Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
la-proxima-guerra-dejara-eeuu-oriente-medio-en-manos-de-arabia-saudita-e-iran
por Thierry Meyssan

Mientras se acerca la fecha límite de las negociaciones 5+1, Thierry Meyssan revela lo que verdaderamente está en juego en esas conversaciones. Tras la falsa acusación de que Irán pretende fabricar la bomba atómica se oculta el esfuerzo de Washington por limitar la influencia de la Revolución iraní. Pero ante las derrotas militares sufridas desde 2006, Washington está ahora dispuesto a conformarse con un congelamiento de la actual correlación de fuerzas. Su nuevo plan sería dividir la zona árabe entre prosauditas y proiraníes e imponer un acuerdo para que ambos bandos se comprometan a no interferir en la zona de influencia del otro.

En el Golfo y en el Levante, todos los debates políticos están actualmente pendientes de la posible firma –el 24 de noviembre de 2014– de un acuerdo entre los 5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Alemania e Irán.

Desde la elección de Mahmud Ahmadinejad como presidente de Irán, en 2005, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia han venido tratando de impedir que la República Islámica exporte su revolución y ponga en peligro el desorden mundial. Sabiendo que los científicos iraníes siguen investigando, entre otras cosas, la posibilidad de inventar un nuevo tipo de central nuclear capaz de liberar el Tercer Mundo de la dominación «occidental», esas tres potencias occidentales acusan sin pruebas a Irán de estar tratando de dotarse de la bomba atómica. Las sanciones impuestas contra la República Islámica han afectado gravemente la economía iraní… pero también afectan la economía de Alemania. Por su parte, China y Rusia actúan como moderadores en los debates.

En mayo de 2013, Washington y Teherán iniciaron en secreto una serie de negociaciones bilaterales en Omán. Posteriormente, la nominación de Esfandiar Rahim Mashaei, jefe del equipo de trabajo de Ahmadinejad, como candidato a la presidencia de Irán fue rechazada, lo cual abrió el camino a la elección del actual presidente Hassan Rohani.



En otros tiempos, el jeque Hassan Rohani había sido el primer contacto de los israelíes en el escándalo Irán-Contras.

A partir del momento del rechazo de la candidatura de Mashaei, e incluso antes de la elección de Rohani, Washington manifiesta su buena voluntad y las negociaciones 5+1 evolucionan positivamente. La delegación iraní acepta rápidamente la idea de abrir sus centros de investigación nuclear a los expertos «occidentales».

Rohani negocia entonces, directamente con Washington y fuera del grupo 5+1, la venta del gas iraní a la Unión Europea, para que esta última pueda prescindir del gas ruso y para que China no pueda contar con el gas de Irán. Al margen de la Asamblea General de la ONU, Rohani se reúne con el presidente de Austria y establece un proyecto para el financiamiento de la conexión de los campos gasíferos de Irán al gasoducto Nabucco. Ante la reacción de Moscú, que denuncia las negociaciones bilaterales secretas irano-estadounidenses, Rohani concede al primer canal de la television rusa una entrevista en la que asegura que su país no tiene intenciones de excluir a Rusia del mercado europeo del gas.

Pero Estados Unidos da de largas a las negociaciones 5+1 y discute al mismo tiempo con las facciones existentes en Arabia Saudita.

En octubre de 2014, el Guía de la Revolución, ayatola Ali Khamenei, publica una lista de 11 puntos no negociables para su país. Señala que Irán no pondrá fin a las investigaciones nucleares civiles y que no renunciará al enriquecimiento de uranio con fines pacíficos, independientemente de lo que se le ofrezca como compensación. En otras palabras, Irán está dispuesto a suspender su expansión militar pero no tiene intenciones de renunciar al desarrollo de sus investigaciones nucleares de carácter civil.

Al parecer el Guía ya expresó además su oposición al proyecto de desvío del gas iraní, pero tiene que hacer concesiones en ese sentido. No sólo como medio de obtener el levantamiento de las sanciones internacionales, que imponen un importante sufrimiento a su país, sino sobre todo porque Estados Unidos está dispuesto a desestabilizarlo si la negociación fracasa por completo. Más de 80 canales de televisión occidentales en lengua farsi están ya listos a desatar una campaña de gran envergadura contra Irán mientras que los terroristas de los Muyahidines del Pueblo siguen preparando kamikazes para lanzarlos contra la República Islámica si les llega la orden en ese sentido.

A una semana de la fecha límite de las negociaciones 5+1, parece que Washington se contentaría con obtener un «congelamiento» de la situación en la región y renunciaría a sus actuales intentos por modificar el equilibro de fuerzas. El mundo árabe se dividiría entonces entre Irán y Arabia Saudita, que se harían respectivamente responsables de chiitas y sunnitas.

La administración Obama parece haber resuelto la cuestión de la sucesión del rey Abdallah garantizando a cada clan de la familia Saud que sus actuales privilegios han de mantenerse de forma hereditaria. Y también aceptaría el mantenimiento de la influencia iraní, a condición de que Irán renuncie a extenderla por la vía de las armas.

Ya en este momento, como señal de buena voluntad, los hutis (que son chiitas) han aceptado participar en un gobierno de unión nacional en Yemen junto a los partidos sunnitas. Lo fundamental es que, después de haber tomado la capital, los hutis han cesado su avance y dejan así Adén en manos de sus rivales. Con ello renuncian al estrecho de Bab el-Mandeb y al control del Mar Rojo.

Si el acuerdo irano-estadounidense llegase a ser adoptado y ratificado por los 5+1, todas las facciones regionales tendrían la oportunidad de tomarse un importante respiro luego de años de agitación. Pero eso no resolvería ningún problema de fondo. Los sunnitas tendrían que seguir considerando a los wahabitas como musulmanes mientras que los chiitas tendrían que aceptar la autoridad de Irán en momentos en que Teherán abre un paréntesis en la aplicación del ideal del imam Khomeiny. No habría, en ese caso, bando vencedor ni bando vencido. Pero algunos actores se verían derrotados dentro de su propio bando. Esa sería fundamentalmente la situación de Turquía, que perdería su autoridad entre los sunnitas, lo cual sería una forma de castigo al ensañamiento de Ankara contra Siria.

Y, para Estados Unidos, el congelamiento del mundo árabe sería la oportunidad de dirigir su poderío militar contra Rusia y China.

Fuente: Voltairenet
Los interesados no se significan, pero su intervención legitimaría la coalición global

Varios países árabes se han ofrecido para participar en los bombardeos aéreos contra el autodenominado Estado Islámico (EI) en Irak y en Siria, según revelaron funcionarios estadounidenses este domingo en París. Ese paso contrasta con el poco entusiasmo que los árabes han mostrado por el plan de Washington para acabar con ese grupo terrorista. Aunque sin duda ayudará a legitimar la campaña, la ausencia de un anuncio oficial por parte de los implicados pone de relieve las tensiones y contradicciones que abordan estos Gobiernos.

“No quiero dejarles con la impresión de que los miembros árabes [de la coalición] no se han ofrecido para realizar bombardeos porque varios de ellos lo han hecho”, reveló un alto funcionario norteamericano a los periodistas que viajan con el secretario de Estado John Kerry, citado por la agencia Reuters. Los ataques no se limitarían a Irak, ya que “algunos han indicado desde hace tiempo su voluntad de ir más allá”.

Las fuentes se negaron a identificar quiénes están dispuestos a dar ese paso. Se trata de una contribución crucial ya que no sólo significaría la posibilidad de ampliar a Siria la actual campaña estadounidense sobre las posiciones del EI en Irak, sino que reforzaría la credibilidad de ese proyecto en una región que recela enormemente del compromiso norteamericano. De momento, EE UU está identificando las tareas que cada país va a desarrollar en la coalición contra los yihadistas.



Durante su escala en Arabia Saudí el pasado jueves, Kerry logró el apoyo de ese país y otros nueve Estados árabes a la coalición global propuesta pocos días antes por el presidente Barack Obama para hacer frente a la amenaza del EI. El comunicado, firmado además de por los saudíes por Kuwait, Qatar, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Egipto, Jordania, Líbano y el propio Irak, no concretaba el tipo de asistencia que cada uno se ha comprometido a prestar. Los portavoces norteamericanos han dejado claro que tienen una interpretación amplia de lo que constituye la contribución a la campaña militar: desde el suministro de armas hasta cualquier tipo de entrenamiento, como el ofrecido por Riad para preparar a los insurgentes sirios moderados.

También esa asistencia fue anunciada desde Washington, sin que los responsables saudíes lo hayan desmentido. ¿Por qué no lo hacen oficial? El cauteloso silencio de los Gobiernos árabes parece tener que ver tanto con las diferencias de matices que mantienen con EE UU, como con el temor a que la operación termine volviéndose contra ellos.

Por un lado, Arabia Saudí, Emiratos o Egipto tienen sus propios intereses en juego y temen que los bombardeos contra el EI en Siria terminen beneficiando al régimen de Bachar el Asad, y su mentor en Irán, contra los que han estado apostando en la guerra civil de ese país. Además, les gustaría que la lucha antiterrorista no se limitara a ese grupo, sino que se extendiera a otros islamistas, como los Hermanos Musulmanes, que son los que plantean un desafío directo a sus Gobiernos.

Por otro, a falta de que se perfile un proyecto político paralelo, el mero recurso a los bombardeos sobre regiones eminentemente suníes corre el riesgo de alienar aún más a esta comunidad, mayoritaria en todos los países árabes excepto en Bahréin, Omán y Líbano. Hasta ahora los propagandistas del EI han manipulado a su favor las víctimas civiles de los ataques aéreos llevados a cabo por Damasco y Bagdad.

Fuente: El Pais
la-proxima-guerra-tropas-iranies-luchan-sobre-el-terreno-en-siria-e-irak-contra-estado-islamico
Cuando el presidente estadounidense Barack Obama haga su discurso la noche del miércoles acerca de acabar con el Estado Islámico, seguro que habla de los nueve países que han firmado para ayudar a los Estados Unidos en la lucha. Él va a dejar fuera al único país que ya ha enviado fuerzas a Irak y Siria para ayudar a hacer retroceder al grupo terrorista: Irán.

Aterrados ante la perspectiva de dar a los militantes sunitas un punto de apoyo permanente en Iraq, el gobierno chií en Teherán está proporcionando abiertamente armas, inteligencia y asesores militares a Bagdad y la matriz de las milicias chiítas que luchan junto a los militares iraquíes asediados. Irán niega tener tropas de combate en Irak, pero un funcionario estadounidense familiarizado con el asunto dijo que Irán tiene a cientos de soldados en tierra que luchan junto a los soldados y milicianos iraquíes.

Irán también está jugando un papel importante en Siria, donde miles de combatientes de Hezbolá, una poderosa milicia chiíta libanesa que está armada, entrenada y equipada por Irán - han pasado los últimos años ayudando al hombre fuerte de Siria, Bashar al-Assad en su brutal ataque contra los rebeldes que tienen la esperanza de derrocarlo. Hezbolá ha aumentado su participación en Siria en los últimos meses debido al ascenso del Estado Islámico, también llamado ISIL, que ve a los chiítas como apóstatas y se ha jactado de matar a 1.700 miembros chiítas de las fuerzas armadas iraquíes después de que se rindieran a los militantes.

Las intervenciones de Teherán en Irak y Siria ponen de manifiesto la extraña alianza que ha surgido a causa de los continuos avances en el campo de batalla del Estado islámico. Obama ha pedido a Assad hacerse a un lado, pero funcionarios estadounidenses han dado la bienvenida en privado a los ataques aéreos en curso del líder sirio contra Estado Islámico, pero Rusia ha enviado a Bagdad una docena muy necesaria de aviones de combate Su-25 de ataque a tierra junto con instructores militares rusos. Mientras tanto, Obama tiene aviones de guerra estadounidenses bombardeando objetivos en Irak en apoyo tácito de las fuerzas iraníes que ayudan a sus homólogos iraquíes sobre el terreno.



Faysal Itani, miembro del Consejo del Atlántico, dijo que altos funcionarios iraníes parecen tener la "libertad y la licencia" de operar dentro de Irak y ayudar a "dar forma a la trayectoria del conflicto y sus prioridades." Itani dijo que Irán mantiene una influencia considerable dentro de su vecino porque, a diferencia de Estados Unidos, nunca retiró sus fuerzas ni se desacopló del país. Además de eso, dijo que Irán hace un buen uso de fuerzas como Hezbolá. "Irán tiene mucha práctica en Irak y Siria", dijo.

El grado de implicación de Irán también fue capturado en una foto del Maj. Gen. Qassem Suleimani, la cabeza de la Fuerza de elite Quds de la Guardia Revolucionaria islámica, sobre el terreno en la ciudad iraquí de Amerli tras un exitoso esfuerzo para romper el asedio del Estado islámico contra la ciudad y evitar la masacre de sus habitantes. Aunque era bien sabido que Suleimani había viajado a Bagdad un puñado de veces en los últimos meses, la foto dio a entender que podría estar jugando un papel más práctico y había ayudado a dirigir las operaciones directamente desde el campo de batalla.

La operación para liberar a Amerli fue una victoria importante contra el Estado islámico, pero también fue notable debido al equipo que se formó para combatir a los militantes. Las fuerzas iraquíes de seguridad, las milicias chiíes y operativos iraníes se enfrentaron al Estado Islámico en el terreno mientras que el poder aéreo estadounidense llevó a cabo los objetivos del Estado Islámico con un aluvión de ataques aéreos.

Los Estados Unidos e Irán dicen que no coordinan su acción militar ni comparten información de inteligencia entre sí y que no tienen planes de hacerlo.

"Hemos sido claros sobre que ISIL representa una amenaza no sólo para los Estados Unidos, sino también - y lo más inmediato - para toda la región", dijo el portavoz del Pentágono, el coronel Steve Warren en un correo electrónico a Foreign Policy. "Creemos que todos los países, independientemente de sus diferencias, deben trabajar hacia el objetivo de degradar y en última instancia derrotar al Estado Islámico."

De hecho, los Estados Unidos e Irán podrían trabajar juntos sin coordinar formalmente sus operaciones. En Amerli, por ejemplo, las milicias retransmiten sus planes operativos a los comandantes iraquíes que supervisan la lucha, quien a su vez pasan la información a los funcionarios estadounidenses para ejecutar la campaña aérea allí. "Cualquier coordinación con las milicias chiítas no fue hecha por nosotros - sino que habría sido hecha por la ISF," dijo un alto funcionario del gobierno al New York Times a finales de agosto, usando un acrónimo de los militares iraquíes.

En Siria, los altos funcionarios del gobierno de Assad, que se ha mantenido en el poder en parte gracias a la ayuda militar de Irán, han dicho explícitamente que están dispuestos a trabajar con los Estados Unidos, aunque el gobierno de Estados Unidos ha dicho de nuevo que no está dispuesto a hacerlo. En declaraciones a los periodistas en agosto, el ministro de Exteriores sirio, Walid al-Moualem dijo que el gobierno sirio está abierto a una alianza con los países occidentales y potencias regionales como Arabia Saudita, que ha estado trabajando para derrocar a Assad pero teme al Estado Islámico aún más. "Ellos son bienvenidos", dijo Moualem cuando le preguntaron sobre el montaje de operaciones conjuntas contra el grupo con Washington y Londres.

Números exactos, tanto para las fuerzas estadounidenses e iraníes son difíciles de conseguir. El último recuento del Pentágono para las tropas estadounidenses en Irak es de 1192. El Pentágono dijo que no podía dar una estimación de las fuerzas iraníes, pero se cree que se cuentan por varios cientos.

Sin embargo, esos números pueden alejarse de los niveles reales de tropas de ambos países. "No se tiene una estimación fiable de los soldados de EE.UU. o de los iraníes, porque los números que tenemos no incluyen a las personas que participan en programas sensibles", dijo Anthony Cordesman, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Dijo que la presencia iraní en Irak ha sido "confinada casi por completo a asesores, transferencias de armas, el apoyo de entrenadores de la Guardia Revolucionaria Islámica, pero no ha habido ninguna presencia significativa en el terreno de soldados iraníes y no han tenido unidades terrestres iraníes."

El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y los asesores de la Fuerza Quds juegan un papel muy importante en Irak", pero no tienen que enviar tropas para desempeñar ese papel", añadió Cordesman.

Él señala que la aversión de Washington a desplegar grandes unidades de combate terrestres en Irak se debe a algo más que el que los Estados Unidos estén hartos de guerra. Poniendo un gran número de fuerzas terrestres estadounidenses en Irak podría correr el riesgo de parecer que toma partido en un conflicto sectario. David Petraeus, el ex comandante de las fuerzas de la coalición en Irak, dijo en un discurso de junio que los Estados Unidos no pueden ser "la fuerza aérea de las milicias chiítas o una parte en la lucha árabe entre chiíta y sunitas."



Irán no comparte este tipo de preocupaciones. Por el contrario, apoya abiertamente a las milicias chiítas sobre el terreno. En Siria, hay una presencia mucho mayor de combatientes paramilitares iraníes que luchan contra el Estado Islámico y otros grupos islámicos sunitas en nombre de Assad, más los equipos de fuerzas especiales que ofrecen formación e inteligencia a las fuerzas sirias.
También hay combatientes del grupo libanés Hezbolá sobre el terreno en Siria, que reciben el apoyo de Teherán. Mientras tanto, Irán niega oficialmente cualquier implicación de su Ejército en Siria.

El respaldo de Irán a las milicias chiítas en Irak y al régimen de Assad en Siria habla sobre el hecho de que aunque que los Estados Unidos e Irán comparten objetivos tácticos, especialmente en Irak, sus objetivos estratégicos a largo plazo son muy diferentes.

Fuente: Foreign Policy
la-proxima-guerra-iran-intervendra-en-irak-si-se-toman-las-ciudades-sagradas-de-kerbala-y-nayaf
Si los islamistas suníes del Estado Islámico toman las ciudades sagradas chíitas iraquíes de Kerbala y Nayaf, Irán intervendrá en Irak "sin restricciones", según ha ordenado el presidente Hasán Rohaní, informa la agencia EFE.

Según el presidente iraní, las ciudades de Kerbala y Nayaf "son la línea roja de Irán", informa la agencia Efe, que cita declaraciones del ministro de Interior iraní, Abdolreza Rahmaní-Fazlí a la agencia de noticias iraní Mehr. "Un día fuimos informados de que era posible la caída de Kerbala y Nayaf", siguó el ministro, afirmando que el presidente Rohaní ha dicho que si eso ocurriera “no habría restricciones operativas" para la intervención de Irán en Irak.

El grupo yihadista Estado Islámico es conocido por su actitud violenta hacia otras religiones y etnias. En los territorios que la organización ha conquistado en Irak, ha demolido antiguos templos y mezquitas. Así, a finales de julio, miembros del Estado Islámico destruyeron ante una multitud el santuario del profeta Jonás, al este de la ciudad de Mosul, venerado tanto por cristianos como por musulmanes.



Además de los chiitas, desde el inicio de la ofensiva del EI en el norte del país, unos de sus objetivos principales fueron los kurdos y los yazidíes, a los que los milicianos obligan a convertirse en el islam suní o morir.

La amenaza que representa el EI, ha unido de cierta manera a viejos enemigos, EE.UU. e Irán, ya que ambos países apoyan al Gobierno chiita de Irak en su lucha contra los islamistas.

Fuente: EFE
la-proxima-guerra-al-assad-ha-escondido-gran-parte-del-arsenal-armas-quimicas-en-zona-alawita-siria
El presidente sirio, Bashar Assad ha estado almacenando armas químicas, biológicas y otras armas avanzadas en áreas alauitas de Siria para que puedan permanecer en sus manos en caso de que el país se divida, informó el Sunday Times de Londres.

Según el informe, entre las armas que Assad ha estado ocultando hay ojivas químicas.

"Los israelíes creen que parte del armamento, ojivas químicas principalmente para misiles y proyectiles de artillería, se ocultan ahora profundamente en el enclave alauita en el oeste de Siria y a lo largo de la costa alrededor de Latakia hasta la frontera con Turquía", dijo el informe.

Assad es un miembro de la minoritaria secta alauita, una rama mística del Islam chiíta en gran parte concentrada en el noroeste de Siria. Él ha estado luchando casi durante tres años de guerra civil contra las fuerzas rebeldes de origen mayoritariamente suní.


Fuentes cercanas al organismo de control químico mundial, dijo la semana pasada que menos del cinco por ciento de las cerca de 700 toneladas de productos químicos que, de acuerdo a un acuerdo con Occidente, supuestamente deberían haber abandonado Siria el 31 de diciembre del año pasado, lo han hecho.

Una fuente citada por el Sunday Times dijo que Assad "probablemente no llegará a la fecha límite del 30 de junio, cuando la totalidad de las 1.300 toneladas de armas químicas letales deberían ser destruidas."

La fuente señaló que, hasta la fecha, "Siria ha sacado sólo el 4% de su arsenal de armas químicas" y "no llegará al plazo de esta semana para enviar todos los agentes tóxicos al extranjero para su destrucción."

Según el informe, Assad hace poco ha ido consolidando su control sobre las regiones alauitas.

"Esta región está ahora totalmente fortificada y aislada del resto de Siria," ha dicho una fuente de inteligencia militar israelí no identificada, citada por el diario. "Las armas más avanzadas fabricadas en Siria e importadas de Rusia se mantienen allí."

Las conversaciones de paz entre el régimen de Assad y la oposición apoyada por Occidente terminaron en Ginebra el viernes sin avances concretos y sin compromiso inmediato de los enviados de Assad para volver el 10 de febrero de a celebrar más reuniones.

Los EE.UU. han insistido en que Assad no puede ser parte de un gobierno de transición, mientras que Rusia ha sido un aliado clave del gobierno de Assad.

Fuente: Times of Israel
la-proxima-guerra-arabia-saudita-manda-tropas-a-norte-de-yemen-militantes-saada
Según informes, Arabia Saudita planea enviar tropas a su frontera sur para luchar contra los houthi en Yemen.

Fuentes saudíes dicen que ya que el gobierno de Yemen y las tribus locales no han tenido éxito en la detención de los combatientes houthi, Riad ha decidido enfrentarse a ellos por su cuenta.

Los houthi, un grupo chiíta liderado por el jeque Abdel-Malek al-Houthi, controlan partes del norte de Yemen y están en medio de conversaciones de reconciliación con el gobierno de Sanaa. Acusan al gobierno de violar sus derechos civiles y de su marginación política, económica y religiosa.


A principios de este mes, los militantes salafistas y los combatientes houthi alcanzaron un alto el fuego después de meses de enfrentamientos en la provincia de Saada, al norte de Yemen.

Un jefe salafista en la ciudad de Dammaj dijo que el alto el fuego entró en vigor el 6 de enero, tras la mediación de un comité gubernamental yemení.

Dammaj ha sido escenario de sangrientos enfrentamientos entre los combatientes houthi y grupos salafistas en Saada desde finales de octubre de 2013. Los enfrentamientos estallaron después que los houthi acusaran a los grupos extremistas salafistas de reclutar a miles de militantes extranjeros para atacarlos.

El movimiento chií Houthi en Yemen toma su nombre de la tribu de su líder fundador Hussein Badreddin al-Houthi.

Fuente: Press Tv
la-proxima-guerra-arabia-saudita-principal-financiador-de-rebeldes-sirios
Mientras los rebeldes de Siria se niegan a tomar parte en las conversaciones de Ginebra 2, Arabia Saudita se ha convertido en el principal estado patrocinador de los grupos rebeldes que ahora tratan de escalar el conflicto sirio y derrocar a Assad por la fuerza.

Cuando Vladimir Putin se reunió con el príncipe Bandar de Arabia Saudita en agosto, el Jefe de Inteligencia recién nombrado habría intentado llegar a un acuerdo con Moscú con la promesa de comprar miles de millones en armas rusas y comprometiéndose a no impugnar la venta de gas ruso a Europa a cambio de la retirada de su apoyo al presidente sirio, Bashar al-Assad. Aunque posteriormente fue negado por el Kremlin, los informes de prensa sugieren que Bandar le dijo a Putin que se olvidara de cualquier solución política al conflicto sirio.

Además de ser el principal promotor de una forma militante anti-chií del Islam al que muchos combatientes rebeldes se suscriben, la monarquía saudí se ha convertido en el principal financiador de los movimientos anti-Assad destinados a derrocar al gobierno sirio y al debilitamiento de sus aliados Irán y Hezbolá. Fuentes diplomáticas rusas afirman que el ataque con armas químicas en los suburbios de Damasco del pasado 21 de agosto lo llevó a cabo un equipo de operaciones especiales de Arabia Saudita con el apoyo del grupo Liwa Al-Islam, una milicia de línea dura encabezada por el hijo de un clérigo salafista basado en Arabia Saudí.



Tras el ataque en agosto, diplomáticos saudíes presionaron a Obama a tomar medidas militares. El mensaje colectivo era: "Usted no puede como presidente trazar una línea y luego no respetarla."

La estrategia consistió en que Arabia pondría en escena el ataque del 21 de agosto que sería atribuído a las fuerzas de Assad, y se usaría para apoyar la intervención extranjera para derrocar a Damasco.

El acuerdo de desarme de armas químicas tramado por Rusia derribó a la Casa de Saud y evitó acciones unilaterales estadounidenses contra Siria, pero los opositores de Assad no están en absoluto dispuestos a explorar una solución política al conflicto.

Washington dice que está trabajando hacia Ginebra-2, pero, al igual que muchos grupos rebeldes, sostiene que Assad debería dimitir antes de que las conversaciones se llevaran a cabo. Esencialmente, esta posición es una forma de chantaje para Rusia y los aliados de Assad - que requiere que la oposición respaldada por Occidente en el exilio absorba el poder ejecutivo, o si no, encarar un conflicto militar prolongado. Los opositores de Assad no son serios en cuanto a una solución política. Exigir que una de las partes renuncie como condición previa antes de que la otra parte pueda negociar socava por completo la premisa del diálogo, para empezar.

Una guerra civil dentro de una guerra civil

La característica principal de la guerra de Siria es que los grupos armados de la oposición están cada vez más divididos y con tendencia a las luchas internas.

Los recientes combates entre el Estado Islámico de Irak y el grupo de Levante contra batallones vinculados al respaldado por Occidente Ejército Libre de Siria han matado a decenas en Alepo Esta discordia entre grupos rebeldes pinta un cuadro de en lo que Siria podría convertirse si Assad es derrocado.

Los niveles de inestabilidad vistos hoy en Libia e Irak son una indicación de lo mal que las cosas pueden volverse cuando milicias fuera de la ley tienen el poder en ausencia de una autoridad de gobierno central. Si los opositores de Assad se salieran con la suya en Siria, decenas de grupos se aprovecharían del vacío de poder post-Assad para disputarse el control del país. Esto significa que aunque la clase política dominante Baath se derrumbara, sin duda no resultaría en el fin del conflicto, sólo sería el comienzo de un nuevo y más cruel capítulo.

El Ejército Libre de Siria está perdiendo cada vez más peso sobre el terreno mientras los grupos rivales se niegan a recibir órdenes de su estructura de mando, que poco a poco se está viendo con recelo por parte de otros batallones rebeldes debido a sus vínculos con Washington.

Facciones islamistas como Jabhat Al-Nusra, la Brigada Farouq, y Jaish Al-Islam tratan de formar un nuevo califato con Damasco como su capital. Este nuevo estado estaría subordinado a Arabia Saudita y su marca de la ideología del wahabismo y que rechazaría un marco secular inclusivo, sino que sería hostil a los alauitas, chiíes, cristianos, y a cualquier persona marcada como "no creyente".

En este escenario, Siria se convertiría en un centro mundial de la yihad y los combatientes extranjeros que participaron en la guerra volverían a sus países de origen y, potencialmente, llevarían a cabo tácticas similares utilizadas en Siria, lo que representa una amenaza potencial. La Caja de Pandora del radicalismo ya se ha abierto en Siria, y la única posibilidad de cerrarla vendrá a través de una asociación entre el gobierno sirio y los grupos que aleguen ser moderados.

Criminal de Guerra Moderado vs Criminal de Guerra Radical

Una distinción se hace a menudo entre los elementos islamistas radicales y los elementos más seculares y moderados de la oposición de Siria, pero no hay que olvidar que ambos están ampliamente acreditados por crímenes de guerra por varias organizaciones de derechos humanos.

la-proxima-guerra-bandar-arabia-saudita-financia-rebeldes-siria
Human Rights Watch (HRW) publicó recientemente un informe convincente que detalla una campaña planificada de forma sistemática contra la población civil pro-Assad de Latakia, donde cerca de 200 inocentes fueron asesinados por medio de la tortura, la decapitación y la ejecución. Aunque el informe detalla cómo varios donantes privados de los países del Golfo han contribuido fondos a grupos rebeldes, el informe se queda corto en su incapacidad para hacer preguntas políticas difíciles sobre las fuentes de financiación.

Las milicias de la oposición de Siria son más que mercenarios rebeldes y los recursos significativos que han acumulado señalan a una masiva tutela de parte de otros países. Arabia Saudita y la CIA han sido los principales financiadores de los grupos rebeldes, y aunque lo niegan públicamente, la afluencia masiva de armas que han proporcionado para el conflicto han dado poder a los elementos radicales en Siria. Pasar por alto estas realidades sería negligente.

Como el jefe de inteligencia saudí, el príncipe Bandar está construyendo una nueva estrategia que verá el principal objetivo en política exterior de Riyadh de derrocar a Assad hecho realidad. Mientras que el objetivo llegue a buen puerto, la orientación secular o radical de las milicias realmente da igual.

El objetivo de Bandar es ampliar la influencia regional de Arabia Saudita con el fin de posicionarse estratégicamente cuando la siguiente sucesión real se lleve a cabo. Mientras Washington y Riad, evidentemente, no tienen interés en una solución política, un nuevo pretexto sería necesario para escalar el conflicto para obligar a Assad a irse. Si las armas químicas se utilizasen una vez más, Assad podría ser culpado tanto de su uso o de permitir que los rebeldes se hicieran con el control de sus reservas. La intervención podría estar justificada sobre la base de "castigar" a Assad o bajo el mandato de mantener de la paz y el humanitarismo.

Si el trabajo de los inspectores extranjeros, encargados de desmantelar las reservas químicas de Siria, se rompe, o si cualquiera de las partes daña al personal de la OPAQ, esto también puede ser un canal que permitiría a Washington amenazar a Assad con ataques unilaterales y con otras consecuencias. Si la administración Obama está realmente interesada en la resolución de este conflicto, debería decirle a Bandar que se detenga y congele su ayuda a los rebeldes a cambio del diálogo con Assad, sin precondiciones en el marco de Ginebra-2.

Fuente: RT
la-proxima-guerra-protestas-en-bahrein-chiitas-situacion-fuera-de-control
Bahrein puede ser el siguiente país en el que la situación se salga de control, según escribe en el periódico 'Vzgliad' el experto sobre Oriente Medio y bloguero Anatoli el Murid.

Este lunes se celebró la reunión entre Obama y Netanyahu acerca de la cuestión iraní. Según escribe el experto, "la prensa estadounidense ya se hace eco de que los principales aliados de EE.UU. en la región -Israel, Arabia Saudita y Baréin- están preocupados por el supuesto acercamiento de Washington y Teherán".

Según el bloguero, "el contexto actual pone a Bahrein al borde de la histeria. Este lunes el ministro de Asuntos Exteriores del país, Jalid bin Ahmed al Jalifa, instó públicamente a las autoridades del Líbano a matar al líder del grupo chiita libanés Hezbolá. Esto demuestra que Bahrein perdió el control de la situación y está a punto de presenciar un 'estallido chií'", apunta El Murid.



Desde inicios de 2011, Bahrein viene siendo escenario de manifestaciones de protesta contra el Gobierno de la familia real Al Jalifa. Los activistas exigen la abolición de la monarquía, así como avances democráticos, pero el Gobierno se niega a satisfacer esas demandas, ya que hacerlo supondría una disminución del poder del monarca y de sus familiares.

"Es evidente que actualmente las protestas chiitas están adquiriendo un cariz muy grave, lo que provoca declaraciones como las que efectuó el canciller", apunta El Murid. El experto concluye que "Bahrein perdió el control hace mucho tiempo, y ahora es Arabia Saudita quien debe hacerse responsable" de la situación en el país vecino.

Fuente: Vzgliad
la-proxima-guerra-hezbola-siria-iran-israel-oriente-medio
Los EE.UU. han interceptado una llamada de Irán a los militantes en Irak para que ataquen la embajada de EE.UU. y otros intereses estadounidenses en Bagdad en el caso de un ataque a Siria, dijeron las autoridades, en medio de una creciente gama de amenazas de represalia en toda la región.

Las autoridades militares han tratado de predecir el rango de posibles respuestas de Siria, Irán y de sus aliados. Funcionarios estadounidenses dijeron que están en estado de alerta por la flota de los barcos pequeños y rápidos de Irán en el Golfo Pérsico, donde se colocan los buques de guerra estadounidenses. Los funcionarios estadounidenses también temen que Hezbolá podría atacar la embajada de EE.UU. en Beirut.

Mientras que los EE.UU. han movido recursos militares a la región para un posible ataque, tiene otros activos en el área que van a estar listos para responder a las represalias por parte de Siria, Irán o de sus aliados.

Esos despliegues incluyen un grupo de ataque del portaaviones USS Nimitz y tres destructores en el Mar Rojo, y un buque anfibio, el USS San Antonio, en el Mediterráneo oriental, lo que ayudaría a una evacuación.

Los militares de EE.UU. también han alistado Marines y otros activos para ayudar a la evacuación de los recintos diplomáticos, si es necesario, y el Departamento de Estado comenzó a hacer los preparativos la semana pasada para eventuales actos de represalia contra las embajadas de EE.UU. y de otros intereses en Oriente Medio y África del Norte.



Funcionarios estadounidenses comenzaron a planear un posible ataque contra los activos del régimen sirio después de que el 21 de agosto ocurriera un ataque a las afueras de Damasco en el que los EE.UU. dicen que las fuerzas gubernamentales sirias mataron a más de 1.400 personas con armas químicas. El ejército de EE.UU. ha preparado opciones para un ataque y reforzado sus recursos militares en la región, incluyendo posicionamiento de cuatro destructores en el Mediterráneo Oriental.

Ese proceso se desaceleró la semana pasada cuando el señor Obama dijo que primero solicitaría la autorización para el uso de la fuerza militar del Congreso.

Un retraso en un ataque de EE.UU. aumentaría las posibilidades de represalias coordinadas por grupos aliados con el gobierno de Assad, incluyendo las milicias chiítas en Irak, según funcionarios estadounidenses.

Los destructores posicionados en el Mediterráneo Oriental están equipados con, además de los misiles Tomahawk que se podrían utilizar, misiles estándar-3, que podrían ser utilizados para interceptar misiles balísticos de Irán si lanzara un ataque de represalia, dijeron las autoridades.

Israel ha sido hasta ahora el centro de las preocupaciones por las represalias por parte de Irán y su aliado libanés Hezbolá. El comandante en jefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán dijo la semana pasada que un ataque contra Siria conduciría a la "destrucción de Israel."

El Departamento de Estado emitió una nueva alerta el jueves advirtiendo contra los viajes no esenciales a Irak y citando actividad terrorista "en niveles no vistos desde 2008." A principios de este año, una alerta, dijo que la violencia en contra de los estadounidenses ha disminuido. Esa tranquilidad fue eliminada por la alerta más reciente.

El mensaje de Irán, interceptado en los últimos días, vino de Qasem Soleimani, el jefe de la Fuerza Qods de la Guardia Revolucionaria, y fue a las milicias chiítas apoyadas por Irán en Irak, de acuerdo con funcionarios estadounidenses.

En ella, el Sr. Soleimani dijo que los grupos chiítas deben estar preparados para responder con la fuerza después de un ataque de EE.UU. contra Siria.

Las autoridades iraníes negaron el viernes que su gobierno estuviera planeando ataques en Irak contra los EE.UU.

Alireza Miryousefi, portavoz de la misión iraní en las Naciones Unidas, dijo que la acusación era infundada, y tenía la intención de "provocar al Congreso" a autorizar un ataque en Siria.

"Debemos recordar que el confiar en los informes de inteligencia estadounidenses de funcionarios anónimos repetirá la tragedia de Irak", dijo.

Los chiítas iraquíes han sido simpatizantes del gobierno alauí que domina en Siria y se oponen a los ataques de Estados Unidos contra el régimen del presidente Bashar al-Assad.

Funcionarios estadounidenses dijeron que la embajada de EE.UU. en Bagdad era un objetivo probable. Las autoridades no describieron el rango de posibles objetivos señalados por la inteligencia.

Los ataques a la embajada de EE.UU. en Bagdad han disminuido desde que las fuerzas estadounidenses abandonaron Irak. En el pasado, los grupos chiítas, entrenados por Irán han lanzado cohetes y morteros contra la embajada, a instancias de la Fuerza Qods, el brazo paramilitar del IRGC.

Los militantes también han utilizado a terroristas suicidas y artefactos explosivos improvisados ​​para atacar a los estadounidenses que salen del recinto de la embajada, una de las mayores instalaciones diplomáticas estadounidenses en el mundo, ubicado en la fortificada Zona Verde de Bagdad.

Siria también podría responder con "una ofensiva feroz" contra la oposición en Siria, dijo Aaron David Miller, un ex negociador de Oriente Medio en el Departamento de Estado que ahora es vicepresidente del Woodrow Wilson Center. Tal medida, dijo, sería una forma de "demostrar desafío" sin correr el riesgo de golpear objetivos estadounidenses.

Algunos funcionarios creen que una respuesta directa de los gobiernos sirio o iraní es menos probable que las represalias de los grupos militantes aliados, como Hezbolá.

Hezbolá, cuyos miembros han estado luchando junto a las fuerzas del gobierno contra la rebelión siria, podría utilizarse para lanzar ataques con cohetes contra los activos militares de Estados Unidos o sus aliados estadounidenses, incluyendo Israel.

Cuando los EE.UU. fueron a la guerra con Irak en 1991, Saddam Hussein disparó cohetes contra Israel. Los funcionarios en el gobierno de Assad han amenazado con atacar a Israel, así como los vecinos de Siria como Jordania y Turquía si ayudan a los EE.UU.

Durante días, los funcionarios estadounidenses han dicho que estaban particularmente preocupados por posibles ataques en Turquía y Jordania. Los funcionarios estadounidenses no han reforzado las defensas en esos países, pero ambos ya tienen baterías Patriot, capaces de derribar misiles o aviones de combate.

Las autoridades jordanas han dicho que también temen que podrían ser afectados por cohetes o que las fuerzas sirias obligarían a nuevas oleadas de refugiados a través de la frontera común, abrumando al reino.

Otros aliados de Estados Unidos también están preocupados por un aumento de la amenaza de represalias.

Las autoridades francesas dijeron que están preocupados de que Hezbolá podría atacar a los cientos de soldados franceses que participan en una misión de paz respaldada por la ONU en el sur del Líbano.

Las autoridades israelíes han dejado claro que responderían enérgicamente si, en respuesta al ataque de EE.UU., Hezbolá disparase cohetes contra el país.

Fuente: Washington Post
la-proxima-guerra-john-kerry
El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, declaró en las audiencias en el Congreso estadounidense que los países árabes han propuesto financiar la operación militar en Siria.

"Es cierto que los países árabes han ofrecido asumir los costos de una posible intervención militar en Siria. Esta propuesta está siendo considerada", indicó Kerry.

"En realidad, algunos de ellos dijeron que, si EE.UU. está dispuesto a actuar [en Siria] de la misma manera en la que ha actuado anteriormente en otros países, van a asumir estos costos", señaló el secretario de Estado de EE.UU., citado por 'Washington Post'.

Kerry agregó, dirigiéndose a los congresistas, que aunque esta financiación "no figura en los planes y nadie habla de ella, los países la ofrecen en serio".

En 2011, la Liga Árabe expulsó a Siria de sus filas, y varios países de mayoría sunita actualmente suministran armas a la oposición armada siria. Entre los Estados que apoyan más activamente a los insurgentes figuran Arabia Saudita y Qatar.

El pasado 3 de septiembre, el presidente estadounidense Barack Obama llamó al Congreso a votar de manera urgente sobre la operación militar contra Siria.



El plan de Obama de recurrir al uso de la fuerza en el país árabe ha sido concebido como una respuesta al uso de armas químicas en los suburbios de Damasco el pasado 21 de agosto, ataque que Washington atribuyó al Gobierno de Bashar al Assad sin presentar pruebas ni esperar las conclusiones de la ONU.

En la primera audiencia dedicada a debatir un posible ataque militar contra el Gobierno sirio, los senadores pidieron al secretario de Estado y al secretario del Departamento de Defensa, Chuck Hagel, una explicación detallada de las acciones que se podrían tomar y de las pruebas que justifican una acción militar en Siria.

Fuente: RT
la-proxima-guerra-egipto-corta-todos-los-lazos-con-siria-assad
El presidente egipcio, el islamista Mohamed Mursi, ha dado este sábado un paso al frente en la guerra sectaria que suníes y chíies libran en territorio sirio. El sucesor de Mubarak ha anunciado que Egipto rompe los últimos lazos diplomáticos con la Siria de Bashar al Asad: cierra la embajada siria en El Cairo y retira al encargado de negocios egipcio en Damasco. "Hezbolá debe abandonar Siria", ha apostillado Mursi.

"La historia no nos perdonará", ha advertido Mursi durante una conferencia en solidaridad con Siria organizada por los clérigos suníes que han llamado esta semana desde El Cairo a la "guerra santa" en Siria. El jefe del Estado egipcio ha pedido además la declaración de una zona de exclusión aérea en Siria para detener la ofensiva del régimen de Asad que, con la ayuda de paramilitares de la milicia chií libanesa Hizbulá, recuperaron el pasado 5 de junio la localidad de Quseir.

En este sentido, Mursi -que durante los primeros meses de su mandato trató de relanzar las relaciones diplomáticas con Irán- ha instado a la milicia de Hasan Nasrala a abandonar Siria y cesar su "injerencia". Ante un auditorio abarrotado por islamistas que han ondeado banderas egipcias, sirias y saudíes, el presidente ha instado a los egipcios a acoger a los refugiados sirios y ha insistido en la necesidad de mantener una Siria unificada. "No hay lugar para este régimen en el futuro de siria", ha agregado.



Mursi ha señalado además que ha contactado con países árabes y musulmanes para organizar una reunión de urgencia que aborde la ayuda al castigado pueblo sirio.

El pasado jueves más de 500 ulemas reunidos en El Cairo llamaron a la "yihad" (guerra santa) contra Asad y denunciaron que la injerencia de Irán y Hezbolá es una "declaración de guerra contra el islam". El comunicado final manifestó que participar en los combates en Siria y apoyar con dinero o con armas a los rebeldes resulta "un deber para salvar al pueblo sirio de las manos de la criminalidad sectaria".

En mitad de la escalada sectaria que amenaza Oriente Próximo, los Hermanos Musulmanes -el poderoso grupo al que pertenece Mursi- también se han sumado a la petición. Un asesor presidencial precisó el jueves que los egipcios son libres de viajar a Siria para unirse a la rebelión y aclaró que no serán procesados cuando regresen a Egipto. Aunque no existen cifras, decenas de egipcios han muerto combatiendo en Siria. La mayoría fueron reclutados y enviados por organizaciones salafistas (ultraconservadoras).

Para la oposición egipcia, blanco de duras críticas durante el acto de este sábado, Mursi trata de volcarse en la política internacional y el avispero sirio para desviar la atención de las masivas protestas convocadas por sus detractores para el próximo 30 de junio coincidiendo con el primer aniversario de su investidura. La oposición ha reunido más de 15 millones de firmas pidiendo su renuncia. "Los restos del régimen (de Hosni Mubarak) están tratando de empujar al país hacia una espiral de violencia y caos", ha indicado tras subrayar que no tolerarán manifestaciones violentas.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-grupos-terroristas-iran-Jundallah-Logo
A medida que el FBI intenta zafarse de lo que ahora parecen ser revelaciones de que estuvo directamente involucrado en los atentados del maratón de Boston, un diluvio de "historias de éxito" del FBI han sido "casualmente" salpicadas a través de los titulares occidentales. Entre ellos se encontraba un presuntamente "frustrado" ataque terrorista en Canadá, que se informó que era el trabajo de terroristas apoyados por "agentes de Al-Qaeda en Irán." The Globe and Mail, en su informe, "Canadá se une a EE.UU. al alegar que al-Qaeda tiene operativos basados ​​en Irán", afirma:

"Para muchos, fue una sorpresa que la RCMP alegase que dos sospechosos de terrorismo detenidos en Canadá el lunes fueron ayudados por agentes de al-Qaeda en Irán.

El sunita al-Qaeda y el chiita Irán pertenecen a diferentes ramas del Islam que han estado enfrentadas históricamente. Pero en los últimos años las autoridades estadounidenses han afirmado oficialmente que Irán ha permitido a los miembros de Al-Qaeda operar desde su territorio".

Tanto por su valor nominal como después de un examen más profundo, esta afirmación es completamente absurda, divorciada de la realidad, e indicativo del desprecio absoluto que el establishment occidental tiene hacia el público mundial. En realidad, Occidente, los EE.UU., Arabia Saudita e Israel en particular, han apoyado y perpetuado a Al Qaeda con el propósito mismo de socavar o derrocar a los gobiernos de Irán, Siria, Irak, Líbano, Argelia, Libia, Rusia, Malasia, Indonesia, y más allá.

En cuanto a Irán, en particular, el ganador del Premio Pulitzer, el periodista Seymour Hersh dijo en el artículo de 2007 en el New Yorker titulado "La redirección: ¿Es la nueva política de la Administración beneficiar a nuestros enemigos en la guerra contra el terrorismo?" indicaba:

Para debilitar a Irán, que es predominantemente chiíta, la Administración Bush ha decidido, en efecto, reconfigurar sus prioridades en Medio Oriente. En el Líbano, la Administración ha cooperado con el gobierno de Arabia Saudita, que es sunita, en operaciones clandestinas que pretenden debilitar a Hezbolá, la organización chiita que está respaldada por Irán. Los EE.UU. también han participado en operaciones clandestinas destinadas a Irán y su aliado Siria. Un subproducto de estas actividades ha sido el fortalecimiento de los grupos extremistas sunitas que propugnan una visión extremista del Islam y son hostiles a Estados Unidos y simpatizantes de Al Qaeda.



En un artículo posterior, Hersh dijo en su artículo de 2008 en el New Yorker titulado "Preparación del campo de batalla: La Administración Bush intensifica sus movimientos secretos contra Irán", explicó con una dura crítica la participación de EE.UU. en el fortalecimiento, armamento y financiación de organizaciones terroristas, no relacionadas con, sino descritas como que que realmente eran Al-Qaeda.

Del apoyo estadounidense a Al Qaeda el informe señala:

La Administración podrá haber estado dispuesta a confiar en organizaciones disidentes en Irán, incluso cuando había razón para creer que los grupos habían operado contra los intereses estadounidenses en el pasado. El uso de elementos baluchi, por ejemplo, es problemático, dijo Robert Baer, ​​un ex agente clandestino de la CIA que trabajó durante casi dos décadas en el sur de Asia y el Medio Oriente. "Los baluchis son fundamentalistas suníes que odian el régimen de Teherán, pero también se pueden describir como Al Qaeda," dijo Baer. "Son chicos que cortaron las cabezas de los no creyentes, en este caso, iraníes chiítas. La ironía es que estamos una vez más trabajando con los fundamentalistas sunitas, tal como lo hicimos en Afganistán en los años ochenta. "Ramzi Yousef, quien fue condenado por su participación en el atentado de 1993 contra el World Trade Center, y Khalid Sheikh Mohammed, quien es considerado uno de los principales planificadores de los ataques del 11 de septiembre son fundamentalistas sunitas baluchis.

El informe seguía declarando:

Uno de los grupos anti-régimen más activos y violentos en Irán hoy es el Jundallah, también conocido como Movimiento Popular de Resistencia de Irán, que se describe como una fuerza de resistencia que lucha por los derechos de los sunitas en Irán. "Esta es una organización salafista viciosa cuyos seguidores asistieron a las mismas madrazas que los extremistas talibanes y pakistaníes," me dijo Nasr. "Son sospechosos de tener vínculos con Al Qaeda y también se cree que están vinculados a la cultura de la droga." El Jundallah se responsabilizó del atentado contra un autobús lleno de soldados de la Guardia Revolucionaria, en febrero de 2007. Al menos once miembros de la Guardia fueron asesinados. Según Baer y los informes de prensa, el Jundallah es uno de los grupos en Irán que se benefician del apoyo de EE.UU..

La manifestación de esta conspiración insidiosa puede ser vista en funcionamiento a lo largo de Siria, en donde los terroristas apoyados por EEUU abiertamente operan bajo la bandera de Al Qaeda están encerrados en un baño de sangre sectario catastrófico con el pueblo sirio y el aliado más cercano del Estado de Siria, Irán. El conflicto en Siria expone que las maquinaciones reveladas en 2007-2008 por Hersh, aún se están llevando a cabo hoy.

Claramente, las acusaciones de Estados Unidos y Canadá de que Irán está involucrado de alguna manera en albergar a Al Qaeda dentro de sus fronteras, cuando ha sido Occidente que durante años les ha apoyado específicamente para derrocar al gobierno iraní, son completamente absurdas. En realidad, mientras que Occidente utiliza la presencia de Al Qaeda tanto en Irán como en otros países periféricos para socavar y finalmente derrocar al gobierno iraní, a su vez utiliza estas mismas organizaciones terroristas para inducir el miedo paralizante en las poblaciones occidentales con el fin de consolidar y ampliar el poder en el país.

Fuente: Land Destroyer
la-proxima-guerra-ejercito-libre-sirio-ultimatum-hezbola-enfrentamientos-ataques-siria-libano
El Ejército Libre Sirio (ELS) ha emitido un ultimátum a la milicia libanesa Hezbolá para que cese sus operaciones en Siria o afrontará ataques contra sus instalaciones en el sur de Líbano.

El Jefe de Estado Mayor del ELS, el general de brigada Salim Idris dijo a Al Arabiya que Hezbolá, un firme aliado del presidente Bashar al-Assad, tiene 48 horas para poner fin a su intromisión en Siria o el ejército de la oposición siria comenzará a atacar sus posiciones en Líbano.

En octubre de 2012, el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, reconoció que miembros del partido habían luchado contra los rebeldes sirios, pero dijeron que lo hicieron actuando como individuos y no bajo la dirección del partido.

El domingo, un funcionario de Hezbolá dijo que los enfrentamientos en la frontera con Siria mataron a tres miembros del grupo y a cinco combatientes de la oposición siria.

"Dos chiíes libaneses que viven en Siria murieron y al menos otras 14 personas resultaron heridas en los enfrentamientos con los rebeldes", dijo a AFP el funcionario bajo condición de anonimato, añadiendo luego que uno de los heridos había muerto también.



Mientras tanto, Hadi al-Abdallah de la Comisión General de la Revolución siria dijo a la agencia Reuters que la lucha estalló el sábado luego de que combatientes de Hezbolá, que tienen el control de ocho pueblos de la frontera siria, trataron de ampliar su esfera moviéndose hacia tres aldeas adyacentes sunitas que estaban en manos del rebelde Ejército Libre de Siria.

"Las fuerzas de Hezbolá se trasladaron a pie y con el apoyo de múltiples lanzacohetes. El Ejército Libre Sirio tuvo que emplear dos tanques que habían sido capturados al ejército de Assad para repeler el ataque", dijo Abdallah.

Combatientes chiítas musulmanes de Hezbolá localizados ​​en el valle de Bekaa en el otro lado de la frontera, que no está demarcada, se trasladaron a la zona el año pasado. Cuatro de los pueblos que habían capturado están habitados por correligionarios mientras que en los otros cuatro pueblos se mezclan residentes musulmanes suníes y chiíes.

Apenas unas horas antes de los enfrentamientos, el principal bloque de la oposición siria acusó al firme aliado de Damasco de haber intervenido "militarmente" al lado del régimen, y advirtió que esto representaba una amenaza para las relaciones entre los vecinos Siria y Líbano.

El Consejo Nacional de Siria, dijo que miembros de Hezbolá atacaron el sábado "tres aldeas sirias en la región de Qusayr cerca de la frontera con Líbano" con pleno conocimiento del ejército regular.

Fuente: Al Arabiya
la proxima guerra soldados militares libaneses beirut libano patrullando ciudad tanques
Mientras un intenso tiroteo continúa en Beirut y Trípoli, el ejército del Líbano anunció que actuará con decisión contra cualquier manifestación. Testigos han informado de disparos de francotiradores y de soldados en las calles.

Cinco personas resultaron heridas en los tiroteos, que se escucharon por más de una hora en la mañana del lunes, en Tariq Beirut Jdideh, un distrito sunita cercano a los suburbios chiíes del sur de la capital libanesa, informó AFP.

Los soldados montaban guardia, manteniendo a los periodistas y fotógrafos lejos de la zona afectada. Ninguno de los funcionarios han confirmado los informes todavía.

"Hacemos un llamado a todos los líderes políticos a ser cautelosos al expresar sus posturas y opiniones", dijo una declaración del ejército libanés, y agregó que tomarían "medidas decisivas" para evitar el caos en las áreas de alta tensión.

"Los acontecimientos recientes demuestran decididamente que el país está pasando por un momento crítico, y el nivel de tensión en algunas zonas ha llegado a niveles sin precedentes", dijo el comunicado.

El ejército también hace un llamado al gobierno para encontrar una solución a la crisis.



Todo esto sigue a una escalada de la tensión el domingo después del funeral del oficial superior de la seguridad libanesa, el General Wissam al-Hassan, quien fue asesinado por un coche bomba atribuido a Siria, aumentando la ya existente tensión entre los grupos libaneses pro y anti Bashar al-Assad.

Después de asistir al funeral oficial por Wissam al-Hassan, cientos de dolientes intentaron irrumpir en la sede del gobierno y del primer ministro.

"Mikati vete, fuera!", gritaban los manifestantes que se dirigían al primer ministro Najib Mikati. Los manifestantes creen que el gobierno está demasiado cerca de Siria, al que culpan por la muerte de al-Hassan.

Las fuerzas de seguridad dispararon al aire y utilizaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes en el choque con la policía, lo que dio lugar a decenas de heridos y a dos muertos.

Mientras tanto, más personas han colocado tiendas de campaña frente a la residencia del primer ministro Najib Mikati, como parte de una sentada en marcha desde el domingo.

Los enfrentamientos con la policía y los disparos también continuaron en la ciudad norteña de Trípoli, informó la Radio La Voz de Líbano. Testigos en el terreno oyeron granadas propulsadas por cohetes y ametralladoras.

El lunes por la mañana una mujer murió y tres personas mas resultaron heridas por disparos en el distrito alauita de la ciudad, la rama chií a la que pertenece Assad.

El domingo por la noche tres personas murieron por disparos de francotiradores allí, entre ellos una niña de nueve años de edad, y 26 personas resultaron heridas en fuertes enfrentamientos.

Las tensiones del Líbano comenzaron cuando el conflicto sirio comenzó a extenderse, con la población de libaneses sunitas musulmanes que apoyan a los rebeldes y los chiítas que respaldan al presidente Assad.

Trípoli ha estado atrapada en esta división desde hace bastante tiempo ya, debido a su proximidad a Siria. La inestabilidad de Beirut comenzó después de la muerte del oficial superior súní libanés Wissam al-Hassan, quien fue asesinado por un coche bomba el pasado viernes, con el incidente atribuido a Siria. El asesinato enfureció a los libaneses anti-Assad, lo que llevó a enfrentamientos con la policía.

El ex ministro del Interior libanés, Ziad Baroud dijo a Al Jazeera que era demasiado pronto para determinar quién estava detrás del atentado.

"No tenemos ninguna indicación de quién está detrás de esto. Sabemos que este es un mensaje fuerte y triste, y sabemos que esto podría desestabilizar todo el país," dijo Baroud.

Muchos temen que el conflicto en Siria vaya a exacerbar las divisiones sectarias en el Líbano.

Fuente
la proxima guerra disturbios funeral manifestantes beirut libano atentado coche bomba
Varias personas resultaron heridas en Beirut cuando cientos trataron de asaltar la sede del gobierno exigiendo la dimisión del gobierno. La policía utilizó gases lacrimógenos y disparos al aire para dispersar a los enfadados manifestantes que acababan de celebrar el funeral del asesinado jefe de seguridad libanés.

Un intenso tiroteo se escuchó en Beirut este domingo, mientras cientos de asistentes al funeral oficial por Wissam al-Hassan, intentaron asaltar la sede del gobierno y del primer ministro.

La policía y los soldados tuvieron que disparar ametralladoras y rifles al aire y lanzaron andanadas de gases lacrimógenos mientras la furiosa multitud trataba de llegar a su destino.

"Mikati vete, fuera!", gritaban los manifestantes dirigiéndose al primer ministro Najib Mikati. Los manifestantes creen que el gobierno está muy cercano a Siria, al que culpan por la muerte de al-Hassan.

Varios manifestantes se lesionaron en los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, según informa la agencia de noticias libanesa, Naharnet.



El malestar empeoró cuando varios líderes espirituales y de la oposición pidieron a los manifestantes "expresar pacíficamente sus demandas", y agregaron que la sede del Gobierno era "una línea roja". El edificio fue acordonado por las fuerzas de seguridad.

Antes de la marcha hacia el parlamento, miles de dolientes vestidos de negro marcharon por las calles, llevando retratos de Al-Hassan y cantando eslóganes anti-sirios.

La oposición pidió que el domingo fuera un "día de la ira" contra el "carnicero Bashar Assad y el negro régimen que gobierna Siria".

Las autoridades libanesas intensificaron la presencia de seguridad en la capital, acordonando la plaza central de la ciudad. El líder del grupo opositor Movimiento del Futuro, Saad Hariri, pidió que tantas personas como fuera posible asistieran al funeral de Al-Hassan, quien "protegía al Líbano de los complots de Bashar al-Assad".

Al-Hassan murió en un atentado con coche bomba que estalló en el distrito de Ashrafiyeh de la capital libanesa, matando a siete personas e hiriendo a más de 80 personas. Hassan tenía 47 años y era el jefe de la sección de inteligencia de las fuerzas de seguridad interna del Líbano.

El ataque provocó la ira de la opinión pública libanesa, lo que provocó protestas en todo el país con activistas bloqueando carreteras con neumáticos en llamas y denunciando al presidente sirio Bashar al-Assad.

El Primer Ministro Mikati se ofreció a dimitir para aplacar a los manifestantes, pero su oferta fue rechazada por el presidente libanés, Michel Sleiman.

"El régimen sirio inició una guerra contra nosotros y vamos a luchar esta batalla hasta el final", dijo el manifestante Anthony Labaki, un fisioterapeuta de 24 años de edad, que es miembro del Partido Falange de derecha, a la agencia AFP. El destacó que los manifestantes no se irían hasta que el gobierno de Mikati renunciara.

Mikati dio a entender que el ataque podría haber sido vinculado con el ex ministro libanés Michael Samaha, que fue encarcelado hace poco por ser sospechoso de planear ataques con bombas para exacerbar divisiones sectarias en el Líbano.

"Después del descubrimiento de los explosivos, la lógica dicta que los dos casos están relacionados", dijo.

Samaha fue detenido en agosto por presuntamente transportar los explosivos desde Siria al Líbano para ser utilizados en ataques terroristas en una investigación encabezada por Wissam al-Hassan.

Hassan también jugó un papel importante en la investigación del asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri en 2005. El líder suní fue asesinado en un atentado con camión bomba que provocó la Revolución de los Cedros y la expulsión del ejército sirio del Líbano tras 30 años de ocupación.

La sociedad libanesa se ha visto fragmentada por el conflicto sirio mientras los musulmanes sunitas apoyan a los rebeldes y los chiítas ofrecen su apoyo al presidente Assad.

El funcionario de seguridad que fue asesinado era un musulmán sunita que se opuso a Assad y al más fuerte aliado del régimen en el Líbano, el grupo chiíta Hezbolá.

Fuente
la proxima guerra atentado coche bomba libano wissam al hassan siria hezbola
Este mediodía se producía una fuerte explosión en Ashrafiyeh, un barrio cristiano de Beirut, en el que 8 personas han muerto, entre ellas un general de los servicios secretos de seguridad libaneses, Wissam al-Hassan, además de unas 80 personas que resultaron heridas. Al principio parecía un atentado indiscriminado dentro de la tensión sectaria que se vive en el Líbano, pero al pasar las horas y trascender la muerte en la explosión de un alto cargo de la seguridad como era al-Hassan, han empezado a correr los rumores y las opiniones de que este atentado guarda mucha conexión con el conflicto que vive el vecino Siria.

Bien conocido es que Wissam al-Hassan era un conocido opositor al régimen de Assad y una figura muy conocida en Líbano, cercana al líder suní Rafik Hariri que fue asesinado en un atentado en 2005.

Precisamente hace unas semanas, se desactivó un plan para atentar contra Al Hasan que condujo a la detención de Michel Samaha, un importante político aliado del presidente sirio Bashar al-Assad y que provocó una enorme tensión en la política del Líbano. Samaha confesó en el interrogatorio su participación en la transferencia de explosivos desde Siria al norte de Líbano. Las bombas iban a ser utilizadas en una campaña de atentados ideada para amplificar las tensiones sectarias.

La explosión ha causado una gran y densa nube de humo negro acompañada de llamaradas, según las imágenes que han ido llegando a las agencias de noticias desde la capital libanesa. Varios edificios han resultado muy destruídos y muchos vehículos estacionados en la zona quedaron también destrozados.



La explosión se produjo en un momento del día en el que las calles del centro de Beirut se encuentran muy concurridas, una hora en la que muchos padres recogían a sus hijos de los colegios. La explosión ha podido escucharse desde otros barrios alejados de la zona como Mar Mikhail, a unos dos kilómetros del lugar del atentado.

Ashrafiyeh es un barrio residencial de mayoría cristiana. La explosión ha afectado la sede del cristiano Partido Falangista, enfrentado con Damasco.

Ultimamente ha habido enfrentamientos en el norte del país, y en general en las zonas cercanas a la frontera con Siria. Existe casi desde el comienzo de la revolución en Siria el peligro muy posible de que la violencia sectaria se contagie al país vecino, cuya situación ya de por sí es de todo menos estable políticamente y en otros sentidos. La oposición acusa a Hezbolá, la milicia chií que domina la vida política libanesa de apoyar y combatir al lado de las tropas de Assad.

El peligro de que la guerra civil siria acabe contagiándose a su vecino es cada vez mayor, no sólo por la participación de Hezbolá, sino porque muchas de las divisiones sectarias que marcan los combates en Siria también tienen su reflejo en Líbano. Este país vivió un salvaje conflicto entre 1975 y 1990, pero nunca ha acabado de pacificarse del todo.

Varios miembros del Parlamento libanés, pertenecientes a la oposición, han relacionado el atentado con el conflicto en la vecina Siria. "No hay duda de que el régimen sirio del presidente Bashar al-Assad está detrás", ha afirmado rotundo Carlos Eddé, líder del Bloque Nacionalista Libanés, un partido secular adscrito a la coalición 14 de Marzo.

"Al-Assad quiere extender el estado de guerra civil para justificar la violencia", ha dicho. El otro dedo señala también a Hezbolá y Irán: "No hay duda de quién es responsable", ha dicho, "solo un grupo tiene la posibilidad de utilizar explosivos en el Líbano".

Fuente
la proxima guerra alqaeda producto de eeuu cia instrumento gepolitico
No hay otra explicación lógica. Todos los análisis e investigaciones apuntan hacia esa dirección. Ahora se entiende y se explica porque los atentados del 11 de septiembre de 2001 pudieron ser posibles y por que unos cuantos hombres salidos de las cavernas de Afganistán vencieron al más poderoso sistema de inteligencia y de defensa del planeta.

Todas estas informaciones e investigaciones que van documentando poco a poco, deja ver lo que parecía inconcebible e imaginable a la opinión pública mundial antes: Estados Unidos y otras potencias europeas, si no han engendrado el monstruo de al-Qaeda como ellos niegan, en todo caso hoy en día lo alimentan, lo manipulan, lo apoyan, lo dirigen y apadrinan para sus propósitos geopolíticos. Esto es ya más que un hecho, es una realidad.

Al-Qaeda amenaza a Hezbolá por respaldar al régimen «criminal»

El comandante de la rama siria de al-Qaeda amenaza con atacar al movimiento islamista libanés Hezbolá por su respaldo al régimen «criminal» de Bashar Al Assad en Siria y por mentir cuando dice que EE.UU. e Israel instigan la rebelión siria.

Los musulmanes chiitas del Líbano deben dejar el movimiento libanés de Hezbolá «si no quieren ser blancos de los ataques de al-Qaeda», aseguró el recientemente nombrado líder de la brigada Abdullah Azzam (rama de al-Qaeda en Siria), Majd al-Majd, según publican los sitios web de la organización.




Al-Majd, que supuestamente dirige a unos 6.000 combatientes de la organización sunita que se infiltraron en Siria desde Irak y Turquía, motivó sus amenazas con dos acusaciones contra Hezbolá.

En primer lugar asegura que la responsabilidad por el asesinato del primer ministro libanés, Rafik Al-Hariri, que murió en 2005 en Beirut en un atentado con coche bomba, no recae en Israel y EE.UU., como dijo Hezbolá, sino en la misma organización libanesa.

El comandante de al-Qaeda también refutó las alegaciones de Hezbolá de que tanto Tel Aviv, como Washington fomentan la rebelión contra Al Assad en Siria, calificándolas de «infundadas», según el rotativo israelí Haaretz.

Extrañas amistades

De este modo, la misma organización considerada terrorista tanto por Israel, como por EE.UU., que sigue intentando de destruirlos tras el 11-S, ha asumido de hecho la posición de sus supuestos enemigos.

Recientemente, Tel Aviv prometió atacar el Líbano si Hezbolá le provoca, respondiendo de esa forma a las amenazas del líder del grupo, Hassan Nasrallah, de crear «un infierno» en Israel y asesinar a «decenas de miles» de israelíes.

En cuanto a EE.UU., la organización terrorista casi repitió las declaraciones de los funcionarios estadounidenses que llaman a la destitución del régimen electo de Al Assad que, según ellos, «perdió su legitimidad» y comete crímenes contra su pueblo.

De hecho, cada vez surgen más informes que indican que al-Qaeda refuerza su ayuda a los insurgentes de Siria, mientras Washington abiertamente colabora con la oposición armada siria.

La religión es lo que cuenta

Tales movimientos de al-Qaeda podrían ser explicados por los desacuerdos religiosos dentro de la región oriental, que podrían prevaler sobre los desacuerdos políticos y culturales con el mundo occidental. No en vano, al-Qaeda, como Qatar, Turquía y Arabia Saudí -principales detractores de Al Assad en Siria- profesa el sunismo (aunque al-Qaeda se adhiere a su rama más radical).

Y el Gobierno de Bashar Al Assad representa la minoría chiita de Siria, apoyada por Irán, un estado poderoso chiita en Oriente Medio. A su vez, Hezbolá, proveniente de Líbano (donde el 26% de la población es chiita y el 27% - sunita) apoya a Siria e Irán contra la presión desde EE.UU. e Israel.

Fuente
la proxima guerra mapa siria libano tripoli syria lebanon map
La cifra de muertos por los enfrentamientos entre hombres armados rivales pro y anti Damasco en la ciudad de Trípoli se ha elevado a menos a 10, en los enfrentamientos que los residentes de la ciudad  describen como algunos de los más pesados ​​desde la guerra civil del Líbano. Más de 100 personas han resultado heridas en los combates que estallaron esta semana a lo largo de una zona conflictiva y sectaria entre el distrito sunita de Bab al-Tabbaneh y la zona alauita de Jebel Mohsen.

James Bays, de Al Jazeera, informando desde Trípoli este miércoles, dijo que el alcalde de la ciudad había convocado una reunión de urgencia para tratar de negociar el fin de los combates, pero que no hay solución a la vista. Y el ejército dijo que abrirá conversaciones con los ancianos de la ciudad para restaurar la estabilidad. La última ronda de enfrentamientos han sacudido la frágil situación de seguridad del Líbano, que vivió bajo tres décadas de dominio sirio y sigue estando profundamente dividida entre partidarios y opositores del gobierno de Damasco. Entre los muertos había un niño de 13 años de edad, mientras que otras 100 personas han resultado heridas, entre ellas un niño de seis años que estaba paralizado por una herida de bala además de 15 soldados, dijeron fuentes de seguridad.



La lucha estalló por primera vez la noche del lunes en Trípoli, el hogar de una comunidad sunita hostil al presidente sirio, Bashar al-Assad, y alauitas, una rama del Islam chiíta a la que el líder pertenece. La violencia en Trípoli, la segunda ciudad del Líbano, ha visto ya en acción ametralladoras y el disparo de cohetes antitanque.

El primer ministro Najib Mikati, natural de Trípoli, elevó el miércoles su preocupación por "los esfuerzos para arrastrar al Líbano cada vez más adentro del conflicto en Siria cuando lo que se requiere es que los líderes cooperen para proteger al Líbano del peligro."

Las autoridades han dado instrucciones a las fuerzas militares y de seguridad "para poner la situación bajo control, para prohibir toda presencia armada y arrestar a los implicados" en la violencia, dijo en un comunicado.

Más tarde, un comunicado del ejército dijo: "Debido a la gravedad de la situación y con el fin de prevenir los intentos de arrastrar a todo el Líbano a un estado de malestar ... el mando del ejército anuncia que entablará un diálogo con los líderes de la ciudad y los funcionarios, particularmente en Bab al-Jabal Mohsen y Tebbaneh".

Francia y Estados Unidos han expresado su preocupación por el reciente recrudecimiento y advirtieron en contra de una extensión del conflicto sirio.

Los últimos disturbios en Trípoli, que ha sido escenario de varios incidentes mortales en el último año, sigue a una ola de secuestros de ciudadanos libaneses en Siria y de sirios que viven en el Líbano.

La semana pasada, un grupo armado libanés chiita del clan afirmó que había secuestrado a unos 20 sirios en represalia por el secuestro de un miembro de su familia por un grupo rebelde sirio, que lo acusaron de ser un francotirador del movimiento chiíta Hezbolá.

Hezbolá, considerada la fuerza militar más poderosa del Líbano, ha negado cualquier relación con el miembro del clan o los secuestros.

Mientras tanto, el Consejo Nacional de la oposición siria ha acusado a las autoridades de no actuar ante los ataques y culpan implícitamente a Hezbolá, que encabeza una coalición de gobierno en el Líbano.

Fuente
la proxima guerra Hassan Nasrallah hezbola amenaza isarel con misiles si ataca a iran
El líder de Hezbolá, la milicia chiíta libanesa, dijo que su grupo va a transformar las vidas de cientos de miles de israelíes en un "infierno" si Israel ataca el Líbano.

El jeque Hassan Nasrallah, dijo el viernes que el grupo tiene una lista de objetivos israelíes que se pueden atacara con pocos cohetes. Dijo que un pequeño número de misiles disparados con precisión contra objetivos cuidadosamente seleccionados podría "transformar las vidas de millones de sionistas en la Palestina ocupada en un verdadero infierno", y habló de decenas de miles de víctimas mortales israelíes.

La amenaza se produjo mientras Israel debate si atacar o no las instalaciones nucleares iraníes. Eso podría provocar represalias por parte de los aliados de Irán, como Hezbolá.




Nasrallah dijo que la respuesta de Irán a cualquier ataque israelí sería "relámpago" y enorme, y que el debate en curso en Israel sobre atacar a Irán era un testimonio de la fuerza de la República Islámica y su coraje.

"¿Le dará Israel a Irán la excusa que ha estado esperando 32 años?" preguntó Nasrallah en un discurso televisado con motivo del Día de Jerusalén el viernes.

Hablando desde el escondite al que se ha limitado desde la guerra de 2006 por temor a ser blanco de Israel, Nasrallah, se burló del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y del ministro de Defensa, Ehud Barak, como "tontos" que llevan a Israel la "derrota estratégica".

Dijo que si Irán fuera "débil" o "cobarde" Israel habría bombardeado sin vacilar sus instalaciones nucleares hace mucho tiempo.

Nasrallah dijo que Israel sabe que está mintiendo al mundo cuando dice que el programa nuclear de Irán está destinado a producir armas. "El problema de Israel con Irán es que es fuerte y comprometido con la cuestión de Jerusalén y Palestina", afirmó.

Israel y Hezbolá se enfrentaron en una guerra a muerte no concluyente, de un mes de duración en 2006, cuando Hezbolá disparó unos 4.000 cohetes contra Israel.


CLICK AQUÍ PARA ACCEDER A LOS COMENTARIOS DEL FORO SOBRE ESTE TEMA