Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
la-proxima-guerra-capturan-cascos-azules-en-los-altos-del-golan-siria-israel-al-nusra
La ONU confirma que 43 cascos azules filipinos han sido secuestrados en Altos del Golán. El Frente Al-Nusra, organización terrorista asociada a Al Qaeda, ha estado atacando esta zona durante los últimos días.

Según informa el diario israelí 'YNetNews', al menos 43 cascos azules de la ONU de origen filipino han sido secuestrados por los rebeldes sirios islamistas que combaten a las fuerzas de Al Assad en los Altos de Golán, región fronteriza entre Israel, Líbano, Jordania y Siria controlada por la UNDOF (Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación).

El suceso ha tenido lugar en la parte Siria de esta región fronterizo en disputa, donde se cree que otros 81 pacificadores de la ONU se encuentran asediados por los islamistas, según informó posteriormente AP corroborado por la ONU.



Esta región permanece vigilada por varios puestos de control de la UNDOF desde mayo de 1974, tiempo durante el que los observadores de la ONU han ayudado a que se cumpla una tregua estable entre Israel y Siria. Sin embargo, en los últimos meses los Altos del Golán se han convertido en un campo de batalla en los más de tres años de conflicto sirio.

Según la agencia RIA, el frente Al-Nusra, organización terrorista asociada a Al Qaeda y que opera en Siria y en Líbano, lleva días realizando incursiones en los Altos de Golán. Este miércoles dos israelíes, un militar y un civil, resultaron heridos por balas perdidas y por mortero, a lo que Israel respondió con fuego de artillería.


La respuesta de la ONU no se ha hecho esperar y ha enviado un convoy de vehículos acorazados para apoyar en los choques que se están llevando a cabo en la zona.

Fuente: Ynet
Funcionarios filipinos informaron sobre un acuerdo con EE.UU. para mantener una fuerte presencia militar del Pentágono en las islas durante 10 años más, según informa AP.

Según un documento confidencial del Gobierno isleño, el acuerdo les dará a las tropas estadounidenses el acceso temporal a los campamentos militares locales donde podrán desplegar aviones de combate y buques de guerra.

El pacto entre EEUU y Filipinas llega en un momento de tensión en la zona por los conflictos territoriales con China.

Dos funcionarios filipinos señalaron que ambas partes firmarán el acuerdo de cooperación en defensa el próximo lunes en el Departamento de Defensa en la capital de Filipinas, Manila, poco antes de la llegada del presidente Barack Obama en lo que será la última escala de su gira por cuatro países de Asia.

Durante su gira por Asia y Pacífico el presidente Obama intenta restablecer la fidelidad de las principales potencias de la región y, según varios expertos, demostrar su voluntad de frenar la creciente influencia china.


A pesar de que por el momento se desconoce el número exacto de tropas que serán desplegadas "en forma temporal y rotatoria" conforme al acuerdo, un informe preliminar de las autoridades filipinas señaló que el número dependerá de la escala de las actividades militares conjuntas que se realizarán en los campos militares de las islas.

Entre tanto, en la víspera de la llegada al país del presidente Obama, en Manila tuvo lugar una serie protestas masivas.

Según los manifestantes, la llegada de Obama simboliza la ampliación de la presencia militar estadounidense en el archipiélago, algo que es bienvenido por la Administración filipina, pero que no tiene satisfechos a los ciudadanos.

Cientos de militares estadounidenses ya han sido desplegados en el sur de Filipinas desde el año 2002 para proporcionar entrenamiento contra el terrorismo y como asesores de los soldados filipinos, que han estado luchando contra militantes musulmanes durante décadas.

La Constitución filipina prohíbe bases militares estadounidenses permanentes. Según el acuerdo, un comandante Filipino tendría acceso a todas las áreas que serás compartidos con las fuerzas estadounidenses, según el informe.

Los desacuerdos sobre el acceso de militares filipinos a las áreas designadas a Estados Unidos dentro de los campamentos locales habían obstaculizado las negociaciones para el acuerdo el año pasado.

Fuente: AP
la-proxima-guerra-nueva-zona-de-defensa-aerea-china-mar-del-sur
China está llevando a cabo los planes para definir una nueva zona de identificación de defensa aérea, pero esta vez en el Mar Meridional de China, dijeron las fuentes, que podría escalar aún más las tensiones en la región.

La divulgación de esta noticia es seguro que provoque a Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunei y Taiwán, todos los cuales afirman la soberanía sobre la totalidad o parte del territorio en disputa, que incluye cientos de islas, cayos, bajíos y arrecifes.

La medida se produce después del anuncio de China en noviembre de su nueva ADIZ (Aerial Defense Identificacion Zone) en el Mar de China Oriental, que atrajo reacciones airadas de Japón, Estados Unidos y Corea del Sur.

La zona también se cree que tiene los recursos naturales de manera más explotables que en el Mar Oriental de China.

"Ganar la ventaja aérea es un requisito para la obtención de la ventaja marítima", dijo un analista militar. "Una ADIZ es de vital importancia para hacer avances marítimos."


Fuentes del gobierno chino dijeron a The Asahi Shimbun que los oficiales de la fuerza aérea a nivel de trabajo ya han elaborado un proyecto de plan para la ADIZ prospectiva, que se suele decir, por lo menos, incluirá el espacio aéreo sobre las islas Paracel, que China llama Xisha y están bajo su control. La zona de defensa aérea también podría pasar a cubrir la totalidad del Mar del Sur de China.

Las fuentes dijeron que la Universidad Comando de la Fuerza Aérea, un centro de investigación y desarrollo en Beijing que ayudó a redactar la ADIZ del Mar de China Oriental, también está jugando un papel central en ultimar los planes para la ADIZ del Mar de China Meridional, cuyo proyecto fue presentado a los funcionarios militares de alto nivel en mayo de 2013.

Dos criterios fundamentales que se utilizaron en el proyecto de plan para la ADIZ del Mar de China Meridional estaban decidiendo qué límites establecería Beijing como sus líneas de base del mar territorial, las líneas a lo largo de su costa desde las que se mide su mar territorial hacia el exterior, y el rango de control efectivo de las aeronaves y el radar del ejército chino, añadieron las fuentes.

China amplió su línea de base del mar territorial para incluir las islas Paracel en mayo de 1996.

"China tendrá un momento fácil para explicar su razón de ser a la comunidad internacional, si la ADIZ termina en las Islas Xisha", dijo un alto funcionario de una institución de investigación afiliada al gobierno.

Los reclamos de soberanía de China se definen por lo que llama el mapa de la "línea de nueve puntos", la línea de demarcación en forma de U que describe el territorio que reclama como propio, que es básicamente la mayor parte del Mar del Sur de China.

Muchos funcionarios del gobierno chino argumentan que la ADIZ del Mar del Sur de China debe extenderse hasta la línea de nueve puntos para asegurar la consistencia de las afirmaciones de Beijing, dijeron las fuentes.

El anuncio de una nueva ADIZ requerirá la notificación a la comunidad internacional de sus coordenadas de latitud y longitud. Algunos dicen que es poco práctico para China ampliar la ADIZ a la línea de nueve puntos, ya que aún sigue siendo vaga sobre sus actuales coordenadas de latitud y longitud. China todavía no ha anunciado las líneas de base del mar territorial que incluyen el Banco Macclesfield y las Islas Spratly, que se conocen como las islas Zhongsha y Nansha, respectivamente, en chino.

La decisión de crear la ADIZ del Mar del Sur de China es impulsada por Pekín para establecer una mayor presencia militar - tanto naval y aérea - en aguas de su costa y ampliar sus intereses marítimos para contrarrestar a los Estados Unidos. China cree que tiene derecho a tales derechos como una gran potencia, según una fuente diplomática en Beijing.

"Más de 20 países, entre ellos Estados Unidos y Japón, han definido sus ADIZs", dijo el Ministerio de Defensa Nacional de China.

Beijing se ha estado moviendo para consolidar lo que llama sus "derechos soberanos" sobre el Mar del Sur de China, que tienen profundidades convenientes para la navegación submarina, y que sea un hecho consumado. Ya se ha instalado una base de submarinos nucleares en la zona y está construyendo una estación de radar en Woody Island en las Islas Paracel, conocidas como la isla Yongxing en chino.

La dificultad que Beijing afronta es que las aguas dentro de la línea de nueve puntos aún no han sido oficialmente reconocidas internacionalmente como zona económica exclusiva de China, ni hay justificación basada en el derecho internacional para las demandas de Pekín.

Algunos también especulan que otro problema que afronta China es que el Mar del Sur de China es demasiado distante de la parte continental de China para ser cubierta por sus sistemas de radar en tierra. Dicen que Beijing podría no ser capaz de controlar efectivamente el área a menos que volara rutinariamente con aviones equipados con sistemas de radar de amplio alcance o construyera más radares en islas remotas efectivamente bajo su control.

El presidente chino, Xi Jinping, se reunió con su homólogo vietnamita, Truong Tan Sang, en junio pasado para un acuerdo para establecer una línea directa entre las fuerzas navales de ambos países para ayudar a prevenir que su disputa territorial se convierta en un conflicto abierto.

Por ahora, Beijing parece estar reflexionando cuándo será el mejor momento para anunciar su nueva ADIZ del Mar de China Meridional.

"Hay tantos elementos diferentes que tienen que ser tomados en cuenta, ya que el mecanismo es muy complicado", dijo un representante del Ministerio de Defensa Nacional a The Asahi Shimbun.

Fuente: Asahi Shimbun
la-proxima-guerra-china-preparada-para-invadir-una-isla-filipina
Informes de los medios de comunicación estatales chinos indican que Beijing está preparado para invadir una isla en el Mar de China Meridional "ilegalmente ocupada" por el aliado de EE.UU., Filipinas, avivando las preocupaciones de que la tensión que llena la región pudiera explotar.

El artículo apareció originalmente en qianzhan.com bajo el título 'Importante movimiento repentino de tropas chinas este año para recuperar la isla de Zhongye por la fuerza", y fue traducido por el China Daily Mail.

Basándose en el apoyo de EE.UU., Filipinas es tan arrogante como para anunciar el Año Nuevo que va a aumentar su fuerza naval y a desplegar la fuerza aérea en la isla de Zhongye, una isla china que ha ocupado ilegalmente durante años.

Será un insulto intolerable para China

Según los expertos, la marina china ha elaborado un plan detallado de combate para apoderarse de la isla y la batalla estará restringida al Mar del Sur de China.


El informe continúa afirmando que la "batalla" no incluirá una invasión china de los territorios filipinos, aunque las Filipinas, sin duda, verán el ataque de Beijing a la isla de Zhongye como precisamente eso, ya que ha sido ocupada por las tropas filipinas durante más de 40 años.

"Por supuesto, las afirmaciones de que "la batalla va a ser restringida" no son más que burlas y si China lanza una ofensiva aquí, sospechamos que la ya seca y quebradiza situación en el Mar del Sur (y el Este) de China podría escalar rápidamente", informa Zero Hedge.

El informe llega cuando todavía es reciente el anuncio de Japón de que va a "nacionalizar" alrededor de 280 islas de la región en disputa, el último tiro en el arco en un ojo por ojo acumulativo que los expertos han advertido que anuncia el comienzo de una nueva guerra fría.

El último acto de agresión de China llega después de meses de una postura militar y de una retórica belicosa.

En octubre, China envió un barco de vigilancia a las aguas de Hawai por primera vez en una acción sin precedentes que fue descrita como una represalia de provocación a la presencia naval de EE.UU. en el Mar Oriental de China.

Un extenso editorial que apareció en los medios de comunicación estatales de China el mes pasado, explicó cómo el proceso de reforma actual del ejército chino era parte de un movimiento por parte del presidente Xi Jinping para preparar al Ejército Popular de Liberación para la guerra en respuesta a la agresión de EE.UU. en la región de Asia Pacífico, acontecimientos que han llevado a "cambios importantes" en la situación de seguridad nacional de China.

La estridente retórica acerca de la capacidad de Pekín para atacar las bases militares de Estados Unidos en el Pacífico Occidental, así como la publicación de un mapa que muestra la ubicación de las principales ciudades de Estados Unidos y la forma en que se verían afectadas por un ataque nuclear lanzado desde la fuerza de submarinos estratégicos del PLA también ha sorprendido.

A raíz de la discusión en los medios estatales acerca de los planes para convertir la luna en una "estrella de la muerte" al mas puro estilo de Star Wars, desde la que el PLA podría lanzar misiles contra cualquier objetivo en la Tierra, con una pantalla para promover el "Conejo de Jade", el moon rover de China también incluyó una fotografía de fondo de una nube nuclear sobre Europa.

Fuente: Infowars
la proxima guerra base militar eeuu subic filipinas
Un artículo del Washington Post del 26 de enero reveló que una delegación de Filipinas estaba en conversaciones bilaterales con Washington para negociar la ampliación de la presencia militar estadounidense en el país. La medida de provocación es un paso clave en la estrategia del imperialismo de EE.UU. para contener a China.

Las conversaciones bilaterales fueron anunciadas durante la visita de los senadores de EE.UU. John McCain y Joseph Lieberman a las Filipinas la semana pasada, aunque el tema a tratar se denominaba simplemente "seguridad marítima". Conversaciones al más alto nivel están programadas para tener lugar en marzo entre la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, el secretario de Defensa, Leon Panetta, y sus homólogos de Filipinas. Estas negociaciones están programadas para culminar en las conversaciones entre el presidente Barack Obama y la presidenta de Filipinas, Benigno Aquino en la Casa Blanca en mayo.




El Washington Post declaró: "Entre las opciones consideradas están operar buques de la Armada desde Filipinas, el despliegue de tropas con un sistema de rotación y la puesta en marcha de ejercicios militares conjuntos con más frecuencia. En cada escenario, las fuerzas de EE.UU. serían efectivamente  huéspedes en bases extranjeras ya existentes. "Los funcionarios de Filipinas, que hablaron en condición de anonimato, dijeron al Post que Filipinas estaba dispuesta "a recibir los barcos estadounidenses y aviones de vigilancia."

Este acuerdo no implicaría una base militar permanente de EE.UU., sino más bien el despliegue a largo plazo de fuerzas de EE.UU. en una instalación local importante. Los funcionarios del Pentágono se refirieron a esta política como "dejar una huella ligera." En esencia, la política de la "huella ligera" es un medio de pasar la mayor parte del costo económico de la implementación al país de acogida, y de eludir las cuestiones constitucionales y de las controversias políticas que implica el establecimiento de una base permanente más importante.

El despliegue de buques de EE.UU. y de fuerzas militares en las Filipinas sería un trinquete más arriba en la confrontación de la administración Obama con China en el Asia-Pacífico en general, y particularmente en el Mar de China Meridional.

Preocupados por el creciente poder económico de China, el imperialismo de EE.UU. ha reafirmado su "interés nacional" en los canales vitales del Mar del Sur de China. En los últimos dos años ha respaldado esta afirmación con maniobras diplomáticas, maquinaciones políticas dentro de cada país de la región, y con el aumento de los despliegues militares.

Washington ha colocado buques de combate en las orillas de Singapur, guardando el crucial Estrecho de Malaca, ha llevado a cabo numerosas maniobras conjuntas con las potencias regionales, cada escenario cada vez más provocativo que el anterior y, lo más importante, ha firmado acuerdos para estacionar a 2.500 infantes de marina de EE.UU. en el norte de Australia, así como el acceso a las bases navales y aéreas de Australia. El acuerdo que se está cerrando con las Filipinas sigue este patrón.

El Mar de China Meridional y pasos marítimos principales, tales como el Estrecho de Malaca son fundamentales para las ambiciones de Washington para controlar las rutas de China de envío de energía y materias primas desde África y Oriente Medio. El influyente think tank estadounidense Center for a New American Security dio a conocer un documento sobre el Mar Meridional de China el 9 de enero que explicó: "En la medida en que la economía mundial tiene un centro geográfico, se encuentra en el Mar de China Meridional. El Mar de China Meridional es donde una China militar creciente está amenazando cada vez mas la preeminencia naval estadounidense- una tendencia que, si se deja en su trayectoria actual, podría alterar el equilibrio de poder que ha existido desde el final de la Segunda Guerra Mundial."

Entre las piedras angulares de la preeminencia militar estadounidense en el siglo XX eran sus bases en Filipinas - la Base naval de Subic y la base aérea de Clark. Durante su funcionamiento, aquellas fueron las mayores bases de EE.UU. en el extranjero en cualquier parte del mundo. Establecidas como consecuencia de la ocupación colonial de EE.UU. en las Filipinas, las bases fueron un pilar en la afirmación de los intereses del imperialismo de EE.UU. durante la Guerra Fría.

Una erupción del Monte Pinatubo en 1991 devastó la base aérea de Clark. El gobierno de EE.UU. declaró que la base sufrió una "pérdida total". A finales de 1991, en respuesta a la intensa presión popular y contra la voluntad expresada fuertemente por la Presidenta Corazón Aquino, el Senado filipino votó en contra de extender el contrato de arrendamiento de EE.UU. en Subic. La negativa de Washington a revelar la presencia de ojivas nucleares en la base naval, en flagrante violación de la legislación de Filipinas, fue un tema clave en el debate.

La pérdida de ambas bases, Subic y Clark, fue un duro golpe a los intereses de EE.UU.. En 1999, el gobierno de Filipinas firmó un Acuerdo de Fuerzas Visitantes (VFA) con Washington, que sentó las bases de nuevo para el despliegue de tropas de EE.UU. en Filipinas en el marco de los ejercicios de entrenamiento. El VFA permite a los militares de EE.UU. mantener la jurisdicción sobre el personal militar de EE.UU. acusado de cometer crímenes en las Filipinas, lo que efectivamente es una concesión de inmunidad judicial.

Bajo los auspicios de la VFA, Washington comenzó una serie de "ejercicios militares temporales contra la insurgencia musulmana en el sur de Filipinas llamada Balikatan - 'Hombro a hombro". Enero del 2012 marca el 10 º aniversario de la implementación ininterrumpida de 1.200 soldados de EE.UU. en las Filipinas. Balikatan subraya lo que Washington quiere decir cuando se negocia el emplazamiento "temporal" de fuerzas militares.

la proxima guerra china acorralada bases eeuu
Durante la década 2001-2010, la presidenta Gloria Macapagal Arroyo mantuvo la alianza militar del país con los EE.UU., pero buscó estrechar las relaciones económicas y políticas con China. El presidente Benigno Aquino, desde que asumió su cargo, invirtió bruscamente esta tendencia. Washington ha apoyado la consolidación del poder político, y ha apoyado, tanto en lo militar como en lo diplomático, su postura cada vez más confrontacional hacia China en el Mar de China Meridional.

El estacionamiento de barcos de EE.UU. y de fuerzas en las Filipinas es probable que ocurra de nuevo en la bahía de Subic. En abril de 2011, el filipino Daily Inquirer informó sobre las negociaciones entre los diplomáticos visitantes de EE.UU. y la administración de Aquino sobre el posible uso militar por parte de EEUU de la base de Subic.

China no ha aceptado la postura de Obama sin mas. A cada momento, China ha expresado su desagrado. El Mar Meridional de China es vital para los intereses geoestratégicos de China. En 2011, el comandante de la marina del Ejército Popular de Liberación, Wu Shengli, cuando se le preguntó en un foro en Singapur sobre la indignación de China sobre el papel de EE.UU. en el Mar Meridional de China, respondió: "¿Cómo te sentirías si te cortan los brazos y las piernas? Así es como China se siente sobre el Mar Meridional de China."

Los Estados Unidos también han puesto sus ojos en Cam Ranh Bay, en Vietnam. El informe del Washington Post dice: "Las conversaciones estratégicas con las Filipinas se suman a los sondeos que la administración Obama ha echo entre otros países del sudeste asiático, como Vietnam y Tailandia."

La política de Obama de hacer valer el poder militar de EE.UU. en el Mar Meridional de China a través del despliegue de fuerzas en Australia, Singapur, Filipinas y posiblemente Vietnam y Tailandia, es un claro intento de cercar a China. Se trata de una política irresponsable que tiene el potencial de conducir a una guerra a escala global.

Fuente

COMPARTE TU OPINION EN EL HILO DEL FORO PARA ESTE TEMA

la proxima guerra mar del sur de china conflicto aguas


China advirtió a Estados Unidos el miércoles que permanezca fuera de las aguas en disputa en el Mar del Sur de China y acusó a los países de la región de provocar, según un informe publicado.

El Viceministro de Relaciones Exteriores Cui Tiankai dijo que los países vecinos, entre ellos Vietnam, fueron los responsables de los recientes incidentes en las aguas en disputa y descartó las peticiones de Washington de jugar un papel más importante en la solución de las tensiones.

"Creo que algunos países están jugando con fuego. Y espero que los EE.UU. no se acaben quemando con el fuego," dijo Cui citado por el Wall Street Journal.