartel general, y zonas fronterizas con Irak. Los bombardeos, que el IS ha jurado responder, abren una nueva e incierta etapa en la lucha contra la organización yihadista anunciada por Barack Obama el pasado 10 de septiembre.

Los primeros ataques, según funcionarios estadounidenses, se han iniciado en las primeras horas de la madrugada y han golpeado arsenales, puestos de control y edificios administrativos empleados por los militantes yihadistas en las provincias de Al Raqa y Deir al Zur. Han participado cazas y bombarderos junto a la aviación de al menos cinco aliados árabes: Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Jordania y Bahrein. Además, se han lanzado 47 misiles Tomahawk desde buques de la Marina estadounidense situados en el golfo o el mar Rojo.

"Teniendo en cuenta que estas operaciones están en curso, no estamos en condiciones de proporcionar detalles adicionales en este momento", precisó el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, en un comunicado publicado anoche.

Decenas de yihadistas muertos



Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que cuenta con una red de informantes y activistas sobre el terreno, los bombardeos han causado un número indeterminado de víctimas. Una veintena de ataques se han centrado en Raqqa, la capital 'de facto' del califato proclamado a finales de junio; su periferia norte y oeste y localidades como Tabaqa, Tel Abiad y Ain Aisa, ubicadas en la provincia de Raqqa. Uno de los blancos ha sido la antigua sede del Gobierno provincial de Raqqa, transfigurado en centro clave del IS. Más de 20 yihadistas perdieron la vida en el ataque contra dos posiciones del IS en la zona, según la citada ONG.

En la provincia de Deir al Zur, la coalición internacional ha lanzado 22 ataques contra posiciones yihadistas en la villa de Abu Kamal, limítrofe con Irak, y otros ocho en la periferia de la ciudad de Deir al Zur. El IS -que capturó en junio Mosul, la segunda ciudad de Irak- ha logrado con sus arremetidas borrar la frontera entre Siria e Irak consolidando su control sobre amplias zonas de ambos países y gobernando a unos 11 millones de habitantes.

La escalada fue anunciada el pasado 10 de septiembre por Barack Obama en su discurso a la nación. Hace un mes EEUU inició los vuelos de vigilancia sobre Siria y, ante la inminente ofensiva, las huestes del IS evacuaron sus oficinas, reubicaron el armamento pesado y trasladaron a sus familias fuera de la ciudad. Los bombardeos también han alcanzado a militantes del frente Al Nusra, la sucursal autorizada de Al Qaeda en Siria. Al menos 30 de sus miembros habrían muerto en ocho ataques contra campos de entrenamiento, fábricas de armamento y edificios administrativos en la provincia de Alepo.

Las reacciones no se han hecho esperar. Un combatiente del IS ha asegurado que "los ataques serán respondidos" en declaraciones a Reuters. El régimen de Bashar Asad -que, según su ministro de Exteriores, fue informado del ataque estadounidense a través del enviado permanente de Siria ante la ONU- declaró que apoya todos los esfuerzos contra los yihadistas. Rusia, su principal valedor internacional, ha insistido en que la ofensiva supone "una violación de la soberanía" siria y "agrava aún más la situación" en la región.

Obama -que durante el último año se mostró reticente a iniciar ataques aéreos sobre Siria- aseguró en su alocución de hace dos semanas que, en ningún caso, coordinaría con Asad las embestidas contra el IS y se comprometió a entrenar y armar al Ejército Libre Sirio en un programa diseñado por el Pentágono que se llevará a cabo en bases de Arabia Saudí. La incógnita de esta nueva ofensiva, sin embargo, es saber a quien beneficiará sobre el terreno.

Los movimientos de Asad

Funcionarios estadounidenses reconocen que el Ejército Libre Sirio -al menos hasta que no se mejore su formación y armamento- carece de capacidad para hacerse con las posiciones de las que pueda replegarse el IS. Podrían ser, por tanto, las tropas de Asad las que recuperen el control de las zonas abandonadas por los extremistas.

Los ataques estadounidenses, en coordinación con sus socios árabes, coinciden con el drama que se vive en los alrededores de la ciudad de Kobani, en la provincia siria de Alepo. Durante la última semana más de 150.000 kurdos han escapado del lugar -la mayoría hacia Turquía- ante el avance del IS, que ha capturado más de 60 villas del área. Precisamente Obama inició el pasado 8 de agosto los bombardeos sobre Irak para detener los progresos del IS en la región autónoma del Kurdistán que obligaron a cientos de miles de cristianos y yazidíes -entre otras minorías- a dejar sus hogares.

Las decapitaciones de rehenes occidentales -difundidas por internet- y amenazas como las de ayer -en la que el portavoz del IS llamó a asesinar a "civiles y militares" occidentales en cualquier lugar del mundo y mediante cualquier método- han empujado a Obama a mover ficha. De momento, el presidente estadounidense -que ha intentado alejarse de las guerras en Irak y Afganistán heredadas de George W. Bush- mantiene que la ofensiva no incluirá el despliegue de tropas terrestres pero incluso sus asesores se muestran escépticos de que una campaña áerea -que podría durar años- pueda "degradar y, en última instancia, destruir" a la organización yihadista, tal y como promete el demócrata.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-israel-derriba-un-avion-sirio-que-sobrevolaba-altos-del-golan
Las defensas aéreas israelíes han derribado un avión sirio que violó su espacio aéreo, según el servicio de prensa del Ejército de Israel.

Según militares citados por medios locales, la aeronave fue interceptada por el sistema de defensa antimisiles Patriot.

El Ejército israelí no ha especificado el tipo del avión derribado, aunque medios locales afirman que se trataría de un MiG-21.

La Unión de Coordinadores de la Revolución Siria ha publicado una imagen en la que se aprecia a dos personas bajando en paracaídas cerca Kanaker, un pueblo sirio cerca de los Altos del Golán ocupado por Israel. Supuestamente, se trata de los dos pilotos del avión derribado, según 'The Independent'.



Tras el derribo del avión sirio por Israel, la cancillería rusa instó a los países de la región a "no abrir una nueva línea de confrontación y a mostrar la máxima moderación".

El Ejército israelí derribó a finales de agosto un dron o avión no tripulado que penetró en el espacio aéreo israelí desde Siria.

Fuente: The Independent
la-proxima-guerra-solo-jordania-apoya-abiertamente-bombardeos-contra-estado-islamico
Arabia Saudí, Emiratos, Bahréin y Qatar guardan silencio sobre una operación a la que su presencia da legitimidad

Estados Unidos comienza a atacar posiciones del Estado Islámico en Siria

Sólo Jordania ha reconocido su participación, junto a EEUU, en los bombardeos contra posiciones del Estado Islámico (EI) en Siria esta madrugada. El resto de los países árabes involucrados guarda silencio sobre esta operación que abre un nuevo frente en la lucha contra los yihadistas. Aunque el portavoz del Pentágono no precisó sus nombres, poco después un comunicado militar ha confirmado las filtraciones periodísticas que mencionaban a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Qatar.

“Hemos golpeado al terrorismo en su guarida para proteger la seguridad y la estabilidad de Jordania, y para prevenir que el terrorismo alcance al reino”, ha declarado el ministro jordano de Información, Mohamad al Momani, citado por Al Jazeera.

Al Momani también ha dicho que los bombardeos van a continuar en los próximos días y que han participado cuatro países árabes, incluido Jordania. Los otros tres serían, según Reuters, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin, aunque la función de cada uno de ellos en la operación militar no está clara. La agencia, que menciona como fuente a un funcionario estadounidense sin identificar, añade que Qatar sirvió de apoyo para las operaciones aéreas. Un comunicado del Mando Central de las Fuerzas Armadas de EEUU (CENTCOM) ha confirmado poco después la colaboración de esas cinco naciones.



La contribución de los aliados árabes es clave para legitimar la campaña estadounidense contra el EI. Tanto Arabia Saudí como Emiratos tienen unas fuerzas aéreas modernas y dotadas de cazabombarderos de última generación, F-15 norteamericanos y Eurofighters en el caso de los saudíes y Mirage 2000 franceses y F-16 norteamericanos los emiratíes. Además, tanto EAU como Qatar ya tienen experiencia de haber participado en una operación internacional en Libia en 2011.

Sin embargo, las monarquías de la península Arábiga han sido cautelosas en mostrar abiertamente su apoyo a EEUU en la campaña contra los yihadistas. Por un lado, los gobernantes se muestran escépticos sobre el alcance del compromiso de Washington, con quien mantienen crecientes diferencias sobre cómo hacer frente a los cambios que se están produciendo en Oriente Próximo. Por otro, temen las represalias de los extremistas e incluso la eventual reacción de sus poblaciones si el plan se desvía de su objetivo bien porque cause demasiadas víctimas civiles o porque termine ayudando a la causa de Irán en la región.

Fuente: El País
la-proxima-guerra-eeuu-y-paises-arabes-comienza-bombardeos-contra-estado-islamico-en-siria
Junto a los aviones de guerra estadounidenses han volado aparatos de Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Bahrein y Jordania

Estados Unidos y varios países aliados lanzaron la pasada madrugada los primeros ataques aéreos contra posiciones en Siria del grupo yihadista Estado Islámico, concretamente sobre la provincia de Raqa, bastión de facto de los integristas, en la frontera con Irak, según ha confirmado el Pentágono. “Fuerzas de Estados Unidos y de naciones aliadas han comenzado los ataques contra el EI en Siria usando una combinación de cazas, bombarderos y misiles tierra-aire”, ha declarado el portavoz del Pentágono, el almirante John Kirby, en un comunicado. Desde el mar, portaaviones norteamericanos en la zona han servido de base para el lanzamiento de misiles de crucero como los Tomahawk.

Junto a los aviones de guerra estadounidenses volaron aparatos de “naciones aliadas”, según la información del Pentágono, entre las que se encuentran Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Qatar y Jordania, como resultado de la amplia coalición de naciones reunida por el presidente Barack Obama con el objetivo de aniquilar al Estado Islámico. Hasta el momento, ha admitido su colaboración Jordania, Bahréin y Emiratos.



Un portavoz del Ministerio de Exteriores sirio, en un comunicado televisado este martes por la mañana, comunicó que el Gobierno fue informado unas horas antes de comenzar la ofensiva. Según esta información, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, notificó a Damasco, a través del ministro de exteriores de Irak, las intenciones de Washington de atacar a los yihadistas. El portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki desmintió este extremo en otro comunicado.

El régimen, según el portavoz de Exteriores, mantiene su voluntad por seguir cooperando con el Gobierno iraquí en la lucha contra el EI. En la declaración, el portavoz informó de que el Ejército sirio seguirá combatiendo contra el EI y el Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda. Precisamente durante la visita a Damasco del asesor de Seguridad Nacional iraquí Falah Fayad, el presidente sirio, Bachar el Asad, que no ha dado formalmente su aprobación a la ofensiva, afirmó que defiende "cualquier esfuerzo internacional en la lucha contra el terrorismo".

El Ejército norteamericano ha detallado a primera hora de la mañana que en total han sido 14 los ataques llevados a cabo contra el EI. La ofensiva conjunta ha contado con la participación de cazas, bombarderos, drones y lanzamisiles Tomahawk accionados desde el mar. La operación ha golpeado a los yihadistas en las provincias de Raqa, Deir al Zor y Hasakah, además de la localidad de Abu Kamal, junto a la frontera iraquí, cerca del río Eufrates. Esta localidad estuvo en manos de Al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, hasta que el EI se la arrebató en el mes de julio.

Según la información de Washington, en el ataque se utilizaron 47 Tomahawk lanzados desde los destructores norteamericanos USS Arleigh Burke y USS Philippine Sea, situados en el mar Rojo y el Golfo Pérsico, así como desde los drones desplegados por EE UU. Entre los objetivos de los bombardeos están combatientes del EI, campos de entrenamiento, centros de financiación y camiones y vehículos de abastecimiento.

EE UU, esta vez en solitario, ha alcanzado también posiciones del grupo radical Khorasan, vinculado a Al Qaeda, liderado por el kuwaití Mohsin al Fadhli y formado, principalmente por veteranos de la guerra de Afganistán. El grupo, según los argumentos de Washington, que preveía un ataque inminente "contra EE UU e intereses occidentales", utiliza Siria para reclutar yihadistas extranjeros, probar explosivos y planear atentados en el extranjero.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha informado igualmente de que la ofensiva guiada por EE UU ha causado la muerte de al menos 58 personas, entre ellas 50 miembros del Frente al Nusra, rama iraquí de Al Qaeda, y ocho civiles.

Los ataques llegan menos de dos semanas después de que Obama anunciara en un discurso a la nación que había autorizado extender la campaña militar iniciada en agosto contra el EI en Irak a Siria. El presidente viaja este martes a Nueva York para asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas y todo apunta a que ha preferido llegar a la sede de la organización con un plan en marcha, pero no con una agenda abierta para discutir qué hacer con los yihadistas, que en poco tiempo han tomado grandes extensiones de territorio en Irak y Siria.

Más de dos tercios de los hasta 35.000 yihadistas que podría tener el Estado Islámico están basados en Siria. El resto se ha expandido y ha capturado amplias partes del norte de Irak, aunque los bombardeos comenzados por EE UU el pasado 8 de agosto han frenado esa rápida conquista. A los ataques del Pentágono sobre Irak, unos 190 hasta el momento, se sumaron la semana pasada aviones de guerra franceses.

Con los ataques aéreos por primera vez sobre Siria, EE UU se implica de una manera totalmente distinta en la guerra civil en aquel país, conflicto del que hasta el momento Washington se ha mantenido alejado. El año pasado, Obama dio marcha atrás en su plan de atacar el régimen de Bachar El Asad, pero la decapitación en las últimas semanas por miembros del Estado Islámico de dos reporteros de EE UU dio un giro total a la opinión pública norteamericana que reclamó la intervención del Pentágono ante la amenaza yihadista.

“He dejado claro que daremos caza a los terroristas que amenacen nuestro país, se encuentren donde se encuentren”, dijo Obama en su discurso del pasado 10 de septiembre. “Eso significa que no dudaré en tomar acción contra el EI en Siria, así como en Irak”, prosiguió el mandatario. “Esto es un principio básico de mi presidencia: Si amenazan América, no encontrarán refugio”, finalizó Obama. Las palabras del presidente eran claras: solo estaba en cuestión cuándo se atacaría Siria, no si se atacaría.

Al final de la semana pasada, antes de que el Congreso entrara en receso casi hasta las elecciones del 4 de noviembre, tanto la Cámara como el Senado aprobaban una ayuda de 500 millones de dólares para entrenar y equipar a las fuerzas moderadas sirias como contrapeso al EI. Estos efectivos recibirán entrenamiento en Arabia Saudí.

La Casa Blanca no se ha pronunciado sobre los bombardeos. Se prevé que Obama abandone Washington pasadas las diez de la mañana de este martes martes, rumbo a Nueva York, donde expondrá con hechos su caso, en esta ocasión ante los líderes y presidentes de 140 naciones del planeta.

El objetivo de la Administración de Obama es construir una coalición lo más amplia posible de países para vencer a los yihadistas, sin cruzar una primera línea roja para diferenciarse de lo ocurrido con George W. Bush que actuó en solitario. La otra línea roja es que no haya tropas de combate terrestres, por lo que el presidente estadounidense insiste en que esta operación no será un nuevo Irak ni un nuevo Afganistán, las guerras que heredó de Bush.

Fuente: El País
la-proxima-guerra-quienes-son-los-miembros-del-emirato-islamico

por Thierry Meyssan

Mientras la opinión pública occidental trata de nadar en un verdadero océano de información sobre la formación de una supuesta coalición internacional para la lucha contra el «Emirato Islámico», es este último el que va cambiando discretamente de forma. Sus principales jefes ya no son árabes sino georgianos y chinos. Para Thierry Meyssan, esta mutación demuestra que el objetivo a largo plazo de la OTAN es utilizar el «Emirato Islámico» en Rusia y China. Es por eso que esos dos países están obligados a intervenir desde ahora en contra de los yihadistas, antes de que estos vuelvan para sembrar el caos en sus países de origen.

El «Emirato Islámico» comenzó haciendo ostentación de su origen árabe. Esta organización surgió de «al-Qaeda en Irak», que no luchaba contra los invasores estadounidenses sino contra los chiitas iraquíes. Luego se convirtió en «Emirato Islámico en Irak» y posteriormente en «Emirato Islámico en Irak y el Levante» (EIIL). En octubre de 2007, las fuerzas terrestres de Estados Unidos ocuparon en Sinjar al menos 606 fichas de miembros extranjeros de esa organización, fichas que fueron cuidadosamente analizadas por expertos de la Academia Militar estadounidense de West Point.



Sin embargo, días después de la ocupación de la fichas, el emir al-Baghdadi declaró que su organización contaba solamente con 200 combatientes y que todos eran iraquíes. Esa mentira es comparable a las de las demás organizaciones terroristas que operan en Siria y que declaran que entre sus miembros sólo hay «algunos extranjeros», cuando el Ejército Árabe Sirio estima en al menos 250 000 el número de yihadistas extranjeros que han pasado por Siria en los 3 últimos años. En todo caso, el califa Ibrahim (nuevo nombre del emir al-Baghdadi) ahora reconoce que su organización se compone ampliamente de extranjeros y agrega que el territorio sirio ya no es para los sirios sino para “sus” yihadistas.

Según las fichas ocupadas en Sinjar, un 41% de los terroristas extranjeros miembros del «Emirato Islámico en Irak» ostentaban la nacionalidad saudita, un 18,8% eran libios y solamente un 8,2% eran sirios. Si relacionamos esas cifras con la población de cada uno de los países mencionados veremos que la población libia ha proporcionado 2 veces más combatientes que la de Arabia Saudita y 5 veces más que la de Siria.

En cuanto a los yihadistas sirios, aunque son originarios de diversas regiones de Siria, el 34,3% venían de Deir ez-Zor, ciudad que desde que el «Emirato Islámico» tuvo que retirarse de Raqqa, se convirtió en capital del Califato.

En Siria, la particularidad de Deir ez-Zor es que su población se compone mayoritariamente de árabes sunnitas organizados en tribus y de una minoría de kurdos y armenios. Y, hasta ahora, Estados Unidos sólo ha logrado destruir Estados como los de Afganistán, Irak y Libia, o sea en países cuya población está organizada en tribus. Pero ha fracasado en todos los demás países. Desde ese punto de vista, Deir ez-Zor en particular y el noreste de Siria en general pudieran ser potencialmente conquistados. Pero no sucede lo mismo con el resto de la República Árabe Siria, como ya se ve desde hace 3 años.


Bajo el nombre de Abu Omar al-Shishani, un sargento de la inteligencia militar georgiana, cuyo verdadero nombre es Tarkhan Batirashvili, se ha convertido en uno de los principales jefes del «Emirato Islámico».

Desde hace dos semanas, se ha iniciado una purga entre los oficiales provenientes del Magreb. Los tunecinos que tomaron el aeropuerto militar de Raqqa, el 25 de agosto de 2014, fueron arrestados por desobediencia, juzgados y ejecutados por orden de sus superiores. El «Emirato Islámico» tiene intenciones de restar protagonismo a sus combatientes árabes y promover a los chechenos amablemente puestos a su disposición por los servicios secretos georgianos.


En el centro de la foto, Abu Anisah al-Khazakhi, el primer yihadista chino del «Emirato Islámico» muerto en combate, no era uigur sino kazajo.

Y ahora aparece un nuevo tipo de yihadistas: los yihadistas chinos. Desde junio de 2014, Estados Unidos y Turquía han introducido en el noreste de Siria cientos de yihadistas chinos traídos incluso con sus familias. Algunos se convierten de inmediato en oficiales. Se trata principalmente de miembros de la etnia uigur, o sea chinos de la República Popular China pero musulmanes sunnitas turcófonos.

Es por lo tanto evidente que, a largo plazo, el «Emirato Islámico» extenderá sus actividades a Rusia y China y que esos dos países son los blancos finales de sus acciones.

Así que seguramente seremos testigos de una nueva operación de propaganda de la OTAN: su aviación empujará a los yihadistas fuera de Irak pero los dejará instalarse en Deir ez-Zor. La CIA proporcionará dinero, armas, municiones y datos de inteligencia a los «revolucionarios moderados» (sic) del Ejército Sirio Libre (ESL), quienes cambiarán entonces de casaca para ser utilizados bajo la bandera del «Emirato Islámico», como ha venido sucediendo desde mayo de 2013.


John McCain se reúne con el estado mayor del Ejército Sirio Libre. Durante el encuentro conversa precisamente con Ibrahim al-Badri, el hoy autoproclamado califa Ibrahim. El hombre con gafas que aparece en la foto es el general Salim Idris.

En aquel momento, el senador estadounidense John McCain penetró ilegalmente en territorio sirio, donde se reunió con el estado mayor del ESL. Según puede verse en la foto tomada como prueba del encuentro, entre los miembros del estado mayor del Ejército Sirio Libre estaba en aquel momento un tal Abu Yussef, oficialmente buscado por el Departamento de Estado estadounidense bajo el nombre de Abu Du’a, quien en realidad no era otro que el actual califa Ibrahim. O sea, el mismo individuo era al mismo tiempo jefe moderado en el ESL y jefe extremista en el «Emirato Islámico».

Ya en posesión de esta información, cada cual podrá apreciar el verdadero valor del documento que el embajador sirio Bachar al-Jaafari presentó al Consejo de Seguridad de la ONU el 14 de julio de 2014. Se trata de una carta del 17 de enero de 2014 en la que el general Salim Idriss, comandante en jefe del ESL, escribe lo siguiente:

«Le informo por medio de la presente que las municiones enviadas por el estado mayor a los dirigentes de los consejos militares revolucionarios de la región este deben ser distribuidas, conforme a lo convenido, entregando 2 tercios a los jefes de guerra del Frente al-Nusra, y que el tercio restante se repartirá entre los militares y los elementos revolucionarios para la lucha contra las bandas del EIIL. Le agradeceremos que nos envíe los comprobantes de la entrega del conjunto de municiones, precisando las cantidades y características, debidamente firmados personalmente por los dirigentes y jefes de guerra, para que podamos transmitirlos a los socios turcos y franceses.»

En otras palabras, dos potencias miembros de la OTAN (Turquía y Francia) enviaron volúmenes de municiones y especificaban que dos tercios eran para el Frente al-Nusra (clasificado como miembro de al-Qaeda por el Consejo de Seguridad de la ONU) y que el otro tercio era para que el Ejército Sirio Libre luchara contra el «Emirato Islámico»… cuyo jefe era miembro del estado mayor del propio Ejército Sirio Libre.

La realidad es otra: el Ejército Sirio Libre desapareció del terreno y en realidad dos tercios de las municiones estaban destinadas a al-Qaeda mientras que el otro tercio era para el «Emirato Islámico».

Gracias a ese dispositivo, que podríamos llamar de “casaca reversible”, la OTAN podrá seguir lanzando contra Siria sus hordas de yihadistas mientras sigue afirmando que lucha contra ellos.

Pero cuando la OTAN haya extendido el caos a todo el mundo árabe, incluso en el territorio de su aliado saudita, enfilará el «Emirato Islámico» contra las dos grandes potencias en desarrollo, que son Rusia y China. Es por eso que esas dos potencias deberían intervenir desde ahora y acabar con el embrión de ejército privado que la OTAN está reuniendo y entrenando en el mundo árabe. De no hacerlo ahora, Moscú y Pekín pronto tendrán que enfrentarse a ese ejército de todas maneras… pero será en suelo ruso y chino.

Fuente: Voltairenet
la-proxima-guerra-eeuu-no-descarta-usar-tropas-de-tierra-en-irak-siria-estado-islamico
La campaña militar contra el Estado Islámico en Irak y Siria será muy larga y en algún momento puede requerir la participación de tropas en las operaciones en tierra, afirman altos cargos de Defensa de EE.UU.

Así lo afirmaron este martes en el marco de una audiencia del Congreso el ministro de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, y el jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas de EE.UU., el general Martin Dempsey, informa Itar-Tass.

"Estaremos preparados para atacar los objetivos del Estado Islámico en Siria, lo que reducirá las posibilidades de este grupo" explicó Dempsey, hablando ante el Comité del Senado sobre Servicios Armados. Sin embargo, añadió que las acciones "no se parecerán a 'Shock and Awe' [la doctrina militar desarrollada en 1996 y aplicada durante la invasión a Irak en 2003], ya que el EI se organiza de manera diferente". De acuerdo con el general, se trata de una "campaña estable y de largo plazo".



Además, en Washington no descartan la posibilidad de emplear tropas de tierra estadounidenses contra el Estado Islámico en las operaciones contra este grupo radical en el territorio de Irak y Siria. "Si en algún momento se da una situación en la que yo considere que nuestros consejeros [militares] tienen que acompañar a las tropas iraquíes en la ofensiva contra determinados objetivos del EI, voy a recomendar al presidente [Obama] que dé este paso", dijo el general.

En tal situación, "voy a dirigirme al presidente con una recomendación que probablemente incluirá el empleo de las fuerzas de tierra", repitió Dempsey respondiendo a las preguntas de los senadores.

Anteriormente, el presidente Barack Obama en repetidas ocasiones ha afirmado que las tropas de tierra estadounidenses no participarían en las operaciones contra los islamistas en Irak y Siria. Según Obama, EE.UU. planea atacar sus posiciones desde el aire y espera que a su campaña se unan las fuerzas armadas iraquíes y las fuerzas de la llamada oposición siria moderada.

Fuente: Itar-Tass
la-proxima-guerra-ayatola-jamenei-eeuu-quiere-usar-estado-islamico-pretexto-entrar-en-siria-irak
El ayatolá Alí Hoseiní Jameneí, líder supremo iraní, afirmó este lunes que EE.UU. quiere usar al Estado Islámico como pretexto para entrar cuando quiera en Irak y Siria.

Según el líder supremo iraní, al declararles la guerra a los insurgentes del grupo yihadista, EE.UU. quiere ampliar su presencia militar en la región de Oriente Próximo.

El ayatolá rechazó la petición presentada por EE.UU. para cooperar contra el grupo yihadista y tachó de "absurdas" las afirmaciones del Gobierno estadounidense acerca de una coalición internacional para luchar contra el Estado Islámico.



"Desde el principio, EE.UU. nos preguntó a través de su embajador en Irak si podíamos cooperar contra el Estado Islámico", señaló el líder supremo iraní citado por Press TV. "Dije que no, porque tienen las manos sucias", agregó.

"Nuestro desacuerdo respecto a la cooperación de Irán con EE.UU. en el asunto del Estado Islámico se debe a que el propio EE.UU. ha estado involucrado en la creación y difusión del terrorismo", subrayó.

Jameneí hizo estas declaraciones después de recibir el alta del hospital en el que recientemente se sometió a una operación de próstata.

Este lunes los representantes de aproximadamente 20 países se reúnen en París para definir sus funciones dentro de la coalición internacional impulsada por EE.UU. para combatir a los insurgentes del Estado Islámico.

Fuente: Press Tv
la-proxima-guerra-obama-derrocara-a-assad-si-derriba-sus-aviones-sobre-siria
EE.UU. derrocará al Gobierno de Bashar al Assad si las fuerzas aéreas sirias abrieran fuego contra los aviones estadounidenses que entren en el espacio sirio durante la acción militar contra los yihadistas del Estado Islámico.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, reconoció en un encuentro con un grupo de cometaristas y observadores antes en su discurso a la nación de este 10 de septiembre, que era consciente de la complejidad de la situación en relación a los avances del Estado Islámico y subrayó que no descartaba la posibilidad de que el presidente sirio, Bashar al Assad, pudiera ordenar a sus fuerzas aéreas abrir fuego contra los cazas estadounidenses si entran en su espacio aéreo, según escribió el periodista Peter Baker del diario 'The New York Times'.

"Si [Assad] se atreviera a hacerlo, Obama dijo que ordenaría a las fuerzas estadounidenses acabar con el sistema de defensa aérea de Siria, que, según señaló, sería más fácil que golpear al EI porque se conocen mejor sus ubicaciones. Y continuó diciendo que tal acción por parte de Assad llevaría a su derrocamiento", escribe Baker. Además, Obama precisó que no contempla el fracaso de la operación, lo que podría llevar al aumento de la tensión en la región.



"No voy a anticipar el fracaso en este punto", dijo Obama.

Baker, que habló con 10 personas que departieron con el presidente antes de su discurso del miércoles, escribe que Obama sorprendió a los invitados al referirse al aumento del apoyo al nuevo Gobierno iraquí como vía hacia victoria contra el EI en Irak, a la vez que no se mostró tan seguro sobre el "fin del juego" en Siria, donde insiste en la dimisión de Bashar al Assad viéndose hora obligado a contar con los rebeldes moderados sirios, a quien antes se negaba a armar.
Estrategia antiyihadista de EE.UU.

La nueva estrategia de EE.UU. contra el EI, anunciada este miércoles, pasa por el lanzamiento de ataques aéreos "sistemáticos" contra terroristas y el aumento de especialistas militares estadounidenses enviados a Irak para apoyar a las tropas iraquíes en labores de adiestramiento militar, inteligencia y equipamento. El ejército estadounidense no participará en ofensivas terrestres contra el EI.

Obama subrayó que no va a cooperar con el presidente sirio Bashar al Assad en la lucha contra el EI en Siria. De hecho, recordó que ha vuelto a pedir al Congreso permiso para entrenar y equipar a los rebeldes sirios.

Siria ya ha advertido que cualquier acción militar unilateral de EE.UU. en el territorio sirio sería una violación de su soberanía. A su vez el Gobierno ruso mostró su oposición a la política de EE.UU. en Siria. Funcionarios rusos respondieron al mensaje de Obama del miércoles, subrayando que cualquiera acción militar que se lleve a cabo sin permiso de Damasco se contemplará como "ilegal".

Fuente: New York Times
Los interesados no se significan, pero su intervención legitimaría la coalición global

Varios países árabes se han ofrecido para participar en los bombardeos aéreos contra el autodenominado Estado Islámico (EI) en Irak y en Siria, según revelaron funcionarios estadounidenses este domingo en París. Ese paso contrasta con el poco entusiasmo que los árabes han mostrado por el plan de Washington para acabar con ese grupo terrorista. Aunque sin duda ayudará a legitimar la campaña, la ausencia de un anuncio oficial por parte de los implicados pone de relieve las tensiones y contradicciones que abordan estos Gobiernos.

“No quiero dejarles con la impresión de que los miembros árabes [de la coalición] no se han ofrecido para realizar bombardeos porque varios de ellos lo han hecho”, reveló un alto funcionario norteamericano a los periodistas que viajan con el secretario de Estado John Kerry, citado por la agencia Reuters. Los ataques no se limitarían a Irak, ya que “algunos han indicado desde hace tiempo su voluntad de ir más allá”.

Las fuentes se negaron a identificar quiénes están dispuestos a dar ese paso. Se trata de una contribución crucial ya que no sólo significaría la posibilidad de ampliar a Siria la actual campaña estadounidense sobre las posiciones del EI en Irak, sino que reforzaría la credibilidad de ese proyecto en una región que recela enormemente del compromiso norteamericano. De momento, EE UU está identificando las tareas que cada país va a desarrollar en la coalición contra los yihadistas.



Durante su escala en Arabia Saudí el pasado jueves, Kerry logró el apoyo de ese país y otros nueve Estados árabes a la coalición global propuesta pocos días antes por el presidente Barack Obama para hacer frente a la amenaza del EI. El comunicado, firmado además de por los saudíes por Kuwait, Qatar, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Egipto, Jordania, Líbano y el propio Irak, no concretaba el tipo de asistencia que cada uno se ha comprometido a prestar. Los portavoces norteamericanos han dejado claro que tienen una interpretación amplia de lo que constituye la contribución a la campaña militar: desde el suministro de armas hasta cualquier tipo de entrenamiento, como el ofrecido por Riad para preparar a los insurgentes sirios moderados.

También esa asistencia fue anunciada desde Washington, sin que los responsables saudíes lo hayan desmentido. ¿Por qué no lo hacen oficial? El cauteloso silencio de los Gobiernos árabes parece tener que ver tanto con las diferencias de matices que mantienen con EE UU, como con el temor a que la operación termine volviéndose contra ellos.

Por un lado, Arabia Saudí, Emiratos o Egipto tienen sus propios intereses en juego y temen que los bombardeos contra el EI en Siria terminen beneficiando al régimen de Bachar el Asad, y su mentor en Irán, contra los que han estado apostando en la guerra civil de ese país. Además, les gustaría que la lucha antiterrorista no se limitara a ese grupo, sino que se extendiera a otros islamistas, como los Hermanos Musulmanes, que son los que plantean un desafío directo a sus Gobiernos.

Por otro, a falta de que se perfile un proyecto político paralelo, el mero recurso a los bombardeos sobre regiones eminentemente suníes corre el riesgo de alienar aún más a esta comunidad, mayoritaria en todos los países árabes excepto en Bahréin, Omán y Líbano. Hasta ahora los propagandistas del EI han manipulado a su favor las víctimas civiles de los ataques aéreos llevados a cabo por Damasco y Bagdad.

Fuente: El Pais
EE.UU. utiliza la lucha contra el Estado Islámico como excusa para poner fin al régimen de Bashar al Assad en Siria, afirma el presidente del Instituto de Oriente Medio de Rusia, Yevgeny Satanovsky.

El plan de EE.UU. de realizar ataques aéreos contra los militantes del Estado Islámico es un intento de usar la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del 15 de agosto contra Siria como Estado soberano, informa Itar-Tass.

Según el experto, EE.UU. no oculta el hecho de que utiliza la resolución del Consejo de Seguridad como un pretexto para esconder su verdadero objetivo: acabar con Bashar al Assad. Según el experto, el "contrato" con Turquía, Qatar y Arabia Saudita para derrocar al presidente sirio sigue en vigor.



La verdadera intención de EE.UU. es conseguir que la oposición se haga con el poder en Damasco “El presidente y el secretario de Estado de EE.UU. han instado la comunidad internacional a luchar contra el Estado Islámico y, al mismo tiempo, han pedido a sus aliados que apoyen a la oposición siria", continúa Satanovsky. "Es una prueba clara de que la verdadera intención de EE.UU. es conseguir que la oposición se haga con el poder en Damasco”, remata el experto.

"No existe tal oposición siria moderada. Los antiguos miembros del llamado Ejército Sirio Libre se están uniendo a las filas terroristas. Qatar abiertamente apoya y financia el grupo denominado Estado Islámico. Son las políticas estadounidenses las que siguen alimentando el despliegue del terrorismo en Oriente Medio", concluye Satanovsky.

Fuente: Itar-Tass