Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
la-proxima-guerra-accidente-vuelo-ah5017-air-algerie-mali-argelia-mapa
Al menos 33 militares franceses entre ellos tres altos funcionarios de inteligencia estaban entre los 116 o 118 personas a bordo del vuelo AH5017 de Air Algerie que se estrelló en el norte de Malí la semana pasada. También a bordo, según funcionarios de seguridad franceses, iba un alto funcionario de Hezbolá disfrazado como un empresario. Algunos de los otros 19 pasajeros libaneses en el avión eran sus guardaespaldas. Al tiempo que se investiga la causa del accidente, un cohete disparado por Al Qaeda, que está muy presente en la zona, no se descarta.

Fuente: Debkafile


la-proxima-guerra-conversaciones-secretas-eeuu-hezbola-sobre-libano-siria-iran
Los comienzos del líder palestino Mahmoud Abbas para un pacto de unidad con los extremistas de Hamas la semana pasada no han aparecido de la nada. Se inscribe dentro de los contactos directos que la administración de Obama ha establecido en secreto con el Hezbolá libanés. Abbas razonó que si Washington puede iniciar un diálogo con una organización terrorista, también lo puede hacer su propia OLP y Al-Fatah. Fuentes de Debkafile en Washington informan de que la administración Obama parece haber trasladado al Líbano la doctrina establecida por el fallecido Richard Holbrooke para Afganistán, por la que se debe hacer del diálogo con los talibanes la pieza central de la estrategia de Washington para la retirada de las tropas de EE.UU.. La influencia de Holbrooke en el secretario de Estado John Kerry se remontaba a su candidatura a la presidencia en 2004.

En términos libaneses, el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, se ha convertido en el equivalente de los talibanes, el Mullah Mohammad. Hezbolá ha anotado fuerte en la guerra de Siria. A su intervención militar al lado de Bashar Assad en el último año se le atribuye el giro afortunado que ha tenido el ejército sirio desde estar muy cerca de la derrota en 2013 al triunfo parcial en áreas clave de Siria este año. Nasrallah es capaz de presumir que el compromiso de su movimiento en el conflicto sirio es su misión central y permanecerá así hasta que los rebeldes y las fuerzas de Al Qaeda sean finalmente derrotadas.


Lo que el líder de Hezbolá está tratando de transmitir, en términos de la doctrina Holbrooke, es que al igual que el mulá Omar en Afganistán, él, Nasrallah, es la clave para resolver la guerra civil siria.

El gobierno de Obama compró esta premisa y decidió aplicarla a ampliar el diálogo con Teherán que progresa rápidamente en áreas relacionadas. El plan elaborado en Washington era aprovechar el impulso de la vía nuclear y montarlo a un amplio entendimiento entre EE.UU. e Irán, que abarcase un amplio acuerdo nuclear con Teherán, así como la comprensión para la resolución de las cuestiones de Siria y Líbano.

Funcionarios del gobierno calculan que Nasrallah no hace caso a nadie más que a los ayatolas en Teherán. Él puede hablar alto, pero él sabe que su destino está en las manos de sus amos iraníes. Si Irán decide que es hora de que se vaya, será el final para él. Su participación en la guerra de Siria se considera que está supeditada a las decisiones estratégicas de los líderes de Irán. (Él era mucho menos de confianza en el invierno de 2013 cuando las bases de origen de Hezbollah estaban siendo destrozadas en atentados suicidas letales.)

Irán también determina qué armas se suministran a las unidades de Hezbolá en la lucha en Siria, en qué sectores luchan y cómo responder a sus peticiones de refuerzos.

A juicio de Washington, la participación de Hezbolá en la guerra de Siria ha aumentado la dependencia de su líder en Teherán. Por consiguiente, él tiene poco margen de maniobra en los contactos con los representantes de Estados Unidos y si se vuelve difícil, ellos están seguros de que pueden volver a Teherán para obligarlo a alinearse.

También se cree en los círculos de la administración que los intercambios saudíes secretos con Teherán finalmente producirán la aceptación de Riyadh de Hezbolá como un factor dominante en Siria y Líbano.

Sin embargo, muchos expertos en Oriente Medio encuentran la apuesta de EE.UU. por Hezbolá como ingénua y simplista, además de poner fuertemente en duda que el camino que ha elegido traiga a Nasrallah - o Teherán - en torno al servicio de la voluntad o el propósito de los Estados Unidos. Dibujan un paralelo con los supuestos subyacentes de los Estados Unidos que en última instancia condujeron las negociaciones entre israelíes y palestinos fuera de pista.

Pero las expectativas de la opción de Hezbolá son altas y orientan fuertemente las acciones del presidente Obama, John Kerry, el Asesor de Seguridad Nacional, Susan Rice, y el director de la CIA John Brennan. Y así, a principios de marzo, la primera cita secreta tuvo lugar en Chipre entre los oficiales de la CIA y la inteligencia de Hezbolá y operativos de seguridad.

De acuerdo con varias fuentes de inteligencia de Medio Oriente, dos de dichas reuniones ya se han realizado y se han alcanzado entendimientos iniciales entre EE.UU. y Hezbolá en relación a las situaciones de inestabilidad en Siria y el Líbano.

Nuestras fuentes de inteligencia añaden que el embajador de EE.UU. en Beirut, David Hale ha estado a cargo de la preparación de estas reuniones y la implementación de los acuerdos alcanzados.

Fuente: Debkafile
la-proxima-guerra-mapa-de-qatar-golfo-persico
Arabia Saudí exige que la vecina Qatar corte sus lazos con la Hermandad Musulmana de Egipto, cierre su canal de televisión mundial Al Jazeera y expulse a las secciones locales de los think-tanks Brookings Institution de EE.UU. y de la Rand Corporation.

Si Qatar no cumple con esta demanda, Arabia Saudí amenaza con bloquear el emirato por aire, tierra y mar. La amenaza fue emitida antes de que Riad retirara a su embajador en Doha y marcara como organizaciones terroristas a los Hermanos Musulmanes, Hezbolá del Líbano, y en Siria a las vinculadas a Al Qaeda, Jabhat al Nusra y el Estado Islámico de Irán (ISIS).

Fuente: Debka



la-proxima-guerra-doku-umarov-al-qaeda-norte-caucaso-juegos-olimpicos-sochi-rusia-otan-cambio-regimen-ucrania
A todos los lectores de nuestro sitio les animamos esta tarde a apartar un poco de tiempo para leer con detenimiento este magnífico análisis que hace André Chamy y que publica hoy la Red Voltaire, sobre la estrategia que durante años lleva desarrollando Estados Unidos y que en última instancia tiene como objetivos finales a Rusia y China. Lo que no está claro es a cual de esos dos gigantes pretende enfrentarse directamente en primer lugar... Juzguen ustedes mismos.
laproximaguerra.com

La estrategia estadounidense, concebida por Zbigniew Brzezinski, de apoyar el oscurantismo islamista para luchar simultáneamente contra los políticos musulmanes progresistas y contra Rusia ha dado lugar a la aparición de una alianza que lucha por contrarrestarla. China, Rusia, Irán, Siria y el Hezbollah están obligados a unirse en un bloque para lograr sobrevivir. André Chamy observa que la trampa islamista se ha vuelto, como un boomerang, contra los mismos que trataron de usarla.

Islam contra islam…

Irán, Siria y el Líbano, países que –gracias al Hezbollah y sus aliados– los occidentales ven como una fuente del Mal porque apoyan lo que Occidente ha dado en llamar «el terrorismo», siguen y seguirán dando que hablar. Después de ser objeto cada uno de ellos de un tratamiento individual, en función de las tendencias políticas de la región, ha aparecido un eje que comienza en Rusia y China para terminar ante las puertas de Tel Aviv.

Ese eje tiene sus orígenes en la política que ha venido aplicando Occidente en esa región del mundo. Estados Unidos, seguido por los principales países occidentales, ha decretado de qué manera deben preservarse sus propios intereses económicos, cueste lo que cueste. Esa política parcializada ha sido, durante años, fuente de tensiones, de conflictos armados y de combates callejeros que constantemente alimentan los noticieros de televisión.



Esa política, aplicada durante largos años, se ha concretado con el respaldo de actores locales. Pero todo se aceleró con la caída del muro de Berlín, calificada de acontecimiento histórico –como en efecto lo fue– pero que marcó la consagración de una estrategia agresiva y de desprecio hacia el Medio Oriente.

Al desaparecer la Unión Soviética, la única posibilidad de salvación que parecía quedar para los países del Medio Oriente era someterse a la voluntad de Occidente –principalmente a la de Estados Unidos.

Pero, en vez de explotar esa posición de árbitro –ya de por sí privilegiada– Estados Unidos y otros países occidentales optaron por una estrategia tendiente a aplastar y someter definitivamente lo que decidieron llamar el «Medio Oriente ampliado» a través de intervenciones directas en Irak y Afganistán, pero también en Líbano, en Yemen y en la región del Magreb, con la intención declarada de intervenir en Siria e Irán.

Desde los años 1970 y como resultado del choque petrolero, cuando tuvo la amarga experiencia de descubrir lo que representaba una necesidad vital para su economía y para el confort de sus ciudadanos, Estados Unidos concluye que tiene que controlar las fuentes de materias primas –fundamentalmente las de petróleo– y las rutas por donde circulan esos recursos.

Aunque existen divergencias entre los expertos en cuanto a la evaluación de las reservas de gas y de hidrocarburos, todos están de acuerdo en que esos tesoros han de agotarse. Muchos piensan además que no es justo que esos recursos estén en manos de gente a la que ven simplemente como avariciosos beduinos a quienes nada importa el uso que se haga de esa riqueza mientras que ellos mismos tengan garantizados sus propias ganancias y los placeres que estas les aseguran.

Cuando el «choque de civilizaciones» de Samuel Huntington vino a reemplazar la guerra fría, el islamismo se convirtió para Estados Unidos en el nuevo enemigo justificador, en una especie de «aliado» contra Europa. Pragmáticos y oportunistas, los estadounidenses vieron en el movimiento islámico una «ola de fondo» y optaron por utilizar la carta musulmana para hacerse del control del oro negro. Mucho antes de la implosión del comunismo, ya habían presentido el interés que presentaba para ellos el peligroso aliado que es el islamismo.

A partir de los años 1970, Estados Unidos respaldará a los extremistas islamistas, desde la Hermandad Musulmana en Siria hasta los islamistas bosniacos y albaneses pasando por los talibanes afganos y la Jamaa Islamyah egipcia. Se ha hablado incluso de sus vínculos con el FIS (Frente Islámico de Salvación, transformado en el violento GIA o Grupo Islámico Armado) en Argelia. También amamantó a los wahabitas que encabezan la proestadounidense monarquía de Arabia Saudita, la cual financia casi todas las redes islamistas a través del mundo. En pocas palabras, Estados Unidos jugó al aprendiz de brujo y los movimientos fundamentalistas que creía manipular parecen haberse vuelto en ocasiones en contra del «gran Satán» para tratar de alcanzar sus propios objetivos.

En cambio, Estados Unidos abandonó o trató de neutralizar a los países musulmanes que parecían capaces de alcanzar cierto poder político y una relativa autonomía. Recordemos al presidente Carter abandonando al Shah cuando Irán estaba haciéndose dueño de su petróleo. Agreguemos a esto la voluntad estadounidense de aplastar toda muestra de independencia, incluso de orden intelectual, en países árabes laicos como Siria, Egipto e Irak.

Estados Unidos jugó con el islamismo en detrimento de los movimientos laicos que podían representar una alternativa al islam político radical, y este último se convirtió entonces en el valor que siempre parecía subsistir para servir de refugio a los pueblos de la región luego de cada fracaso.

Pero no debemos confundir este «islamismo» con la realidad de la República Islámica de Irán, cuya trayectoria es totalmente atípica. Muchos autores de interesantes trabajos sobre los movimientos islamistas cometen, por cierto, el error de meter a la República «Islámica» de Irán en el mismo saco que los islamistas, cuando en realidad no tienen nada en común aparte de referirse al islam y la sharia. La diferencia fundamental está en sus visiones del islam político, que son totalmente divergentes.

Todo los separa fundamentalmente y si, efectivamente, los estadounidenses no hicieron gran cosa por salvar al chah, su actitud de aquella época se justificaba –según los propios estadounidenses– por razones estratégicas ya que Irán no debía en ningún caso –también según ellos– convertirse en una gran potencia regional. Lo cual explicaría que, algún tiempo después de la caída del shah, Estados Unidos haya dado inicio a la guerra de Sadam Husein contra su vecino iraní, conflicto que permitió arruinar simultáneamente a los dos únicos países que podían haber ejercido una influencia determinante en la región del Golfo.

Sin embargo, después de su guerra con Irak, la evolución de Irán permite a la República Islámica convertirse en verdadera potencia regional, despertando los temores de varias monarquías del Golfo, que hasta ahora prefirieron dejar su propia seguridad en manos de Occidente, más exactamente en manos de Estados Unidos. En pago, esas monarquías confiaban sus «recursos» a las economías occidentales y financiaban las actividades y movimientos designados por los servicios secretos de Washington.

Esas mismas monarquías tenían que mantenerse al margen de lo que sucedía en ciertas regiones, esencialmente en Palestina, aunque decían respaldar las aspiraciones del pueblo palestino. Serán ellas los primeros países árabes en mantener contactos directos o secretos con el Estado de Israel, lo cual conducirá posteriormente al movimiento de resistencia palestino a acercarse a los iraníes.

Estos últimos se ven hoy como los únicos dispuestos a defender los lugares sagrados del islam con los hombres de Al-Qods, rama de los Guardianes de la Revolución, y aportando su respaldo al Hamas. La magia estadounidense se volvió en contra del mago.

Para Estados Unidos, el mundo árabe musulmán debe seguir siendo un mundo rico en petróleo, al que se puede explotar sin límites, pero intelectualmente pobre y mantenido en una situación de total dependencia tecnológica; un mercado de 1 000 millones de consumidores incapaces de alcanzar algún tipo de autonomía política, militar y económica. Según Estados Unidos, el yugo coránico favorece la indigencia intelectual.



En la noche del 1º al 2 de marzo de 2014, mientras Rusia se dispone a intervenir en Crimea, un grupo islamista ataca a los pasajeros en una estación de trenes de la región china de Yunnan, donde hay muy pocos musulmanes. El saldo es de 29 muertos y 130 heridos graves. Es un mensaje de Estados Unidos al gobierno chino. Al día siguiente, para sorpresa de todos, el embajador de China se limitará a decir unas pocas frases generales durante la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en Crimea.

la-proxima-guerra-atentado-islamista-estacion-de-trenes-yunnan-china-advertencia-de-eeuu-sobre-crimea


Las reglas del juego

Un eje Teherán-Beirut, que pasa por Bagdad y Damasco, ha venido surgiendo poco a poco en detrimento de la estrategia de Washington en la región. Era indispensable que, al cabo de los años, ese eje se dotara de aliados e interlocutores, sobre todo a causa de las sanciones decretadas contra Irán y Siria.

Históricamente, por demás, nunca llegó a suspenderse la comunicación entre Damasco y Moscú, a pesar de la desaparición de la Unión Soviética y de la tumultuosa etapa que vivió la Federación Rusa. Pero la llegada del presidente Vladimir Putin, con intenciones de devolver a Rusia su papel en la escena internacional y de preservar sus intereses geoestratégicos, no fue del agrado de Estados Unidos.

Por su parte, Irán tenía que desarrollar sus relaciones con Rusia, convertida en su aliado objetivo en el marco de las negociaciones con los occidentales sobre la cuestión de su programa nuclear. China también fortaleció sus relaciones con Teherán, sobre todo como resultado del embargo impuesto a la economía iraní.

En esa situación, Rusia y China se convirtieron –y no podía ser de otra manera– en bases, si no estratégicas al menos de retaguardia, de este «Eje de la Esperanza». Es evidente, que cada uno de sus miembros se beneficia con ello, pero los rusos y los chinos no ven con desagrado el hecho de tener interlocutores que ponen en dificultades a sus adversarios estratégicos mientras que Moscú y Pekín aprovechan simultáneamente el petróleo y el gas iraní y las posiciones estratégicas que les ofrece la situación geográfica de Siria en relación con los puestos avanzados de Estados Unidos.

En su libro El gran tablero mundial. la supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos, publicado en 1997, Zbignew Brzezinski, ex consejero de seguridad nacional del presidente estadounidense James Carter y muy escuchado en Estados Unidos en tiempos de Clinton, revelaba con cínica franqueza las razones profundas de la estrategia islámica de su país. Según Brzezinski, la presa principal que Estados Unidos espera obtener es Eurasia, vasto conjunto que se extiende desde el oeste de Europa hasta China a través del Asia central:

«Desde el punto de vista americano [estadounidense], Rusia parece destinada a ser el problema…»

Estados Unidos manifiesta, por consiguiente, cada vez más interés por el desarrollo de los recursos de la región y trata de impedir que Rusia alcance la supremacía.

«La política americana apunta por otro lado simultáneamente al debilitamiento de Rusia y la ausencia de autonomía militar de Europa. De ahí la ampliación de la OTAN a los países de Europa central y oriental, para perennizar la presencia americana mientras que la fórmula de defensa europea capaz de contrarrestar la hegemonía americana en el Viejo Continente pasaría por “un eje antihegemónico París-Berlín-Moscú”.»

En realidad, a través de las opciones que escogieron, los estadounidenses parecen haberse equivocado en todas las regiones que debían servirles de base para la conquista de las fuentes de petróleo y gas, lo cual les ha traído duros fracasos políticos.

Los occidentales, por su parte, prácticamente abandonaron toda estrategia y han dejado su propia política exterior en manos de Estados Unidos. Si bien tratan de salvar las apariencias haciendo algunos aspavientos, en realidad saben perfectamente que las decisiones no las toman ellos. Así lo demuestra el reciente ejemplo del presidente francés Francois Hollande y su ministro de Relaciones Exteriores haciendo constantes declaraciones de guerra contra Siria antes de tener que hacer mutis bruscamente al ver que Lavrov y Kerry negociaban sin hacerles el menor caso.



El 8 de mayo de 2007, grupúsculos nazis crean en Ternopol, oeste de Ucrania, un llamado Frente Antiimperialista para luchar contra Rusia. Participan organizaciones de Lituania, Polonia, Ucrania y Rusia, incluyendo separatistas islamitas de Crimea, Adygué, Dagestán, Inguchetia, Kabardino-Balkaria, Karatchaievo-Cherkessia, Osetia y Chechenia. Al no poder participar personalmente en el encuentro, Doku Umarov envía una declaración escrita que será leída a los participantes. El presidente del Frente es Dimitri Yarosh. Con el golpe de Estado de febrero de 2014 en Kiev, Yarosh se convierte en secretario adjunto del Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania.

la-proxima-guerra-presidente-frente-antiimperialista-rusia-dimitri-yarosh-secretario-consejo-seguridad-nacional-ucrania


La reacción del tigre

Ante el fracaso de sus maniobras, Estados Unidos quería incrementar la tensión ante las autoridades rusas, resueltamente decididas a enfrentarlas, mientras que China se mantiene al margen, evaluando la situación pero nada inclinada a confiar en Washington…

Recordemos que China está tan interesada como Rusia en el Medio Oriente. Su primera muestra de interés por esa región se remonta a 1958, cuando se produce el desembarco estadounidense en las costas libanesas, intervención que China condena enérgicamente, incluso antes que la URSS.

Los estadounidenses se han convertido en maestros de un tipo de maniobra que sigue un proceso relativamente simple:

- Participar en la creación de ONGs que supuestamente defienden los derechos humanos,

- Estimular la aparición de individuos que se dedican a lanzar advertencias sobre una situación determinada,

- Ofrecer una tribuna a oscuros opositores de poca monta para desestabilizar en un momento dado el país víctima de la maniobra.

Ese trabajo se prepara durante años. Los primeros ensayos se hicieron durante la guerra fría, el ejemplo más ilustrativo es el golpe de Estado perpetrado en Chile contra el presidente Salvador Allende, y el proceso se ha perfeccionado en nuestros días con las famosas «revoluciones de colores» y con las más recientes primaveras árabes. Acciones similares se preparan actualmente en otros países que ya veremos aparecer en los titulares de prensa, como Azerbaiyán.

Fue así como estallaron en Irán los «incidentes» de junio de 2009, supuestamente como protestas por la reelección del presidente Mahmud Ahmadinejad. Durante 9 meses tuvo que enfrentar la República Islámica aquella enbestida. El Hezbollah también tuvo que enfrentar, después de la agresión militar israelí que duró 33 días, un nuevo complot gubernamental tendiente a privarlo de una herramienta directamente vinculada a su seguridad: su red de comunicación interna. El Hezbollah emprendió entonces la intervención rápida y eficaz del 7 de mayo de 2008, considerada por los conspiradores como una afrenta cuando en realidad se trataba de la respuesta a la agresión inicial.

Sólo Siria seguía indemne en «el Eje de la Esperanza», aunque Estados Unidos le había advertido que si no ponía fin a su relación con Irán y con el Hezbollah sufriría el mismo destino que otros países árabes ya estremecidos por las «primaveras», con las que supuestamente vendrían las golondrinas de la democracia, cuando en realidad atrajeron a los cuervos del terror y la inestabilidad.

Es en medio de este contexto que las famosas «revoluciones de colores» llegan a afectar a Rusia, a través de Ucrania. Esas «revoluciones» han significado para Rusia la pérdida de gran parte de su terreno estratégico. Se ha utilizado a Europa –la Unión Europea que supuestamente acogería en su seno a los ucranianos– para prometer a estos ayudas y mejores condiciones económicas. La realidad –muy diferente– es que esos acontecimientos han permitido a Estados Unidos instalar bases militares a las puertas de Moscú. Al principio, Rusia, debilitada por un poder sin ambiciones nacionales ni verdadero respaldo interno, no estaba en condiciones de responder.

Pero la Rusia de hoy no puede seguir tolerando maniobras como la emprendida en Ucrania, lo cual explica su inmediata reacción. Y esa reacción está, a pesar de las apariencias, en conformidad con los ejemplos del Medio Oriente ya que la idea central es que la democracia no se ejerce en la calle sino en las urnas. Si la oposición quería alcanzar el poder tenía que hacerlo ganando las elecciones.

Más allá de esta situación, Rusia, que acaba de salir de una agresión desatada por las milicias chechenas que sembraron la muerte en territorio ruso –con respaldo financiero de varias monarquías del Golfo– está defendiendo sus propios intereses. Esto explica la amenaza, no precisamente disimulada, de los sauditas: «Nosotros pudiéramos ayudar a evitar la amenaza terrorista en Sochi si ustedes ceden en el tema sirio.» Proposición que Moscú rechazó de plano.

Todo esto demuestra, en todo caso, tanto el papel de las monarquías del Golfo como el hecho que los movimientos islamistas están siendo utilizados para favorecer –por debajo de la mesa– las políticas de Estados Unidos que, utilizando la carta de la desestabilización contra ciertos países, creen estar creando en la región condiciones más favorables para sus propios intereses.

El eje Pekín-Beirut, que pasa por Moscú, Teherán y Damasco, no puede hacer otra cosa que seguir fortaleciéndose. Esto es, para cada uno de sus miembros, prácticamente una cuestión de vida o muerte. Un proverbio oriental señala que «nunca debes arrinconar un gato porque así lo conviertes en un tigre». ¿Qué consejo se puede dar entonces a quienes pretenden arrinconar un tigre?

Fuente: Voltairenet
la-proxima-guerra-la-primera-vez-que-israel-ataca-guerra-siria-misiles-capacidad-nuclear
Fuentes militares y de inteligencia occidentales afirman que los ataques de la Fuerza Aérea Israelí en el Líbano y Siria durante la noche de ayer Lunes, 24 de febrero tuvieron lugar poco después del primer uso en los tres años de guerra en Siria de un misil de superficie Tochka con capacidad nuclear de fabricación rusa - codificados por la OTAN como SS-21 Scarab - que lleva una ojiva de 480 kilos con un rango de 70 km. Estos misiles fueron lanzados a principios de este lunes en la batalla del ejército sirio y Hezbolá por Yabroud. No hubo información sobre el efecto de los ataques israelíes.

Según fuentes libanesas, sin embargo, el objetivo era un grupo de cinco bases de Hezbolá o de puestos de mando en el valle de Bekaa libanés. Se reportaron víctimas de Hezbolá.

Esa fue una versión libanesa del incidente. A falta de una confirmación independiente o de la información oficial, diferentes fuentes ofrecen una variedad de objetivos alternativos.


Algunas fuentes dijeron que se trataba de misiles disparados desde lanzadoras en el Líbano en apoyo de la batalla del ejército sirio y Hezbolá por la ciudad estratégica de Yabroud, el último bastión rebelde sirio en las montañas Qalamoun al otro lado de la frontera con Siria. Esta ciudad, a 80 kilómetros al norte de Damasco, ha resistido a dos meses de feroces combates.

Una cuarta versión afirma que los ataques aéreos golpearon un convoy que transportaban armas de Hezbolá hacia Siria o, de forma alternativa, convoyes de transporte de misiles en la dirección opuesta, de Siria hacia bases de Hezbolá en el Líbano.

La Fuerza Aérea se puso en acción el día después de que el jefe del Estado Mayor israelí, el teniente general Benny Gantz, comentara durante una visita al Golán que una estrecha vigilancia se mantiene sobre los movimientos de armas iraníes y munición presentes en todos los sectores con problemas de la región. Esto es de suma preocupación para Israel, dijo.

Mientras hablaba, la inteligencia siria detonó un coche bomba en un hospital militar cerca de la frontera iraquí donde se da tratamiento a las víctimas de los rebeldes sirios. El ataque costó 14 vidas, incluidos varios hombres heridos. Fuentes militares y de inteligencia de Debkafile estima que la acción de Israel ha dejado dos grandes interrogantes:

1. ¿Fue una sola vez, o el inicio de una serie?

2. ¿Devolverán el golpe Hezbolá o Siria?

Hasta ahora, las acciones militares de Israel en Siria y el Líbano fueron camufladas y secretas y nunca admitidas por el ejército israelí, incluso cuando aparecieron imágenes de los daños causados. Esta vez, no hay imágenes e incluso las fuentes de seguridad libanesas no pueden ponerse de acuerdo sobre los objetivos que se vieron afectados.

Esto es debido a que el zapato está ahora en el otro pie. El jefe iraní de las Brigadas Al Qods, el General Qassem Soleimani ha ordenado que los ataques aéreos israelíes se mantengan bajo estricto secreto.

A principios de este mes, Soleimani fue colocado oficialmente a cargo de las intervenciones militares de Irán en los campos de batalla de Siria, Irak, Líbano y Palestina.

Esto fue parte de la distribución de las tareas ordenada por el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, para mantener a los jefes de la Guardia Revolucionaria (CGRI) lejos de poder sabotear las negociaciones nucleares de Irán con las seis potencias. La diplomacia se quedó en la provincia del presidente Hassan Rouhani, pero su gobierno fue excluido de interferir en las operaciones militares externas de Irán.

La solución de Jamenei para la separación de los dos campos rivales en Teherán ha puesto a Israel y sus fuerzas armadas cara a cara por primera vez con el centro de mando iraní orquestando directamente a sus adversarios árabes.

Es uno de los principios del despiadado Gen. Soleimani de no dejar ningún ataque contra Irán o contra sus intereses sin respuesta. Por lo tanto, Israel puede esperar una represalia por sus ataques aéreos - aunque no necesariamente de Siria o del Líbano.

Fuente: Debkafile
la-proxima-guerra-aviones-de-combate-israelies-atacan-convoy-de-armas-hezbola-siria
A pesar de que las informaciones son todavía algo confusas, todo apunta a que cazas israelíes han bombardeado a última hora de este lunes -entre dos y cuatro veces, dependiendo de la fuente- un depósito de armas perteneciente a Hizbulá en el este del Líbano (región de Janta), casi ya en la frontera con Siria.

Según recoge 'The Daily Star', citando a un alto mando de la seguridad de las FAL (Fuerzas Armadas Libanesas), aviones hebreos han atacado con misiles las inmediaciones de la aldea Nabi Sheet, zona montañosa que separa ambos países. El objetivo, un 'cualitativo' envío de armas al partido-milicia chií libanés: "Dos proyectiles israelíes han impactado en el convoy de Hizbulá, justo en el borde de la frontera libanesa y siria", añadía para el periódico -en condición de anonimato- la fuente de seguridad.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (DDHH) ha señalado por su parte que el objetivo era una base de misiles que supuestamente tendría Hizbulá en la región de Janta, paso habitual de cargamentos llegados desde Siria y lugar habitual de entrenamiento para nuevos reclutas del 'partido de Dios' libanés.

Al-Manar, brazo mediático del anterior, está guardando un total silencio al respecto cuando suele ser el primero en adelantar toda información relacionada a la 'Resistencia' libanesa. OTV, cadena de TV perteneciente al partido del cristiano Michel Aoun -socio de Hizbulá en la alianza política pro-siria 8 de marzo-, ha recogido que los "bombardeos se han producido en los alrededores de Brital, Hawrtaala, al-Nabi Sheet, al-Khodr and Ali al-Nahri".

Aún no se ha confirmado oficialmente si ha habido víctimas mortales, pero la cadena pan-árabe Al-Arabiya ya está adelantando que "existen integrantes de Hizbulá muertos en los ataques de la Bekaa". Como suele ocurrir en este tipo de acciones entre la milicia chií libanesa y Tel Aviv, silencio de momento en cada una de las partes que no certifican ni desmienten lo ocurrido.

Al igual que Hizbulá, el Ejército israelí también mantiene silencio. No confirma pero tampoco desmiente. Los medios digitales israelíes recogen con detalle las informaciones de los medios libaneses y árabes sobre el supuesto ataque aéreo. Según diversas fuentes, el objetivo del raid podría ser una partida de misiles sofisticados que el régimen de Bashar Asad habría trasladado a su aliado chií en el Líbano.


El silencio ante estas informaciones contrasta con las advertencias de oficiales y dirigentes en el pasado dirigidas a Siria y Hizbulá sobre la posibilidad de que armamento avanzado (sistemas antiaéreos rusos o misiles iraníes) sea transferido desde territorio sirio al grupo chií que dirige Hassan Nasralá.

"Hizbulá tiene un arsenal superior en calidad y cantidad al de la mayoría de ejércitos en la zona y supone una amenaza que abarca gran parte de nuestras ciudades. Nuestro deber es defendernos", afirmaron recientemente a ELMUNDO.ES fuentes militares israelíes que reiteraron la existencia de su línea roja: el envío de armamento sofisticado de Siria o Irán a Hizbulá.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-en-oriente-medio-israel-turquia-libano-hezbola-iran-campos-de-gas-petroleo-mediterraneo
Los rumores de guerra en Oriente Medio podrían hacerse realidad, dada la 'competición' que Israel está manteniendo con otras naciones por el control de los campos de gas en el Mediterráneo, algo que, opinan los expertos, es un peligro real.

"Si hay un lugar donde puede estallar una guerra de repente y fuera de control, probablemente no será en el Sinaí, el Golán ni Cisjordania (o Judea y Samaria). [Ese lugar] Se llamará Leviathan, Dalit y Karish, los inmensos campos de gas natural y petróleo descubiertos en aguas profundas entre Israel y Chipre durante los últimos cinco años", señala el corresponsal de 'The Daily Beast', Christopher Dickey.

Quién controle esa riqueza controlará probablemente el futuro económico de la región. "Los israelíes lo saben. Al igual que sus aliados, sus rivales y sus enemigos. Y las tensiones van en aumento día tras día", opina Dickey.


Por su parte, Pierre Terzian, editor del semanario de la industria petrolera 'Petrostrategies' corrobora esta teoría, añadiendo que "todos los elementos de peligro están ahí".

Mientras Washington está reduciendo su presencia en Oriente Medio, muchos países están aumentando la suya. Especialmente Israel, que se ha apresurado a crear "la flota más avanzada tecnológicamente en el Mediterráneo oriental", según un informe publicado en la revista 'Tablet'.

En este sentido, si bien Turquía puede ser un obstáculo para los planes de Israel de controlar los recursos petroleros de la región, dado que bajo la presidencia del mandatario turco Recep Tayyip Erdogan las relaciones entre ambos países se han enfriado, la verdadera preocupación para Israel en la disputa por el petróleo o el gas podría ser el Líbano.

El Líbano e Israel continúan formalmente en un estado de guerra. Naciones Unidas delimitó su frontera terrestre común en el año 2000, pero no las líneas de demarcación entre las 200 millas náuticas de sus respectivas "zonas económicas exclusivas", superponiéndose sus intereses sobre 860 kilómetros cuadrados de la cuenca del Levante (un área del Mediterráneo oriental con unos 3,5 billones de metros cúbicos de gas natural y 1.600 millones de barriles de petróleo).

Asimismo Israel percibe a Hezbolá e Irán como una amenaza. No obstante, el Estado hebreo es el único país de la zona cuyas empresas realmente tienen la capacidad de operar en alta mar y su potente Ejército está preparado para proteger sus intereses en la zona y, aseguran, está dispuesto a usar la fuerza si fuera necesario.

Fuente: The Daily Beast
El Jefe de la división aeroespacial de la Guardia Revolucionaria ha elogiado al comandante de Hezbolá que fue asesinado y ha dicho que Israel verá su obra si estalla la guerra con un nuevo arsenal que puede golpear y destruir cualquier objetivo israelí.

El movimiento chií militante libanés Hezbolá ha mejorado notablemente sus capacidades de misiles y ahora puede localizar objetivos en cualquier lugar de Israel, ha dicho este sábado un alto comandante de las poderosas Guardias Revolucionarias de Irán.

El General Amir Ali Hajizadeh, jefe de la división aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, dijo que los israelíes verán la nueva fuerza de Hezbolá si estalla una guerra.

El asesinado comandante de Hezbolá, Hassan al-Laqqis había jugado un papel clave en el impulso de la fuerza militar del grupo, añadió, sin dar más detalles. Los comentarios fueron publicados en la página web de la Guardia, sepahnews.com.

"La capacidad de Hezbolá ha mejorado enormemente en los últimos años y ahora puede golpear y destruir cualquier objetivo en las tierras ocupadas con muy poca inexactitud y gran capacidad de identificar con precisión", dijo, en referencia a Israel. Las afirmaciones no pudieron ser verificadas, ya que Irán a menudo reclama avances tecnológicos con sus propios militares que de igual forma no pueden ser confirmados.


Al-Laqqis fue asesinado el mes pasado en el sur de Beirut, un duro golpe para el Hezbolá respaldado por Irán. Los principales comandantes de la Guardia Revolucionaria de Irán, incluido su jefe, el general de la Fuerza Quds, Qassem Soleimani, asistieron a un servicio a principios de esta semana en Teherán en conmemoración del comandante asesinado.

"Él (al-Laqqis) fue un gran comandante de Hezbolá, ingenioso y muy activo cuyas obras podrían verse si estallase una guerra entre Hezbolá e Israel. Creó grandes suministros de defensa" y era "uno de los cerebros de Hezbolá en el campo de la guerra electrónica", dijo Hajizadeh.

El asesinato de Al-Laqqis, ampliamente descrito como el jefe de la red de telecomunicaciones del grupo y un experto en la adquisición de armas estratégicas, fue una pérdida significativa para Hezbolá, quien culpó a Israel por su muerte.

Israel cree que al-Laqqis jugó un papel importante en la obtención de armas, incluyendo misiles de largo alcance, a pesar de los ataques aéreos lanzados por el Estado judío dentro de Siria para tratar de detener los envíos de armas al Líbano.

Hajizadeh no dijo cómo había sido mejorada la capacidad de misiles de Hezbolá, pero la prensa israelí ha informado de que el grupo ha estado moviendo misiles de largo alcance para el Líbano a partir de bases donde los había almacenado dentro de Siria.

Los misiles enviados al Líbano según informes incluyen misiles de largo alcance Scud D que pueden atacar profundamente en Israel, otros de menor alcance Scud C, misiles de medio alcance de combustible sólido Fateh, así como cohetes Fajr, ambos de los cuales son de fabricación iraní. También se informa de que están en el arsenal misiles antiaéreos disparados desde el hombro.

Funcionarios estadounidenses creen que las armas fueron trasladadas al Líbano desde Siria pieza por pieza para evadir los ataques aéreos israelíes.

Fuente: Ynet
la-proxima-guerra-luchas-internas-en-siria-pretexto-para-mayor-intervencion
Una estrategia de tensión creada por las divisiones entre los combatientes extranjeros financiados puede dar una oportunidad a Occidente de apoyar todavía más a "terroristas buenos" contra "terroristas malos."

El analista geopolítico Eric Draitser ha explicado en Press TV qué hay detrás de las recientes luchas internas entre los combatientes financiados desde el extranjero que luchan junto y dentro de las fronteras de Siria. Sugiere que una nueva narrativa está en ciernes, que retratará a "terroristas buenos" encerrados en una batalla contra los "terroristas malos", proporcionando así un nuevo contexto en el que Occidente puede seguir armando y financiando a grupos terroristas que libran la guerra en Siria.

Mientras Occidente mantendrá que el conflicto en Siria comenzó como "manifestaciones pacíficas", los lectores deben tener en cuenta que el ganador del Premio Pulitzer, el periodista Seymour Hersh, dijo lo siguiente casi proféticamente en su artículo, "La redirección: ¿Está la nueva política de la Administración beneficiando a nuestros enemigos en la guerra contra el terrorismo?":


"Para debilitar a Irán, que es predominantemente chiíta, la Administración Bush ha decidido, en efecto, reconfigurar sus prioridades en Oriente Medio. En el Líbano, la Administración ha cooperado con el gobierno de Arabia Saudita, que es sunita, en operaciones clandestinas que pretenden a Hezbolá, la organización chií que está respaldada por Irán. Los EE.UU. también han participado en operaciones clandestinas destinadas a Irán y a su aliado Siria. Un subproducto de estas actividades ha sido el refuerzo de los grupos extremistas sunitas que propugnan una visión militante del Islam y son hostiles a Estados Unidos y simpatizantes de Al Qaeda".

Hersh también indicó en su informe de 2007 que la Hermandad Musulmana de Siria ya estaba siendo financiada y apoyada por los EE.UU., Israel y Arabia Saudí para preparar el eventual derrocamiento del gobierno sirio:

Existe evidencia de que la estrategia de la redirección de la Administración ya ha beneficiado a la Hermandad. El Frente de Salvación Nacional sirio es una coalición de grupos de oposición, cuyos miembros principales son una facción liderada por Abdul Halim Khaddam, ex vicepresidente sirio que desertó en 2005, y la Hermandad. Un ex agente de la CIA de alto rango me dijo: "Los estadounidenses han proporcionado tanto apoyo político como financiero. Los saudíes están tomando la delantera en el apoyo financiero, pero no hay participación estadounidense". Dijo que Khaddam, quien ahora vive en París, iba a obtener dinero de Arabia Saudita, con el conocimiento de la Casa Blanca. (En 2005, una delegación de miembros del Frente se reunió con funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional, según informes de prensa.) Un ex funcionario de la Casa Blanca me dijo que los saudíes habían proporcionado a los miembros del Frente los documentos de viaje.

The New York Times entonces confirmó en su artículo de junio de 2012, "La CIA ayuda a armar a la oposición siria":

Un pequeño número de oficiales de la CIA están operando en secreto en el sur de Turquía, ayudando a los aliados a decidir qué combatientes de la oposición siria recibirán armas a través de la frontera para luchar contra el gobierno sirio, según funcionarios estadounidenses y oficiales de inteligencia árabes.

Las armas, incluyendo rifles automáticos, granadas propulsadas por cohetes, municiones y algunas armas antitanques, están siendo canalizadas principalmente a través de la frontera con Turquía a través de una red intermediarios en la sombra incluyendo la Hermandad Musulmana en Siria y pagadas por Turquía, Arabia Saudí y Qatar, dijeron los funcionarios.

El propio Departamento de Estado de EE.UU. confirmó la presencia de las operaciones a nivel nacional ya en noviembre de 2011 por la franquicia siria de Al Qaeda, en su informe de diciembre de 2012 "Designación de terroristas del Frente al-Nusrah como un alias para al-Qaeda en Irak", que declaró:

Desde noviembre de 2011, el Frente al-Nusrah ha reivindicado casi 600 ataques - que van desde más de 40 ataques suicidas a las armas pequeñas y las operaciones con artefactos explosivos improvisados ​​- en los principales centros de ciudades como Damasco, Alepo, Hama, Dara, Homs, Idlib y Dayr al-Zawr. Durante estos ataques numerosos sirios inocentes han sido asesinados.

Es evidente que, desde 2007, mucho antes de que la "primavera árabe creada por Estados Unidos" se fuera introducido en el léxico internacional, los EE.UU. y sus socios regionales habían comenzado de manera tangible la preparación para el derrocamiento violento del gobierno sirio a través de la Hermandad Musulmana y los combatientes de Al Qaeda importados en el país.

Para quienes buscan una solución genuina a la violencia desenfrenada que destruye a Siria, deberían cortar a los combatientes extranjeros en su totalidad y apoyar a Damasco en el restablecimiento del orden y la estabilidad en el país.

Fuente: Press Tv
la-proxima-guerra-presidente-libano-suleiman-anuncia-ayuda-de-arabia-saudita-comprar-armas-francesas
El rey de Arabia Saudita, Abdullah bin Abdul Aziz Al Saud, ha designado 3.000 millones de dólares al Líbano para financiar al Ejército libanés.

El anuncio lo hizo el presidente libanés, Michel Suleiman, citado por la agencia AP. "El rey del fraternal Reino de Arabia Saudita está ofreciendo esta ayuda generosa y valiosa de 3.000 millones de dólares para fortalecer las capacidades del Ejército libanés", dijo Suleiman en un discurso televisado.

"Se trata de la ayuda más grande en la historia del Líbano. Permitirá al Ejército llevar a cabo sus misiones. Otros 1.600 millones de dólares podrían ser ofrecidos durante una reunión en Italia en el año 2014", añadió el mandatario libanés.

Suleiman dijo que los fondos permitirán comprar armas francesas. No dio más detalles del acuerdo, pero dijo que el presidente francés, Francois Hollande, tiene previsto debatir el asunto durante su visita del domingo a Arabia Saudita.

También señaló que el Líbano está amenazado por las tensiones religiosas, pero no especificó de quién viene la amenaza.

Mientras tanto, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que Israel podría realizar un ataque preventivo contra el Líbano.



El primer ministro describió los ataques con cohetes desde el territorio libanés, realizados la mañana de este domingo, como un "doble crimen de guerra". "En el Líbano ocurre lo siguiente: los militantes del movimiento Hezbolá lanzan miles de cohetes contra viviendas de la población civil, y por lo tanto realizan dos crímenes de guerra al mismo tiempo. Disparan contra civiles, como lo hicieron hoy, y se esconden detrás de ellos, utilizándolos como escudos humanos", afirmó Netanyahu.

"Como respuesta, podríamos utilizar la fuerza y realizar ataques preventivos si es necesario", dijo Netanyahu en su reunión semanal con los miembros del Gabinete.

Este domingo el Ejército de Israel disparó varios proyectiles de artillería contra el sur del Líbano en respuesta al supuesto lanzamiento de dos cohetes hacia el norte de Israel. Los medios libaneses informan del impacto de unos 20 cohetes que fueron lanzados desde Israel. No se reportaron víctimas ni daños tras ambos impactos.

Mientras tanto, el movimiento Hezbolá de los chiitas libaneses observa la tregua con Israel desde el fin de la Segunda Guerra del Líbano en 2006. Varios grupos pequeños, por lo general asociados con la resistencia palestina, son los que a menudo rompen la calma en la frontera norte de Israel.

Fuente: Naharnet
la-proxima-guerra-asesinato-de-lider-de-hezbola-hasan-al-laqis-obra-del-mossad
Hasan al Laqis, el líder de Hezbolá que perdió la vida el pasado 3 de diciembre en la capital libanesa, es solo uno de los muchos blancos que componen la secreta Lista de Asesinatos del Mossad, según el periodista y escritor Ronen Bergman.

Los servicios de inteligencia de Israel, Mossad y Aman, están en plena ofensiva contra los líderes de lo que denomina 'Frente Radical' —Hezbolá, Yihad Islámica Palestina y Hamás— y las estructuras que las apoyan en Irán y Siria. Según sostiene Bergman en su artículo en la revista estadounidense 'Foreign Policy', el objetivo de Tel Aviv es acabar con estas personas una a una.

"Estamos hablando sobre un número de organizaciones y personas involucradas en actividades nucleares o terroristas. No solo operan en el territorio de sus países, sino que han creado una red internacional, la más peligrosa y la más eficiente que he visto jamás. Su objetivo es construir una bomba nuclear y varios complejos de misiles —tanto de corto como de largo alcance— y efectuar ataques terroristas suicidas al nivel más alto posible", comenta un oficial anónimo de la inteligencia israelí citado por Bergman.

Ya en 2004 el Mossad empezó a identificar a las figuras claves de esta coalición antiisraelí que tuvieran avanzadas capacidades operacionales, tecnológicas y organizativas. La lista estaba encabezada por dos personas: Imad Mugniya, el entonces comandante supremo militar de Hezbolá, y el general Mohamed Suleiman, un consejero especial del presidente Bashar al Assad. "Suleiman estaba encargado de los negocios oscuros de Al Assad, incluidas las comunicaciones con Hezbolá e Irán, y todo tipo de proyectos delicados. Era una figura en la que Al Assad se apoyaba", comenta el exdirector del Mossad Meir Dagan.

La lista incluía también al general Hasan Tehrani Moghadam, el jefe del programa de misiles balísticos de Irán, y a Mahmud al Mabhu, uno de los fundadores del brazo armado de Hamás encargado de los vínculos estratégicos entre Hamás e Irán. Hasan al Laqis (también conocido como Hasan Lakis y Haj Hasan Hilu Laqis), el máximo responsable de Hezbolá del desarrollo de armamento y tecnologías avanzadas, también estaba en la lista.

Gracias a los esfuerzos de Al Laqis en el campo tecnológico, Hezbolá obtuvo "una potencia de fuego que no tienen el 90% de los países del mundo", insiste Dagan. A mediados de los años 90 hubo voces dentro de Aman que consideraron a Al Laqis un blanco potencial, pero en aquel entonces Hezbolá no era una amenaza estratégica para Tel Aviv. A mediados de la primera década del siglo XXI, cuando la situación cambió y Hezbolá entró a formar parte del Parlamento libanés y obtuvo influencia a nivel mundial, el líder tecnológico del movimiento ya tomaba precauciones excepcionales de seguridad.



Fue en julio de 2006 cuando la inteligencia israelí llevó a cabo la primera operación destinada a acabar con Al Laqis, insiste Bergman. En aquel entonces un caza F-16 lanzó un misil contra su apartamento en Beirut, la capital del Líbano. Pero sobrevivió gracias a que en el momento del ataque no se encontraba en su domicilio. Sin embargo, su hijo murió en el ataque.

A finales de la década Israel intensificó sus esfuerzos hacia todos los miembros de la lista, asegura el periodista. Imad Mugniya murió por la explosión de un coche bomba en Damasco en febrero de 2008. Medio año después Mohamed Suleiman perdió la vida en una playa siria a manos de un francotirador. En enero de 2010 descubrieron el cuerpo de Mahmud al Mabhu en un hotel de Dubái: había sido envenenado, electrocutado y estrangulado. Hasan Tehrani Moghadam perdió la vida junto con otras 16 personas en la explosión de un almacén de armas en los alrededores de Teherán en noviembre de 2011. El 3 de diciembre de 2013 por la noche dos hombres enmascarados mataron a Al Laqis en el garaje de su propia casa en Beirut. Cabe destacar que Tel Aviv niega su implicación en todas estas muertes.

Fuente: Foreign Policy
la-proxima-guerra-asesinado-dirigente-de-hezbola-Hajj-Hassan-Hollo-al-Laqqis
El ametrallamiento de Hajj Hassan al-Hollo Laqqis, un comandante de alto rango de Hezbolá y cercano al Secretario General Hassan Nasrallah, ha subido las apuestas en la guerra clandestina que está en marcha entre Arabia Saudita e Irán, dos semanas después de que dos atacantes suicidas se inmolaran frente a la embajada iraní en Beirut.

El oficial de Hezbolá fue asesinado por cinco disparos en la cabeza y la garganta en el estacionamiento subterráneo de su casa en el barrio de Hadath al suroeste en Beirut, cuando volvía a casa del trabajo después de la medianoche de este martes 3 de diciembre. La declaración de Hezbolá, que dijo: "Israel es de forma automática el responsables del crimen", describía a al Laqqis como un miembro de la élite del ala militar de la organización, que durante muchos años sirvió como su jefe de armas y tecnología.

Una foto publicada por la agencia estatal de noticias libanesa muestra al hombre de unos 40 años con ropa militar.

Fuentes antiterroristas de Debkafile afirman que parece obvio que el ataque contra al-Laqqis estaba programado para llevarse a cabo poco después de que el líder de Hezbolá saliera al aire durante una entrevista de televisión extraordinariamente arrogante, durante la cual llegó a tener un punto de burlona después de cada referencia a los EE.UU., Arabia Saudita o Israel. Él también apareció para glorificar el estado de gran potencia otorgado a la República Islámica (y a él mismo) por parte del gobierno de Obama después de la firma del acuerdo nuclear de Ginebra.

Nasrallah elogió ese acuerdo como una señal del "fin del monopolio de EE.UU. en el poder" y de la prevención de la guerra en la región. Dijo que Israel no podía bombardear las instalaciones nucleares de Irán sin la luz verde de los EE.UU.. Pero, dijo, Estados Unidos está cansado de la guerra. La guerra de Arabia Saudí contra Irán nunca se ha detenido. Acusó a "un grupo apoyado por Arabia" de estar detrás del atentado contra la embajada de Irán en Beirut.

El asesinato de una figura de alto nivel cercana a Nasrallah pretende ilustrar a los miembros de Hezbolá y al resto de la región de que el estallido de entusiasmo del líder de Hezbolá estaba hueco, que su propia elite de comandos más interior está profundamente penetrada, y que el que envió a los asesinos podría en cualquier momento sembrar el cáos y la violencia dentro de las filas de la organización pro-iraní.



También llevaba un mensaje más amplio para Teherán y el general al-Soleimani: Tu propio Hezbolá tiene gran influencia sobre el Líbano y su capital. Si no puedes mantener, ni siquiera, a los símbolos del poder iraní en el Líbano y a los comandantes de su proxy de seguridad, tampoco podrás garantizar la seguridad del presidente sirio Bashar Assad en Damasco.

Acusar a Israel del atentado y amenazar con venganza aparentemente tenía más sentido para Hezbolá que acusas a Riad, que está fuera de su alcance para castigarlo. Sus líderes estaban incluso dispuestos a permitir que la gente dedujera que la inteligencia israelí había penetrado en los primeros lugares de Hezbolá y en el centro de gobierno en Beirut con suficiente profundidad como para encargarse de sus comandantes.

Hay pocas dudas en Teherán o Beirut de que la mano de Riad estaba detrás del asesinato del comandante de Hezbolá, o de que las agencias de inteligencia saudíes e israelíes están de la mano trabajando en contra de Teherán en Irán, Siria y el Líbano.

Fuente: Debkafile
la-proxima-guerra-eeuu-conversaciones-secretas-con-hezbola
Washington ha iniciado conversaciones secretas con la organización chií libanesa Hezbolá, según informó el diario 'Jerusalem Post', que cita el portal kuwaití Al Rai.

El medio kuwaití, que se remite a fuentes diplomáticas británicas, indica que el Reino Unido está manteniendo discusiones con dirigentes de Hezbolá y transfiriendo la información a los norteamericanos, y especifica que estas discusiones indirectas giran en torno a la lucha contra Al Qaeda, la estabilidad regional y otros asuntos políticos libaneses.

Los funcionarios estadounidenses no pueden reunirse legalmente con ningún miembro de Hezbolá debido a que este grupo es considerado una organización terrorista en Estados Unidos y el Reino Unido.

Según 'Jerusalem Post', que cita fuentes diplomáticas de Washington, las conversaciones "están dirigidas a llevar la cuenta de los cambios en la región y el mundo, y a prepararse para el pronto retorno de Irán a la comunidad internacional".

"Estados Unidos está dispuesto a escuchar los puntos de vista de Hezbolá y mejorar las relaciones en el futuro", resume el diario israelí.

Fuente: Jerusalem Post



la-proxima-guerra-embajada-de-iran-en-beirut-atacada-atentado-suicida-libano
Un chivatazo saudí altamente sensible llegó a las agencias de inteligencia occidentales, incluyendo a Israel, el 14 de noviembre, dando aviso previo de que Irán y Hezbolá estaban tramando una operación terrorista en Beirut como una maniobra de distracción, han informado fuentes exclusivas de inteligencia de Debkafile. El aviso fue recibido tres días antes de los atentados suicidas que han atacado hoy la embajada iraní en Beirut y la fortaleza de Hezbolá en el suburbio de Dahya, matando a 25 personas e hiriendo a casi 150.

El jefe de inteligencia saudí, el príncipe Bandar al Sultan explicó que Teherán y Hezbolá necesitan un poderoso truco de distracción para desviar la atención del traslado forzoso de más de 3.000 soldados de Hezbolá que se vieron obligados a volver al campo de batalla de Siria en los últimos diez días.

No existe una organización como las Brigadas de Abdullah Azzam, que haya asumido la responsabilidad por el doble ataque de Beirut "en nombre de Al Qaeda", afirman los expertos de antiterrorismo de Debkafile. Son un grupo aleatorio de terroristas contratados por Hezbolá para misiones especiales como, por ejemplo, los ataques con cohetes Grad desde el sur del Líbano dirigidos recientemente contra objetivos israelíes, según una lista proporcionada por los funcionarios de Hezbolá.



Bashar Assad dijo al líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah y a sus amigos en Teherán que se enfrentaba a la mayor batalla de la guerra de Siria, la cual no podía permitirse el lujo de perder, en las montañas Qalamun al noroeste de Damasco.

Otros 3.000 combatientes de Hezbolá están listos en Beirut para ir al otro lado después de la primera tanda como refuerzos.

Assad depende en gran medida de ganar esta batalla, debido a tres objetivos estratégicos:

1) La toma de esta región montañosa cortará las rutas de abastecimiento de los rebeldes sirios de combatientes y de armas desde el Líbano.

2) Se volverá a abrir la ruta de Damasco a las ciudades costeras de Latakia y Tartus y a las concentraciones de alauitas leales a Assad en el noroeste. Para el gobernante sirio, la batalla de Qalamun es tan importante como la batalla de Qusayr, que su ejército ganó hace cinco meses con la ayuda de las fuerzas de Hezbolá.

3) Las milicias rebeldes sirias que defienden esta región están respaldadas por la inteligencia saudí con datos, fuerza de lucha y armas. Su derrota sería un serio revés para los saudíes, generando consecuencias de largo alcance, que también afectarían al equilibrio de poder en Beirut.

El jefe de las Brigadas Al Qods, el general Qassem Soleimani, comandante de las fuerzas chiítas no sirias que participan en esta batalla clave, se acerca a esta como un duelo personal con el príncipe saudita Bandar.

El problema para el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah es que su organización sigue lamiendose las heridas de sus fuertes pérdidas en la batalla de Qusayr - 200 muertos y más de 750 heridos - y sus miembros se oponen ferozmente a quedar enredados más allá de lo que ellos consideran como un conflicto exterior que no es de su incumbencia.

Para acelerar la motivación, los estrategas iraníes de Al Qods y los jefes de seguridad de Hezbolá tramaron un plan secreto: Si Irán y Hezbolá fueran atacados en su propio terreno, la participación de las tropas de Hezbolá en la batalla de Qalamun podría presentarse como esencial para la defensa de sus bases, que estarían bajo ataque.

Este ataque autoinfligido a costa de más de una veintena de vidas es un hecho poco habitual incluso en los anales del desenfrenado e impredecible terrorismo en Oriente Medio. También es posible que los terroristas hicieran su trabajo muy bien y llevaran antes sus gallinas al gallinero. Ciertamente, el agregado cultural de Irán que pagó el precio será honrado como mártir.

Si Teherán es capaz de tales atrocidades simplemente como una táctica de distracción, entonces quizás los presidentes Barack Obama y Vladimir Putin deberían echar un vistazo muy duro a su interlocutor al otro lado de la mesa antes de la firma de un importante acuerdo este miércoles, 20 de noviembre, que dejará al programa nuclear de Irán en su sitio.

Fuente: Debkafile
la-proxima-guerra-atentado-suicida-embajada-iran-en-beirut-libano-acusan-israel-arabia-saudita
Dos explosiones cerca de la embajada iraní en Beirut han matado al menos a 23 personas, hiriendo a 150 y causando estragos y un gran incendio en la capital libanesa. Se informó de que seis edificios fueron destruidos en el complejo de la embajada.

La escena desgarradora fue causada principalmente por 50 kilos de explosivos cargados en un vehículo, según AP. Fuentes de seguridad sobre el terreno dijeron que hubo dos explosiones - la primera causada por una persona en una moto llevando unos 2 kgs de explosivo, mientras que la segunda fue por un terrorista suicida que intentó embestir el complejo con su coche.

Sin embargo, hay informes contradictorios sobre cómo la explosión inicial se desarrolló. Testigos presenciales afirmaron que un hombre iba montado en una moto, mientras que un funcionario libanés dijo a Reuters que el hombre que llevaba un cinturón de explosivos fue visto corriendo hacia la pared exterior de la embajada antes de inmolarse.

Testigos en el lugar informaron que las explosiones ocurrieron dentro de uno o dos minutos de diferencia.

Las personas heridas y edificios destruidos fueron vistos en imágenes muy inquietantes distribuidas por los medios de comunicación libaneses en el período inmediatamente posterior.



Los testigos dijeron a Al-Arabiya que vieron como salía humo de la maltrecha embajada, mientras que imágenes de la sangrienta escena mostraban incendios, mientras iba aumentado el número de muertos a cada minuto.

No está claro quién está detrás del ataque en este momento, pero el área donde ocurrieron las explosiones es importante en dos sentidos: Es considerado como un bastión de la facción chiíta libanesa Hezbolá. Y en segundo lugar, se trata de una zona popular y el hogar de muchas familias de diplomáticos iraníes que trabajan en el Líbano.

El embajador iraní en el Líbano reaccionó rápidamente a la situación, diciendo que estaba más allá de toda duda que la embajada fue el objetivo del ataque y la culpa está puesta sobre una "entidad sionista". Agregó que este tipo de ataques sólo "nos mantienen fuertes y confirman la rectitud de nuestras posiciones". Minutos antes se informó que el asesor cultural iraní para el Líbano fue herido en la explosión, pero poco después sucumbió a sus heridas.

Más adelante en el día Al-Manar informó de que el embajador yemení resultó levemente herido en las explosiones.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, agregó posteriormente que la explosión fue obra de mercenarios israelíes. El ministro de Información sirio Omran Zoabi dijo a Al-Manar una opinión similar, diciendo que la inteligencia israelí y Arabia Saudí están detrás de las explosiones. Por la tarde Reuters informó que brigadas vinculadas a Al-Qaeda han reivindicado la autoría del doble atentado suicida.

Fuente: RT
a-proxima-guerra-imagenes-ataque-de-israel-contra-base-militar-siria-31-de-octubre
Un representante de la administración de Obama confirmó a la CNN que aviones de guerra israelíes atacaron una base militar siria cerca de la ciudad portuaria de Latakia este jueves.

Según informó la CNN, los israelíes creían que en la base cercana a la localidad de Snobar Jableh, al sur de Latakia, se almacenaban equipos sofisticados de misiles supuestamente destinados al movimiento libanés Hezbolá.

Los ataques destruyeron un envío de misiles tierra-aire SA-8, según informaron los medios israelíes.

Antes la cadena de televisión Al Arabiya informó sobre dos ataques llevados a cabo por las fuerzas aéreas israelíes: uno en Latakia y otro en Damasco. Ni el Gobierno de Siria ni el de Israel hicieron comentarios sobre las supuestas acciones.

Un portavoz del Ministerio israelí de Defensa citado por la agencia Reuters se negó a hablar sobre el asunto: "No vamos a comentar estas informaciones.".



Algunas horas antes, las fuerzas de inteligencia de Siria, por su parte, desmintieron la información sobre el ataque a su base aérea en Latakia, en la costa mediterránea del país.

"Esto es una mentira y una provocación", dijo una fuente de las fuerzas de inteligencia de Siria a la agencia rusa Itar-Tass.

El miércoles pasado, Reuters publicó que el Ejército del Líbano observó seis aviones israelíes que sobrevolaban el espacio aéreo libanés a lo largo de la costa norte de Beirut.

Fuente: CNN
la-proxima-guerra-arsenal-quimico-armas-quimicas-de-siria-a-hezbola-libano-israel
Fuentes militares occidentales pronostican un aumento de la tensión esta semana en las fronteras de Israel con Siria y el Líbano. Moscú, Teherán y Damasco pueden estar planeando poner en aprietos a Benjamin Netanyahu cuando se siente con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca hoy lunes, 30 de septiembre, y se dirija a la Asamblea General de la ONU al día siguiente, martes 1 de octubre.

Ven una oportunidad para presionar a Israel aún más hacia el aislamiento después de que la administración de Obama se alejara bruscamente en su carrera para perseguir nuevas relaciones diplomáticas con Teherán. Israel es visto como con poca fuerza como resultado del trato frío de Washington y su propia falta de ímpetu militar al tiempo que Netanyahu llega a Estados Unidos para presentar el caso de Israel al presidente de EE.UU. y a la comunidad internacional.

Por consiguiente, estas fuentes predicen que los estrategas de Rusia, Irán y Siria pueden estar planeando incitar a Israel a una respuesta militar imprudente y mal programada en este momento. A continuación, se podría enmarcar al gobierno de Netanyahu como el belicista que está alterando la zona y la esperanza de colaboración ruso-estadounidense para la solución de los problemas de las armas químicas de Siria e Irán por la vía diplomática.

Todo lo que hay que hacer es colocar un cargamento de armas avanzadas o químicas camino desde Siria hacia Hezbolá en el Líbano para provocar un ataque aéreo israelí y empezar un incendio en una zona altamente explosiva.



El mundo se convencería entonces de que el presidente de Irán, Hassan Rouhani tenía razón cuando tachó a Israel en Nueva York la semana pasada como la única causa de las guerras en Oriente Medio en los últimos 40 años - sin encontrar una sola voz disidente en Estados Unidos - y la única nación que posee armas de destrucción masiva.

Fuentes de Debkafile indican que aunque el presidente Obama declaró el pasado viernes, 27 de septiembre, que informó a los aliados de Estados Unidos, incluyendo a Israel, de su histórica llamada telefónica a Rouhani, la verdad es que él ha mantenido a Jerusalén en oscuridad sobre los contactos que inició en los temas de Irán y Siria, a pesar de que Israel está más vitalmente afectado.

El acuerdo ruso-estadounidense para el desmantelamiento del arsenal químico de Siria saltó a escena en Jerusalén desde Ginebra el 14 de septiembre sin previo aviso, así como los intercambios y entendimientos entre Washington y Teherán sobre el programa nuclear de Irán.

El sábado, 28 de septiembre, el secretario de Estado de EE.UU. John Kerry y el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov repitieron su actuación a dúo de Ginebra con el anuncio de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad la resolución 2118 que requiere la eliminación de los arsenales químicos de Siria.

Todos los 15 miembros del Consejo presentes apreciaron que el movimiento carecía de fuerza después de que los EE.UU. y Rusia acordaran omitir sanciones en caso de incumplimiento.

El texto dice: "Ninguna de las partes en Siria debe usar, desarrollar, producir, adquirir, almacenar, conservar o transferir armas químicas". Este texto recuerda fuertemente la Resolución del Consejo de Seguridad 1701, que fue promulgada hace siete años y que le prohibió cualquier transferencia de armas a Hezbolá como el agresor en la segunda guerra del Líbano contra Israel.

Esta prohibición no fue confirmada. De hecho, el flujo de Irán y Siria de envíos de armas a Hezbolá aumentó desde ese día, equipando al grupo terrorista chiíta con uno de los más poderosos arsenales de cohetes avanzados en el mundo árabe.

Incluso antes de su promulgación, la Resolución 2112 ya se dirigía a su primera prevaricación el viernes con dos etapas separadas por Washington y Moscú:

1. Dos semanas después de la retórica atronadora de Kerry sobre el tamaño y la amenaza para la región del arsenal químico sirio, considerado el tercero más grande en el mundo, los funcionarios estadounidenses, incluyendo el Departamento de Estado dijeron a la prensa que dado que la mayoría de los almacenajes estaban "sin armar" y los precursores existen en estado líquido, todo el arsenal podría ser neutralizados en un período más corto de lo pensado, unos nueve meses. Fuentes de Debkafile señalan que este hecho real se conoce desde hace meses. No se refiere a las dificultades reales de la localización de las poblaciones donde Bashar Assad las ha escondido o transferido, o a la dificultad de los inspectores que llegan a zonas bajo fuerte combate. En la actualidad, los expertos de la ONU no son libres para moverse por Damasco sin ser atacados.

2. Lavrov reiteró el sábado que la nueva resolución descarta absolutamente el uso de la fuerza o de cualquier aplicación del Capítulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas. Cualquier posible uso de la fuerza en el futuro en virtud del Capítulo 7 requeriría una nueva resolución, dijo.

Moscú se ha ofrecido a proporcionar tropas para "proteger a trabajadores y a instalaciones." El mensaje es que si alguna tropa extranjera van a permitirse en Siria, sólo pueden ser rusas.

En cuanto a la "transferencia de armas químicas", que está prohibida bajo la nueva resolución, las sospechas de inteligencia occidentales de que Siria planea pasar secretamente parte de su arsenal a Hezbolá en el Líbano, o lo ha hecho ya, al parecer han llegado a oídos de Beirut. El viernes, el presidente Michel Suleiman se apresuró a declarar: "Las armas químicas de Siria no han sido objeto de contrabando al Líbano y no hay evidencia de su presencia en el país."

Fuente: Debkafile
la-proxima-guerra-hezbola-siria-iran-israel-oriente-medio
Los EE.UU. han interceptado una llamada de Irán a los militantes en Irak para que ataquen la embajada de EE.UU. y otros intereses estadounidenses en Bagdad en el caso de un ataque a Siria, dijeron las autoridades, en medio de una creciente gama de amenazas de represalia en toda la región.

Las autoridades militares han tratado de predecir el rango de posibles respuestas de Siria, Irán y de sus aliados. Funcionarios estadounidenses dijeron que están en estado de alerta por la flota de los barcos pequeños y rápidos de Irán en el Golfo Pérsico, donde se colocan los buques de guerra estadounidenses. Los funcionarios estadounidenses también temen que Hezbolá podría atacar la embajada de EE.UU. en Beirut.

Mientras que los EE.UU. han movido recursos militares a la región para un posible ataque, tiene otros activos en el área que van a estar listos para responder a las represalias por parte de Siria, Irán o de sus aliados.

Esos despliegues incluyen un grupo de ataque del portaaviones USS Nimitz y tres destructores en el Mar Rojo, y un buque anfibio, el USS San Antonio, en el Mediterráneo oriental, lo que ayudaría a una evacuación.

Los militares de EE.UU. también han alistado Marines y otros activos para ayudar a la evacuación de los recintos diplomáticos, si es necesario, y el Departamento de Estado comenzó a hacer los preparativos la semana pasada para eventuales actos de represalia contra las embajadas de EE.UU. y de otros intereses en Oriente Medio y África del Norte.



Funcionarios estadounidenses comenzaron a planear un posible ataque contra los activos del régimen sirio después de que el 21 de agosto ocurriera un ataque a las afueras de Damasco en el que los EE.UU. dicen que las fuerzas gubernamentales sirias mataron a más de 1.400 personas con armas químicas. El ejército de EE.UU. ha preparado opciones para un ataque y reforzado sus recursos militares en la región, incluyendo posicionamiento de cuatro destructores en el Mediterráneo Oriental.

Ese proceso se desaceleró la semana pasada cuando el señor Obama dijo que primero solicitaría la autorización para el uso de la fuerza militar del Congreso.

Un retraso en un ataque de EE.UU. aumentaría las posibilidades de represalias coordinadas por grupos aliados con el gobierno de Assad, incluyendo las milicias chiítas en Irak, según funcionarios estadounidenses.

Los destructores posicionados en el Mediterráneo Oriental están equipados con, además de los misiles Tomahawk que se podrían utilizar, misiles estándar-3, que podrían ser utilizados para interceptar misiles balísticos de Irán si lanzara un ataque de represalia, dijeron las autoridades.

Israel ha sido hasta ahora el centro de las preocupaciones por las represalias por parte de Irán y su aliado libanés Hezbolá. El comandante en jefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán dijo la semana pasada que un ataque contra Siria conduciría a la "destrucción de Israel."

El Departamento de Estado emitió una nueva alerta el jueves advirtiendo contra los viajes no esenciales a Irak y citando actividad terrorista "en niveles no vistos desde 2008." A principios de este año, una alerta, dijo que la violencia en contra de los estadounidenses ha disminuido. Esa tranquilidad fue eliminada por la alerta más reciente.

El mensaje de Irán, interceptado en los últimos días, vino de Qasem Soleimani, el jefe de la Fuerza Qods de la Guardia Revolucionaria, y fue a las milicias chiítas apoyadas por Irán en Irak, de acuerdo con funcionarios estadounidenses.

En ella, el Sr. Soleimani dijo que los grupos chiítas deben estar preparados para responder con la fuerza después de un ataque de EE.UU. contra Siria.

Las autoridades iraníes negaron el viernes que su gobierno estuviera planeando ataques en Irak contra los EE.UU.

Alireza Miryousefi, portavoz de la misión iraní en las Naciones Unidas, dijo que la acusación era infundada, y tenía la intención de "provocar al Congreso" a autorizar un ataque en Siria.

"Debemos recordar que el confiar en los informes de inteligencia estadounidenses de funcionarios anónimos repetirá la tragedia de Irak", dijo.

Los chiítas iraquíes han sido simpatizantes del gobierno alauí que domina en Siria y se oponen a los ataques de Estados Unidos contra el régimen del presidente Bashar al-Assad.

Funcionarios estadounidenses dijeron que la embajada de EE.UU. en Bagdad era un objetivo probable. Las autoridades no describieron el rango de posibles objetivos señalados por la inteligencia.

Los ataques a la embajada de EE.UU. en Bagdad han disminuido desde que las fuerzas estadounidenses abandonaron Irak. En el pasado, los grupos chiítas, entrenados por Irán han lanzado cohetes y morteros contra la embajada, a instancias de la Fuerza Qods, el brazo paramilitar del IRGC.

Los militantes también han utilizado a terroristas suicidas y artefactos explosivos improvisados ​​para atacar a los estadounidenses que salen del recinto de la embajada, una de las mayores instalaciones diplomáticas estadounidenses en el mundo, ubicado en la fortificada Zona Verde de Bagdad.

Siria también podría responder con "una ofensiva feroz" contra la oposición en Siria, dijo Aaron David Miller, un ex negociador de Oriente Medio en el Departamento de Estado que ahora es vicepresidente del Woodrow Wilson Center. Tal medida, dijo, sería una forma de "demostrar desafío" sin correr el riesgo de golpear objetivos estadounidenses.

Algunos funcionarios creen que una respuesta directa de los gobiernos sirio o iraní es menos probable que las represalias de los grupos militantes aliados, como Hezbolá.

Hezbolá, cuyos miembros han estado luchando junto a las fuerzas del gobierno contra la rebelión siria, podría utilizarse para lanzar ataques con cohetes contra los activos militares de Estados Unidos o sus aliados estadounidenses, incluyendo Israel.

Cuando los EE.UU. fueron a la guerra con Irak en 1991, Saddam Hussein disparó cohetes contra Israel. Los funcionarios en el gobierno de Assad han amenazado con atacar a Israel, así como los vecinos de Siria como Jordania y Turquía si ayudan a los EE.UU.

Durante días, los funcionarios estadounidenses han dicho que estaban particularmente preocupados por posibles ataques en Turquía y Jordania. Los funcionarios estadounidenses no han reforzado las defensas en esos países, pero ambos ya tienen baterías Patriot, capaces de derribar misiles o aviones de combate.

Las autoridades jordanas han dicho que también temen que podrían ser afectados por cohetes o que las fuerzas sirias obligarían a nuevas oleadas de refugiados a través de la frontera común, abrumando al reino.

Otros aliados de Estados Unidos también están preocupados por un aumento de la amenaza de represalias.

Las autoridades francesas dijeron que están preocupados de que Hezbolá podría atacar a los cientos de soldados franceses que participan en una misión de paz respaldada por la ONU en el sur del Líbano.

Las autoridades israelíes han dejado claro que responderían enérgicamente si, en respuesta al ataque de EE.UU., Hezbolá disparase cohetes contra el país.

Fuente: Washington Post