Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
la-proxima-guerra-españa-enviara-cuatro-cazas-al-baltico-otan
España enviará cuatro cazas a los países bálticos para respaldar los planes de la OTAN de reforzar su presencia en el este de Europa ante la crisis ucrania y la creciente tensión con Rusia.

Se trata de cuatro aviones de combate Eurofighter y el envío se llevará a cabo el próximo otoño boreal, explicó el secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen, que se encuentra de visita oficial en España, donde se ha reunido con el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo.

"Forma parte de nuestras medidas de garantía y seguridad a las que es importante que los aliados contribuyan de una forma u otra", aseguró Rasmussen, que destacó que esta contribución es "muy importante y muy apreciada".



Por su parte, Margallo recordó que España ha puesto a disposición de la OTAN un avión Boeing 707 de guerra electrónica, dos fragatas (una para el Báltico y otra para el Mediterráneo oriental), un batallón mecanizado y el cuartel general de Bétera, ubicado en Valencia.

El secretario general de la OTAN también se reunió con el rey, Juan Carlos I, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Defensa, Pedro Morenés, durante su estancia en España. La situación de seguridad en Europa a raíz del conflicto ucraniano, la cooperación de España con la Alianza Atlántica y el papel desempeñado por ese país en Afganistán fueron algunos de los temas que los políticos y el rey abordaron con Rasmussen.

Fuente: RT
la-proxima-guerra-rey-juan-carlos-españa-principe-felipe
Análisis de Luis del Pino: Lo primero que hay que aclarar es que el Rey no ha abdicado. Lo que ha hecho es comunicar a Rajoy (y a todos los españoles) su decisión de abdicar, no su abdicación. Y esa distinción es importante, como luego veremos. Así pues, a fecha de hoy, Don Juan Carlos I sigue siendo Rey de España, y no sabemos con exactitud hasta cuándo.

¿Por qué el Rey anuncia precisamente ahora su decisión de abdicar? ¿Y por qué no ha puesto fecha a esa abdicación?

Para responder a esas preguntas, y entender qué está pasando, les invito a fijarse en dos detalles ciertamente llamativos de lo que ha sucedido hoy:

1) La extremada precipitación con la que se han desarrollado los acontecimientos. El anuncio ha sido realizado por sorpresa. Tanto es así, que ha habido que adelantar el regreso del Príncipe (que estaba fuera de España); ha habido que cancelar la comida que el Rey tenía hoy en Barcelona; ha habido que convocar de urgencia un consejo de ministros extraordinario para mañana martes; ha habido que cancelar actos que los miembros del gobierno tenían preparados... ¿Por qué tanta improvisación? Aparentemente, no tiene ningún sentido. Y menos si, como nos dicen, el Rey tenía tomada la decisión desde enero, y Rajoy y Rubalcaba la conocían desde marzo. ¿Qué es lo que ha pasado, que ha obligado a acelerar las cosas tan chapuceramente?

2) La anormalidad protocolaria del anuncio. De la misma manera que no tendría ningún sentido que la dimisión de Rajoy la anunciara la vicepresidenta Sáenz de Santamaría (sino que tendría que ser el propio Rajoy quien la comunicara a los ciudadanos), tampoco tiene ningún sentido que la abdicación del Jefe del Estado sea anunciada por alguien distinto del Jefe del Estado. El que haya sido Rajoy el que comparezca en primer lugar es algo completamente anormal, desde el punto de vista protocolario: lo normal hubiera sido que el propio Rey comunicara a los españoles su decisión de abdicar, y que después Rajoy hubiera comparecido para hacer las declaraciones que quisiera. Así se hizo en Holanda: la reina Beatriz hizo una comparecencia televisiva anunciando su decisión de abdicar, y a continuación hizo su declaración el primer ministro holandés. Y así se hizo también en Bélgica: primero habló el rey Alberto y luego el primer ministro. ¿Por qué, entonces, se invierte el protocolo normal y sale Rajoy a comparecer primero?

La respuesta a todas estas preguntas es, como vamos a ver, muy simple.

El Rey no ha puesto fecha a su abdicación por la sencilla razón de que no puede abdicar mientras no se le garantice, mediante Ley Orgánica, que va seguir gozando de la misma inviolabilidad de la que goza ahora. Si no se le garantizara esa inviolabilidad, el Rey correría el riesgo de que algún partido (por ejemplo ERC, o Bildu, o Podemos) o algún particular presentara una denuncia contra él por cualquier presunto caso de corrupción (por ejemplo, el caso Urdangarín). Y si un juez decidiera admitir una denuncia contra el ciudadano Juan Carlos de Borbón, nos podríamos encontrar con el espectáculo de un ex-Rey sentado en el banquillo.

Ni el Rey, ni Rajoy, ni Rubalcaba, van a consentir esa eventualidad. Por tanto, el Rey comunica su decisión de abdicar, pero no la materializará hasta que se apruebe, como Rajoy ha anunciado, la correspondiente Ley Orgánica.

Hasta aquí, todo normal. Pero ese procedimiento (elaboración de la necesaria Ley Orgánica que proteja al Rey, y posterior abdicación) podría haberse realizado con tranquilidad en los próximos meses. ¿Por qué, entonces, se aceleran los acontecimientos y se anuncia por sorpresa la abdicación esta mañana? Aquí es donde entran en juego las elecciones europeas del pasado 25-M.

Para elaborar esa Ley Orgánica que blinde judicialmente al ex-Rey, PP y PSOE tienen que apoyarla sin fisuras, tanto en el Parlamento como ante la opinión pública. Y si el resultado hubiera sido el que todas las encuestas preveían (descenso del bipartidismo, pero sin hundimiento), ese proceso podría haberse desarrollado tranquilamente y sin sobresaltos, en los plazos previstos: de aquí al otoño.

Pero hete aquí que el 25-M ha traído un hundimiento por sorpresa de los dos partidos mayoritarios, y que ese resultado ha provocado el anuncio de dimisión de Rubalcaba. En principio, eso no hubiera debido representar un problema, si la sucesión de Rubalcaba hubiera sido convenientemente controlada. Pero de repente, el PSOE ha estallado en pedazos, y lo que parecía una sucesión controlada se ha convertido en un proceso bastante imprevisible, en el que puede salir elegido secretario general cualquiera, y en el que el PSOE podría caer en la tentación de escorarse a la izquierda y hacia el populismo, para contrarrestar el ascenso de Podemos.

Lo cual quiere decir, claro está, que podría darse el caso de que la nueva dirección del PSOE no estuviera dispuesta a apoyar la Ley Orgánica que el Rey necesita para blindarse. Y esa es la causa de tanta precipitación: alguien se ha molestado en echar las cuentas de los días que hacen falta para tramitar una Ley Orgánica, y se ha dado cuenta de que, o se empieza a tramitar ya, o se corre el riesgo de que la ley no esté aprobada antes de que Rubalcaba pierda definitivamente el control del partido.

De ahí el anuncio sorpresa, de ahí la convocatoria de un consejo de ministros extraordinario para mañana y de ahí la premura en tramitar la Ley.

¿Y por qué esa anormalidad protocolaria, consistente en que Rajoy comparezca antes que el propio Jefe del Estado? Pues porque no estamos ante una abdicación normal. ¿Qué fue lo que hizo la Reina Beatriz de Holanda? Anunciar que iba abdicar y poner fecha a esa abdicación. Pero Don Juan Carlos I no podía hacer lo mismo, porque la suya es una abdicacióncondicionada: condicionada a que se apruebe la Ley Orgánica prometida. Una abdicación que, por tanto, no tiene fecha todavía.



Y, como el Rey no podía anunciar fecha concreta, ni tampoco hubiera quedado bien que fuera él quien enunciara la condición de abdicación, por eso ha tenido que salir Rajoy en primer lugar y encargarse él de enunciar esa condición: "... será necesario aprobar una ley orgánica específica...". Una vez dejado eso claro por Rajoy, el Rey podía salir a la palestra y hacer una declaración en la que se obviara ese espinoso asunto, y se obviara también el poner fecha a la abdicación.

Si alguien nos hubiera dicho hace dos semanas que las elecciones europeas no solo iban a provocar la dimisión de Rubalcaba, sino que también iban a precipitar la abdicación del Rey, creo que nadie lo habría creído.

Fuente: Por Andalucía Libre
la-proxima-guerra-pilar-urbano-nuevo-libro-revelaciones-sobre-el-23-f-rey-adolfo-suarez
Entrevista con Pilar Urbano, autora de 'La gran desmemoria'.

El lacónico e intrigante arranque que el Nobel de Literatura Coetzee utiliza en su novela Tierras de Poniente sirve para entender la trayectoria de Pilar Urbano (1940): "Me llamo Eugene Dawn. No puedo hacer nada al respecto. Empiezo, pues". La periodista tampoco puede hacer nada, ni quiere, al respecto: cada libro de investigación que publica se convierte, irremisiblemente, en luminosos fuegos explosivos que alumbran rincones desconocidos de la Historia reciente y provocan sonoras polémicas. 'La gran desmemoria. Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar', a la venta desde el jueves próximo, no dejará indiferente a nadie, ni a los dos grandes protagonistas, Juan Carlos de Borbón y Adolfo Suárez (éste, desde el más allá), ni a los lectores. Y contribuirá, seguro, a poner luz en aquel ominoso episodio del 23-F, repleto de claves ocultas e historias no contadas. Pilar Urbano las desentraña con la pasión y el atrevimiento de quien se empecina en buscar la esquiva verdad. Adolfo Suárez ya descansa en paz en su morada eterna, la catedral de Ávila. El duque del Olvido. Y el Rey permanece en el Palacio de la Zarzuela, en las mismas estancias en las que, según Urbano, se preparó la Operación Armada contra el presidente Suárez. En esos aposentos donde los artífices del paso de la dictadura a la democracia se pelearon al borde de lo físico, como el libro descubre. El Rey vive sin querer recordar, mientras el fantasma conciliador del gran presidente de la democracia revive en el espíritu de un libro preñado de datos y fuentes.

Tras leer su libro, no me extraña que el Rey y Suárez no quisieran recordar episodios que cuenta.

¿A qué se refiere?

Especialmente a seis encuentros calientes, explosivos, que el Jefe de Estado y el presidente del Gobierno tuvieron el 4, 10, 22, 23 y 27 de enero de 1981. Y el día después del golpe, el 24 de febrero del 81.

Empecemos por el 4 de enero de 1981. Un día antes, en vísperas de la Pascua Militar, el Rey recibe a Alfonso Armada en Baqueira, en La Pleta. Como venía haciendo al menos desde julio de 1980, el general calienta la cabeza a don Juan Carlos, le come la oreja, sobre la situación límite que vive España. Ese día, insisto, dos jornadas antes de la Pascua Militar del 5, día del cumpleaños de su Majestad, le da una «solución de Estado». Le plantea que ya tiene a punto, no un golpe de Estado, sino un golpe de timón, un golpe de Gobierno. Armada, en el que el Rey confía plenamente, ha tenido numerosas reuniones con políticos en activo de todos los signos. ¡Cuidado! No son el búnker. Son políticos de partidos con representación parlamentaria, como el PSOE y Alianza Popular, entre otros.




El gran obstáculo para el Rey para este golpe de timón, por lo que cuenta en su libro, sigue siendo Adolfo Suárez. «No sé cómo quitármelo de encima», exclama durante meses ante diferentes interlocutores.

Efectivamente. Por eso el Rey no espera a volver a Madrid y llama a Suárez, que descansa en Ávila, para que se presente en Baqueira de manera urgente el 4 de enero. A Adolfo le parece rara tanta urgencia, se desplaza a Baqueira en helicóptero. Esa conversación será el primer choque de una serie encadenada en las semanas siguientes. La reunión empieza sin crispación. Poco a poco se va calentando. No hay insultos, pero sí «tuteos». Se hablan claro. El Rey le dice al presidente que, si no hacen algo, los militares se le echarán encima. Don Juan Carlos siempre tuvo miedo a los ejércitos.

El Rey tendría presente lo que Armada le había dicho el día antes.

Sí. El mensaje de Armada fue muy claro: Suárez sobra y es urgente poner remedio a esta situación. El general le pinta al Rey una situación de pregolpe. Le informa de que con Suárez fuera del Gobierno podría armarse un gobierno de concentración nacional que evitaría el golpe militar. Y que desde Fraga a Felipe González están dispuestos a entrar en el Gobierno. Por eso, don Juan Carlos tiene urgencia para que Suárez visualice que sobra. Y lo hace el 4 de enero. Suárez intuye que podría estar en marcha una moción de censura contra él, orquestada por Armada con la ayuda de numerosos diputados, entre ellos, muchos de su mismo partido, que cuenta con 168 diputados.

¿El Rey expone con claridad a Suárez que la solución pasa por un militar al frente de ese gobierno de concentración?
El Rey habla con Suárez de un problema militar y de que Armada puede solucionarlo. Pero no le dice que Armada iría de presidente, sino que podría reconducir la situación. Don Juan Carlos traslada al presidente el panorama apocalíptico militar descrito por Armada, con varios golpes militares en marcha. La realidad es que había sido el propio Armada, con el CESID (Centro Superior de Información de la Defensa, precedente del actual CNI) y el comandante Cortina junto a civiles, políticos, empresarios, periodistas..., quienes habían puesto en marcha el ventilador para crear ese clima de ruido de sables. Se había ido creando un ambiente para que pareciera que antes de que llegara lo peor, un golpe militar puro y duro, lo intermedio, o sea, la Operación Armada, el golpe de timón o golpe de gobierno, sería lo mejor. El Rey le insiste a Suárez que son necesarios remedios extraordinarios. Y cuando Suárez le pregunta que a qué se refiere, don Juan Carlos, tras hablarle de ministros inteligentes, de que la oposición le está tendiendo la mano, de que se olvide de sus sueños de grandeza..., concluye: «Voy a serte franco, con otro hombre en la presidencia». Suárez vuelve destrozado a Madrid. Se da cuenta de que le han encontrado sucesor.

10 de enero de 1981. El Rey se presenta en Moncloa en moto, sin avisar.

Ese día hay una gran gresca entre los dos. El Rey solía llegar de improviso a Moncloa. Con su desparpajo conocido, pedía: «¿Me dais de comer? ¿Ha sobrado paella?». Esta vez la visita no era tan amigable. Quería hablar de una vez por todas con claridad con Suárez. Salen a dar un paseo por los jardines. «Vengo a hablarte de dos asuntos que alguna vez ya te he esbozado, pero hoy quiero resolverlos. Mi viaje al País Vasco y el traslado de Armada a Madrid». La conversación sube de tono. Un testigo me cuenta que el Rey y el presidente gesticulan cada vez de manera más ostensible. Armada, destinado en Lérida, es un tema tabú para Suárez. El Rey quiere traerlo a Madrid, al Estado Mayor, de segundo JEME. Es la bicha para Suárez; sabe que es el hombre destinado a cortarle la cabeza. Es entonces cuando Suárez vaticina al Rey que Armada no es la solución al golpe militar del que el Rey le habla insistentemente, sino el problema.

El Rey piensa lo contrario: tú eres el problema y el otro la solución.

Su Majestad llevaba año y medio oyendo de militares, de empresarios, de banqueros, de algunos obispos, de catedráticos, de gente de distintos sectores sociales, de algunos periodistas, que todo iba muy mal y que había que cambiar el Gobierno y a su presidente. Lo que un banquero, ya en el verano de 1980, en su visita al monarca definió como «cambiar el alambre, pero no los postes». Todos parecían olvidar, empezando por el Rey, que sólo las urnas pueden cambiar al partido gobernante y a su presidente. En realidad fue el 5 de julio de 1980, siete meses antes del 23-F, cuando se produjo un primer anuncio en Zarzuela de que el Rey había decidido entrar en acción.
Sigamos con la visita del Rey a Moncloa.

El Rey, en un momento, coge del codo al presidente. Lo agarra para que se pare. Suárez, según mi testigo presencial, se desembaraza de un tirón. Nada que ver con la foto amable que años después el hijo de Suárez tomaría, con el Rey y el ex presidente, ya enfermo de alzheimer, paseando por el jardín de la casa familiar. «Un momento, no te embales», dice el Rey a Suárez, y éste le contesta: «Me embalo porque sé lo que digo; Armada es un enredador que vende humo, que vende conspiraciones, sediciones, sublevaciones. Y lo malo es que se las vende al propio Rey». Suárez se mantiene en sus trece y se niega a traer a Armada a Madrid. Ahí rompieron.

El Rey ya no controla a Suárez. No puede conseguir ni traer a Armada a Madrid...

Nunca pensó que la persona que él eligió como presidente (julio de 1976) pudiera llegar a este extremo. Él, que muchos años atrás, cuando empezaba a reinar, había dicho a Torcuato Fernández Miranda: «Hombre, yo creía que iba a ser como Franco pero en Rey».

22 de enero de 1981. Suárez está en Zarzuela...

Aquello fue muy fuerte. Suárez subió a Zarzuela como solía hacer en vísperas del consejo de ministros. Lo cuento en el capítulo titulado Suárez, el Rey, un perro, una pistola.... Ya no son desencuentros, ya están a mandoblazos, sobre todo por parte del Rey. «El Rey consulta, escucha y hace caso a cualquiera antes que a mí», se queja Suárez. Don Juan Carlos ve al jefe del Gobierno sin rumbo. Utiliza en algún momento la frase de Abril Martorell, íntimo y fiel colaborador de Suárez: «Eres un arroyo seco», sin un norte ilusionante. Tras combatir en una esgrima de reproches, Suárez espeta al Rey: «Hablemos claro, señor, yo no estoy en el cargo de presidente porque me haya puesto ahí su Majestad». «Lo que no es normal, por muy legítimo que sea, es que yo diga blanco y tú negro. Las cosas han llegado a un punto en que cada vez coincidimos en menos temas», expresa don Juan Carlos. El cruce de reproches crece en grados. «Me temo que empezamos a dar la impresión de dos jefaturas que en lo importante discrepan», dice Suárez. Y recuerda al Rey que es presidente por las urnas, en las que obtuvo 6.280.000 votos (en 1979). «Tú estás aquí porque te ha puesto el pueblo con no sé cuántos millones de votos... Yo estoy aquí porque me ha puesto la Historia, con setecientos y pico años. Soy sucesor de Franco, sí, pero soy el heredero de 17 reyes de mi propia familia. Discutimos si OTAN sí u OTAN no, si Israel o si Arafat, si Armada es bueno o peligroso. Y como no veo que tú vayas a dar tu brazo a torcer, la cosa está bastante clara: uno de los dos sobra en este país. Uno de los dos está de más. Y, como comprenderás, yo no pienso abdicar».
(Pilar Urbano relata que cuando Suárez oye la palabra abdicar, él mismo dice que sería el mayor fracaso de todos sus empeños y que, llegados a este punto, lo mejor es disolver las Cortes para que el pueblo hable, ya que no cuenta con el apoyo del Rey ni con parte de su partido, y sí con la animadversión de la oposición. El Rey le responde que eso sería una locura y que se niega a disolver las Cortes).

¿Plantea el Rey a Adolfo Suárez la dimisión?

En realidad le dice que no puede impedir que dimita, pero que disolver las Cámaras supondría un nuevo parón nacional, con la crisis económica que había. «Aquí lo que hace falta es un gobierno fuerte, cohesionado, que cuente con una mayoría estable y que gestione. Por tanto, no voy a firmar el decreto de disolución». La bronca crece y crece cuando el presidente recuerda al Rey que, según la Constitución, la disolución no corresponde al jefe del Estado y que éste no puede negarse a firmarla.

Con la Constitución como arma arrojadiza...

Y el Rey, entonces, comete una indiscreción al recordar a Suárez que también el artículo 115 advierte que no se podrán «disolver las Cortes si está en trámite una moción de censura». Nadie había hablado de moción de censura. Se le escapó inconscientemente lo que le daba vueltas por la cabeza: una dimisión repentina invalidaría el plan de derrocarle por la vía intachablemente parlamentaria de la moción de censura. Y una disolución dejaría la Operación Armada en papel mojado. Por tanto, el Rey no quería que Suárez dimitiera todavía, ni disolviera las Cortes. Y de manera entre infantil y desesperada le dice a Suárez que no piensa firmar, que se irá de viaje, que se pondrá enfermo... La discusión subía y subía de tono. Llegaron a alzarse la voz con tal rudeza que el perro del Rey, Larky, un pastor alemán, tumbado en la alfombra del despacho real, comenzó a ladrar y, excitado, se arrojó contra Suárez. «Casi me muerde los coj...», me contó Suárez tiempo después. El Rey saltó y sujetó al perro. Más allá de esta anécdota, Suárez le leyó la cartilla al Rey, el hombre que lo había elegido para, juntos, hacer Historia.

23 de enero. El Rey precipita su regreso a Madrid. Está de cacería, pero cuatro tenientes generales se han presentado en Zarzuela.

Cuatro y un almirante. Los tenientes generales Elícegui, Merry Gordon, Milans del Bosch y Campano López, de las regiones de Zaragoza, Sevilla, Valencia y Valladolid. Desde Zarzuela avisan al Rey, que tiene que suspender la cacería. Por cierto, los compañeros de montería se indignan con el Rey porque el helicóptero ahuyenta las piezas. Estos generales están pensando un golpe a la turca. Ya habían enviado una carta a Zarzuela, por el conducto reglamentario, como me dijo el general González del Yerro. Al no obtener respuesta, se presentan en Zarzuela. Entra el Rey, jefe y compañero de armas, y cuando comienzan con la retahíla de quejas, les dice: «Un momento, yo soy el Rey. El Rey reina, pero no gobierna. Decídselo al jefe de Gobierno». Llama a Suárez. En un rato está en Zarzuela. «Realmente estos que hay dentro quieren verte a ti». Y don Juan Carlos se ausenta. Nadie se sienta y Suárez advierte a los entorchados que Zarzuela no es el sitio para hablar; que si quieren, él los recibe en Moncloa, que es la sede del presidente de Gobierno.

Y aparece la primera pistola.

Milans dice a Suárez que por el bien de España debe dimitir ya, cuanto antes. Y es cuando Suárez pide al luego golpista que le dé una razón para ello. En ese momento, Pedro Merry Gordon saca del bolsillo de su guerrera una pistola Star 9mm, se la pone en la palma de la mano izquierda y mostrándola dice al presidente: «¿Le parece bien a usted esta razón? ». El Rey, en la escalera, le advierte: «¿Te das cuenta de hasta dónde me estás haciendo llegar?». Y le reitera que la solución para evitar el golpe militar pasa por un cambio de Gobierno.

Dos últimas fechas para olvidar esta tragedia en las relaciones de los dos parteros de la Transición. 27 de enero, con el golpe en puertas.

Suárez acude a Zarzuela para comunicar al Rey que tira la toalla, que se va. Antes almuerza con los Reyes. Al acabar, suben los dos al despacho. «¿Qué es eso tan importante que tienes que decirme?», inquiere el Rey. «Que me voy, señor. Sí, he pensado muy seriamente que debo irme. Irme y, como decía Maura, que gobiernen los que no me dejan gobernar». El Rey escucha en silencio, sin mover un músculo. Con pose de rey, no de amigo. Asiste, impávido, a la explicación de Suárez, que se queja de tener el enemigo dentro. Él ya sabe, como me dijo años después Sabino, que estaba en marcha una moción de censura movida y encabezada por Armada. Gente de su partido, como Herrero de Miñón, participa activamente. Piensa que con su dimisión podrá desactivarla. Pero Armada se veía ya como presidente de un gobierno de concentración, una operación que comenzó a trazarse en Zarzuela en julio de 1980. Ya hablaremos luego de esto...

¿El Rey no hizo el menor amago pidiéndole que siguiera?

En absoluto. Descuelga el telefonillo interior y llama a Sabino: «Sabino, sube, sube inmediatamente». Cuando llega, don Juan Carlos le suelta: «Sabino, que éste se va». Ni un abrazo, ni un gesto. Como si se sintiera liberado. «¿Qué hay que hacer ahora? ¿Qué pasos? Es la primera dimisión de un presidente en democracia», pregunta al fiel secretario. Punto y final. Al día siguiente, el 28, Suárez lleva la carta de dimisión a Zarzuela. Su publicación en el BOE se retrasa durante semanas. El acto de Suárez de dimitir por sorpresa tiene enormes consecuencias porque deja a los golpistas, militares y civiles, sin argumentos para la sublevación.

Última fecha. 24 de febrero de 1981. Horas después de acabar el secuestro de Tejero. Suárez se presenta en Zarzuela.
Suárez, tras ser liberado, es informado por Francisco Laína de que ha sido Armada quien ha arreglado la liberación de los secuestrados y de que el mismo Armada había estado metido en el golpe hasta las cejas. Ya en Moncloa, se encierra con sus colaboradores directos Arias-Salgado y Meliá, y les pide un informe técnico urgente para revocar su dimisión. La investidura de Calvo-Sotelo, interrumpida por Tejero, se reanudará el día siguiente, 25, a las seis de la tarde. El cese de Suárez aún no se ha publicado en el BOE. «Hay mucho que limpiar, apuntalar, poner coto a los que quieren quitarnos la libertad. Si legalmente puedo, volveré. Eso sí, respaldado por la más Grosse Koalition que pueda constituir», dice a sus íntimos.

Y acto seguido, va a Zarzuela a hablar con el Rey. Por llamarlo cortésmente.
Es el enfrentamiento más duro, durísimo, que Suárez tiene con el Rey. Se lo contó a muy pocas personas recién ocurrido, y 12 años después lo revivía con las mismas palabras. Leo a partir de la página 701 de mi libro: «Arriba, en la puerta, me espera Sabino. Me da un abrazo. Yo se lo tomo. Al que no se lo puedo tomar es al "Otro". Entro en el despacho del Rey. Está vestido de uniforme. Es mediodía. Tiene allí a su perro Larky, el que me atacó la otra vez. Estamos solos, le tuteo.

-Nos la has metido doblada.

-¿De qué me hablas?




-Hablo de que, alentando a Armada y a tantos otros, jaleándolos, dándoles la razón en sus críticas, diciéndoles lo que querían oír de boca del Rey, tú mismo alimentaste el dichoso malestar militar (...) Sabes cómo entre el Guti (el general Gutiérrez Mellado), Agustín (Rodríguez Sahagún) y yo hicimos trigonometría para desplazar al quinto moño a los generales golpistas, a los que tú a la semana siguiente recibías; y cómo me opuse al traslado de Armada.

-Pero ¿tú te das cuenta de lo que dices... y a quién se lo dices?

-Sé demasiado bien a quién se lo digo. Esta situación la has provocado tú.

-Noooo. Al revés, la has provocado tú y la he evitado yo».

O sea, que Suárez acusa al Rey de promover el golpe de Armada.

Para Suárez está clarísimo ya en ese momento que la Operación Armada nace en Zarzuela y que el alma es el Rey: que don Juan Carlos es el muñidor para que Armada sea el presidente de un gobierno de concentración. Incluso que el mismo Rey conocía el Gobierno que el golpista tenía preparado. Un Gobierno en el que, entre otros, Felipe González iba de vicepresidente. En el transcurso de esa conversación con tono elevadísimo, Suárez alaba el comportamiento digno del «pobre Guti, un anciano, cuatro huesos», y critica, en cambio, al «otro», «a gatas debajo del escaño», refiriéndose al presidente a punto de ser investido, Calvo-Sotelo. Pero el clímax de la pelea verbal se alcanza cuando Adolfo advierte al Rey lo siguiente: «Quiero revocar mi dimisión. Traigo un estudio jurídicoconstitucional del proceso...». Y saca el folio del bolsillo y lo despliega ante el Rey. Le anuncia que piensa hacer depuraciones en el Ejército, llegando hasta donde haya que llegar. «Me estás amenazando, so cabrón? ¿Te atreves a hablarme de responsabilidades a mí? ¿Tú... a mí? Mira -le dice el jefe del Estado-, ni tú puedes retirar ya la dimisión ni yo voy a echarme atrás en la propuesta de Leopoldo. ¿Todavía no te has enterado de que ha sido a ti a quien le han dado el golpe? A ti, a tu política, a tu falta de política, a tu pésima gestión. ¿Responsabilidades? ¡Tú eres el auténtico responsable de que hayamos llegado a esto!». El rifirrafe entre los dos continúa y se despeña hasta el punto de que don Juan Carlos le dice: «O te vas tú o me voy yo», no sin recordarle que no podrá formar ningún gobierno de unidad «porque nadie va a querer ir contigo... Políticamente estás muerto. No revoques tu dimisión. No intentes volver. Tienes que saber poner punto y final a tu propia historia». Viéndolo así, en pie, con el uniforme de capitán general y al otro lado de la mesa, Suárez se da cuenta, según él mismo contaba después, de que ese señor imponente que tiene delante es el Rey. «Junto los talones, doy un cabezazo, paso al usted y le presento mis excusas: "Disculpe, Señor, me he excedido"». Larky, el perro, esta vez no atacó al indignado visitante.

Pilar, esto que usted cuenta, desconcertante por la gravedad de las acusaciones pronunciadas por Suárez, así como por las que el jefe de Estado dirige al presidente dimisionario, lo tendrá muy contrastado...

No me hubiese atrevido a escribirlo si no hubiera tenido varios testigos y confidentes de Adolfo Suárez.
(Efectivamente, en el apéndice de notas se citan las fuentes con nombres y apellidos.)

Perdóneme que le insista más sobre sus fuentes, porque la gravedad de su narración lo exige...

Como están documentadas en el libro, no tengo ningún problema. He hablado con decenas de personas, y no una, ni dos, ni tres veces. Algunos de los trances sobre los que escribo me los han ratificado Aurelio Delgado Lito, el cuñado de Suárez e íntimo ayudante, y colaboradores inmediatos del presidente como Antonio Navalón, Eduardo Navarro, Jaime Lamo de Espinosa, José Pedro Pérez-Llorca, Rafael Arias-Salgado, Francisco Laína... Lito me recordaba: «Me acuerdo que eran las cinco de la madrugada, y tú seguías hablando con Adolfo en Galicia, en un hotel, pese a que unas horas después él tenía una entrevista política importante». Suárez era noctámbulo y si por la noche pegaba la hebra en confidencias, contaba cosas, sobre todo a los que nos veía interesados en asuntos como el 23-F, sobre el que yo escribí un libro, Con la venia, yo indagué. Adolfo iba dando pistas, claves. Tengo escrito un capítulo sobre el GAL, que no he incluido en el libro... Adolfo era un hombre de Estado, ante la idea de que por él pudiera sobrevenir un golpe, no lo dudó, se fue; y cuando ocurrían cosas turbias en torno al Monarca y alguien quiso aprovecharse o apalancarse en el Rey, Adolfo saltaba.

¿Quién era más hombre de Estado, Suárez o don Juan Carlos?

Si Adolfo hubiese sobrevivido a todos los golpes morales que le asestaron, podría haber llegado a ser el único candidato a la República capaz de competir con Felipe VI. Aunque su esencia era republicana, hizo una especie de voto de lealtad al Rey desde el republicanismo nato de su padre y de su madre. Creía en el chusquerismo: que desde abajo se puede llegar hasta arriba, si se trabaja; y que un rey tiene que estar sometido a una disciplina constitucional. Déjeme decirle lo siguiente sobre las fuentes de mi libro, con datos que he ido recopilando durante años. Adolfo no ha sido un bocazas ni un voceras, pero en ocasiones se ha desahogado. Sobre todo, no ha querido que la Historia se escribiera mal. Por eso escribió su 'Yo disiento de la sentencia del 23-F'. Él me dijo más de una vez: «No dejes que te equivoquen, Pilar, eso no fue así». Allí, en su despacho de la calle Antonio Maura, en Madrid, hemos tenido conversaciones larguísimas y relajadas, explayándonos con la confianza de la amistad. Con su hija Marian cerca, que le advertía «Papá, papá...» para que no contara de más. Él, con su simpática picardía, decía: «No, aquí con ésta puedo, ésta es del Opus».
Sé que su libro es mucho más que el 23-F y sus circunstancias, que en él habla de episodios llamativos en los prolegómenos de la Transición, como el día en que el Rey se atrevió a echar al presidente Arias, o aquel momento en el que Suárez legaliza el PCE y don Juan Carlos, curiosamente, está en París.

Claro, el libro abarca bastante más, pero usted quiere hablar del 23-F y de sus lados oscuros.

Un poco más. Una aclaración: ¿Qué diferencia hay entre la Operación Armada y el 23-F?

El golpe de Armada, el golpe de timón o de gobierno, presidido por él, tendría que haber acabado en el momento en el que don Juan Carlos comienza a hacer consultas para sustituir a Suárez. Por fin, se decide por Leopoldo Calvo-Sotelo, pero tiene enormes dudas. Tantea a Lamo de Espinosa, a Pérez Llorca, a Rodríguez Sahagún. En realidad, cualquiera menos Leopoldo. Hasta que Leopoldo le soluciona la papeleta. Convence al jefe del Estado diciéndole que él es el hombre de la derecha que busca, bien visto por el empresariado; que sacará adelante el ingreso en la OTAN, el gran marrón del Rey ante los EEUU; la LOAPA para armonizar el tiberio de las autonomías; que tranquilizará a los militares, porque al fin y al cabo su apellido es Calvo-Sotelo. Además, ha sido elegido por el partido, la UCD, que en las elecciones del 79 sacó más de 6.200.000 votos. No hay duda de que la sustitución con Calvo-Sotelo, y no a través del montaje Armada, es constitucional. El Rey ve que puede tener una salida fácil, libre de Suárez, y sin correr tantos riesgos como con Armada; y es cuando abandona la Operación Armada. Estamos hablando del 10 de febrero de 1981, a 13 días del golpe. Hasta ese momento, la Operación Armada no tenía nada que ver con el 23-F. Terminaba ahí.

Pero el golpe se produce.

El 23-F, como le digo, no debería haberse producido. Pero a Armada el Rey le había puesto los patines, y ya no quiere parar. Y se produce el recurso a Tejero, que es un autor por convicción. De hecho,Jordi Pujol y Marta Ferrusola, su esposa, hacen los honores de despedida a Armada, que viene a Madrid desde su destino en Lérida. Los Pujol comentan al general que Calvo-Sotelo será el nuevo presidente, y Armada deja caer un enigmático «ya veremos». Lo está diciendo el día 9 de febrero. En las fechas siguientes, Armada se ve no sé cuántas veces con el Rey: el 10, el 11, el 12, el 13. En la agenda de Armada aparece todo eso pormenorizado. Sabino, que ya se da cuenta de que Armada está lanzado, empieza a cerrarle las puertas de palacio. El día 13 de febrero, el Rey y Armada tienen una conversación tan importante y grave que don Juan Carlos aconseja a Armada que vaya a contarle a Gutiérrez Mellado todo eso de que Leopoldo no es la solución para calmar la división del Ejército. Mellado manifestaría luego que le dieron ganas de detener a Armada por todo lo que le dijo. A partir de ese momento podemos decir que el Rey ya se sacude de las manos el tema Armada y sigue la senda de Leopoldo, con un Gobierno de UCD.

Pero Armada, como usted decía antes, «tiene puestos los patines».

Armada está motivado, Armada quiere ser presidente, ayudado por el CESID con el comandante Cortina al frente de la operación. Si el Rey está o no está en el 23 de febrero, si está enterado o no... Hay cosas llamativas, raras, anómalas. Que los hijos del Rey no vayan ese día al colegio, como tampoco fueron al colegio los hijos de los americanos de Torrejón, que le dijeran al médico de Zarzuela que ese día estuviera en Palacio desde por la mañana, que cierta vedette, Bárbara Rey, declarara, ¡vaya usted a saber si es cierto!, que el Rey la llamó diciéndole, «oye, el lunes, 23, procura no ir a recoger al colegio a los niños, porque puede pasar algo...». Y otras curiosas coincidencias. Igual que no se entiende lo de Osorio diciéndole a Fraga en el Congreso, en pleno golpe, «Manolo, baja y dile a Tejero que llame a Armada». ¿Por qué quiere llamar Osorio a Armada? ¿Qué sabe él? O, también, que de los siete padres de la Constitución, cinco conocieran en qué consistía la Operación Armada y que durante los acontecimientos del 23-F en el Congreso estuvieran relativamente tranquilos en sus escaños, leyendo o prestando sus abrigos a los rehenes de oro.
Leían tranquilamente Gregorio Peces-Barba, Miguel Herrero, Gabi Cisneros, Jordi Solé Tura y Fraga, padres constituyentes, también estaban en la lista de Gobierno de Armada. Al Rey, en cualquier caso, la actuación de Tejero le resultó antiestética, irreflexiva, repugnante por la violencia de los tiros... Eso no era presentable. Lógicamente, yo tengo que pensar que el Rey no estaba en el 23-F; otra cosa es que, bueno, Armada sí que habla con el Rey ese día, aunque luego en los juicios se quiso borrar la interlocución del Rey esa noche. No aparece en las actas, como si se hubiera pasado un típex: en lugar del Rey aparece Sabino.

Lo que queda meridianamente claro en su libro es que la gestación de la Operación Armada, que deriva en el golpe de Estado del 23-F, pasa por Zarzuela.

Sale de Zarzuela y sigue en Zarzuela desde julio del 80 hasta la segunda semana de febrero de 1981. Yo dejo al Rey fuera del golpe del 23-F. Pero sí digo que, si esa noche Armada se hubiese llegado a entender con Tejero, y Tejero le hubiese dejado pasar, como me decía Pablo Castellano, «en esa situación, bajo la amenaza de las metralletas, todos hubiésemos aceptado cualquier solución que no fuese una junta militar». Y mucho más si todo se anunciaba en nombre del Rey, que es como Tejero entró en el Congreso: «¡Paso, en nombre del Rey!».

De hecho en su relato de aquel día pone nombre al Elefante Blanco, la máxima autoridad militar...

Lo dice Sabino. El Sabino de los últimos tiempos, que no estaba gagá en absoluto. Con el que fuera secretario y luego jefe de la Casa Real mantengo unas veintitantas conversaciones, en las que se va viendo su evolución en cuanto a libertad verbal. Sabino va contando cada vez más, sobre todo si tú tienes la mitad del billete; entonces él te completa la otra mitad. Igual que Suárez, tenía un deseo imponente de ser honesto. Si no le preguntabas, no te contaba; pero si le preguntabas, sí te contaba, y te contaba la verdad; yo no sé si toda, pero creo que casi toda...

Hablábamos del Elefante Blanco...

Le pregunté a Sabino por el famoso tema del Elefante, y me confesó que don Juan Carlos metió la pata en el libro de Vilallonga (una biografía del Rey, basada en varias conversaciones con el protagonista), cuando dijo que él «sabía, desde el primer momento, quién era el Elefante Blanco». Suárez también dijo que «sólo dos personas saben quién era el Elefante Blanco, y yo soy una». Si Suárez lo sabía, y desde luego él no lo era, y el Rey también lo sabía, según él mismo le dijo a Vilallonga, y está en la edición francesa y en la inglesa. Ergo... Después, en la versión española eso se corrigió, porque se hubiese tenido que reabrir el sumario del 23-F. El Rey también decía en la primera edición, la francesa, que él habló con Armada varias veces esa noche. En fin, hay un momento en el que Sabino me dice que, en el supuesto de que, tomado el Congreso, Armada hubiera conseguido proponer su Gobierno de concentración, y hubiese sido necesaria la presencia de una autoridad superior al nuevo presidente del Gobierno y que ratificara moralmente su elección, en ese caso... el Elefante Blanco sólo podía ser el Rey.

Me ha sorprendido el papel de Sabino en el arranque de la Operación Armada. En julio de 1980 habla de Armada como presidente alternativo a Suárez; en cambio, el

Porque se dio cuenta pronto de que la Operación Armada desembocaría en una junta militar.

Pronto... o tarde, porque Fernández Campo conoce la Operación Armada desde julio de 1980, en el momento en el que el comandante Cortina, del CESID, expone al Rey cómo tendría que llevarse a cabo el golpe de timón para cambiar a Suárez por un independiente. «Todo dentro de la legalidad», pedía el Rey, según su libro.

Cortina se inspira en la Operación De Gaulle y pretende hacer lo mismo en España, con una gran coalición de partidos que apoyen a un hombre independiente. Plantea dos candidatos apartidistas, como posibles presidentes: un civil, José Ángel Sánchez Asiaín, y un militar, Alfonso Armada. Sabino está convencido de que el presidente en aquella situación tenía que ser militar, y que ese hombre era Armada.

Tres nombres propios más: Carlos Ollero, Jaime Carvajal y Urquijo, y Paddy Gómez Acebo.

Carlos Ollero, catedrático de Teoría del Estado y de Derecho Constitucional, hombre próximo al PSOE, es el encargado de
elaborar un informe sobre la licitud de investir a un candidato extraparlamentario. Había sido senador real. A mediados de agosto de 1980, ese informe llega a Armada, no a Zarzuela o Marivent. Y Armada se lo envía a Sabino para que lo entregue al Rey. Ahí se indicaban dos vías: una, la de la moción de censura, con un candidato alternativo, su propuesta al Rey y la posterior investidura de éste si conseguía los votos de los dos tercios de la Cámara; y otra, no constitucional, por la que el Jefe del Estado, «dadas las graves circunstancias nacionales», propondría a la Cámara un presidente no parlamentario para que fuese investido por los diputados, y que en torno a él se nucleara un gobierno de unidad nacional. Un calco de la Operación De Gaulle, que luego tomaría cuerpo en la Operación Armada.
Ollero era simpatizante socialista y Felipe González también simpatizaba con la movida anti-Suárez...

Tanto que estaba dispuesto a entrar en el Gobierno de Armada. Enmi libro cuento el almuerzo que en el segundo semestre del 80 tieneSabino con Felipe, Peces-Barba y Múgica. Le preguntan sobre los rumores de golpes. Decían saber que, al menos, había dos dispositivos golpistas, el de Tejero con la banda borracha y el de los generales. Según mis fuentes, González dejó claro que prefería esperar a las elecciones, previstas para 1983; pero que, como político con sentido de Estado, estaba dispuesto a meterse debajo del paso, y arrimar el hombro en un Gobierno de concentración que presidiera otro, por supuesto no Suárez. Entonces Sabino se mojó y lanzó en ese almuerzo el nombre de Armada, a lo que Felipe respondió que la figura de Armada, aunque personalmente no lo conocían, podría ser bien aceptada por ellos, por ser quien era.

¿Qué papel juegan en su relato Ignacio, Paddy, Gómez Acebo, hermano de Luis, cuñado del Rey, y Jaime Carvajal y Urquijo?

Paddy Gómez Acebo, duque de Estrada, era presidente del Instituto Gallup en España. El Rey y él se tenían gran confianza. Un día de aquel invierno de 1980, don Juan Carlos le confiesa que la única manera de reconducir la situación de España era formando un gobierno de coalición o de concentración nacional, presidido por un independiente, ajeno al Mundo político, que gobierne con energía, con firmeza. El Rey llama a Sabino para que explique la envoltura legal de la operación y cuando éste acaba, Gómez Acebo, que al principio se quedó bloqueado no dando crédito a lo que estaba escuchando allí, en palacio, por fin suelta lo que piensa: «Lo mío no es una opinión, es una definición: eso se llama primorriverismo, y me permito recordarle a Su Majestad lo que le pasó a su abuelo, Alfonso XIII, al colocar a un general para reconducir la situación de España ». Esa misma tarde, y con idénticos términos, el Rey explica su plan a su amigo y compañero de colegio Jaime Carvajal y Urquijo, que le dice exactamente lo mismo que el duque de Estrada: «Todo eso se parece demasiado a lo que hizo vuestro abuelo nombrando a Primo de Rivera». Jaime Carvajal ha tenido un detallazo de confianza conmigo: me dejó un buen lote de páginas de su diario, muy ilustrativas.

¿Y no le asusta que todas sus fuentes, las vivas, claro, se echen atrás y le desmientan ante la fuerza de sus
acusaciones?

Yo no acuso. Yo investigo e informo de unos hechos históricos que nos conciernen y que estaban desfigurados, tergiversados, mal historiados. Artículo 20 de la Constitución: el derecho a obtener y transmitir información veraz. Siempre puede haber una operación desde el gran poder influyente de la Zarzuela para silenciar mi libro... Más que por decisión del Rey, por celo excesivo de sus edecanes y cuidadores. Sinceramente, yo no he pretendido ir contra nadie. Pero a mi edad no sería honesto ocultar la verdad. Yo pienso que el periodista no sólo tiene que contar historias, tiene que contar la historia verdadera. ¿Entera? No, siempre queda mucho más. No se llega a todo. Entiendo que habría que volver atrás para desentrañar la historia oculta de muy altos protagonistas, con medallas colgadas por tales y cuales acciones, que no las habían merecido porque, sencillamente, ellos no habían sido «los héroes».

¿A quién se refiere? ¿A su Majestad el Rey?

Bueno... la gran desmemoria de Suárez no sólo ha beneficiado al Rey, también a Felipe González, a Osorio, a Fraga, a Herrero de Miñón, a Segurado y a todos los comparsas de la Operación Armada, militares, empresarios, periodistas... Yo he podido poner negro sobre blanco determinados episodios que permanecían brumosos porque he tenido acceso a ciertos documentos, anotaciones y diarios de Armero, de Carvajal, de Eduardo Navarro, del propio Suárez; o porque testigos de primera fila como Martín Villa, Lamo de Espinosa, Arias Salgado, Landelino Lavilla, Santiago Carrillo han querido contarme cómo fue la legalización del PCE, quién estimuló y quién puso palos en las ruedas de la Constitución... Si no, yo hubiese seguido creyendo que el Rey fue «el motor del cambio». Y es cierto que el Rey dio su venia al cambio de la dictadura a la democracia. Él tenía todos los poderes heredados de Franco, y no había Constitución que le constriñese: podía haber dicho que no. Ahora bien, en importantes momentos más que motorizar metió el freno.
Durante la legalización del PCE se fue a París...

Se fue a París. Doy noticias de 11cartas del Rey a Suárez. Sobre esto del medallero no siempre meritado, me rechina escuchar y leer el tópico de que «el Rey nos salvó del golpe». El Rey nos salvó in extremis de un golpe que él mismo había puesto en marcha, no queriendo que fuera un golpe, queriendo una solución fraguada en el Parlamento; pero Suárez le advertía: «¡Esto es un golpe!».

Traiciones, miserias, héroes que, según usted, no lo son... ¡para echarse a llorar!

Sí, también el Rey se echó a llorar en la madrugada del 23 al 24 de febrero. Se narra en 'La gran desmemoria'. Sabino me lo contó varias veces. El Rey ya ha dado el discurso en televisión en la medianoche del 23-F al 24-F. Tejero continúa en el Congreso con sus guardias civiles. De pronto, don Juan Carlos rompe en sollozos. «Sollozaba, recordaba Sabino, como si se le hubiera roto un juguete. No, más que un juguete: el gran juguete, la Corona. Fue un momento en el que el Rey no sabía cómo acabaría aquello, qué reacción militar podría haber, él había tenido muchas conversaciones con gentes diversas, se habían prometido carteras, estaba formado prácticamente un Gobierno... ¿Quiénes iban a callar? ¿Quiénes iban a hablar? ¿Qué se iba a decir...?». Era de madrugada. Todo incierto. Hacía frío físico en la Zarzuela. A las 11 o las 12 de la noche habían apagado la calefacción en el edificio. Es entonces cuando el Rey se pone una cazadora negra, la de piloto, no sé por qué no su guerrera militar con la que había grabado el mensaje. Quizás el subconsciente... En la gaveta de su mesa de despacho tenía una pistola. En aquel momento, según me contó Gómez Acebo, la puso encima de la mesa, y luego se la metió en el cinto.

¿Suárez debería haber sido nombrado Duque del Olvido?

Y de la lealtad. Por no contar los servicios de lealtad que hizo al Rey. Suárez decía que tenía que «proteger al Rey
del Rey mismo», de sus campechanías, de su verbosidad, porque lgún malintencionado podía tirarle de la lengua y grabarle diciendo cosas inconvenientes, incluso peligrosas...

No entiendo.

La historia del Rey y su reinado no termina el 23-F. Podríamos decir que casi empieza otra vez, ¿no? Y empieza, página nueva, con los socialistas, largos gobiernos en los que ocurren muchas cosas en España y en el extranjero con relación a España. Lo insinúo en el epílogo cuando sugiero que alguien quiso blindarse en el Rey tomando precauciones y diciendo: bueno, yo quiero defender al Rey, pero si a mí me tiran al foso difícilmente voy a poder defenderle. En esos momentos hay un patriota que sale a proteger al Rey: Adolfo Suárez.

Sigo sin entender a qué se refiere.

¿Quiere usted que se lo diga más claro? Suárez salió del Gobierno sin Toisón. El Rey se lo concedió muchos años después...

¿Por otros servicios?

Servicios legítimos, legales y patrióticos prestados por Suárez. Y el Rey lo sabe.
Intuyo que lo contará en su próximo libro...

Mire, le estoy hablando de..., pero, por favor, apague la grabadora.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-fuerzas-especiales-de-respuesta-rapida-de-la-marina-eeuu-Osprey_SPMAGTF-CR.jpg
Nota del Editor: España es el lugar perfecto que une a Europa y África.

Las Fuerzas Especiales de Repuesta Rápida de los Marines de los EE.UU. (SP-MAGTF CR) comenzó su redespliegue en Moron, España después de completar un despliegue en apoyo de la Fuerza de Tarea Combinada - Cuerno de África, en Camp Lemonnier, Djibouti.

Cuando estalló el conflicto en Juba, Sudán del Sur, el 15 de diciembre de 2013, las operaciones en la CJTF-HOA aumentaron dramáticamente.

Durante las siguientes semanas, ya que la violencia se extendió a las zonas en todo el sur de Sudán, los ciudadanos de Estados Unidos en esas áreas necesitaron ser evacuados. Mientras que la Fuerza de Respuesta de África del Este estaba proporcionando la seguridad a la embajada, se exigió que fuerzas adicionales continuaran la misión de evacuación.



Bajo los auspicios de "la nueva normalidad", que se refiere a la mayor amenaza a la que las embajadas de Estados Unidos se enfrentan a todo el mundo, la SP-MAGTF CR llegó de Morón, España en dos KC-130J y cuatro MV-22B Ospreys, el 24 de diciembre, 2013.

"Nos sentimos muy afortunados de haber tenido los servicios de estos grandes compañeros de equipo justo cuando lo necesitábamos", dijo el general de brigada. El general Wayne Grigsby Jr, CJTF-HOA comandante general. "Ellos son un equipo increíblemente bien entrenado, de profesionales altamente capaces, y su capacidad de respuesta rápida fue un gran activo para nosotros."

Fuente: Stratrisks
la-proxima-guerra-base-aerea-de-moron-españa-eeuu
El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha confirmado este lunes que EEUU ha solicitado al Gobierno "duplicar" el número de marines de la fuerza de respuesta para crisis en África y prorrogar su permanencia en la base sevillana de Morón de la Frontera, al tiempo que ha valorado esta petición porque, a su juicio, demuestra que Washington ve en España "un socio fiable".

"Estados Unidos ha solicitado duplicar el número de marines y ha solicitado un plazo de permanencia en Morón de la Frontera", ha declarado García-Margallo a la prensa en Bruselas, a su llegada a una reunión de ministros europeos de Exteriores.


El jefe de la diplomacia española ha explicado que la "idea inicial" de Washington era buscar una base definitiva "al otro lado del Estrecho", para relevar a la andaluza, pero ha achacado esa idea a las "dificultades" en las relaciones del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con Estados Unidos. "En mi opinión, muy honesta, eso se determinaba a las dificultades en las relaciones que el Gobierno anterior tenía con Estados Unidos.

Una vez el Gobierno de Estados Unidos se ha convencido de que España es un socio fiable, creo que la mejor solución para todos es que la base esté en territorio español", ha explicado el ministro Margallo.

La fuerza estadounidense fue destacada en Morón en abril de 2013 -por un periodo temporal de un año- en respuesta al ataque contra el consulado estadounidense en Benghazi (Libia), y cuenta con 500 marines.

Fuente: ABC
la-proxima-guerra-islamistas-al-qaeda-en-españa
Un total de 17 yihadistas, la mayoría residentes en Ceuta, han viajado desde España a Siria para combatir en la guerra civil que está desangrando ese país, incorporados en las filas de organizaciones vinculadas a Al Qaeda, ha revelado el Real Instituto Elcano.

El informe Yihadistas en Siria procedentes de España: hechos y cifras, que cita como fuente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, al Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista y a fiscales especializados de la Audiencia Nacional, precisa que el grupo lo conforman 11 ciudadanos españoles y seis marroquíes con residencia en nuestro país.

Todos son varones, con edades comprendidas entre los 16 y los 49, aunque la mayoría rondaba la veintena y la treintena. La mayor parte de ellos estaban casados y, salvo tres o cuatro casos, no tenían una trayectoria yihadista significativa previa al inicio del conflicto en Siria.

La excepción más notoria es la de Mouhannad Almallah Dabas, nacido en Siria pero naturalizado español, y que estuvo vinculado a la célula de Al Qaeda establecida en España en 1994 y liderada por Abu Dahdadh desde 1995 hasta su desmantelamiento en 2001. Dabas fue condenado por los atentados del 11-M en Madrid, aunque posteriormente fue absuelto por el Supremo.

De vuelta en Siria, "desarrollaba actividades logísticas y de aprovisionamiento para la organización yihadista Jabhat al Nusra", señala el informe, que no menciona las informaciones aparecidas en la prensa que apuntan a que Dabas habría muerto en Siria a manos de tropas leales a Bashir el Asad.



Musulmanes autóctonos

Los yihadistas que salieron de Ceuta eran musulmanes autóctonos de la ciudad autónoma, que empezaron a viajar a Siria a partir de abril de 2012. En cambio, en el caso de los marroquíes, se trata de ciudadanos residentes no sólo en Ceuta, también en Málaga y Girona, según los datos recabados por el Elcano.

Los 17 individuos que viajaron desde España a Siria se incorporaron a las filas de tres organizaciones yihadistas: Jabhat al Nusra y el Estado Islámico de Irak y Levante, relacionadas con Al Qaeda, así como en menor medida Harakat Sham al-Islam.

Antes de abandonar nuestro país, aquellos que no tenían experiencia previa en combates recibieron preparación física al aire libre e instrucciones en reuniones en domicilios privados o lugares de culto en Ceuta y alrededores, y en la localidad vecina de Castillejos (Marruecos), organizadas por una red hispano-marroquí bien articulada y jerarquizada, cuyos miembros están asentados en Ceuta y Castillejos, afirma el informe.

En conversaciones interceptadas por la Policía y la Guardia Civil, estos yihadistas, si bien tenían como objetivo combatir en Siria, contemplaban también "hacer la yihad en casa", esto es, en territorio español si regresaban de Siria o incluso si no llegaban a implicarse en esta guerra.

Dinero para las familias

Las familias de los reclutados han obtenido incentivos económicos conseguidos a través "donaciones, colectas y tráfico ilegal de sustancias estupefacientes". Una vez en Siria, y tras pasar por un campo de entrenamiento, algunos se integraron en células terroristas mientras que a otros se les encomendaron misiones suicidas.

El informe del Elcano asegura que al menos 3 de los 17 yihadistas llegados desde España se inmolaron provocando centenares de muertos. El más letal de estos atentados realizado por un joven musulmán español se perpetró en las proximidades de un acuartelamiento militar de Idlib, en el norte de Siria, ataque que reivindicó Jabhat al Nusra.

Aproximadamente otros 25 residentes en España han viajado a Siria desde el inicio del conflicto, pero con el objetivo de incorporarse al Ejército Sirio Libre y no a organizaciones yihadistas. No obstante, "las cambiantes circunstancias" en el conflicto "podrían hacer que alguno de ellos modifique su posición y termine por implicarse en entidades afiliadas o afines a Al Qaeda", advierte el informe del Elcano, que firman los investigadores Fernando Reinares y Carola García-Calvo.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-artur-mas-cesicat-agencia-espionaje-catalana-mossad-ertzaintza
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha acusado al presidente de la Generalidad, Artur Mas, de estar montando una "Agencia Nacional de Seguridad sin tener competencias y con el dinero de todos los ciudadanos". Como prueba, Rivera ha exhibdo un informe atribuido al Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat) en el que se incluye una "hoja de ruta" que aboga por contactar con el Mossad y destinar más de once millones en una primera fase del "despliegue", 28 en una segunda y asignar unos trescientos agentes de los Mossos d'Esquadra a la nueva "agencia de espionaje" de la Generalidad de Cataluña.

En el documento, consta un desglose de los "próximos pasos" en el que se puede leer: "Entrar en contacto con los servicios de Inteligencia de Israel para conocer la organización de su agencia de 'Ciberseguridad'. La Etrzaintza tiene buenos contactos con empresas y mundo gubernamental israelí", así como "entrar en contacto con el 'Massachussetts Advanced Ciber Security Center' con el objetivo de conocer su funcionamiento, organización y actividaes; y plantear un posible marco de colaboración".

Los papeles del Cesicat llegan al extremo de comparar el coste y personal de agencias como el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la NSA norteamericana o el Servicio Secreto Británico. En concreto, aseguran que el CNI dispone de un presupuesto de 225 millones de euros y cuenta con seiscientos miembros.



Según estos cálculos, la NSA destinaría más de dos mil quinientos millones de euros y contaría con un número aproximado de treinta mil agentes. Y se llega a calcular incluso el gasto por habitante de este tipo de servicios, siendo en España de 4,7 euros por habitante y año y en Estados Unidos de 8,75. En el caso catalán, el informe detalla que el coste del servicio "català" de espías sería de 3,86 euros por habitante, con un número de empleados de "306,69".

Los redactores del texto concluyen proponiendo una "prueba piloto" que alberga "el plan de segurización de vips", cuyo objetivo es "dotar al personal VIP (sic) de la Generalitat de las tecnologías y formación para disponer de comunicación segura entre los altos cargos, garantizando en todo momento la disponibilidad y confidencialidad de sus comunicaciones". Se plantea en el informe la adquisición de "móviles inteligentes", unos aparatos que pueden ser accionados para grabar imágenes y archivos a distancia y sin conocimiento del usuario de la terminal.

El presidente de Ciudadanos ha acusado al de la Generalidad de mentir ante el Parlamento al haber negado en anteriores ocasiones que la administración autonómica estuviera preparando unos servicios de este tipo y ha pedido su dimisión, o la de los consejeros de Interior, Ramon Espadaler, de Justicia, Germà Gordó o el de Empresas y Ocupación, Felip Puig, de quien depende el citado Cesicat.

Artur Mas ha asegurado que desconoce la existencia de dicho informe y ha advertido a Rivera de que podría tratarse de un "documento del CNI". Según Mas, la agencia española estaría detrás de la documentación que implica a la familia de Pujol y a él mismo con cuentas suizas y también estaría detrás de la elaboración de informes falsos para perjudicar el proceso soberanista.

El PSC y el PP se han sumado a las críticas de Ciutadans. Los socialistas han explicado que ellos ya han denunciado el caso y presentado en la Fiscalía el informe, mientras que el PP anunció que lo hará de inmediato.

Fuente: Libertad Digital
la-proxima-guerra-artur-mas-ejercito-catalan-independencia
El presidente de la Generalitat ha encargado el fichaje de un experto que diseñe el futuro ‘ejército catalán

Artur Mas ha dado orden a su Consejo de Transición Nacional para que busque una figura internacional de alto nivel, experto en materia de defensa, que pueda encargarse de diseñar las bases de un futuro ‘ejército catalán’.

“Que nos defienda Francia”, o ‘fichar’ militares españoles de origen catalán y ‘reciclarlos’. Estas propuestas, que aparecieron incluidas entre las posibles soluciones planteadas para la defensa de un futuro Estado Catalán, enfadaron mucho en su día a Artur Mas, que las consideró inadecuadas. Y por eso ha decidido trabajar en otra dirección.

Ideas peregrinas

El presidente de la Generalitat, tal y como ha sabido El Confidencial Digital de fuentes políticas cercanas, veía peligrar la imagen y credibilidad de su plan soberanista por unas “ideas peregrinas”, como dicen que calificó las propuestas citadas anteriormente.

El hecho de que los medios de comunicación españoles tomaran como poco serias las propuestas que recibía, tanto desde el Consejo de Transición Nacional como desde diversos ‘think-tanks’ catalanes, algunos de ellos próximos a ERC, alarmó a Mas. A raíz de eso, llegó a la conclusión de que el debate en esos términos era “contraproducente” y decidió posponerlo hasta otoño.



El momento ha llegado. Ahora, tal como ha sabido El Confidencial Digital de fuentes políticas bien situadas, Mas se ha propuesto reactivar la vía de configurar el futuro ejército catalán. Pero se ha propuesto “hacerlo bien”, es decir, contando para ello con el asesoramiento y la experiencia de figuras mundiales del ámbito militar y la defensa.

Un ‘Petraeus’ para Cataluña

Según la información recogida por ECD, Mas ha dado orden de buscar: una figura internacional de renombre y prestigio, capaz de proponer una solución para la defensa de un futuro estado catalán independiente y, sobre todo, que sus conclusiones sean respetadas “tanto dentro como” fuera de España. Es decir, se busca un ‘general Petraeus’

Explican las fuentes consultadas que, “evidentemente”, la idea no es contar exactamente con el general David Howell Petraeus, antiguo mando de la OTAN en Afganistán y posteriormente director de la CIA, que dejó su puesto por un escándalo de faldas. Pero “es ese perfil el que se busca”.

Añaden que la tarea no resultará fácil. Primero, porque este perfil “no es muy abundante”; y segundo, porque elegido “habría que convencerle”. Pero el encargo está sobre la mesa del Consejo de Transición Nacional, el organismo creado como paso previo a una declaración de independencia

Un nuevo ‘Kosovo’

ECD también ha conocido las preferencias de Artur Mas en cuanto a las soluciones y propuestas que le han ido presentando para constituir ese futuro ‘ejército catalán’.

Mas está convencido de que, en caso de lograr la independencia, la comunidad internacional aceptaría la creación de un cuerpo similar al KFOR y a la UNMIK, las misiones de la OTAN y la ONU para proteger a Kosovo tras su declaración de autogobierno (una misión en la que participa España).

Cataluña necesitará 30.000 millones

Tal y como contó El Confidencial Digital, existe un informe en manos de Artur Mas en el que se especifica cómo deberían ser unas futuras fuerzas armadas catalanas, y cuál es el coste que supondría para la Generalitat.

El informe fue incluido entre una serie de documentos relativos a cómo sería un Estado Catalán Independiente en campos especialmente sensibles, como energía, infraestructuras, transporte y economía.

Lo que venía a reflejar el informe es que el coste de unas fuerzas armadas catalanas se situaría en torno a 30.000 millones de euros “de primeras, teniendo en cuenta que habría que partir de cero”.

Fuente: El espía digital
la-proxima-guerra-armada-de-eeuu-y-rusia-ataque-misiles-contra-siria-desde-españa
Una fuente diplomática bien informada dijo al diario libanés As-Safir que "la guerra de EE.UU. en Siria habría comenzado y finalizado el momento que esos dos misiles fueron disparados y derribados, dejando informaciones contradictorias, ya que Israel negó su responsabilidad y Rusia confirmó la detección de los misiles, hasta que se emitió una declaración israelí indicando que habían disparado en el contexto de un ejercicio conjunto entre Israel y Estados Unidos y cayeron en el mar, y que no estaban relacionados con la crisis siria."

La fuente dijo además al diario libanés que "las fuerzas de EE.UU. dispararon los dos misiles desde una base de la OTAN en España, y fueron detectados al instante por los radares rusos y enfrentados por los sistemas de defensa de Rusia, tras lo cuál, uno de ellos estalló en el aire y el segundo se estrelló en el mar"a apenas 200 km de la costa de Siria.

En este contexto, la fuente señaló que "la declaración emitida por el Ministerio de Defensa de Rusia, que declaró la detección de dos misiles balísticos disparados hacia el Oriente Medio, olvida intencionadamente dos puntos: el primero fue la ubicación desde la que los dos cohetes fueron disparados, y el segundo era su derribo . ¿Por qué? Porque en el momento en que la operación militar fue lanzada, el Jefe del Servicio de Inteligencia de Rusia en contacto con la inteligencia de EE.UU. informó que "golpear a Damasco significaba golpear a Moscú, y se eliminaron los términos "derribado los dos misiles" de la declaración para preservar las relaciones bilaterales y evitar una escalada. Por lo tanto, USA debió reconsiderar inmediatamente su política, enfoque e intenciones sobre la crisis siria, ya que ahora estaban seguros de que no podrían eliminar la presencia rusa en el Mediterráneo y su implicación en la defensa de Siria".



“Esta confrontación directa no anunciada entre Moscú y Washington aumento la confusión y la seguridad de la Administración de Obama de que la parte rusa estaba dispuesta a implicarse hasta el final con la causa siria, y que los EE.UU. no tenían manera de salir de su estancamiento sin una iniciativa rusa que prmitiera salvar la cara de los Estados Unidos...", añadió la fuente.

A partir de este punto, la fuente diplomática aclaró que "a fin de evitar una mayor desorientación de los dirigentes de EE.UU. , y después de que Israel negó saber nada sobre el lanzamiento de cohetes en su primera declaración, que es la verdad, Washington exigió a Tel Aviv adoptar el lanzamiento de cohetes para salvar su cara frente a la comunidad internacional, sobre todo porque estos dos cohetes fueron el inicio de la agresión EE.UU. a Siria y el anuncio del comienzo de las operaciones militares, ya que el presidente de EE.UU. Barack Obama se siponía que debía ir a la Cumbre del G-20 en Rusia para negociar el destino del presidente sirio Bashar al-Assad."

La fuente indicó que "después del incidente que enfrentó a EEUU y Rusia, Moscú pretende aumentar el número de expertos militares rusos en la zona, y enviar más unidades militares y buques para aumentar su presencia militar en el Mediterráneo. También marcó el tiempo para anunciar su iniciativa para detener la agresión contra Siria que sería después de la Cumbre del G-20, tras dibujar un escenario, al margen de la cumbre, que fue protagonizado por dos visitas sucesivas, la del canciller iraní, Amir Abdul Hussein Lahyan y el ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid al- Moallem, en el que se acordó con la parte rusa una salida que incluía un anuncio de Siria sobre la aprobación de la iniciativa rusa de poner las armas químicas de bajo supervisión internacional y la solicitud para unirse al Tratado de No Proliferación”.

Finalmente, la fuente señaló que "Uno de los primeros resultados de la confrontación militar ruso-estadounidense fue que la Cámara de los Comunes rechazó a participar en una guerra contra Siria. Esto fue seguido por las posturas europeas, sobre todo, la postura alemana, tal como anunció la canciller Angela Merkel".

No podemos confirmar que los hechos ocurrieran exactamente así, pero la información es bastante verosímil tal como se sucedieron los acontecimientos posteriormente. Los misiles se lanzaron desde el Mediterráneo occidental (así se informó en los teletipos de ese día) pero es dudoso que fuese desde alguna de las bases de EEUU en España (Rota sería la habilitada para un lanzamiento de ese tipo). Si algo así se produjo, nos inclinamos a pensar que se hizo desde algún buque o submarino cercano a dicha base, o desde aviones despegados desde la misma Rota o de la base de Morón.

También es evidente y así lo declaramos al canal de TV Russia Today que era impensable una operación de lanzamiento de misiles con dirección a Siria como “ejercicio de entrenamiento” cuando se esperaba un ataque militar de EEUU en las siguientes horas. Más increíble resulta el silencio, cuando no las declaraciones contradictorias durante horas, de los gobiernos de EEUU, Israel o de otras potencias en la zona con capacidad de detectar los lanzamientos desde sus buques o bases militares (Francia y Reíno Unido). Insulta a la inteligencia de los ciudadanos que algo así, en una zona de guerra, se pueda realizar sin conocimiento previo y autorización expresa de los citados gobiernos.

Todo ello nos induce a pensar que la información filtrada al diario libanés es plausible, al menos en parte. Lo que es evidente es que Rusia actuó con rapidez inusitada y evitó la posible “operación de provocación” o el ataque directo contra Siria. No es disparatado pensar que esos misiles dirigidos contra Damasco podrían tener como objetivo el propio presidente Assad y los centros de contros de su Ejército, dejando descabezado al país en los primeros minutos del ataque militar estadounidense. La realidad, hubieran derribado los rusos los misiles o simplemente obligado a su autodestrucción en vuelo, es que las cosas se sucedieron después de forma muy distinta a como habían declarado, una y otra vez, los dirigentes occidentales.

Y prueba de ello es la siguiente información:

Obama acepta no incluir la opción militar en la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU

Deseoso de pasar página, el presidente Barack Obama ha decidido abandonar de momento la amenaza militar como medida de presión para que el régimen de Asad destruya su arsenal químico. La Casa Blanca explicó el viernes que está dispuesto a eliminar cualquier referencia al uso de la fuerza de la resolución de la ONU para aplicar el acuerdo con Siria.

Obama empezó la semana defendiendo un ataque militar. Después pidió al Congreso que retrasara su votación para autorizarlo, pero que lo aprobara por si había que tomar medidas de urgencia contra Asad.

El presidente de Estados Unidos ha reculado ahora para evitar una guerra en la que no se ha querido meter durante dos años y medio. Los preparativos militares se han frenado y es improbable que vuelva a utilizar amenazas bélicas de momento, si bien no mencionarlas en una resolución de la ONU no significa descartar por completo un posible ataque.

Aunque Estados Unidos acepte no mencionar represalias en una resolución, podría actuar sin el respaldo del Consejo de Seguridad, como estuvo a punto de hacer a finales de agosto. Obama dejó muy claro que no esperaría a la ONU, que definió como "un fallido proceso interminable" en una declaración en San Petersburgo que también firmó España a principios de este mes.

Este sábado continúa el tercer día de charlas en Ginebra entre Kerry y su homólogo ruso, Sergey Lavrov, para intentar acordar el marco en el que Siria podría aceptar la supervisión y la destrucción de su arsenal químico. La labor podría tardar años por la complejidad logística y política.

La negociación también puede alargarse. El Consejo de Seguridad no dará ningún paso hasta que no haya un acuerdo claro entre Estados Unidos y Rusia, el aliado de Siria y su representante político ante el mundo. Siria ya ha mandado a Naciones Unidas los papeles para firmar la convención que prohíbe las armas químicas, que está en vigor desde 1997 y han rubricado 189 países. Pero el paso burocrático no supone el desarme real, más complejo de vigilar y en el que la ONU reconoce tener poca experiencia.

Después de una reunión con el emir de Kuwait, Obama dijo este viernes que espera que las conversaciones "den frutos", si bien insistió en que no vale cualquier acuerdo. "Cualquier pacto tiene que ser verificable y aplicable", aseguró el presidente, que insiste en que mantendrá el despliegue de destructores en el Mediterráneo en posición ataque por si acaso. Lo que es falso, porque han sido retirados hacia el norte, cerca de Chipre.

El discurso semanal del presidente está este sábado dedicado a defender la diplomacia. El de hace una semana, trataba de 'vender' a la opinión pública el impopular ataque militar.

Fuente: As-Safir a través de elespiadigital.com
la-proxima-guerra-cumbre-del-g20-apoyo-intervencion-militar-siria
La cumbre del G-20 celebrada en San Petersburgo ha vuelto a poner de manifiesto las diferencias que mantiene la comunidad internacional en torno al conflicto sirio. Unas posiciones divergentes que dejan ver dos bloques claramente enfrentados.

Por un lado, el que conforman los países que han declarado estar a favor de la intervención militar (EEUU, Francia, Canadá, Turquía, Arabia Saudí y el primer ministro de Reino Unido, que no recibió el respaldo de su Parlamento para participar en un posible ataque). Y por otro, los que se oponen al ataque (Rusia, China, India, Indonesia, Argentina, Brasil, Sudáfrica e Italia).

"La canciller federal de Alemania (Angela Merkel) también actúa con mucha cautela. Alemania no tiene intención de participar en ninguna acción militar", ha agregado el presidente ruso, Vladimir Putin, al término de la reunión.

España y otros 10 países han firmado una declaración conjunta que reclama "una fuerte respuesta internacional" contra el régimen del presidente Bachar Asad tras el ataque químico del pasado 21 de agosto a las afueras de Damasco y apoyan los esfuerzos internacionales por prohibir el uso de este tipo de armamento.

Los líderes y representantes de Australia, Canadá, Francia, Italia, Japón, la República de Corea, Arabia Saudí, Turquía, Reino Unido y EEUU suscriben también ese documento, difundido este viernes por la web de la Casa Blanca.

"La normativa internacional contra el uso de armas químicas viene de tiempo atrás y es universal. El uso de armas químicas en cualquier lugar disminuye la seguridad de las personas. Si no recibe una respuesta, aumenta el riesgo de su uso de estas armas y su proliferación", comienza la nota.



"Condenamos en los términos más enérgicos el horrible ataque con armas químicas [dirigido contra] los suburbios de Damasco el 21 de agosto, que se cobró la vida de tantos hombres, mujeres y niños. La evidencia apunta claramente al gobierno sirio como responsable del ataque, que es parte de un patrón de uso de armas químicas por parte del régimen", prosigue.

Los firmantes de la declaración animan a hacer "un llamamiento para dar una fuerte respuesta internacional a esta grave violación de las normas con la conciencia de que enviará un claro mensaje de que este tipo de atrocidad nunca puede repetirse. Los que perpetraron estos crímenes deben rendir cuentas".

"Los firmantes han apoyado constantemente una fuerte resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, teniendo en cuenta las responsabilidades del Consejo de Seguridad para liderar la respuesta internacional, pero hay que reconocer que el Consejo sigue paralizado como en los últimos dos años y medio", agrega la nota. "El mundo no puede esperar a inacabables y fallidos procesos que sólo puede aumentar el sufrimiento en Siria y la inestabilidad de la región. Apoyamos los esfuerzos emprendidos por Estados Unidos y otros países para reforzar la prohibición del uso de armas químicas".

"Condenamos en los términos más enérgicos todas las violaciónes de derechos humanos en Siria, de todas las partes", especifica al final el documento. "Más de 100.000 personas han muerto en el conflicto, más de dos millones de personas se han convertido en refugiados y aproximadamente cinco millones, en desplazados internos. Reconociendo que el conflicto de Siria no tiene una solución militar, reafirmamos nuestro compromiso de buscar una solución política y pacífica [...] Estamos comprometidos con una solución política que se traducirá en una Siria unida, no excluyente y democrática", concluye.

Fuente: El Mundo
la-proxma-guerra-hms-illustrious-buques-de-guerra-britanicos-gibraltar-españa
Ayer el alcalde de Londres, Boris Johnson dijo que las medidas españolas en la frontera eran "equivalentes a un bloqueo", mientras acusó al presidente español Mariano Rajoy de utilizar las largas colas para distraer la atención de la crisis económica de España.

Con los buques de guerra de la Royal Navy camino al Mediterráneo para un despliegue programado, el Sr. Johnson dijo: "Tal vez sea realmente una coincidencia, como afirma el Ministerio de Exteriores. Tal vez es sólo una casualidad que el HMS Illustrious está a punto de aparecer sobre Gibraltar con miles de infantes de marina reales y otras unidades de comandos de élite. Pero espero que no. Espero que de una manera u otra en breve nos quitemos de encima las manos españolas de la garganta de nuestra colonia, porque lo que ahora está ocurriendo es infame."

"Ellos ahora están amenazando con un impuesto sobre los vehículos que van a la Roca. Eso es ilegal bajo la legislación de la UE, y equivale a un bloqueo."

"Deben dejar todo eso, y pronto. Esta es una táctica de distracción flagrante por parte de Madrid".

Downing Street dijo que España había acordado reducir las colas de la frontera después de una llamada telefónica la semana pasada entre David Cameron y el señor Rajoy.

Pero las colas han continuado con esperas de hasta tres horas el sábado para los automovilistas que intentaban cruzar a España.


España está considerando un nuevo pacto con Argentina sobre las Malvinas mientras la tensión con Gran Bretaña sobre Gibraltar se intensifica.

El Ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, viajará a Buenos Aires el próximo mes para discutir una ofensiva diplomática conjunta sobre los territorios en disputa.

España se ha mostrado tibia sobre el apoyo a la reivindicación que desde hace mucho ha hecho Argentina sobre las Islas Malvinas.

Jesús Gracia, secretario de Estado de Madrid para Iberoamérica, insistió el año pasado durante una visita a Argentina que España apoya su reclamación.

Pero España ha descrito la disputa entre Gran Bretaña y Argentina sobre la explotación de petróleo en las Malvinas como un "asunto bilateral", cuando los ánimos se caldearon hace dos años.

La relación de España con Argentina sufrió un golpe duro cuando la presidenta Cristina Kirchner nacionalizó la empresa petrolera YPF, filial de la española Repsol, en abril del año pasado.

El respetado diario español El País dijo que el señor García-Margallo discutiría una alianza en la ONU sobre Gibraltar y las Islas Malvinas con su homólogo argentino Héctor Timerman en una reunión en Buenos Aires a principios del mes siguiente.

Argentina ocupa la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad de la ONU este mes. La Sra. Kirchner aprovechó la oportunidad para renovar la demanda de su país para mantener conversaciones sobre la soberanía de las Islas Malvinas gobernadas por los británicos, este martes en una reunión de alto nivel.

Fuente: Express.co.uk
la-proxima-guerra-ministro-economia-español-reunion-bilderberg-2013
Otro funcionario electo se confirma para asistir a la reunión del Bilderberg 2013, esta vez se trata del ministro español de Economía y Competitividad y ex asesor de Lehman Brothers, Luis de Guindos. El ministro asistirá a solicitud de miembro del comité directivo del Bilderberg, el español Juan Luis Cebrián.

La semana pasada se confirmó que el líder electo del partido socialdemócrata sueco, Stefan Löfven, ha recibido una invitación para la reunión exclusiva prevista en Hertfordshire para el comienzo de junio. De Guindos será el segundo funcionario electo confirmado para su participación en el evento. Estos participantes anunciados serán seguidos por muchos más funcionarios electos a los que se les ha pedido que se unan al secretista club en el Hotel Grove, con cargo a los contribuyentes, por supuesto, aunque el Grupo Bilderberg describe las reuniones anuales como "privadas".

La comparecencia de De Guindos en la confabulación de este año es interesante por el hecho de que España es uno de los primeros países que se encontraban en el extremo equivocado del stick financiero después de que la crisis diera en el blanco en Europa y es posible que se acordara en la reunión del año pasado. Como Daniel Estulin informó en 2012:

"El mensaje clave de la reunión del 2012 fue: Venga el infierno o el agua alta, es imperativo preservar el funcionamiento del sistema bancario. La Vicepresidenta de España recibió una dosis de humildad cuando trató de impulsar el tema de la "responsabilidad" diciendo a sus colegas de Bilderberg alemanes que deben emitir eurobonos para salvar el sistema. La respuesta fue más que elocuente: "Vete a jugar al parque, pequeña.""



Es importante dejar claro que el actual ministro español de Economía y Competitividad fue asesor de Lehman Brothers hasta 2007, haciéndolo parcialmente responsable del lío en el que España se encontraba atrapada unos pocos años después.

Es significativo que un miembro del comité de dirección de Bilderberg (Juan Luis Cebrián) esté invitando a De Guindos a la mesa este año. Revela que Bilderberg quiere asegurarse de que sus políticas pro-euro serán debidamente comunicadas a los funcionarios españoles, que luego pueden venderlas a la nación como algo doloroso pero necesario. Al igual que sus homólogos griegos, los funcionarios electos de España son convocados a Bilderberg para agilizar los objetivos globales de un grupo de banqueros internacionales con medidas políticas preferenciales que les gustaría ver implementadas. Se podría decir que estos funcionarios electos están cometiendo un acto de traición, ya que no pueden revelar lo que se ha decidido. Siendo un ex asesor de Lehman Brothers, el ministro español probablemente no necesitará mucho aliento para ejecutar estos objetivos.

Para ilustrar la participación de la estructura del poder español en las reuniones anuales de Bilderberg, sólo eche un vistazo a la página de Wikipedia de la familia real, y vea que todos los miembros prominentes de la familia son miembros de Bilderberg. La Reina Sofía asiste a Bilderberg con mucha regularidad, al igual que su marido, el rey Juan Carlos. Ahora los funcionarios elegidos llegan a actuar tras las espaldas de los españoles, ya que juran alianza a un organismo no elegido y que no tiene que rendir cuentas a nadie.

Fuente: Infowars
la proxima guerra disturbios europa crisis manifestaciones violentas patada
El Comité Internacional de la Cruz Roja dijo el martes que el personal experimentado de la organización que trabaja en zonas de conflicto se concentrará ahora en Europa.

"Tenemos que prepararnos para más violencia aquí", dijo el ​​Director General del CICR, Yves Daccord, al diario Politiken de Dinamarca.

"Por primera vez vemos una creciente presión sobre los europeos, donde cada vez más personas se han convertido en muy pobres. En segundo lugar, los países europeos invierten menos dinero en el bienestar social debido a la crisis económica", dijo Daccord. "Esto crea nuevos retos para la Cruz Roja que no habíamos experimentado antes".

En España, el CICR apoya ahora a unos 300.000 personas "extremadamente vulnerables" que no pueden valerse por sí mismas y ayuda a más millones de personas que no pueden llegar a fin de mes. Mientras tanto, en Grecia, el funcionamiento de la organización se está preparando para ir a la quiebra.

Eurostat, la agencia de estadísticas de la Unión Europea, informa que casi 120 millones de ciudadanos europeos viven por debajo del umbral de la pobreza europea, lo que se define como menos del 60 por ciento de la renta media.



La Comisión Europea ha destinado cerca de 18,6 millones de euros ($ 24.7 mil millones) para un fondo de pobreza. "Necesitamos nuevos mecanismos si queremos ayudar a todos los pobres que en muchos casos viven actualmente en una situación de emergencia social real", dijo Jonathan Todd, portavoz del comisario europeo de Asuntos sociales.

Daccord dijo que el sur de Europa puede experimentar el ambiente de violencia y de agitación que la  llamada primavera árabe produjo en los países árabes y musulmanes.

El aumento del precios de los alimentos, la desconfianza del gobierno y las demandas de más libertad política se dice que son factores que contribuyen en los levantamientos, informa Europe Online.

En noviembre, las huelgas en oposición a las medidas de austeridad en España dieron lugar a violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. En Roma, los estudiantes atacaron a la policía y el servicio ferrovirario internacional fue interrumpido en Bélgica. Los trabajadores de Grecia, Italia y Francia se manifestaron como parte de un "Día Europeo de Acción y Solidaridad" en respuesta al desempleo masivo y a la crisis de la eurozona financiera en curso.

Fuente: Infowars