Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
la-proxima-guerra-obama-manda-revisar-armas-de-guerra-en-manos-policiales
Las imágenes de militarización de la policía en las protestas raciales de Ferguson desatan la polémica en EE UU

Las imágenes de agentes de policía locales con uniformes de camuflaje y apuntando con rifles de asalto a manifestantes como las que se repitieron durante las recientes protestas en Ferguson, Misuri, podrían tener los días contados. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha ordenado la revisión de los programas que desde los años noventa permiten a los cuerpos de policía locales y estatales hacerse con equipo militar que le sobra al Departamento de Defensa.

Esta práctica se justificó en su momento con la necesidad de que los agentes pudieran enfrentarse de manera adecuada a posibles narcotraficantes fuertemente armados y habitualmente violentos. Tras el trauma del 11-S, se añadió la eventualidad de que tuvieran que responder ante una amenaza terrorista. Pero con el fin de las guerras de Afganistán e Irak y el creciente material militar excedente, algunas estaciones de policía locales han adquirido material del Pentágono —a través del denominado “programa 1033”— que, a simple vista, parece desproporcionado en un entorno civil, como vehículos antiminas, rifles de asalto o granadas aturdidoras.



Aunque organizaciones como la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) llevaban tiempo denunciando la situación, el detonante de la decisión de Obama ha sido Ferguson. Allí, los manifestantes que protestaron por la muerte a tiros a manos de un policía blanco de un adolescente negro desarmado, Michael Brown, fueron duramente repelidos por agentes armados hasta los dientes, vehículos blindados y francotiradores apostados más propios de un campo de batalla que de la calle de una ciudad estadounidense.

Las declaraciones que Obama hizo la semana pasada sobre los disturbios en Ferguson, cuando anunció que enviaba a su fiscal general y hombre de confianza a Ferguson, Eric Holder, ya apuntaban a una revisión de esta práctica.

Parte de esta política ha sido “útil”, defendió el presidente. “Dicho lo cual” —acotó— “creo que es probablemente útil revisar cómo ha funcionado la financiación [de esta práctica] para asegurarnos de que se está comprando el material que de verdad necesitan, porque hay una gran diferencia entre nuestras Fuerzas Armadas y nuestros agentes de policía locales”, dijo. "Y no queremos que se confunda esa línea", subrayó.

Fuentes oficiales dijeron a The New York Times que, entre los elementos a revisar, está tanto si el Gobierno debería seguir proporcionando este tipo de material —parte de los fondos para adquirirlo proviene de subvenciones proporcionadas por el Departamento de Justicia de Holder— como si las autoridades locales tienen “el entrenamiento adecuado para usarlo”. Además, se estudiará si el Gobierno mantiene un control riguroso sobre el material entregado y la forma en que se usan estas armas.

También el Congreso —que fue el que aprobó en su momento el “programa 1033”— se dispone a estudiar esta práctica a su regreso en septiembre. La senadora por Misuri y presidenta del comité de la Cámara Alta que vigila los gastos y contrataciones del Gobierno, la demócrata Claire McCaskill, ha anunciado una audiencia con este motivo. En la Cámara Baja, el congresista también demócrata Hank Johnson pretende presentar un proyecto de ley para desmilitarizar la policía.

Fuente: El País
Los disturbios en la ciudad estadounidense de Ferguson y la constante violencia policial contra la población negra podrían llevar a EE.UU. al borde de la guerra civil, según opinan varios expertos.

El presidente del Comité Islámico de Rusia, Geydar Jemal, señaló en una entrevista a la agencia de noticias IslamNews que los actuales acontecimientos en Ferguson ya tienen precedentes. Todo el siglo XX el país fue escenario de violentos disturbios raciales. Unos de los ejemplos más destacados se registró en 1992 en Los Angeles.

Según Jemal, las agencias federales de seguridad "están destartalando" a EE.UU. "Anualmente en el país se registran 4,5 millones de crímenes policiales contra la población civil. Además, jueces y fiscales casi nunca castigan a la Policía, incluso si mata a personas indefensas en presencia de testigos", afirmó el experto.

Jemal advirtió de que en la sociedad estadounidense hoy en día "están madurando uvas de la ira", y el propio país "está al borde de una nueva guerra civil".



"Numerosas personas están francamente cansadas de la dominación de la burocracia federal, de la anarquía de las fuerzas de seguridad, así como de la pura arbitrariedad en la promulgación de leyes por parte del Senado", destacó el experto.

"Ferguson es un rotundo punto y final a la idea de la sociedad estadounidense de bienestar para todos"

Por su parte, Vladímir Shapoválov, director del Instituto de Política, Derecho y Desarrollo Social de la Universidad Estatal de Moscú de Humanidades, opina que "la sociedad estadounidense es un polvorín que podría explotar en cualquier momento", ya que casos parecidos al de Ferguson se producen "con asombrosa regularidad" últimamente.

La política de Washington para superar las fronteras entre razas está desapareciendo gradualmente, recordó Shapoválov al portal Pravda. "Una de las razones para que se iniciara este proceso fue el colapso de la URSS, que siempre jugaba el papel de censor externo que llamaba la atención sobre la opresión de la población negra, sobre la discriminación", señaló el experto. Esa supervisión soviética, según sus palabras, provocó intentos de EE.UU. de emprender ciertos cambios en el país.

Sin embargo, con la disolución de la URSS, la necesidad de controlar esos procesos internos despareció con la ausencia de una fuerza externa. EE.UU. se convirtió en el llamado "estándar de la democracia", algo que causó un grave problema del mundo moderno: falta de críticas respecto a EE.UU.

Según Shapoválov, la tensión en Ferguson es el comienzo de un proceso negativo general en el país. "Ferguson es un eslabón en la cadena. Todo comenzó hace 10 a 15 años y una gran batalla entre distintas partes de EE.UU. está por venir. Sin duda, el volante no ha hecho más que empezar a girar. El conflicto irá en aumento", afirmó.

"En realidad, el caso Ferguson tiene un significado simbólico: pone un rotundo punto y final a la idea de la sociedad estadounidense de bienestar para todos", añadió.

A partir de ahora, los procesos abiertos solo empeorarán, opina el experto. La comunidad blanca reforzará su control sobre los mecanismos de opresión de la comunidad negra que, a su vez, se está expandiendo. El experto recordó que, pese a que Ferguson es una ciudad con mayoría de habitantes de raza negra, la mayoría aplastante de los agentes policiales son de raza blanca.

"El caso Ferguson revela la esencia de la hipocresía y doble moral de EE.UU."

En una entrevista al portal Pravda, el historiador y publicista Andréi Fúrsov afirmó que los disturbios raciales en EE.UU. pueden dar lugar a una "reestructuración sangrienta" de la sociedad provocada por las contradicciones raciales y étnicas. Fúrsov aseguró que, poco a poco, los ciudadanos blancos se convierten en una minoría en el país norteamericano.

"La situación en Ferguson revela la esencia de la hipocresía y doble moral de los estadounidenses. Obama puede enseñar a otros cómo actuar, pero debajo de su nariz se llevan a cabo numerosos crímenes de los cuales, según dice, no se debe hacer tragedia", recordó Fúrsov.

Fuente: Islam News
la-proxima-guerra-nuevo-plan-ejercito-de-eeuu-contener-disturbios-civiles
El Ejército de Estados Unidos anuncia el nuevo Plan de Acción contra disturbios civiles durante las protestas en Ferguson.

El viernes, al tiempo que los disturbios en Missouri alcanzaron un crescendo, el Departamento del Ejército publicó un documento inócuamente titulado ATP 3-39,33.

El documento contiene un plan de acción para los militares para responder - en violación de la Posse Comitatus - al ejercicio de la Primera Enmienda y el derecho de las personas a buscar la reparación de agravios garantizados por la Primera Enmienda.

"La Constitución de los Estados Unidos establece dos excepciones en las que la Ley Posse Comitatus no se aplica", el documento ATP 3-39,33 argumenta. "Estas excepciones se basan en el derecho inherente del gobierno de Estados Unidos a garantizar la preservación del orden público y para la realización de las operaciones gubernamentales dentro de sus límites territoriales por la fuerza, si es necesario."

Según el Ejército las exclusiones incluyen una "perturbación civil repentina e inesperada, desastres, o calamidades que puedan poner en grave peligro la vida y la propiedad y alterar las funciones gubernamentales normales hasta el punto de que las autoridades locales no puedan controlar la situación" y proteger la propiedad federal.



El Pentágono, mientras se somete de boquilla a la Constitución, establece que los "disturbios civiles pueden ir desde simples protestas no violentas, que abordan temas específicos, a los eventos que se convierten en disturbios a gran escala" y, en el caso de estos últimos, los militares creen que ello resulta en que está legalmente permitido usar la fuerza letal.

"Así que todas las protestas, pacíficas o no, deben ser administradas según el potencial de violencia", escribe David Hodges." En otras palabras, todas las protestas serán consideradas como violentas y se tratarán en consonancia. Esto sin duda explica el violento manejo de los medios de comunicación por parte de la policía controlada y miliarizada por el Departamento de Seguridad Nacional en Ferguson, Missouri".

El documento sigue los esfuerzos anteriores para reemplazar la Ley Posse Comitatus y directamente insertar a los militares en los asuntos internos que deben ser responsabilidad de la policía estatal y local.

En mayo de 2013 descubrimos unas "instrucciones" del Departamento de Defensa que detallan el apoyo militar a las fuerzas del orden civil.

"La violencia civil generalizada dentro de Estados Unidos obligaría al sistema de defensa a reorientar las prioridades in extremis para defender el orden interno básico y la seguridad humana", escribe el teniente coronel Nathan Freir, que establece que los militares pueden ser necesarios para controlar la "resistencia interna intencionada."

"Los comandantes militares federales tienen la autoridad, en circunstancias extraordinarias de emergencia en las que no es posible la autorización previa del Presidente y las debidamente constituidas autoridades locales son incapaces de controlar la situación, a participar temporalmente en las actividades que sean necesarias para sofocar disturbios civiles inesperados a gran escala," explica las instrucciones.

En 2012 un manual de capacitación de la Policía Militar del Ejército de EE.UU. que cubre "Operaciones de disturbios civiles" detalla el uso de recursos militares en el país para sofocar los disturbios, decomisar las armas de fuego y posiblemente matar a estadounidenses en suelo estadounidense durante los disturbios civiles en masa.

"El manual también describe cómo se procesarán los presos a través de campos de internamiento temporal, bajo la dirección del reglamento FM 3-19,40 de Operaciones de Internamiento y Reasentamiento del Ejército de Estados Unidos, que como se informó a principios de este año, describe cómo los internados son "re-educados" en el desarrollo de una "apreciación de las políticas estadounidenses durante su detención en campos de prisioneros dentro de Estados Unidos", escribió Paul Joseph Watson el 6 de julio de 2012.

Fuente: Infowars
la-proxima-guerra-militarizacion-de-policia-en-ferguson-estado-policial
La muerte del joven de raza negra ha reabierto el debate nacional sobre este aspecto

El presidente ha denunciado a 'la pequeña minoría' que ha provocado los altercados

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo este lunes en una comparecencia en la Casa Blanca, en lo que fue una breve pausa de sus vacaciones, que sería "útil" revisar la militarización que ha vivido la policía local del país, y animó al Congreso a que lo haga.

El despliegue hecho por la policía en la ciudad de Ferguson (Misuri) para controlar las protestas por la muerte del joven de raza negra Michael Brown, que falleció a causa de los disparos de un agente, ha provocado un debate nacional sobre la militarización de la policía y las críticas por parte de organizaciones de derechos civiles y de representantes tanto del partido demócrata y republicano.

Además, el mandatario anunció que el miércoles el fiscal general, Eric Holder, viajará a Ferguson para supervisar de primera mano la investigación que está llevando a cabo el Departamento de Justicia y el FBI sobre la muerte de Brown, un caso que ha sacado a relucir las tensiones raciales de una ciudad de mayoría negra formada por unas autoridades de mayoría blanca.



"Creo que habrá un interés por parte de los partidos (republicano y demócrata) en revisar estos programas". "Creo que sería probablemente útil revisar a dónde fueron los fondos, cómo la policía usó ese dinero, para asegurarse que el material que compraron lo necesitaban", dijo Obama sobre la militarización de la policía.

El mandatario recordó la puesta en marcha de estos fondos después de los atentados del 11-S y que tenían el objetivo de equipar a la policía con material que ayudara a estar preparado ante eventuales ataques terroristas como, comentó, "posibles ataques químicos".

Altercados aislados

El propio Obama criticó de nuevo el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía en Ferguson y recordó que la "vasta mayoría" de manifestantes son pacíficos. No obstante, denunció a la "pequeña minoría" que ha provocado altercados desde el inicio de las protestas hace ya una semana. "Es algo -dijo Obama- que mina la justicia en vez de hacer que esta avance".

Sobre el envío de la Guardia Nacional, apuntó que era una decisión del estado de Misuri y no de la Casa Blanca. "Hablé con (el gobernador de Misuri) Jay Nixon sobre ello y expresé nuestro interés en asegurar que en el caso que actúen, si lo hacen, lo hagan de manera limitada y apropiada", dijo Obama.

En su comparecencia de media hora ante la prensa -en la que también habló de Irak- Obama trató ampliamente la cuestión racial que ha sacado a la luz pública el caso Brown.

Obama dijo que en Estados Unidos uno de los retos que afronta el país es que aún hay comunidades que sienten que "se las ha dejado atrás", y recordó las desigualdades que sufren comunidades como la negra o la hispana. "Hay comunidades que se sienten aisladas , sin esperanza y sin perspectivas económicas". "Tienes jóvenes negros en comunidades con más posibilidades de acabar en la cárcel o en el sistema judicial criminal que en la universidad o en un buen trabajo", recordó Obama que apuntó que hay que trabajar para que el sistema judicial criminal trate igual a todos.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-gobernador-misuri-san-luis-moviliza-guardia-nacional-disturbios
La autopsia encargada por la familia revela que el fallecido recibió seis disparos, dos en la cabeza

El gobernador moviliza a la Guardia Nacional

Tras la peor noche de disturbios en Ferguson, el gobernador del Estado de Misuri, Jay Nixon, ordenó este lunes el despliegue de tropas de la Guardia Nacional (la milicia del Estado) para asistir en las tareas de vigilancia de las protestas que sacuden este suburbio de San Luis desde la muerte, hace nueves días, de un joven negro desarmado por varios disparos de un policía blanco. El suceso ha desatado las mayores protestas raciales en casi un siglo en esa localidad del Medio Oeste de EE UU, poblada mayoritariamente por negros, que acusan a la policía, casi exclusivamente blanca, de actuar frecuentemente con racismo.

El gobernador demócrata justificó que el despliegue de la Guardia Nacional busca “restaurar la paz y el orden” en la pequeña localidad tras una noche de “ataques violentos deliberados, coordinados e intensificados a las vidas y propiedades” de Ferguson. “Estos actos violentos suponen un perjuicio a la familia de Michael Brown -el joven fallecido- y su memoria, y a la gente en esta comunidad que aspira a que la justicia sea servida y a sentirse seguros en sus propias casas”, señaló en un comunicado.

La decisión llega también a las pocas horas de que el diario The New York Times revelara los resultados preliminares de la autopsia independiente del cuerpo de Brown encargada por su familia a un reconocido forense. El examen certifica que el joven recibió seis disparos a media distancia, dos de ellos en la cabeza. La muerte de Brown sigue rodeada de incógnitas: la policía asegura que el joven atacó al agente que lo mató, pero el chico que lo acompañaba sostiene que fue tiroteado cuando había alzado sus brazos. En paralelo, el Departamento de Justicia de EE UU anunció el domingo que hará otra autopsia a petición de la familia, que desconfía de la que hizo la policía del condado.



El presidente estadounidense, Barack Obama, se reunirá el mediodía de este lunes en la Casa Blanca con el fiscal general, Eric Holder, para analizar la situación en Ferguson. La reunión estaba prevista desde el domingo. Obama criticó la semana pasada los excesos policiales y ordenó una investigación paralela del fallecimiento, que llevan a cabo el Departamento de Justicia y una cuarentena de agentes del FBI.

Las autoridades establecieron a partir de la medianoche del domingo la segunda madrugada con toque de queda en la ciudad con el objetivo de evitar los saqueos a locales comerciales de la noche del viernes. El sábado un pequeño grupo rechazó abandonar las calles a partir de la hora fijada, pero el domingo los disturbios empezaron mucho antes de medianoche.

Como cada tarde y noche anterior desde la muerte de Brown, el sábado 9, cientos de personas se concentraron el domingo para pedir “justicia” en la desangelada avenida comercial, cercana a la calle residencial en la que fue tiroteado el chico y que es el epicentro de la movilizaciones. Sin embargo, lo que mantenía el tono pacífico, festivo y familiar de las protestas de tardes anteriores viró dramáticamente alrededor de las 20:25 hora local cuando se oyeron disparos entre los manifestantes, según la policía. Al poco, aseguran las autoridades, un grupo de manifestantes empezó a lanzar cócteles molotov a los agentes y a saquear establecimientos.

La policía, que iba equipada con escudos y máscaras de gas, respondió con el lanzamiento de botes de gas lacrimógeno y bombas de humo para dispersar a los manifestantes, entre los que había familias con hijos. Algunos testimonios citados por medios locales denuncian que el lanzamiento de gases estaba injustificado por la situación en el momento.

Según las autoridades, tres personas fueron heridas de bala, que no fueron disparadas por la policía. Los agentes detuvieron a siete personas por rechazar dispersarse. El capitán de la policía estatal de autopistas Ron Johnson -encargado desde el jueves de supervisar las protestas- aseguró que los ataques estaban organizados, que los “agresores” trataron de infiltrarse entre los agentes y justificó el lanzamiento de gases porque dichos individuos hicieron caso omiso a la orden policial de que recularan.

“Los actos coordinadores fueron actos criminales diseñados premeditadamente”, dijo Johnson en declaraciones a la prensa. “No tuve otra alternativa que elevar el nivel de nuestra respuesta”. El gobernador Nixon afirmó en su comunicado que “muchos” de los manifestantes no son residentes de Ferguson, dando a entender que los disturbios están atrayendo a personas que solo buscan enfrentarse con la policía.

La decisión de desplegar a la Guardia Nacional supone un retorno a la militarización en la respuesta a las protestas. En los primeros días de movilizaciones, el robusto despliegue de la policía local y del condado -con vehículos blindados y agentes de estética militar con rifles y equipados con gases lacrimógenos- exacerbó los ánimos de parte de los manifestantes que cortaban pacíficamente cada tarde y noche la mencionada avenida comercial.

Tras declarar que parecía una “zona de guerra”, el gobernador Nixon decidió el jueves traspasar la supervisión de las protestas a la policía estatal de autopistas. La nueva estrategia la encabezó un mando afroamericano con una actitud muy distinta: habló con los manifestantes y redujo notablemente la presencia policial. El giro conciliador tuvo un efecto apaciguador inmediato y la noche del jueves no registró incidentes y fue un acto de reivindicación festivo, familiar y pacífico en honor a Brown.

Sin embargo, la decisión al día siguiente de la policía local de difundir unas imágenes de Brown participando en un supuesto robo antes del tiroteo y de admitir que no guardaba relación con su muerte, volvió a encender los ánimos entre los manifestantes, que lo consideraron una táctica para alejar el foco del agente que lo disparó.

Tras la divulgación de las imágenes -una decisión criticada por la policía estatal de autopistas y el gobernador-, volvieron la noche del viernes los saqueos a establecimientos, que ya habían ocurrido el domingo anterior. La primera tienda a ser saqueada fue la del supuesto robo. Al día siguiente, Nixon establecía el estado de emergencia con el primer toque de queda, que se saldó con siete detenidos, un manifestante gravemente herido de bala por otro civil y un limitado lanzamiento de gases lacrimógenos para rescatar al herido, según la policía.

Fuente: El País
Los disturbios en Ferguson, en el estado de Missouri, tras la muerte de un joven afroamericano sacan a relucir cómo las tácticas de la Policía estadounidense se parecen cada vez más a las del ejército que opera en Irak.

El pasado sábado, 9 de agosto, la Policía mató al joven afroamericano Michael Brown en Ferguson, ciudad a las afueras de San Luis de población mayoritariamente negra. La tragedia derivó en protestas y actos de vandalismo, a los que la Policía no tardó en reaccionar. El sitio Mashable ha publicado imágenes que evidencian la semejanza de las tácticas utilizadas por la policía antidisturbios y el ejército de EE.UU.




A la izquierda: Policía antidisturbios durante las protestas en Ferguson. Los policías dispararon gas lacrimógeno para dispersar la protesta.

A la derecha: Militares del ejército de Estados Unidos mueven sus carros blindados en Camp Virginia, cerca de la Ciudad de Kuwait, tras finalizar el servicio en Irak.


A la izquierda: Vehículo blindado de la Policía de Tránsito discurre por la calle South Florissant en San. Luis, Missouri, el pasado lunes 11 de agosto.

A la derecha: Soldados del ejército estadounidense vuelven a su base tras cumplir una misión de patrulla en Iskandariya, en la provincia de Babil, Irak.


A la izquierda: Policía armada toma posiciones para contener la marcha de protesta en Ferguson.

A la derecha: Patrulla del ejército estadounidense en Baquba, provincia de Diyala, Irak en 2007.

Desde 2012, cuando los Estados Unidos redujo su presencia en Afganistán e Irak, la Policía ha recibido una parte del arsenal del ejército, incluso tanques anfibios, armas de fuego y drones. En junio la Unión Americana para Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) publicó un informe titulado 'La guerra llega a casa', en el que denunciaba la "militarización excesiva" de la Policía. "Esto da miedo a la gente, daña a la comunidad y amenaza la seguridad pública", afirmó una oficial de la ACLU, Kara Dansky.

Fuente: Mashable
la-proxima-guerra-joven-adolescente-palestino-asesinado-israel-jerusalen-palestina-disturbios-venganza
Se investiga si la muerte del adolescente es un acto de venganza de extremistas israelíes

Podría tener relación con el asesinato de los tres estudiantes israelíes enterrados ayer

Violentos disturbios han estallado esta mañana en Jerusalén Este entre policías y manifestantes palestinos que protestan por el asesinato de Mohamad Husein Abu Jedeir, que ha sido condenado por dirigentes palestinos e israelíes. El cadáver de este joven de 16 años del barrio de Shuafat fue hallado a primera hora de la mañana por agentes israelíes en un bosque de la ciudad. La policía investiga si tiene relación con un posible acto de venganza de extremistas israelíes en respuesta al secuestro y asesinato de los tres estudiantes judíos que ayer fueron enterrados, aunque no descarta otras motivaciones como conflicto familiar o ajuste de cuentas entre bandas. En Shuafat, donde se han producido los principales enfrentamientos, no dudan que el asesinato ha sido obra de radicales judíos.

"Estamos investigando varias posibilidades. Aún no podemos concluir cuál es la causa del asesinato. Esperamos que cesen los disturbios", ha afirmado el ministro de Interior, Yitzhak Aharonovitch que ha ordenado elevar el estado de alerta en Jerusalén.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Abu Mazen, responsabiliza a Israel del asesinato y exige al primer ministro, Benjamin Netanyahu, que lo condene "de la misma forma que yo condené el secuestro y asesinato de los tres adolescentes israelíes" y que frene "la violencia de los colonos".



Netanyahu, por su parte, ha afirmado que ordenó "una rápida investigación para saber quién está detrás de este repugnante asesinato y qué es lo que realmente ocurrió". "Pido a todas las partes que no se tomen la justicia por su mano. Israel es un Estado de ley y todos deben actuar de acuerdo a la ley".

Las primeras investigaciones intentaban aclarar la relación entre el hallazgo del cadáver y la llamada recibida sobre el secuestro de un habitante de Shuafat esta madrugada. Fuentes policiales, citadas por la radio militar, revelan que se investiga también si el origen del asesinato es un ajuste de cuentas familiar en el barrio palestino de Shuafat, en Jerusalén.

"No hay que precipitarse y debemos esperar el fin de las investigaciones para confirmar los motivos. Pero si se confirma que se trata de un acto de venganza por el asesinato de los tres chicos, sería simplemente un acto terrorista muy grave", ha declarado el diputado israelí Ofer Shelaj.

El cadáver mostraba señales de violencia. Los palestinos acusan a "varios colonos" de haber secuestrado y asesinado al joven de Jerusalén Este. Su primo Suliman niega rotundamente que el motivo sea un tema interno palestino y avisa que "el asesinato puede provocar ahora muchos problemas y disturbios". De hecho, ya se han producido algunas protestas en Jerusalén Este.

"Todas las posibilidades están siendo investigadas, pero aconsejo no sacar rápidas conclusiones", ha afirmado el jefe de la Policia de Jerusalén, Yossi Pariente.

'Asesinato estremecedor'

El ministro israelí de Viviendas, el ultranacionalista Uri Ariel, fue rotundo: "El asesinato es estremecedor y pido a la policía que no escatime ningún esfuerzo y detenga a los asesinos tan rápido como sea posible".

Tras conocerse el asesinato de los tres estudiantes judíos secuestrados el pasado 12 de junio, la policía elevó este lunes el estado de alerta en todo el país. Su temor es que la sed de venganza de extremistas israelíes se traduzca en agresiones contra habitantes y propiedades palestinos.

"Un joven asesinado es un joven asesinado y da igual si es árabe o judío. Lo condeno con rotundidad. Yo conocía a su familia pero antes de acusar directamente aconsejo esperar los resultados de la investigación. No estoy seguro que los autores sean judíos", afirma el concejal de Jerusalén, Arieh King mientras el alcalde Nir Barkat condena "el horrible acto". "Estoy plenamente convencido de que nuestras fuerzas de seguridad llevarán pronto a los tribunales a los responsables".

Ayer, mientras Naftali Frenkel (16), Gilad Shaer (16) y Eyal Yifraj (19) fueron enterrados en un funeral multitudinario en Modiín unos 400 ultranacionalistas israelíes se congregaron en uno de los accesos de Jerusalén para protestar y pedir venganza. La policía disolvió la manifestación lo que llevó a varias decenas a dirigirse a la ciudad antigua de la ciudad para intentar agredir a palestinos. La policía detuvo a 40 radicales, en su mayoría menores. "Nuestro Gobierno no hace nada para luchar contra el terrorismo árabe. ¿Hasta cuándo? ¡Árabes fuera!", gritó uno de los jóvenes según recogió el canal público israelí.


Benjamin Netanayhu mantuvo anoche una nueva reunión de su gabinete de seguridad para estudiar la respuesta contra el grupo islamista Hamas al que acusa de estar detrás del asesinato de los tres estudiantes judíos.

La cúpula militar mostró su oposición a la sugerencia de algunos ministros de lanzar una amplia operación contra Hamas en la Franja de Gaza para castigar el asesinato de los jóvenes y frenar el lanzamiento de proyectiles contra el sur de Israel.

Como estaba previsto y anunciado, el Ejército ha destruido en la zona de Hebrón la casa de Ziad Awad, acusado de matar al israelí Baruj Mirazhi cuando se dirigía con su familia a la cena de Pesaj (Pascua judía) a mediados de abril.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-protestas-en-abjasia-rusia-georgia
Los opositores en Abjasia se congregaron hoy en las calles de la capital, Sujum, para protestar contra las actuales autoridades del país. La protesta terminó con el asalto del edificio de la Administración de la república.

Los partidarios de la oposición abjasia se reunieron en el centro de Sujum y se dirigieron a la Administración para exigir la renuncia del presidente, Alexánder Ankvab, y su Gobierno.

En esos momentos en el edificio se estaba celebrando una reunión del mandatario con los líderes de los movimientos de la oposición. En vez de esperar a que terminaran las conversaciones los opositores han intentado irrumpir en el edificio.

Las fuerzas del orden no lograron detener a la multitud. Según algunas informaciones, varias personas resultaron heridas durante el asalto.

Fuente: RT


la-proxima-guerra-activistas-pro-rusos-atacan-sede-policia-en-odesa-ucrania
La situación se agrava en Odesa. Cientos de activistas prorrusos han atacado a pedradas la sede la policía en la ciudad para que exigir la puesta en libertad de colegas detenidos, informa Reuters. Los activistas mantienen el edificio rodeado. Los asaltantes han liberado a una treintena de activistas arrestados. "Los rusos no abandonan a uno de los suyos", gritaban los atacantes.

El primer ministro interino de Ucrania, Arseni Yatseniuk, ha responsabilizado este domingo a la policía de la muerte de 46 personas en Odesa (sur del país) durante los violentos choques entre partidarios de la unidad de Ucrania y manifestantes prorrusos y el posterior incendio de la Casa de los Sindicatos, y anunció una investigación de la fiscalía general para encontrar “a todos los cabecillas e instigadores” de los disturbios.

Yatseniuk hizo estas declaraciones en la ciudad del mar Negro, de mayoría rusófona, durante una reunión con activistas en la que repasó los incidentes que desencadenaron la tragedia, una nueva fase en el agravamiento de la crisis que vive el país desde la revolución del Maidán, en febrero pasado.

“Si las fuerzas de seguridad hubieran funcionado, esos terroristas deberían haber sido neutralizados” para evitar el baño de sangre, dijo Yatseniuk en referencia a los supuestos instigadores de los disturbios, “agentes externos instigados por Rusia y elementos procedentes de la región separatista [moldava] de Transdniéster".

Poco antes en declaraciones a la BBC, el jefe de Gobierno interno había señalado que numerosos cadáveres hallados en la Casa de los Sindicatos eran de personas nativas de esta región moldava de mayoría rusa autoproclamada independiente.

La inacción, cuando no supuesta connivencia, de la policía hacia los radicales prorrusos ya fue subrayada el miércoles por el presidente interino, Alexandr Turchínov, al constatar la incapacidad del Estado de hacer frente a la revuelta en el este del país.

Kiev acusa a la policía local de Odesa de incapacidad a la hora de mantener el orden público e inacción para impedir los choques durante una marcha por la unidad de Ucrania celebrada en la ciudad del suroeste y reventada por radicales prorrusos, en la que también se mezclaron hinchas de dos equipos de fútbol rivales. Los segundos se refugiaron en la Casa de los Sindicatos, que fue atacada con cócteles molotov por los unionistas, si bien numerosos testigos aseguran que se produjo un intercambio de proyectiles incendiarios entre ambas partes.



En el segundo de los tres días de luto oficial decretados por Kiev, Odesa llora este domingo a los muertos en multitud de altares improvisados en la ciudad, en especial ante el edificio incendiado. Según la agencia Unian, grupos prorrusos radicales han publicado en las redes sociales la dirección de algunos activistas proucranios y han jurado venganza por la muerte de sus correligionarios en la Casa de los Sindicatos.

Mientras, en el este de Ucrania prosigue por tercer día consecutivo la ofensiva del Ejército y la Guardia Nacional para recuperar las ciudades en manos de rebeldes prorrusos. El foco de las operaciones continúa siendo el bastión rebelde de Slaviansk, aunque informaciones no confirmadas refieren avances durante la noche de las fuerzas armadas en Konstantínovska, donde habría sido desmantelado un importante control de carretera, y Mariupol, al sur de la provincia de Donetsk y cuna de una importante minoría griega.

Fuente: El País
El grupo ultranacionalista Sector Derecho ha asesinado a tiros a al menos 10 personas que formaban una cadena humana en una localidad del este de Ucrania.

Más de 10 personas han muerto y alrededor de 40 han resultado heridas después de que miembros del Sector Derecho abrieran fuego contra la población civil en el este de Ucrania, informó este sábado el alcalde de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov.

Según las primeras informaciones disponibles, las personas que fueron asesinadas habían formado una cadena humana para evitar la entrada a su localidad de los miembros del grupo de extrema derecha.

"Durante la noche, en el pueblo de Andréevka [un suburbio de Slaviansk], un grupo de personas bloqueó la entrada a los miembros del Sector Derecho, formando una cadena humana a lo largo de la carretera. Miembros de Sector Derecho abrieron fuego, matando a más de 10 personas", dijo Ponomariov a la agencia rusa Interfax.

Según el alcalde, los atacantes también abrieron fuego contra las personas que trataron de asistir a los heridos.

La corresponsal de RT, Paula Slier, informa este viernes desde Slaviansk que algunos vecinos se han reunido en el centro de la urbe, decididos a "defender la ciudad", mientras que otros han bloqueado las carreteras y puentes que conducen a la ciudad para impedir el paso de las tropas ucranianas.

También se reportó que al menos 15 vehículos blindados han sido neutralizados por los habitantes de Andréevka.

Fuente: RT


El Gobierno interino de Kiev no solo tiene dificultades para atajar la rebelión prorrusa en el este, como demostró la desigual ofensiva de este viernes en Slaviansk; también le estallan en las manos nuevos focos de violencia, como el que este viernes arrasó un edificio en Odesa (sur), con un balance de 31 muertos, según fuentes policiales. Manifestantes prorrusos que habían reventado una marcha por la unidad de Ucrania se refugiaron en un edificio oficial, denominado Casa de los Sindicatos, al que los partidarios de Kiev prendieron fuego. Pocas horas antes, otras cuatro personas habían perdido la vida en choques registrados durante la manifestación.

Tras varios anuncios de una “operación antiterrorista” repetidamente fallida, y en un intento a la desesperada de recuperar el control sobre el este rebelde del país, el Ejército ucranio desencadenó en la madrugada del viernes la “fase activa” de una operación militar contra el bastión de Slaviansk, avanzadilla de los activistas prorrusos. Tras varias horas de combates, en los que los milicianos derribaron con misiles dos helicópteros Mi-24 y acabaron con la vida de dos tripulantes, la situación en Slaviansk era de tensa expectación, apenas rota por el fuego cruzado de la propaganda —uno y otro bando reivindican porciones similares de presencia en las calles, sin que los datos hayan podido contrastarse— y las numerosas barricadas incendiadas en torno a la ciudad, de 130.000 habitantes. El alcalde ‘rebelde’, Viacheslav Ponomariov, elevó a cinco, tres milicianos y dos civiles, el número de muertos en su bando.


A media tarde, nadie se atrevía a dar la ofensiva por concluida, ni a aventurar próximos objetivos rebeldes del Ejército de Kiev en la región, más allá de un puente recuperado cerca de la ciudad, custodiado por un batallón de 140 soldados y entre ocho y diez blindados a los que decenas de civiles trataron de impedir el paso con sus cuerpos, como muestran varios vídeos caseros publicados en Internet. Kiev afirma haber retomado también el control de una decena de checkpoints, casi todos en la periferia suroriental, por donde Slaviansk comunica con Donetsk y Lugansk, otros dos importantes focos del alzamiento.

“En los barrios del sur están todos metidos en casa, aunque no se oyen disparos desde hace horas y algunas tiendas han abierto”, contaba a media tarde del viernes Inna, estudiante de la Universidad de Donetsk cuya familia vive en Slaviansk. “Las autoridades (rebeldes) les han dicho que no salgan a la calle por lo menos durante el día de hoy (viernes), o hasta que se vayan los soldados”. La “operación de castigo” de Kiev, como fue denominada por el Kremlin, dejó Slaviansk aislada del mundo, con todos los accesos por carretera bloqueados. La anormalidad del tráfico era bien patente incluso a un centenar de kilómetros, en la salida norte de Donetsk, donde patrullas de policías apoyados por fuerzas especiales paraban a todos los vehículos para inquirir el destino y advertían del “estado de guerra” de Slaviansk. Quince kilómetros más arriba, el aparente control de las autoridades estatales se desvanecía a favor de milicianos de la autoproclamada República de Donetsk, todos ellos fuertemente armados, con pasamontañas y a cubierto tras los parapetos de sacos terreros que cada cierto trecho salpican la vía. La bandera del mando rebelde ondeaba a su antojo durante el resto del recorrido hacia el norte.

Tras Slaviansk, otros bastiones rebeldes descontaban este viernes las horas para recibir el golpe de Kiev
Slaviansk no fue la única ciudad donde se registraron incidentes. En Odessa, un enfrentamiento entre activistas proucranios y prorrusos dejó una víctima mortal, mientras que a 15 kilómetros de Donetsk, los rebeldes tomaron la estación de tren de Yasinuvata, cortando las comunicaciones con el norte y, de paso, el último cordón umbilical de Slaviansk con el mundo. Kramatorsk, teórico objetivo conjunto de la operación militar, también quedó aislado por tren al interrumpirse la línea que conecta Donetsk y la aglomeración urbana e industrial de Slaviansk, a la que pertenece.

Tras Slaviansk, otros bastiones rebeldes descontaban este viernes las horas para recibir el golpe de Kiev. En Gorlovka, importante centro minero y de la industria química que con 270.000 habitantes dobla en población a Slaviansk, los activistas de las Milicias Populares de Donbas, el grupo que controla toda la ciudad, hacían una nerviosa demostración de fuerza. En trajes de campaña sin distintivos, embozados casi hasta la ceguera, los milicianos redoblaron el control sobre el ayuntamiento y la comisaría central de policía, ocupados el miércoles y semiocultos tras montañas de neumáticos y alambradas. “Todos los muchachos son de Gorlovka, aquí no hay ningún ruso”, explicaba ante la alcaldía Alexander Boroviov, uno de los civiles de guardia. “Van armados con AKSU (variante corta de Kaláshnikov) viejos, pero nadie sabe de dónde los han sacado y nadie pregunta”, añadía. Otro ‘defensor’ civil, Vladímir Druslukov, apuntaba la posibilidad de que hubieran podido ser requisados “a la policía” durante el asalto a la comisaría, como en otros puntos del Este.

Ambos daban por seguro un asalto del Ejército de Kiev “en cuestión de horas”. “Está todo preparado. Los habitantes de Gorlovka, los civiles, se interpondrán entre el edificio y los soldados a modo de escudo humano. Dentro hay mucha gente lista para repeler la agresión si esa barrera humana falla o los soldados disparan contra ellos”, contaba Boroviov. Imposible averiguar la cifra de milicianos listos para el combate. “Es un secreto”, zanja Boroviov. El uso por parte de los rebeldes de Slaviansk de lanzamisiles para abatir los dos helicópteros reforzó la tesis de Kiev relativa al apoyo financiero y logístico y la implicación militar de Moscú en el desafío separatista. El Kremlin, por su parte, acusó a Kiev de atacar indiscriminadamente a la población civil y de usar “mercenarios” en su avance contra Slaviansk.

A ocho días del referéndum federalista convocado por la República de Donetsk —ilegal para el Gobierno de Kiev, a su vez embarcado en la preparación de unos comicios cuya viabilidad puso el miércoles en entredicho el propio presidente interino, Alexandr Turchínov—, el pulso entre Kiev y el Este se redobla. Pero sobre el terreno y ante las urnas, los rebeldes parecen llevar aún la delantera.

Fuente: El País
Una persona ha muerto y al menos una decena ha resultado herida en el curso de una batalla campal que ha estallado en Odessa (sur de Ucrania) entre manifestantes favorables al Gobierno y sectores prorrusos, según ha confirmado la policía local.

Partidarios de la unidad del país y opositores a las autoridades de Kiev se han enfrentado con palos y piedras, aunque también se han escuchado disparos de fuego real.

Diversos medios han informado de al menos una decena de heridos, según el activista prorruso Egor Kvasiuk, que ha asegurado que entre ellos hay tanto manifestantes como policías que trataron de separarles.

Los enfrentamientos han estallado cuando varios miles de manifestantes con banderas ucranianas y cantando lemas como 'El este y el oeste, juntos' se manifestaban por el centro de la ciudad en una marcha a la que se han sumado hinchas del equipo de fútbol Chernomórets.

A su encuentro han salido varios cientos de prorrusos opuestos al Gobierno de Kiev, armados con escudos y palos, mientras decenas de policías se han interpuesto entre ambos grupos tratando de separarlos.

Fuente: El Mundo



Unos 3.000 opositores al Gobierno autoproclamado de Kiev se dirigieron desde el edificio del Servicio de Seguridad, ocupado por las fuerzas de autodefensa de Ucrania, a la administración regional de la localidad, según la agencia Interfax.

Según informó una corresponsal de RT en inglés, otro grupo de unas 1.000 personas se reunió frente al edificio de la administración gritando y exigiendo un referéndum. Las fuerzas policiales abandonaron pacíficamente el edificio pero se congregaron frente a la sede de la Administración para controlar la situación. Por su parte, los manifestantes anti-Kiev exigieron a la Policía de Lugansk entregar las armas.

Los manifestantes afirman que inicialmente no planeaban tomar el edificio, sino que únicamente querían negociar con representantes del Gobierno. "Si no aceptan nuestras demandas, vamos a formar nuestro propio Gobierno", dicen, y agregan que la toma de la Administración tuvo lugar debido a la "falta de debate".

Los policías se pusieron del lado de los manifestantes. En el primer piso de la sede de la Administración hay puertas y ventanas rotas, los manifestantes se encuentran en el interior y en el tejado del edificio, sobre el que se izan banderas de Rusia y de la República Popular de Lugansk.



Asimismo, unas quinientas personas protestaron en Lugansk frente a la delegación del Ministerio del Interior para exigir la renuncia del delegado, Vladímir Guslavski.

Los partidarios de la federalización también han tomado el Ayuntamiento de la localidad de Pervomaisk, en la región de Lugansk, informan medios locales. Sobre el edificio se iza la bandera de la llamada República de Lugansk. Las banderas ucranianas fueron retiradas de todas las instituciones de la ciudad.

Fuente: RT
la-proxima-guerra-manifestantes-pro-rusia-este-de-ucrania
La tensión continúa en el este de Ucrania, donde los manifestantes a favor de la unión con Rusia han ocupado varios edificios de la administración en Jarkov y Donetsk, las principales ciudades de la región.

Los manifestantes, en torno a un millar en Donetsk, pide celebrar referendums de anexión a Rusia como sucedió con Crimea. En esta ciudad industrial ocuparon la sede del gobierno regional y varios edificios de seguridad agitando banderas rusas.

También en Jarkov, la segunda ciudad más grande del país, salieron a las calles unos 1.500 manifestantes prorrusos en dos marchas diferentes. En esta ciudad ocuparon también la sede del gobierno regional. Tras las protestas, decenas de activistas lanzaron piedras y otros objetos contra algunos miembros del gobierno.

En Odesa, a orillas del Mar Negro, miles de personas se manifestaron para pedir un mayor federalismo de la ex república soviética y exigir el ruso como lengua administrativa.

El ministro del Interior, Arsen Avakov, aseguró que la policía podría restaurar el orden en las dos ciudades sin recurrir a la violencia. No obstante, acusó al derrocado presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, de conspirar con el presidente ruso, Vladimir Putin, para alimentar las protestas.

Fuente: El Mundo



Grupos paramilitares colombianos están en la frontera con Venezuela en espera de que se agrave la situación de orden público en el vecino país para ingresar a su territorio. Sobre este peligro avisa la inteligencia militar venezolana.

Según reveló en una emisión televisiva el político y presentador del programa 'Los Confidenciales', José Vicente Rangel, en la localidad de Ragonvalia del Departamento de Norte de Santander "están en la actualidad concentrados aproximadamente 200 efectivos de irregulares con abundante armamento y logística". Agregó, con referencia a unos informes de la inteligencia militar, que lo mismo ocurre en otros lugares fronterizos.

La situación en el propio territorio venezolano sigue siendo alarmante. A juicio del experto, está en preparación una segunda ofensiva. El saldo de víctimas mortales de los sangrientos enfrentamientos que se desencadenaron en Venezuela en febrero pasado ha ascendido este fin de semana a 39.


En el Gobierno y el Ejército venezolano creen que las fuerzas antirrevolucionarias en la vecina Colombia buscan aprovecharse de esta situación y entrar en el escenario.

Rangel abordó también el tema de la táctica de lucha que llevan a cabo los sectores radicales de la oposición y que se suele denominar en Caracas como 'guarimba'. El presentador recordó que ya había sido ensayada en los años 2002–2003 y "ahora se repite con mayor organización, recursos y logística".

Entre los métodos novedosos, destacó la masiva tala de árboles que se registra en las grandes ciudades. Supuso que en los próximos enfrentamientos esos troncos podrían servir para montar barricadas en las calles por parte de las fuerzas antigubernamentales.

Fuente: Aporrea.org
la-proxima-guerra-la-oposicion-venezuela-busca-internvencion-militar-de-la-otan-simulando-enfrentamiento-civil
En su intervención ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el representante de Venezuela, Germán Saltrón, argumentó que la oposición intenta simular un enfrentamiento civil para solicitar la intervención militar extranjera en el país.

"El objetivo es provocar enfrentamientos entre los venezolanos para simular una guerra civil y solicitar la intervención extranjera de militares de la OTAN y, de esta forma, terminar con la revolución bolivariana y entregar los mayores recursos petroleros del mundo a Estados Unidos", denunció Saltrón durante la primera de las cuatro audiencias ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Asimismo el representante de Venezuela acentúo que en la historia venezolana ha habido varios intentos de golpes de Estado y de desestabilización, lo que indica que el país nunca tuvo una "oposición seria y responsable", siendo un grupo que "se alimenta de la banalidad e inclinado a transitar vías antidemocráticas".

Anteriormente en una entrevista a la cadena Telesur Saltrón explicó que la misión ante la CIDH, una institución de la Organización de los Estados Americanos, la misión venezolana iba a desmontar toda la campaña mediática de desprestigio que pesa sobre el país tras las protestas iniciadas el 12 de febrero, que se han cobrado la vida de 37 personas.

"Vamos a exponer la verdad (...). Existe una campaña internacional que desvirtúa el papel de la oposición ante esos hechos violentos en las llamadas 'guarimbas'", acentuó, agregando que Venezuela podrá desmentir "las falsas denuncias de organizaciones no gubernamentales de EE.UU. que desprestigian al Gobierno venezolano".

Fuente: EFE



la-proxima-guerra-manifestantes-pacificos-en-venezuela-preparan-coctel-molotov
Los analistas políticos siguen con toda atención los esfuerzos de Estados Unidos por provocar «cambios de régimen» simultáneos en Venezuela, Ucrania y Siria. Washington pretende demostrar así que sigue siendo una superpotencia capaz de controlar el curso de los acontecimientos en varias regiones geográficas al mismo tiempo y amedrentar de esa manera a quienes crean poder sustraerse a su predominio recurriendo a nuevas alianzas. Nil Nikandrov analiza en este trabajo la crisis en Venezuela y pone los puntos sobre las íes ante la ola de mentiras de los medios de prensa occidentales.

En Venezuela, los bolsones aislados de manifestaciones estudiantiles que subsistían en algunas grandes ciudades, desaparecieron como por arte de magia durante el reciente carnaval. Para ser más exactos, desaparecieron en los barrios más acomodados de esas ciudades. Olvidando la tradición de viajar a las playas del Caribe durante esta temporada, los organizadores de las manifestaciones antigubernamentales habían declarado que las protestas continuarían porque «el descontento popular» había alcanzado un punto culminante. Un empujoncito más y el régimen se iría a pique, el presidente Nicolás Maduro y sus compañeros huirían a Cuba y Venezuela volvería a ser «una verdadera democracia». Los principales canales de televisión occidentales dieron amplia cobertura a las manifestaciones. Y después… silencio total. Los venezolanos se relajaron y celebraron su carnaval.

El papel protagónico de la guerra psicológica contra Venezuela lo desempeñan las agencias de inteligencia de Estados Unidos. Durante toda la presidencia de Hugo Chávez, Washington desató una intensión guerra mediática destinada a desacreditar la idea misma de que pudiese existir un socialismo del siglo 21.



Chávez nunca prometió un éxito rápido. Pero su bien pensada política social permitió lograr muchas cosas. Según los sondeos de opinión, los venezolanos están entre los pueblos más felices de América.

Los progresos de la revolución bolivariana en materia de salud, de educación y construcción de viviendas a precios accesibles garantizaron a Hugo Chávez el respaldo popular. Ese sólido frente interno le permitió enfrentar exitosamente las actividades subversivas de Estados Unidos, no sólo en Venezuela sino también en la arena internacional.

Un punto fundamental de esta guerra mediática fue la creación del canal de televisión TeleSur con la participación de países aliados de Latinoamérica y la subsiguiente creación de la estación radial RadioSur y de un estudio nacional de cine que produce largometrajes sobre temas patrióticos. Casi cada semana aparece en las pantallas un nuevo film atrayendo a través de todo el país tantos espectadores como las películas de acción de Hollywood. También se ruedan documentales que explican la política de Estados Unidos en Latinoamérica, incluyendo cómo se apoderó ese país del petróleo de otros y la eliminación de los políticos que no son del agrado de Washington.

Desde que murió Hugo Chávez ha podido verse un recrudecimiento de la propaganda de guerra contra su sucesor, Nicolás Maduro. Washington decidió que ha llegado el momento de derrocar el régimen. Para ello ha movilizado todo su arsenal desestabilizador –desde los paramilitares colombianos que infiltra en Venezuela para perpetrar actos de terrorismo hasta el sabotaje económico y financiero y la utilización de las redes sociales en internet.

Haciendo uso de la palabra en la ONU, el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela Elías Jaua declaró que los medios de prensa de la oposición venezolana –así como los medios extranjeros– están inmersos en una intensa campaña tendiente a derrocar al presidente Maduro. Jaua explicó posteriormente que se refería «a campañas bien preparadas que han sido puestas en práctica a través de influyentes redes de televisión». Observó que personalidades de Estados Unidos y artistas europeos «que apenas saben dónde está Venezuela» son utilizados para atacar el gobierno venezolano. Ejemplo de ello son varias declaraciones que se hicieron en plena ceremonia de entrega de los premios Oscar.

Jaua se refería en particular a la cadena de televisión CNN, corrientemente utilizada por la CIA para propagar noticias falsas, que difunde constantemente todo tipo de comentarios negativos contra el gobierno de Venezuela y el presidente Nicolás Maduro. Así ha sucedido con la cobertura tendenciosa de las manifestaciones callejeras, descrita en CNN como pacíficas, a pesar de que los manifestantes bloquean las calles, incendian automóviles, agreden a los policías y arremeten contra las infraestructuras urbanas, como los transportes públicos.

Entre otros actos agresivos, los partidarios de la oposición utilizan barreras metálicas erizadas de clavos para interrumpir la circulación de los vehículos, ocasionando así numerosos accidentes. También instalan cuerdas de nylon a través de las vías con la intención expresa de atentar así contra las vidas de los «motorizados» –trabajadores que utilizan motocicletas para la entrega y distribución de bienes, medicamentos, correo, etc. Estos trabajadores motociclistas, generalmente favorables al gobierno bolivariano, son vistos por la oposición como una fuerza hostil.

A pesar de lo anterior, la CNN guarda silencio sobre el comportamiento abiertamente agresivo y peligroso de los manifestantes de la oposición.

Los medios internacionales en general también guardan silencio sobre los esfuerzos del presidente Nicolás Maduro por establecer un diálogo sereno y abrir canales de comprensión mutua con la oposición y los círculos oligárquicos que organizan y financian una campaña ya prolongada de desobediencia civil. La tolerancia de las autoridades comienza incluso a verse entre la población como una debilidad.

Ante esta cobertura sesgada –a veces incluso incendiaria– de los acontecimientos en Venezuela, las autoridades bolivarianas decidieron expulsar del país a los corresponsales de CNN. Pero los periodistas de otros medios, como la agencia estadounidense Associated Press, la francesa AFP, la española EFE y la británica Reuters, también divulgan una visión tendenciosa de los hechos, al extremo que yo no logro definir un momento en que los periodistas occidentales acreditados en Venezuela hayan dado la menor prueba de independencia en su interpretación de lo que allí sucede. En materia de política internacional, prácticamente todos se alinean fundamentalmente con la manera de pensar de Washington.

El gobierno de Nicolás Maduro hace todo lo posible por contrarrestar la propaganda hostil a través de la cual Washington trata de exacerbar la situación con la esperanza de obtener un pretexto para justificar la intervención directa en Venezuela. El gobierno venezolano ha enfrentado múltiples amenazas y advertencias de la administración estadounidense, que pretende que el gobierno libere a los individuos arrestados durante las manifestaciones callejeras.

El propio presidente Barack Obama se refirió a esto, el 20 de febrero de 2014, en Toluca durante una reunión con sus homólogos de Canadá y México.

El senador republicano John McCain emitió, por su parte, una declaración que suena a ultimátum: «Tenemos que estar dispuestos a utilizar la fuerza militar para entrar en Venezuela e instaurar allí la paz». El senador subrayó que esa operación debería incluir la participación de soldados de Colombia, Perú y Chile. Incluso dijo que varios líderes democráticos están enteramente dispuestos a asumir la responsabilidad de gobernar Venezuela, con el pleno consentimiento de Washington.

McCain explicó incluso por qué Estados Unidos necesita «marionetas democráticas» en Venezuela. Porque se trata, primero que todo, de garantizar la entrega rápida de hidrocarburos a Norteamérica. El petróleo proveniente del norte de África y del Medio Oriente demora generalmente 45 días en llegar a Estados Unidos. El que viene de Venezuela llega en unas 70 horas.

Para explicar la situación en Venezuela y la posición del gobierno de ese país, el ministro de Relaciones Exteriores Elías Jaua inició una gira por varios países de Latinoamérica y Europa mientras que el ministro de Energía Rafael Ramírez se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin y con responsables del gobierno chino.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, declaró que existe una verdadera amenaza de «golpe de Estado suave» contra Venezuela. Y agregó:

«No estoy aquí para defender a Venezuela o al presidente Maduro. Estoy aquí para defender el sistema democrático de un país, como lo hemos hecho con Bolivia, Ecuador o cualquier otro país de la región sin importar que sean de izquierda o de derecha.
La democracia no es propiedad de la derecha o de la izquierda.
La democracia es mostrar respeto por la voluntad del pueblo.
Sería fatal para la región, para los grandes progresos que Latinoamérica ha alcanzado en los últimos años en materia de integración, que permitiésemos que vientos extranjeros arrasen nuestros países y destruyan nuestra fraternidad.»

Cristina Fernández recordó también que ha habido en los últimos 14 años ha habido en Venezuela 19 elecciones, con una sola derrota para el partido actualmente en el poder.

Conforme a la Constitución de Venezuela, un referéndum revocatorio podría realizarse en 2016 y esa sería la única vía legítima para cambiar el gobierno, opinión que comparten la mayoría de los dirigentes de Latinoamérica.

Los analistas políticos se mantienen atentos a la sincronización de los esfuerzos del Imperio por concretar sus «cambios de régimen» en Venezuela, Ucrania y Siria. Washington pretende demostrar al mundo que sigue siendo una superpotencia capaz de dirigir el curso de los acontecimientos en varias regiones del planeta al mismo tiempo.

Barack Obama quiere concluir su periodo como presidente con victorias espectaculares en el este de Europa y en Latinoamérica. Convertir Ucrania en un Estado satélite permitiría garantizar la presencia militar de Estados Unidos en las fronteras de Rusia y un «cambio de régimen» en Venezuela pondría fin a los proyectos independientes de integración en Latinoamérica.

Fuente: Voltairenet
la-proxima-guerra-eeuu-alerta-venezuela-se-precipita-hacia-la-catastrofe
El jefe del Comando Sur sugiere que en el seno de las Fuerzas Armadas venezolanas hay división sobre la deriva del país pero que, de momento, son leales a Maduro

“La situación [en Venezuela] se está cayendo a pedazos delante de nosotros y, salvo que no ocurra un milagro, que provoque que la oposición o del Gobierno de [Nicolás] Maduro se replieguen, va a precipitarse hacia la catástrofe económica y democrática”. Así de pesimista se ha mostrado el general John Kelly, jefe del comando Sur de Estados Unidos –que abarca la región de Sudamérica, América Central y el Caribe- sobre la deriva de la crisis por la que atraviesa Venezuela, que se ha cobrado ya casi una treintena de víctimas mortales.

La inestabilidad en ese país ha centrado buena parte de la comparecencia de Kelly ante el Comité de Asuntos Armados del Senado. Allí, el marine ha manifestado su preocupación por “la degradación” democrática de Venezuela y su confianza en que sean los propios venezolanos los que “resuelvan” esta situación “sin que todo se vaya de control y precipite una mayor violencia”.


El general ha reconocido que no tiene contacto militar con las Fuerzas Armadas venezolanas pero ha asegurado que, “de momento”, sus mandos siguen siendo leales al presidente Nicolás Maduro, si bien, ha sugerido que en su seno “probablemente hay presiones y divergencias y opiniones determinadas sobre la dirección que debería seguirse”. Kelly ha llamado la atención sobre el hecho de que, hasta ahora, Maduro haya apelado a la policía y no al Ejército para hacer frente a las protestas ciudadanas. “Lo cual dice bastante sobre la opinión que tiene el Gobierno sobre lo que puedan hacer los militares”, ha señalado.

Los senadores del comité han hecho varias preguntas sobre la presencia y el grado de implicación de países como Cuba y Rusia –que recientemente ha manifestado su deseo de establecer una base en Venezuela- en la crisis venezolana y, concretamente, en la estrategia de “represión” por parte del Gobierno chavista. Interpelado al respecto por la senadora republicana y favorita del Tea Party, Kelly Ayotte, Kelly ha sido preciso a la hora de aclarar que quien realmente “tiene influencia” en el país sudamericano es Cuba. “Tiene asesores militares y de inteligencia sobre el terreno”, ha reconocido el general.

La situación en Venezuela preocupa en el Capitolio y prueba de ello es que el miércoles el secretario de Estado, John Kerry, fue preguntado sobre la política de la Administración respecto de esa crisis. El jefe de la Diplomacia estadounidense reconoció que el Gobierno se reserva la posibilidad de imponer sanciones, pero que, de momento, prefería que el resto de los países de la región trataran de fomentar el diálogo entre el Gobierno y la oposición. El Senado está dispuesto a aplicar medidas de castigo cuanto antes tal y como dejó claro esa misma tarde al aprobar por unanimidad una resolución que insta al presidente Barack Obama a que autorice la prohibición de visados y la congelación de activos a particulares que hayan participado, de manera directa o indirecta, en la violación de derechos humanos en Venezuela.

El jefe del comando Sur también ha sido preguntado sobre la conveniencia y los potenciales efectos de esas sanciones. “Yo diría que cuanto más se limite su libertad de movimientos y sus cuentas bancarias en este país [por EE UU mayor efecto tendrá en sus reflexiones sobre el futuro”, ha sostenido. “Cualquier cosa que se pueda hacerse para que comiencen a tratar bien a su propia gente, para que den un paso atrás y se aparten del camino que han tomado, será muy beneficioso para el maravillo pueblo de Venezuela”.

Fuente: El País
la-proxima-guerra-filtracion-conversacion-oposicion-ucrania-contrato-francotiradores
Filtran un diálogo entre el ministro de Asuntos Exteriores de Estonia, Urmas Paet, y la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, que confirma que los francotiradores de Kiev fueron contratados por la oposición.

Funcionarios del Servicio de Seguridad ucranianos interceptaron la conversación telefónica en la que los políticos intercambiaban sus impresiones sobre los recientes acontecimientos en Ucrania.

Cuando abordaron el uso de la fuerza durante las protestas, Paet ofreció información que confirma los rumores de que los francotiradores fueron contratados por los propios líderes de Maidán.

Es preocupante el hecho de que la nueva coalición no quiera investigar el asunto y ahora se hace más evidente que detrás de los francotiradores hay personas de la nueva coalición, y no Yanukóvich Según el ministro de Estonia, las pruebas que le mostraron evidencian el hecho de que tanto los manifestantes como los agentes de la Policía fueron asesinados por los mismos francotiradores.

"Es preocupante el hecho de que la nueva coalición no quiera investigar el asunto y ahora se hace más evidente que detrás de los francotiradores no estaba [Víktor] Yanukóvich, sino que había personas de la nueva coalición", agregó.

"Creo que sí queremos investigarlo [...]. Eso es interesante", respondió Ashton sorprendida.


A continuación, el político estonio señaló que se trata de un "factor muy irritante". "Desacredita a la nueva coalición desde el principio", aseguró.

Paet mencionó que, según tiene entendido, los políticos que formaron parte del autoproclamado Gobierno no gozan de confianza. "Representantes de la sociedad civil afirman todos tienen un pasado oscuro", indicó.


RT se puso en contacto con la portavoz de la alta representante de la Unión Europea, Maja Kocijancic, para aclarar los hechos. Sin embargo, Kocijancic se limitó a contestar: "no haremos comentarios sobre la conversación filtrada", dando entender que es un diálogo auténtico.

Por su parte, Paet, confirmó la autenticidad de la grabación. El ministro explicó a la agencia rusa RIA Novosti que se sentía "decepcionado" por que la llamada hubiera sido interceptada y aseguró que "no es una coincidencia" que esta conversación haya sido difundida en Internet precisamente este miércoles.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso afirmó sentirse sorprendido por la negativa de la Unión Europea a hacer comentarios sobre la polémica grabación.

La llamada se produjo después de que el canciller estonio visitara Kiev el pasado 25 de febrero, justo cuando en la ciudad se producían fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad ucranianas.

Fuente: RT
la-proxima-guerra-protestas-disturbios-en-donetsk-crimea-este-de-ucrania-pro-rusia
Decenas de miles de personas salieron a las calles de Donetsk y Járkov, dos de las tres principales ciudades en el Este rusoparlante de Ucrania, para expresar su rechazo a las nuevas autoridades del país que asumieron todo el poder hace una semana tras deponer al ya expresidente Víktor Yanukóvich. En esta última localidad, se han producido violentos enfrentamientos entre manifestantes prorrusos convocados por el alcalde, Guennadi Kersén, y los activistas del movimiento popular europeísta conocido como Euromaidán.Varias personas resultaron heridas.

Más de 10.000 personas se manifestaron en la plaza de la Libertad de Járkov para exigir al nuevo Gobierno la progresiva federalización de Ucrania y el archivo de las causas penales contra los policías que cumplieron con su deber. Los organizadores del mitin, liderado por el exgobernador de la región de Járkov, Mijail Dobkin, y el alcalde de la ciudad homónima, Guennadi Kernés, también exigieron al Gobierno central de Arseni Yatseniuk que desarme a los grupos armados de civiles (autodefensas del Maidán) y que les obligue a desalojar todos los edificios oficiales que han tomado en Kiev y otras ciudades del país.


Tras unos enfrentamientos en los que se oyeron disparos, según las agencias locales, los manifestantes prorrusos rompieron el cordón de los europeístas y tomaron la Delegación del Gobierno central en Járkov, sobre cuya puerta desplegaron enseguida una bandera rusa.

Mientras, alrededor de 10.000 personas concentradas en la plaza Lenin de Donetsk eligieron a mano alzada a Pável Gúbarev, jefe de la Milicia Popular de Donbass (como se conoce la zona minera en el Este ucraniano), nuevo gobernador popular de la región, según medios ucranianos.

Gúbarev lanzó un ultimátum a las autoridades de la región de Donetsk para que desobedezcan a las nuevas autoridades de Ucrania en Kiev y pidió a los manifestantes que levanten un campamento frente a la Delegación del Gobierno.

Fuente: El Mundo