Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

la proxima guerra arbia saudi matara primavera arabe



En su discurso la semana pasada sobre el Oriente Medio, el presidente Barack Obama dejó pocas dudas de que Estados Unidos está con la gente de la región en su demanda de cambio. Esto pone a los EE.UU. en dirección contraria a Arabia Saudita.

El reino se ha convertido en el líder de un nuevo frente de rechazo que está decidido a derrotar a la demanda popular para la reforma. Uno podría haber esperado que Irán llevaría la delantera en esto, pero no obstante, es el más cercano aliado árabe de Estados Unidos en la región el que está tratando de derrotar nuestra política. Aunque el presidente no hizo mención de Arabia Saudita en su discurso, a corto plazo, tratar con el reino será el mayor desafío que afronte los EE.UU. en Oriente Medio.

la proxima guerra españa marruecos ceuta melilla


Omar Azziman, embajador de Marruecos en España hasta hace poco más de un año, capitanea ahora en el reino alauí el proyecto de la regionalización avanzada del vecino magrebí, que sigue sin fecha concreta de inicio. Un proyecto que pretende dotar de una mayor autonomía a las diferentes regiones del país, y que quieren comenzar por el Sahara Occidental; territorio pendiente de descolonización que se disputan con el Frente Polisario en el seno de Naciones Unidas (ONU).

En rueda de prensa, Azziman no ha descartado -tras ser preguntado por la prensa- la integración de las dos ciudades españolas del Norte de África en ese nuevo modelo. "Hemos tenido en cuenta la posición geográfica de Ceuta y Melilla en el mapa de Marruecos y cuando ambas ciudades sean recuperadas se integrarán en la regionalización avanzada".

En ese hipotético caso, según Azziman, Ceuta pasaría a formar parte de la región de "Tánger Tetuán", y Melilla, de la de "Oriental y Rif".

la proxima guerra marruecos melilla agua

Un grupo de nacionalistas marroquíes "expropió" el domingo dos manantiales de agua y sus bombas desaladoras que abastecen Melilla, pero que están situados en territorio marroquí y anuncian que en breve cortarán el agua a la ciudad autónoma.
Yahyia Yahyia, el controvertido alcalde de Beni Enzar, localidad fronteriza con Melilla, encabezó la incautación de Trara y de Yasinen acompañado por Mohamed Aurag, primer edil de Beni-Chicar, otro pueblo cercano.

"Expulsamos a los guardas, pusimos a otros remunerados por nuestros ayuntamientos, cambiamos los candados y, en una fecha que aún no se puede precisar, cortaremos el agua", explica Yahyia, satisfecho, al teléfono. También izaron en ambos lugares banderas marroquíes y escucharon el himno nacional. En las fotos que ha distribuido se ve cómo los vigilantes le entregan las llaves de los candados que cierran la valla del recinto.

la proxima guerra frente polisario marruecos sahara

El Frente Polisario dispone de "armas, hombres y voluntad suficientes" para ir a una guerra que el pueblo saharaui reclama masivamente, y todo por el "silencio, la complicidad y la indiferencia" de la comunidad internacional.

Éste ha sido el mensaje principal que ha trasladado este viernes en Madrid, durante una conferencia de prensa, el delegado del Frente Polisario en España, Bucharaya Beyin, para quien la organización que representa, más que "tocar tambores de guerra", quiere proclamar que el derecho a la autodeterminación es la única salida pacífica posible.

A su juicio, los saharauis, ante la "limpieza étnica" que está practicando Marruecos en El Aaiún desde el desmantelamiento del campamentoque por reivindicaciones sociales levantaron los saharauis, van a terminar obligando al Frente Polisario a recurrir a la lucha armada. "Hay un reclamo masivo", ha apostillado.

"Si no tuviéramos armas, Marruecos ya nos hubiera eliminado"

Un sentimiento que ha tomado forma no sólo por la "ocupación" de Marruecos y su "trato vejatorio", ya que "casa por casa" está deteniendo a los jóvenes saharauis, sino también por la actitud de la comunidad internacional, pues "no ha hecho nada para que se respete el derecho" y las resoluciones de Naciones Unidas y de los tribunales.

Tras recordar que la Justicia internacional ha reconocido siempre el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, Beyin ha destacado que estos cauces ya están terminados y que la responsabilidad de una posible guerra, por tanto, "la tendrán que asumir quienes con su "silencio e indiferencia" han "animado al Gobierno de Mohammed VI a "seguir violando el derecho internacional".

Según sus palabras, el Frente Polisario tiene armas. "Si no las tuviéramos, Marruecos ya nos hubiera eliminado", ha asegurado el delegado de esta organización en España, quien, no obstante, y sin minusvalorar el potencial de este armamento, ha reconocido que el equipamiento militar no puede compararse con el del Ejército marroquí.

Beyin ha señalado que la lucha armada la harán solos, si es a lo que se ven abocados, pues "el pueblo saharaui está dispuesto al mayor sacrificio para conseguir que se respeten sus derechos".

Ha insistido, tras apuntar a posibles apoyos en la Unión Africana y en América Latina, así como en España -no por parte del Gobierno, sino desde la esfera civil-, en que "la solución es la autodeterminación".


Marruecos aisla los saharauis
Más allá de sus advertencias, el delegado del Frente Polisario ha denunciado nuevamente la desinformación que rodea al conflicto y a los hechos que provocaron el estallido de los enfrentamientos de hace unos días, en El Aaiún y en el campamento de su periferia.

"El pueblo saharaui está dispuesto al mayor sacrificio para conseguir que se respeten sus derechos"

El Frente Polisario, y en general los saharauis, siguen sin saber cuántos muertos y heridos causaron los disturbios, así como la identidad y paradero de las víctimas.

Igualmente, Beyin ha censurado las restricciones informativas. "El Aaiún está cerrada", ha recalcado.

Acerca de la petición de una investigación independiente, demanda que ayer efectuó la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, el delegado del Frente Polisario se ha mostrado escéptico al afirmar que Marruecos no permite la entrada de observadores internacionales ni de muchos medios de comunicación.

"Quieren acabar con todo lo relacionado con el Sahara", ha sentenciado.


Fuente: El Mundo
la proxima guerra marruecos sahara

Apenas puede hablar. Su voz se escucha a duras penas a través del hilo telefónico. Sabe que las conversaciones están intervenidas y que el Ejército marroquí la está buscando. Pero, Isabel Terraza, una de los tres españoles que permanece en El Aaiún, todavía tiene fuerzas para lanzar un grito ahogado de socorro: "Estamos hablando de un exterminio. Esto es un genocidio. Están entrando casa por casa, torturando a las personas y matándolas", explica esta activista, miembro del Grupo Resistencia Saharaui.

Teme por su vida y critica la pasividad del Gobierno español y de la comunidad internacional ante lo que está sucediendo en el Sáhara Occidental: "No entiendo cómo no hacen nada. Ya no podemos salir de casa: ni los saharauis ni nosotros. No te puedo contar nada para no dar pistas de dónde estamos", asegura momentos antes de cortar la conversación telefónica.

Su voz denota el miedo, el cansancio, la rabia y la desesperación por todo lo que está sucediendo tras el desmantelamiento del campamento de protesta de los saharauis y los posteriores disturbios en El Aaiún. Desde entonces, las acontecimientos han ido de mal en peor.

"El régimen marroquí está exterminando al pueblo saharaui bajo la indiferencia del Gobierno español y el francés, responsables históricamente del bloqueo para la resolución de este conflicto", denuncia el Movimiento Resistencia Saharaui en un comunicado.


Segunda víctima civil, según Marruecos

Mientras tanto, el régimen marroquí va reconociendo el número de víctimas con cuentagotas. Curiosamente, según sus cálculos, hay nueve agentes de las Fuerzas de Seguridad muertos y tan sólo dos saharauis. El último fallecido saharaui reconocido por el Reino alauí se llama Brahim Daudi.

El balance oficial de víctimas proporcionado por Marruecos asciende a trece personas, de las cuales once son miembros de los cuerpos del orden marroquíes y dos son civiles, aunque diferentes asociaciones saharauis aseguran que ese número es mucho mayor.

Fuentes hospitalarias indicaron a la agencia oficial MAP que Daudi murió anoche por las heridas recibidas durante el desmantelamiento, el pasado lunes, del campamento de protesta de Gdaim Izik, a 18 kilómetros de El Aaiún, donde miles de saharauis reivindicaban sus derechos socioeconómicos.

Por su parte, fuentes de la "wilaya" (gobernación) de la capital administrativa del Sáhara Occidental informaron de la muerte de un agente marroquí, y señalaron que el fallecido pertenecía al cuerpo de las Fuerzas Auxiliares, sin ofrecer más detalles.

El rey Mohamed VI de Marruecos ha anunciado que correrá personalmente con los gastos de los entierros de los agentes de las fuerzas de seguridad muertos durante los incidentes.

El Aaiún fue el lunes pasado escenario de los más duros enfrentamientos callejeros en dos décadas entre saharauis y Fuerzas de Seguridad, que estallaron después del desmantelamiento por la fuerza del campamento de Gdaim Izik.



Fuente: El Mundo
nuevo orden mundial sahara occidental


Noche tensa en el Sáhara Occidental. Los saharauis se han despertado haciendo balance tras la batalla campal que se vivió ayer en El Aaiún entre el Ejército marroquí y los saharauis, que salieron a la calle tras el desmantelamiento del campamento de 'Gdeim Izik'.

Durante la noche, la Policía marroquí ha entrado en numerosas viviendas saharauis, quemando televisores, alfombras y hasta las cabras, según asegura a ELMUNDO.es Silvia García, del grupo Sáhara Thawra, que se encuentra recluida en una vivienda en el El Aaiún, tras el toque de queda impuesto por Marruecos.

Según su testimonio, la noche ha sido bastante movida y ahora, el principal miedo que tienen los saharauis no es tanto al Ejército sino a los colonos marroquíes. Según ha informado el Ministerio de Territorios Ocupados de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), la Policía de Marruecos ha incitado a los colonos marroquíes a "allanar, saquear y destruir" viviendas saharauis y golpear a sus habitantes.

A última hora de anoche, los colonos destrozaron varios establecimientos, como pudo comprobar Isabel Terraza, otra de las cuatro españolas que se encuentra escondida en El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental.

Desde 2005, alrededor de 7.000 policías de paisano se mezclan con la población civil "para actuar en cualquier momento", según ha asegurado el Ministerio de Territorios Ocupados.

En cuanto al balance de fallecidos, las autoridades marroquíes han anunciado la muerte de un saharaui, lo que eleva a seis el número de víctimas. Las fuentes oficiales aseguran que cinco de las víctimas formaban parte de las Fuerzas de Seguridad marroquíes, mientras que la última era un funcionario saharaui de la Oficina de fosfatos, que falleció en la noche de ayer.

Por su parte, el Frente Polisario ha elevado a 10 los muertos saharauis tras la entrada por la fuerza de unidades marroquíes en el campamento de protesta de 'Gdeim Izik' y cifró en 700 los heridos y en 150 los desaparecidos, según ha informado el ministro saharaui de Exteriores, Mohamed Uld Salek.

El ministro dijo que se trata de un balance oficial todavía provisional y que las víctimas se produjeron tanto durante la acción marroquí contra el campamento como en las protestas posteriores en la ciudad de El Aaiún.

Según denuncia el colectivo Sáhara Thawra, muchos saharauis han sido detenidos por el Ejército marroquí y han sido trasladados a una base militar al norte de El Aaiún. Otros se encuentran en los hospitales, ya que resultaron heridos tras los enfrentamientos. También aseguran que hay muchos niños que están en paradero desconocido.

'Quien se mueva hoy muere'
Muchos saharauis permanecen recluidos en sus casas y no se atreven a salir por miedo a las represalias: "Ayer por la tarde se impuso el toque de queda y el mensaje que se nos transmitió fue: 'Quien se mueva hoy muere'. Estamos viendo cómo está la situación para ver si podemos salir", relata Silvia.

La tensión continúa después de que ayer, a primera hora de la mañana, el Ejército marroquí desmantelase por la fuerza el campamento de protesta en el que se habían instalado 25.000 saharauis que vivían en 7.500 jaimas. La población saharaui salió a la calle para protestar por el desmantelamiento y hubo fuertes enfrentamientos con el Ejército marroquí.

El campamento de protesta saharaui se levantó hace más de tres semanas. Sus reivindicaciones eran socioeconómicas, aunque muchos de sus habitantes no escondían sus vínculos con la causa saharaui. Hasta ayer, el momento de máxima tensión se produjo el pasado 24 de octubre cuando un joven saharaui, de 14 años, murió a tiros del Ejército marroquí cuando intentaba acceder al campamento.

El de ayer sería el incidente más grave en el Sáhara Occidental desde la Intifada de 2005 y después de que en septiembre de 1991 terminasen los combates entre Marruecos y el Frente Polisario y se decretase el alto el fuego.

Fuente: El Mundo