Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Si bien cualquiera puede estar de acuerdo con el discurso antiterrorista de Washington y sus aliados del Golfo, todo el mundo se da cuenta de que sólo es la justificación oratoria de una guerra que en realidad persigue otros fines. Estados Unidos dice querer destruir el Emirato Islámico –organización que él mismo creó y que realiza, precisamente para Estados Unidos, la limpieza étnica necesaria para concretar el plan de rediseño del «Medio Oriente ampliado». Más contradictorio aún, Estados Unidos dice querer combatir en Siria del lado de la oposición, supuestamente moderada, de la que forman parte los mismos yihadistas del Emirato Islámico. Y, para terminar, Estados Unidos ha destruido en Raqqa edificios que el Emirato Islámico había abandonado 2 días antes de los bombardeos estadounidenses. Thierry Meyssan estima que, tras esas aparentes contradicciones, estamos viendo la continuación de la guerra del gas.

La campaña de bombardeos aéreos de Estados Unidos en Irak y en Siria resulta sorprendente en la medida en que es imposible destruir un grupo terrorista solamente con bombardeos aéreos. En Irak, Estados Unidos y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) han sincronizado sus bombardeos con las acciones de las fuerzas terrestres iraquíes o kurdas. Pero en Siria no disponen de ninguna fuerza terrestre realmente capaz de luchar contra el Emirato Islámico. Y aunque la tuviesen, «esos bombardeos no pueden afectar las capacidades del Emirato Islámico ni sus operaciones en otras regiones de Irak o de Siria», según el general William Mayville, jefe de operaciones del estado mayor estadounidense.



En todo caso, y a pesar de las declaraciones oficiales, el Emirato Islámico es una creación de Estados Unidos y del Consejo de Cooperación del Golfo. Y esa criatura sirve a los intereses de sus creadores, tarea que está cumpliendo al pie de la letra:

• En mayo de 2013, el senador estadounidense John McCain entraba ilegalmente en territorio sitio para reunirse allí con el estado mayor del Ejército Libre Sirio (moderado), estado mayor del que formaba parte Abu Yussef, alias Abu Du’a, alias Ibrahim al-Baghdadi, el actual califa Ibrahim (jefe de los extremistas del Emirato Islámico).

• En enero de 2014, la agencia de prensa Reuters revelaba que el presidente Obama había convocado a una sesión secreta del Congreso en la que los congresistas decidieron armar y financiar a los «rebeldes» que operan en Siria, entre los que se incluye el Emirato Islámico, hasta septiembre de 2014. No se trataba de una sesión a puertas cerradas sino de una sesión secreta que la prensa estadounidense nunca mencionó, en estricta aplicación de la orden de censura que había recibido.

• Orgullosa de este reconocimiento, la televisión pública de Arabia Saudita proclamó que el Emirato Islámico obedece a las órdenes del príncipe saudita Abdul Rahman al-Faisal.

• Por su parte, el jefe de la inteligencia militar de Israel, general Aviv Kochavi, lanzaba una advertencia ante un aumento del número de combatientes antisirios y revelaba que los miembros de al-Qaeda –entre ellos el Emirato Islámico, que todavía no se había divorciado de al-Qaeda– estaban entrenándose (bajo control de la OTAN) en Turquía, más exactamente en 3 campamentos situados en Sanlıurfa, Osmaniye y Karaman.

• En mayo de 2014, Arabia Saudita entregó al Emirato Islámico armamento pesado nuevo comprado en Ucrania y grandes cantidades de vehículos de la marca Toyota, también nuevos, para invadir Irak. Para el transporte de todo ese material se utilizó un tren especial contratado por los servicios secretos de Turquía.

• El 27 de mayo, el presidente del gobierno regional kurdo de Irak, Masud Barzani, viajaba a Amman, la capital de Jordania, para coordinar la invasión de Irak entre los kurdos iraquíes y el Emirato Islámico. El 1º de junio tuvo lugar otra reunión, también en Amman, con numerosos cómplices sunnitas.

• A principios de junio, el Emirato Islámico y el gobierno regional del Kurdistán pasaban al ataque. En cumplimiento de su misión, el Emirato Islámico sembraba el terror al realizar la limpieza étnica que el ejército de Estados Unidos no pudo hacer en 2003. De esa manera se concreta el plan del estado mayor estadounidense para el rediseño del «Medio Oriente ampliado», adoptado desde el año 2001.

No hay por lo tanto razón alguna para que Estados Unidos se esfuerce por destruir el Emirato Islámico, aparte de las muertes ampliamente divulgadas por los medios –y altamente sospechosas– de 3 ciudadanos estadounidenses, pero esos crímenes no justifican por sí solos el diluvio de fuego estadounidense.

Si bien es evidente que el principal blanco de la campaña de bombardeos no es el anunciado, nadie dice con precisión qué es lo que se quiere destruir. Lo que sí se sabe es que hasta el momento Estados Unidos y sus aliados del Consejo de Cooperación del Golfo han estado bombardeando edificios vacios en Raqqa –de donde el Emirato Islámico se había retirado 2 días antes– y una docena de refinerías en el este de Siria.

¿Qué tienen que ver estas refinerías con una supuesta guerra contra el terrorismo? Según el Pentágono, esas instalaciones estaban bajo control del Emirato Islámico y le reportaban grandes ganancias.

Pero se trata de otra justificación falsa. Cuando países sometidos a embargos tratan de vender gas o petróleo en el mercado internacional simplemente no logran hacerlo. Pero el Emirato Islámico sí logra vender el petróleo robado, a pesar de las resoluciones 1373 y 2170 adoptadas respectivamente en 2011 y 2014 por el Consejo de Seguridad de la ONU. Es de público conocimiento que el Emirato Islámico está robando hidrocarburos en Irak y Siria y que los envía a través de los oleoductos existentes hasta el puerto turco de Ceyhan, de donde son transportados por barco hasta Israel por los tanqueros de la Palmali Shipping & Agency JSC, la compañía del millonario turco-azerí Mubariz Gurbanoglu. Ya en el puerto israelí de Ascalón, las autoridades de Israel “blanquean” el petróleo robado proporcionando certificados falsos, como si viniera del yacimiento de Eilat. El petróleo robado por el Emirato Islámico es exportado entonces hacia la Unión Europea, cuyos miembros fingen creer que se trata de petróleo israelí.

Es importante señalar que por esa misma vía también se exportan el gas y el petróleo robados por el gobierno regional del Kurdistán iraquí. O sea, si Estados Unidos y el Consejo de Cooperación del Golfo actuasen conforme a las resoluciones 1373 y 2170 del Consejo de Seguridad de la ONU también tendrían que bombardear el Kurdistán iraquí. Pero lo que hacen es respaldarlo, no en contra del Emirato Islámico sino en contra del gobierno central de Irak.

En resumen, lo que se busca con los bombardeos contra las refinerías situadas en territorio sirio es privar a la República Árabe Siria de sus posibilidades de refinar su propio petróleo si recupera esas instalaciones.

Cualquiera es capaz de notar que en todo este asunto Estados Unidos se apoya en las monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo, sobre todo en Arabia Saudita. Es evidente que los aviones de Arabia Saudita no despegan desde su propio suelo. Según la prensa iraní están operando desde Israel, lo cual, aunque no está comprobado, es muy probable.

A menudo hemos señalado que uno de los principales objetivos de la guerra contra Siria es el control de sus gigantescas reservas de gas natural y del territorio sirio por donde podría pasar un pipeline proveniente de Qatar y Arabia Saudita… o de Irán, rival de esas dos monarquías.

Pero, a partir del inicio de la resistencia de la Novorossia y del respaldo que Rusia le aporta, la Unión Europea está tratando de reducir su dependencia del gas ruso. De ahí la idea del gobierno iraní de proponer su propio gas a ese mercado, como anunció el viceministro iraní del Petróleo, Ali Majedi, el 9 de agosto de 2014. Para Irán, eso sería una alternativa ante el hecho que el Emirato Islámico le ha cortado el camino hacia Siria a través de Irak.

Esa opción, que defiende los intereses de Irán como Estado pero abandona el combate antiimperialista iniciado por el presidente Ahmadinejad, podría obtener el aval de Washington en el marco de un acuerdo más amplio durante las negociaciones 5+1. Irán aceptaría renunciar a sus investigaciones revolucionarias sobre un modo de producción de energía nuclear capaz de liberar el Tercer Mundo de su dependencia del petróleo mientras que los «occidentales» levantarían sus sanciones contra Irán.

Pero ese viraje, si tuviese lugar, modificaría profundamente todo el equilibrio regional. Y sería difícil obtener su aceptación por parte de la misma Rusia que acaba de acoger a Irán en el seno de la Organización de Shanghai. Por otro lado, eso exigiría una inversión de 8 500 millones de dólares para la construcción de 1 800 kilómetros de tubería y conectar los campos petrolíferos iraníes al sistema Nabucco. El gas iraní transitaría entonces por Azerbaiyán y Turquía antes de hacerlo a través de Bulgaria, Rumania y Hungría para ser finalmente distribuido en la Unión Europea a partir de Austria. Así lo confirmó el ayatola Hassan Rohani al presidente austriaco Hans Fischer en un encuentro al margen de la Asamblea General de la ONU.

La resurrección del sistema Nabucco sería un excelente negocio para Azerbaiyán, que podría entonces exportar más fácilmente la producción de su yacimiento de gas de Shah Deniz. Y al mismo tiempo Bakú se alejaría de Moscú para acercarse a Washington, lo que quizás explica sus inesperadas compras de armas a Israel.

Desde el punto de vista sirio, un viraje de la política energética iraní no sería necesariamente algo negativo ya que la mayoría de los enemigos de Siria –con excepción de Israel– ya no tendrían así razones para continuar la guerra. Por otro lado, el alejamiento de Irán fortalecería la utilidad de Siria para Rusia. Ante ese tipo de acuerdo, Washington seguiría estimulando la inestabilidad en la región sunnita de Irak para mantener la separación territorial entre Teherán y Damasco, y seguramente apoyaría la permanencia del Emirato Islámico en la región siria de Deir ez-Zor, pero dejaría tranquilo el resto de Siria.

Fuente: Voltairenet
El 23 de septiembre de 2014, Estados Unidos y las monarquías árabes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG, que se compone de Arabia Saudita, Bahréin, los Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Qatar) bombardearon objetivos terroristas en Siria.

Oficialmente, el objetivo era destruir los centros de mando del Emirato Islámico.

Los bombardeos se realizaron principalmente desde el Golfo Pérsico y sobre la ciudad de Raqqa, en territorio sirio.

Pero, el Emirato Islámico ya se había retirado de Raqqa 2 días antes de los bombardeos, avanzado y tomando una veintena de poblados kurdos en Siria.

Al parecer, el verdadero objetivo de los bombardeos no fue el Emirato Islámico sino otra entidad que la inteligencia estadounidense designa como «Grupo Khorasan».



Khorasan es el nombre medieval de Afganistán y de una parte de Irán. Hace 5 días, el director nacional de la inteligencia estadounidense James Clapper mencionó ese grupo por primera vez afirmando que se compone de ex combatientes de la guerra en Afganistán y que estaba reclutando yihadistas en Siria para llevarlos a luchar en Occidente.

Ninguna otra fuente ha comprobado hasta ahora la existencia de ese grupo. Según el New York Times, que cita al Departamento de Estado, el líder de ese grupo –un tal Muhsin al-Fadli (ver foto)– fue amigo íntimo de Osama ben Laden y estaría implicado en los atentados del 11 de septiembre de 2001, que Estados Unidos atribuye oficialmente a ben Laden. El nombre de Muhsin al-Fadli fue citado en 2005 por el entonces presidente George W. Bush, quien le atribuyó la responsabilidad del atentado cometido en Yemen contra el petrolero francés Limburg –que en realidad fue un castigo de Washington contra la violación de un embargo).

La Federación Rusa denunció por su parte una violación de la soberanía siria, aunque la prensa estadounidense asegura que el ataque aéreo fue anunciado con antelación al embajador de Siria ante la ONU Bachar al-Jaafari y a la oposición siria en París, considerada como legítima representante del pueblo sirio, que aceptó esa acción.

Fuente: Voltairenet
la-proxima-guerra-eeuu-ataca-refinerias-bajo-control-estado-islamico-en-siria
El Pentágono destaca que han participado más aviones árabes que estadounidenses

'Las indicaciones iniciales apuntan a que las acciones tuvieron éxito'

Además, EEUU sobrevuela Siria con aviones y drones para marcar objetivos

Estados Unidos ha reanudo junto con sus aliados árabes los ataques aéreos contra posiciones del autodenominado Estado Islámico (IS) en Siria, esta vez dirigidos a las instalaciones petrolíferas controladas por los yihadistas.

El Mando Central, encargado de las operaciones militares estadounidenses en Oriente Medio, explicó que se realizaron 13 ataques aéreos con cazas y aviones no tripulados contra doce refinerías bajo control del EI en "zonas remotas" en el este de Siria.

La madrugada del lunes, Estados Unidos y cuatro aliados árabes (Arabia Saudí, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y Jordania), con el apoyo logístico de Catar, atacaron desde el aire varios fortines del IS dentro de Siria por primera vez.

En una entrevista con la cadena CNN, el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, destacó que, en esta ocasión, los ataques aéreos contaron con un mayor número de aviones de aliados árabes que de estadounidenses, en concreto de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí.

El Mando Central especificó que los bombardeos, que se prolongaron durante unas dos horas, se produjeron en las cercanías de las localidades de Al Mayadín, Al Hasakah, Abu Kamal y Deir al Zur.

"Aún estamos evaluando la efectividad de los ataques en las refinerías, pero las indicaciones iniciales apuntan a que tuvieron éxito", detalló el Mando Central en su comunicado.

Las refinerías petroleras están siendo utilizadas por los yihadistas suníes del EI para obtener más de dos millones de dólares diarios en ingresos con la venta de hasta medio millar de barriles al día, según la inteligencia estadounidense, aunque algunos expertos creen que el monto podría ser mayor.

Estados Unidos ha estado lanzando gran parte de los ataques desde el portaaviones George W. Bush en el Golfo Pérsico; desde el crucero USS Philippine Sea, parte del grupo de ataque del portaaviones, y desde el destructor USS Arleigh Burke en el Mar Rojo. Además, Estados Unidos está sobrevolando Siria con aviones tripulados y drones para recopilar inteligencia y marcar objetivos.



El lunes, Estados Unidos comenzó a liderar una ofensiva contra los bastiones del IS en Siria, donde la milicia suní ha medrado, gracias a la guerra civil, hasta controlar vastas zonas del centro y este sirio, entre ellas centrales energéticas y pozos petrolíferos.

Este martes, las Fuerzas Armadas estadounidenses y sus aliados árabes realizaron otra ronda de ataques en la frontera siria-iraquí y en Irak, donde los bombardeos contra el Estado Islámico llevan en marcha desde comienzos de agosto, debido a que Washington es aliado de Bagdad.

El IS ha aumentado significativamente sus ingresos, que antes provenían esencialmente de donaciones de organizaciones islamistas, vendiendo petróleo en el mercado negro, mediante la extorsión o la venta de piezas históricas.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-estado-islamico-amenaza-responder-bombardeos-eeuu-en-siria
Participaron cazas y bombarderos y se lanzaron 47 misiles Tomahawk desde buques

La aviación estadounidense, respaldada por varios países del Golfo Pérsico, ha inaugurado este martes la ofensiva contra el Estado Islámico (IS) en suelo sirio lanzando 50 ataques contra sus posiciones en Raqqa, su cuartel general, y zonas fronterizas con Irak. Los bombardeos, que el IS ha jurado responder, abren una nueva e incierta etapa en la lucha contra la organización yihadista anunciada por Barack Obama el pasado 10 de septiembre.

Los primeros ataques, según funcionarios estadounidenses, se han iniciado en las primeras horas de la madrugada y han golpeado arsenales, puestos de control y edificios administrativos empleados por los militantes yihadistas en las provincias de Al Raqa y Deir al Zur. Han participado cazas y bombarderos junto a la aviación de al menos cinco aliados árabes: Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Jordania y Bahrein. Además, se han lanzado 47 misiles Tomahawk desde buques de la Marina estadounidense situados en el golfo o el mar Rojo.

"Teniendo en cuenta que estas operaciones están en curso, no estamos en condiciones de proporcionar detalles adicionales en este momento", precisó el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, en un comunicado publicado anoche.

Decenas de yihadistas muertos



Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que cuenta con una red de informantes y activistas sobre el terreno, los bombardeos han causado un número indeterminado de víctimas. Una veintena de ataques se han centrado en Raqqa, la capital 'de facto' del califato proclamado a finales de junio; su periferia norte y oeste y localidades como Tabaqa, Tel Abiad y Ain Aisa, ubicadas en la provincia de Raqqa. Uno de los blancos ha sido la antigua sede del Gobierno provincial de Raqqa, transfigurado en centro clave del IS. Más de 20 yihadistas perdieron la vida en el ataque contra dos posiciones del IS en la zona, según la citada ONG.

En la provincia de Deir al Zur, la coalición internacional ha lanzado 22 ataques contra posiciones yihadistas en la villa de Abu Kamal, limítrofe con Irak, y otros ocho en la periferia de la ciudad de Deir al Zur. El IS -que capturó en junio Mosul, la segunda ciudad de Irak- ha logrado con sus arremetidas borrar la frontera entre Siria e Irak consolidando su control sobre amplias zonas de ambos países y gobernando a unos 11 millones de habitantes.

La escalada fue anunciada el pasado 10 de septiembre por Barack Obama en su discurso a la nación. Hace un mes EEUU inició los vuelos de vigilancia sobre Siria y, ante la inminente ofensiva, las huestes del IS evacuaron sus oficinas, reubicaron el armamento pesado y trasladaron a sus familias fuera de la ciudad. Los bombardeos también han alcanzado a militantes del frente Al Nusra, la sucursal autorizada de Al Qaeda en Siria. Al menos 30 de sus miembros habrían muerto en ocho ataques contra campos de entrenamiento, fábricas de armamento y edificios administrativos en la provincia de Alepo.

Las reacciones no se han hecho esperar. Un combatiente del IS ha asegurado que "los ataques serán respondidos" en declaraciones a Reuters. El régimen de Bashar Asad -que, según su ministro de Exteriores, fue informado del ataque estadounidense a través del enviado permanente de Siria ante la ONU- declaró que apoya todos los esfuerzos contra los yihadistas. Rusia, su principal valedor internacional, ha insistido en que la ofensiva supone "una violación de la soberanía" siria y "agrava aún más la situación" en la región.

Obama -que durante el último año se mostró reticente a iniciar ataques aéreos sobre Siria- aseguró en su alocución de hace dos semanas que, en ningún caso, coordinaría con Asad las embestidas contra el IS y se comprometió a entrenar y armar al Ejército Libre Sirio en un programa diseñado por el Pentágono que se llevará a cabo en bases de Arabia Saudí. La incógnita de esta nueva ofensiva, sin embargo, es saber a quien beneficiará sobre el terreno.

Los movimientos de Asad

Funcionarios estadounidenses reconocen que el Ejército Libre Sirio -al menos hasta que no se mejore su formación y armamento- carece de capacidad para hacerse con las posiciones de las que pueda replegarse el IS. Podrían ser, por tanto, las tropas de Asad las que recuperen el control de las zonas abandonadas por los extremistas.

Los ataques estadounidenses, en coordinación con sus socios árabes, coinciden con el drama que se vive en los alrededores de la ciudad de Kobani, en la provincia siria de Alepo. Durante la última semana más de 150.000 kurdos han escapado del lugar -la mayoría hacia Turquía- ante el avance del IS, que ha capturado más de 60 villas del área. Precisamente Obama inició el pasado 8 de agosto los bombardeos sobre Irak para detener los progresos del IS en la región autónoma del Kurdistán que obligaron a cientos de miles de cristianos y yazidíes -entre otras minorías- a dejar sus hogares.

Las decapitaciones de rehenes occidentales -difundidas por internet- y amenazas como las de ayer -en la que el portavoz del IS llamó a asesinar a "civiles y militares" occidentales en cualquier lugar del mundo y mediante cualquier método- han empujado a Obama a mover ficha. De momento, el presidente estadounidense -que ha intentado alejarse de las guerras en Irak y Afganistán heredadas de George W. Bush- mantiene que la ofensiva no incluirá el despliegue de tropas terrestres pero incluso sus asesores se muestran escépticos de que una campaña áerea -que podría durar años- pueda "degradar y, en última instancia, destruir" a la organización yihadista, tal y como promete el demócrata.

Fuente: El Mundo
la-proxima-guerra-solo-jordania-apoya-abiertamente-bombardeos-contra-estado-islamico
Arabia Saudí, Emiratos, Bahréin y Qatar guardan silencio sobre una operación a la que su presencia da legitimidad

Estados Unidos comienza a atacar posiciones del Estado Islámico en Siria

Sólo Jordania ha reconocido su participación, junto a EEUU, en los bombardeos contra posiciones del Estado Islámico (EI) en Siria esta madrugada. El resto de los países árabes involucrados guarda silencio sobre esta operación que abre un nuevo frente en la lucha contra los yihadistas. Aunque el portavoz del Pentágono no precisó sus nombres, poco después un comunicado militar ha confirmado las filtraciones periodísticas que mencionaban a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Qatar.

“Hemos golpeado al terrorismo en su guarida para proteger la seguridad y la estabilidad de Jordania, y para prevenir que el terrorismo alcance al reino”, ha declarado el ministro jordano de Información, Mohamad al Momani, citado por Al Jazeera.

Al Momani también ha dicho que los bombardeos van a continuar en los próximos días y que han participado cuatro países árabes, incluido Jordania. Los otros tres serían, según Reuters, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin, aunque la función de cada uno de ellos en la operación militar no está clara. La agencia, que menciona como fuente a un funcionario estadounidense sin identificar, añade que Qatar sirvió de apoyo para las operaciones aéreas. Un comunicado del Mando Central de las Fuerzas Armadas de EEUU (CENTCOM) ha confirmado poco después la colaboración de esas cinco naciones.



La contribución de los aliados árabes es clave para legitimar la campaña estadounidense contra el EI. Tanto Arabia Saudí como Emiratos tienen unas fuerzas aéreas modernas y dotadas de cazabombarderos de última generación, F-15 norteamericanos y Eurofighters en el caso de los saudíes y Mirage 2000 franceses y F-16 norteamericanos los emiratíes. Además, tanto EAU como Qatar ya tienen experiencia de haber participado en una operación internacional en Libia en 2011.

Sin embargo, las monarquías de la península Arábiga han sido cautelosas en mostrar abiertamente su apoyo a EEUU en la campaña contra los yihadistas. Por un lado, los gobernantes se muestran escépticos sobre el alcance del compromiso de Washington, con quien mantienen crecientes diferencias sobre cómo hacer frente a los cambios que se están produciendo en Oriente Próximo. Por otro, temen las represalias de los extremistas e incluso la eventual reacción de sus poblaciones si el plan se desvía de su objetivo bien porque cause demasiadas víctimas civiles o porque termine ayudando a la causa de Irán en la región.

Fuente: El País
la-proxima-guerra-eeuu-y-paises-arabes-comienza-bombardeos-contra-estado-islamico-en-siria
Junto a los aviones de guerra estadounidenses han volado aparatos de Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Bahrein y Jordania

Estados Unidos y varios países aliados lanzaron la pasada madrugada los primeros ataques aéreos contra posiciones en Siria del grupo yihadista Estado Islámico, concretamente sobre la provincia de Raqa, bastión de facto de los integristas, en la frontera con Irak, según ha confirmado el Pentágono. “Fuerzas de Estados Unidos y de naciones aliadas han comenzado los ataques contra el EI en Siria usando una combinación de cazas, bombarderos y misiles tierra-aire”, ha declarado el portavoz del Pentágono, el almirante John Kirby, en un comunicado. Desde el mar, portaaviones norteamericanos en la zona han servido de base para el lanzamiento de misiles de crucero como los Tomahawk.

Junto a los aviones de guerra estadounidenses volaron aparatos de “naciones aliadas”, según la información del Pentágono, entre las que se encuentran Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Qatar y Jordania, como resultado de la amplia coalición de naciones reunida por el presidente Barack Obama con el objetivo de aniquilar al Estado Islámico. Hasta el momento, ha admitido su colaboración Jordania, Bahréin y Emiratos.



Un portavoz del Ministerio de Exteriores sirio, en un comunicado televisado este martes por la mañana, comunicó que el Gobierno fue informado unas horas antes de comenzar la ofensiva. Según esta información, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, notificó a Damasco, a través del ministro de exteriores de Irak, las intenciones de Washington de atacar a los yihadistas. El portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki desmintió este extremo en otro comunicado.

El régimen, según el portavoz de Exteriores, mantiene su voluntad por seguir cooperando con el Gobierno iraquí en la lucha contra el EI. En la declaración, el portavoz informó de que el Ejército sirio seguirá combatiendo contra el EI y el Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda. Precisamente durante la visita a Damasco del asesor de Seguridad Nacional iraquí Falah Fayad, el presidente sirio, Bachar el Asad, que no ha dado formalmente su aprobación a la ofensiva, afirmó que defiende "cualquier esfuerzo internacional en la lucha contra el terrorismo".

El Ejército norteamericano ha detallado a primera hora de la mañana que en total han sido 14 los ataques llevados a cabo contra el EI. La ofensiva conjunta ha contado con la participación de cazas, bombarderos, drones y lanzamisiles Tomahawk accionados desde el mar. La operación ha golpeado a los yihadistas en las provincias de Raqa, Deir al Zor y Hasakah, además de la localidad de Abu Kamal, junto a la frontera iraquí, cerca del río Eufrates. Esta localidad estuvo en manos de Al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, hasta que el EI se la arrebató en el mes de julio.

Según la información de Washington, en el ataque se utilizaron 47 Tomahawk lanzados desde los destructores norteamericanos USS Arleigh Burke y USS Philippine Sea, situados en el mar Rojo y el Golfo Pérsico, así como desde los drones desplegados por EE UU. Entre los objetivos de los bombardeos están combatientes del EI, campos de entrenamiento, centros de financiación y camiones y vehículos de abastecimiento.

EE UU, esta vez en solitario, ha alcanzado también posiciones del grupo radical Khorasan, vinculado a Al Qaeda, liderado por el kuwaití Mohsin al Fadhli y formado, principalmente por veteranos de la guerra de Afganistán. El grupo, según los argumentos de Washington, que preveía un ataque inminente "contra EE UU e intereses occidentales", utiliza Siria para reclutar yihadistas extranjeros, probar explosivos y planear atentados en el extranjero.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha informado igualmente de que la ofensiva guiada por EE UU ha causado la muerte de al menos 58 personas, entre ellas 50 miembros del Frente al Nusra, rama iraquí de Al Qaeda, y ocho civiles.

Los ataques llegan menos de dos semanas después de que Obama anunciara en un discurso a la nación que había autorizado extender la campaña militar iniciada en agosto contra el EI en Irak a Siria. El presidente viaja este martes a Nueva York para asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas y todo apunta a que ha preferido llegar a la sede de la organización con un plan en marcha, pero no con una agenda abierta para discutir qué hacer con los yihadistas, que en poco tiempo han tomado grandes extensiones de territorio en Irak y Siria.

Más de dos tercios de los hasta 35.000 yihadistas que podría tener el Estado Islámico están basados en Siria. El resto se ha expandido y ha capturado amplias partes del norte de Irak, aunque los bombardeos comenzados por EE UU el pasado 8 de agosto han frenado esa rápida conquista. A los ataques del Pentágono sobre Irak, unos 190 hasta el momento, se sumaron la semana pasada aviones de guerra franceses.

Con los ataques aéreos por primera vez sobre Siria, EE UU se implica de una manera totalmente distinta en la guerra civil en aquel país, conflicto del que hasta el momento Washington se ha mantenido alejado. El año pasado, Obama dio marcha atrás en su plan de atacar el régimen de Bachar El Asad, pero la decapitación en las últimas semanas por miembros del Estado Islámico de dos reporteros de EE UU dio un giro total a la opinión pública norteamericana que reclamó la intervención del Pentágono ante la amenaza yihadista.

“He dejado claro que daremos caza a los terroristas que amenacen nuestro país, se encuentren donde se encuentren”, dijo Obama en su discurso del pasado 10 de septiembre. “Eso significa que no dudaré en tomar acción contra el EI en Siria, así como en Irak”, prosiguió el mandatario. “Esto es un principio básico de mi presidencia: Si amenazan América, no encontrarán refugio”, finalizó Obama. Las palabras del presidente eran claras: solo estaba en cuestión cuándo se atacaría Siria, no si se atacaría.

Al final de la semana pasada, antes de que el Congreso entrara en receso casi hasta las elecciones del 4 de noviembre, tanto la Cámara como el Senado aprobaban una ayuda de 500 millones de dólares para entrenar y equipar a las fuerzas moderadas sirias como contrapeso al EI. Estos efectivos recibirán entrenamiento en Arabia Saudí.

La Casa Blanca no se ha pronunciado sobre los bombardeos. Se prevé que Obama abandone Washington pasadas las diez de la mañana de este martes martes, rumbo a Nueva York, donde expondrá con hechos su caso, en esta ocasión ante los líderes y presidentes de 140 naciones del planeta.

El objetivo de la Administración de Obama es construir una coalición lo más amplia posible de países para vencer a los yihadistas, sin cruzar una primera línea roja para diferenciarse de lo ocurrido con George W. Bush que actuó en solitario. La otra línea roja es que no haya tropas de combate terrestres, por lo que el presidente estadounidense insiste en que esta operación no será un nuevo Irak ni un nuevo Afganistán, las guerras que heredó de Bush.

Fuente: El País
Dos ramas de la organización internacional de Al Qaeda han dado a conocer una declaración conjunta que insta a los yihadistas en Irak y Siria a unirse contra Estados Unidos.

Al Qaeda en el Magreb Islámico y Al Qaeda en la Península Arábiga instan a las facciones yihadistas en conflicto a abandonar la lucha interna y presentarse como una fila contra la campaña de Estados Unidos.

Los periodistas de 'The Washington Post' subrayan que se trata de un movimiento inusual por parte de Al Qaeda.

Al Qaeda en la Península Arábiga, que opera en Yemen y Arabia Saudita, ha sido descrita por el Consejo de Relaciones Exteriores de EE.UU. como "la franquicia más letal de Al Qaeda", mientras que Al Qaeda en el Magreb Islámico opera en el norte de África, en particular Argelia, Mali y Libia. Los analistas dicen que la declaración conjunta de los dos grupos no tiene precedentes.



El anuncio fue obtenido y traducido por SITE, la misma organización que difundió los contradictorios videos de la decapitación de los periodistas estadounidenses Steven Sotloff y James Foley. SITE es una página web que revela información de servicios de inteligencia sobre los movimientos de grupos radicales islamistas.

Este martes, el secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, dijo que el Comando Central de Estados Unidos tiene un plan para tomar "medidas específicas contra los refugios del Estado Islámico en Siria" y que no descarta atacar la infraestructura de este país.

Fuente: Washington Post
Los interesados no se significan, pero su intervención legitimaría la coalición global

Varios países árabes se han ofrecido para participar en los bombardeos aéreos contra el autodenominado Estado Islámico (EI) en Irak y en Siria, según revelaron funcionarios estadounidenses este domingo en París. Ese paso contrasta con el poco entusiasmo que los árabes han mostrado por el plan de Washington para acabar con ese grupo terrorista. Aunque sin duda ayudará a legitimar la campaña, la ausencia de un anuncio oficial por parte de los implicados pone de relieve las tensiones y contradicciones que abordan estos Gobiernos.

“No quiero dejarles con la impresión de que los miembros árabes [de la coalición] no se han ofrecido para realizar bombardeos porque varios de ellos lo han hecho”, reveló un alto funcionario norteamericano a los periodistas que viajan con el secretario de Estado John Kerry, citado por la agencia Reuters. Los ataques no se limitarían a Irak, ya que “algunos han indicado desde hace tiempo su voluntad de ir más allá”.

Las fuentes se negaron a identificar quiénes están dispuestos a dar ese paso. Se trata de una contribución crucial ya que no sólo significaría la posibilidad de ampliar a Siria la actual campaña estadounidense sobre las posiciones del EI en Irak, sino que reforzaría la credibilidad de ese proyecto en una región que recela enormemente del compromiso norteamericano. De momento, EE UU está identificando las tareas que cada país va a desarrollar en la coalición contra los yihadistas.



Durante su escala en Arabia Saudí el pasado jueves, Kerry logró el apoyo de ese país y otros nueve Estados árabes a la coalición global propuesta pocos días antes por el presidente Barack Obama para hacer frente a la amenaza del EI. El comunicado, firmado además de por los saudíes por Kuwait, Qatar, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Egipto, Jordania, Líbano y el propio Irak, no concretaba el tipo de asistencia que cada uno se ha comprometido a prestar. Los portavoces norteamericanos han dejado claro que tienen una interpretación amplia de lo que constituye la contribución a la campaña militar: desde el suministro de armas hasta cualquier tipo de entrenamiento, como el ofrecido por Riad para preparar a los insurgentes sirios moderados.

También esa asistencia fue anunciada desde Washington, sin que los responsables saudíes lo hayan desmentido. ¿Por qué no lo hacen oficial? El cauteloso silencio de los Gobiernos árabes parece tener que ver tanto con las diferencias de matices que mantienen con EE UU, como con el temor a que la operación termine volviéndose contra ellos.

Por un lado, Arabia Saudí, Emiratos o Egipto tienen sus propios intereses en juego y temen que los bombardeos contra el EI en Siria terminen beneficiando al régimen de Bachar el Asad, y su mentor en Irán, contra los que han estado apostando en la guerra civil de ese país. Además, les gustaría que la lucha antiterrorista no se limitara a ese grupo, sino que se extendiera a otros islamistas, como los Hermanos Musulmanes, que son los que plantean un desafío directo a sus Gobiernos.

Por otro, a falta de que se perfile un proyecto político paralelo, el mero recurso a los bombardeos sobre regiones eminentemente suníes corre el riesgo de alienar aún más a esta comunidad, mayoritaria en todos los países árabes excepto en Bahréin, Omán y Líbano. Hasta ahora los propagandistas del EI han manipulado a su favor las víctimas civiles de los ataques aéreos llevados a cabo por Damasco y Bagdad.

Fuente: El Pais
la-proxima-guerra-obama-y-bashar-assad-conversaciones-secretas-cooperacion-siria-con-eeuu-estado-islamico
Poco antes de que el presidente estadounidense Barack Obama fuera a dar a conocer su estrategia para hacer frente al Estado Islámico en Irak y Siria este miércoles 10 de septiembre, oficiales de Estados Unidos y de Siria mantuvieron conversaciones secretas para coordinar sus esfuerzos militares contra el enemigo común, el Estado Islámico de Irak y el Levante. Esto se revela en exclusiva por parte de fuentes militares y de inteligencia de Debkafile.

Los funcionarios sirios, bajo la autoridad del presidente Bashar Assad, se reunieron en secreto varias veces con oficiales estadounidenses en la capital de uno de los emiratos del Golfo - muy probablemente Muscat en Omán - para preparar el terreno para la coalición de EE.UU. para extender la campaña militar contra el Estado Islámico a Siria. Teherán estaba casi seguro en las conversaciones, que reunieron a funcionarios estadounidenses y sirios por primera vez en los casi cuatro años de guerra civil siria.

Nuestros expertos militares dicen que la campaña de Estados Unidos será mucho más complicada militarmente en el lado sirio del Estado Islámico que las operaciones paralelas en Irak - aunque los bastiones del Estado Islámico en el norte y el este de Siria no deberían ser difíciles de bombardear desde el aire.



Pero hay que dar por sentado que el comandante de ISIS, Abu Bakr Al-Baghdadi, quien ha demostrado ser un estratega militar competente, no dejará a sus tropas colocadas en espera de que lleguen los bombarderos estadounidenses, sino que ya los habrá trasladado a refugios seguros, ya sea en las montañas del norte de Siria, el desierto de Siria que se extiende a Irak, o en la densa vegetación en las orillas del río Éufrates, buenos lugares desde los que llevar a cabo una guerra de guerrillas prolongada.

Nuestras fuentes militares creen que Baghdadi probablemente ha descubierto que la campaña militar encabezada por Estados Unidos contra él empezará desde Irak - y sólo entonces podrá expandirse a Siria. Para evitar que una contraofensiva del Estado Islámico se ponga ya en marcha y ganen mas terreno inmediatamente después del discurso de Obama, los militares de Estados Unidos deben entrar en acción contra sus bastiones en Irak. Y sólo entonces expandirse a Siria.

Este también será el mensaje que el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry transmitirá a los ministros de Relaciones Exteriores árabes cuando se encuentre con ellos en Jeddah este miércoles y el jueves en un intento de atraerlos a una coalición para luchar contra los islamistas. Antes de su discurso, el presidente Obama hizo una llamada al rey saudí Abdullah, la clave para una alineación árabe detrás del esfuerzo occidental.

Fuente: Debkafile
la-proxima-guerra-arabia-saudita-empieza-construir-muro-frontera-con-irak
Arabia Saudita lanzó la construcción de un muro de cinco capas con el objetivo de proteger los 900 kilómetros de la frontera norteña del reino de los "infiltrados y contrabandistas" con la ayuda de torres de vigilancia, vehículos y radares.

El proyecto fue anunciado por el rey Abdalá citado por la agencia estatal saudí SPA. "El objetivo del muro será disminuir el número de infiltrados y de traficantes de droga, armas y ganado hasta cero", aseguró el monarca saudí, informa AFP.

Entre otras medidas de seguridad, el muro contará con ocho puestos de control y dirección, 32 centros de reacción rápida, 3 destacamentos de tropas de intervención inmediata, varias torres de observación, 50 radares y 10 vehículos de vigilancia.

El nuevo muro acompañará al muro de 1.800 kilómetros construido en la frontera con Yemen y al proyecto futuro de muro de 9.000 kilómetros que rodea todo el país. El contrato para este último proyecto fue firmado en 2009 entre Arabia Saudita y el grupo Airbus Group (también conocido bajo el nombre European Aeronautic Defence and Space, o EADS).

Aunque el anuncio no menciona a Irak directamente, parece que los yihadistas del Estado Islámico sean una de las razones clave para el lanzamiento de la construcción. Anteriormente Arabia Saudita, alarmada por el avance del movimiento radical en el norte de Irak —que califica a la monarquía saudita de ilegal—, desplegó 30.000 hombres en su frontera con este país. El reino también llamó la atención sobre la posible amenaza del Estado Islámico para los países de Occidente.

Fuente: AFP


EE.UU. ha empezado a movilizar a una amplia coalición de sus aliados ante una posible operación militar en Siria contra el Estado Islámico y ante el aumento de los ataques aéreos sobre el norte de Iraq, según los representantes de la Casa Blanca.

El presidente estadounidense, Barack Obama, está extendiendo su campaña contra los milicianos sunitas del Estado Islámico (EI) en Irak y Siria y además está a un paso de aprobar la distribución aérea de agua y alimentos en la region de la ciudad Amerli, situada en el norte de Irak, donde vive la minoría turcomana de Irak, según representantes de la Casa Blanca citados por el diario estadounidense 'The New York Times'.

"Mientras Obama contempla nuevos ataques, la Casa Blanca inició su campaña diplomática para recabar aliados y vecinos de la región que puedan aumentar su apoyo a la oposición moderada de Siria y, en algunos casos, proporcionar apoyo en las posibles operaciones militares de EE.UU. Entre los países proclives a alinearse están Australia, Reino Unido, Jordania, Qatar, Arabia Saudita, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos", escribe el diario citando a fuentes oficiales bajo condición de anonimato.

Además, se subraya que es muy probable que Reino Unido y Australia estén dispuestos a unirse a EE.UU. en una eventual campaña aérea. Los funcionarios dijeron que también esperan que Turquía, que cuenta con bases militares que podrían ser utilizadas durante las operaciones en Siria, preste su apoyo.



Turquía es una ruta de tránsito para los combatientes extranjeros, entre ellos los de EE.UU. y Europa que viajan a Siria para unirse al EI. Según el diario, Washington espera que Ankara aumente el control de la frontera. Además el Gobierno estadounidense está buscando el apoyo en inteligencia y vigilancia de Jordania, así como la ayuda financiera de Arabia Saudita.

Este lunes el Pentágono comenzó a efectuar vuelos de vigilancia sobre Siria en un esfuerzo para localizar potenciales blancos de ataques aéreos contra las milicias del EI.

Sin embargo, convencer a los aliados que le ayuden en su campaña militar en Siria no será una tarea fácil para EE.UU., escribe el diario. De hecho, mientras Turquía se encuentra ahora en medio de una transición política, Arabia Saudita y los emiratos del Golfo Pérsico son importantes fuentes de financiación de los rebeldes, aunque hay desacuerdos entre ellos. Qatar, por ejemplo, ayudó a negociar la liberación del estadounidense Peter Theo Curtis, que fue detenido por el Frente Nusra. Por su parte, Arabia Saudita no negocia con el Frente Nusra, mientras Washington trata de "navegar" entre los países del golfo que están en disputa.

Fuente: The New York Times
la-proxima-guerra-barack-obama-helicoptero-presidencial-air-force-2-irak-estado-islamico
Esto es una reminiscencia de la conclusión alcanzada por el Grupo de Investigación en Irak, que ya intentó proporcionar un pretexto para la invasión de Bush en 2003.

Un informe desclasificado en el verano de 2012 y que estuvo en el Archivo de Seguridad Nacional afirma que eran "analíticas disponibles" y predisposiciones las que llevaron a la guerra, a la destrucción del país y a la muerte de más de un millón de personas.

Ahora los EE.UU. están tratando de volver a examinar esta excusa para explicar el rápido avance del Estado Islámico en Irak y Siria.

Además, el gobierno está tratando de vender la idea de que la retirada de las tropas de Irak fue una mala idea.

Aunque Obama hizo campaña a favor de la reducción de tropas en un esfuerzo por complacer y engañar a la facción pacifista del Partido Demócrata, ahora dice que fue el liderazgo corrupto iraquí instalado en Bagdad el que fue responsable de la retirada y por lo tanto del aumento y el avance de ISIS o el Estado islámico.



"La razón de que no teníamos una continuación de la fuerza en Irak fue porque la mayoría de los iraquíes no querían que las tropas estadounidenses estuvieran allí y políticamente no podían aprobar el tipo de leyes que serían necesarias para proteger a nuestras tropas en Irak", dijo Obama la semana pasada.

Si podemos creer a Obama, la administración continúa siendo sorprendida por el empuje del Estado Islámico en curso y aparentemente incontenible, más recientemente mientras el grupo, ahora considerado un ejército, estaba en torno a Erbil.

"De acuerdo con fuentes cercanas a las conversaciones, el Presidente Obama se resistió a usar la fuerza militar de nuevo en Irak porque no se sentía confiado en que había suficiente inteligencia sobre el terreno. También se mostró reacio a revertir la retirada total de las fuerzas de combate en Irak, con la que cumplió una promesa clave de su campaña electoral," escribió Josh Rogin para The Daily Beast este sábado.


De hecho, como ha señalado Infowars.com durante meses, ISIS, anteriormente al-Qaeda en Irak, y ahora Estado Islámico es una fuerza diseñada por la CIA y entrenada por el ejército estadounidense. Ha recibido asistencia y fondos de Arabia Saudita, los emiratos del Golfo y Turquía. Su misión es la continuación del plan de destruir el Medio Oriente y balcanizar aún más la región.

Fuente: Infowars
la-proxima-guerra-estado-islamico-abandonara-siria-traslada-a-arabia-saudita
Desertor de la milicia yihadista del Estado Islámico (EI) predice que la organización se trasladará a Arabia Saudita, ya que abandonó el objetivo de conquistar territorios por buscar el control de yacimientos de petróleo.

El periódico libanés 'As-Safir' entrevistó a Sheikh Maher Abu Ubaida, uno de los ex-líderes de la milicia yihadista del Estado Islámico (EI), también conocida como EIIL. El portal 'Al Monitor' publicó un resumen de la conversación.

El entrevistado dijo que ocupó el puesto de Wali (gobernante) del desierto durante su militancia en el grupo yihadista. "El Estado Islámico se ha desviado de sus objetivos básicos y se ha transformado en una milicia compuesta de mercenarios que tienen, como única meta, robar el petróleo", dijo Ubaida. También contó que se unió al grupo en 2013 tras entrenarse en el campamento de Anbar, en Irak, luego de encontrarse con el líder de la formación Abu Bakr al-Baghdadi.

Ubaida también informó al periódico que el verdadero nombre de Baghdadi es Ibrahim Awad al-Badri, el cual tiene 44 años de edad y tres mujeres. Según Ubaida, Baghdadi trabajaba como profesor de estudios islámicos y era imán en una mezquita en Irak. Tras viajar a Afganistán y reunirse con el líder de Al-Qaeda, Ayman al-Zawahri, Baghdadi estableció una red de señores de la guerra que después llevó a Irak y Siria.



El entrevistado también afirma que el Estado Islámico tiene una estructura compleja. Baghdadi es quien encabeza la formación, mientras las operaciones militares son controladas por Shaker Wahib, ciudadano saudí que acaba de ser designado como comandante general. De acuerdo a Ubaida, hay una profunda desinformación sobre lo que ocurre con la milicia, ya que la mayoría de los líderes del EI están vivos mientras los medios de comunicación anuncian sus muertes. Los rumores se difunden para que los servicios de inteligencia finalicen con su búsqueda.

Sin embargo, para Ubaida el EI vive una crisis debido a la falta de miembros, por lo cual trata de compensarlo presionando a las tribus locales para que juren lealtad a la formación. "Actualmente el EI no tiene más de 10.000 guerrilleros, mientras unos 2.000 han fallecido desde el surgimiento de la milicia", afirmó el entrevistado.

Ubaida también compartió que el EI tenía un plan de formar un frente mediante la unión de las tribus locales, matando a aquéllos que se opusieran someterse a la formación y a la guerra en contra del régimen de Asad. Sin embargo, el EI se desvió de sus planes y optó por el control de los yacimientos de petróleo. "El Estado Islámico abandonó las batallas porque el dinero le pareció más atractivo, por eso en Siria va a desaparecer pronto", sostuvo el entrevistado.

Sheikh Maher Abu Ubaida cree que el EI se retirará gradualmente de Siria y en un año dejará las áreas actualmente controladas, para buscar reforzar su presencia en las regiones petrolíferas. Según su opinión, el EI podría trasladarse a Arabia Saudita, donde ya existen células de la organización.

"Muchos guerrilleros del EI son saudíes que tratan de llevar la organización hasta su país. Pronto el Estado Islámico llegará a la región de Nadj, porqué, según dijo Mahoma, en aquel lugar surgirá la cuerna del diablo", concluyó Ubaida.

Fuente: Al Monitor
la-proxima-guerra-fuerzas-especiales-saudies-en-alerta
Este Jueves, 26 de junio, el día antes de que el Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, estuviera en Riad, el Rey Abdullah convocó una reunión del Consejo de Seguridad Nacional "sobre los acontecimientos actuales de seguridad en la región, especialmente en Irak", y ordenó "todas las medidas necesarias para proteger al reino contra las amenazas terroristas." Esto significó una llamada general a filas de las unidades militares para un alto nivel de preparación.

Fuentes militares de Debkafile revelan que Egipto está reuniendo una fuerza de comandos expedicionaria para volar a Arabia Saudí y reforzar sus defensas fronterizas.

Este aluvión de medidas militares sauditas y egipcias viene a raíz de la inteligencia recogida por aviones de reconocimiento saudíes que muestran a combatientes sunitas vinculados a Al-Qaeda en Irak (ISIS) en dirección a la frontera con Arabia Saudita y con el objetivo de tomar el control del cruce iraquí-saudí de ArAr. (población: 200.000)

ISIS y sus aliados suníes están todavía en marcha después de la captura de los pasos fronterizos de Irak con Siria y Jordania a principios de esta semana.

El miércoles, Kerry advirtió a las naciones del Medio Oriente en contra de tomar nuevas acciones militares en Irak que pudieran aumentar las divisiones sectarias.



Para entonces, había sido superado por una avalancha de acontecimientos, como Debkafile ha informado esta mañana.

Cuando el primero de los 300 asesores militares de EE.UU. que el presidente Barack Obama prometió al gobierno iraquí llegó a Bagdad el miércoles, 25 de junio, los envíos de armas iraníes y saudíes ya estaban en pleno desarrollo a bandos opuestos en el asediado Irak, según fuentes militares de Debkafile.

Por lo menos dos aviones de carga desde bases en Irán estaban aterrizando diariamente en el aeropuerto militar de Bagdad, llevando 150 toneladas de equipo militar. Más de 1.000 toneladas fueron transportadas sólo en la semana pasada. Teherán ha replicado para el ejército iraquí la rutina que estableció para el ejército de Bashar Assad, el suministro de sus necesidades diariamente según las peticiones de sus comandantes. Estas solicitudes se presentan ante un cuartel iraní-iraquí común creado en el alto mando iraquí en Bagdad para su aprobación y la asignación de prioridades para el envío.

Al mismo tiempo, las armas saudíes están fluyendo a las tribus suníes iraquíes que luchan al lado del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS) contra el ejército iraquí y el gobierno chiíta de Nuri al-Maliki.

Vienen tanto por tierra como por transporte aéreo.

Convoyes de armas sauditas están cruzando la frontera hacia Irak con la cobertura de la fuerza aérea saudita y jordana y hacia el norte hasta el distrito de Al-Qaim, cerca de la frontera con Siria. Allí, los combatientes sunitas e ISIS, después de capturar este distrito clave de Anbar, han comenzado la restauración de las bases y pistas de aterrizaje en H-2, la que una vez fue una de las bases aéreas más grandes de Saddam Hussein. Situada a 350 kilómetros al oeste de Bagdad, la base aérea cuenta con dos pistas largas y hangares para aviones de combate y helicópteros.

Fuentes militares de Debkafile dan a conocer que, el martes 24 de junio aviones de carga sin marcar aterrizaron en la base, con envíos de armas de Arabia Saudita.

La respuesta no se hizo esperar. Aviones de combate sirios, en su primera misión de bombardeo en Irak, trataron de dañar las pistas parcialmente reparadas en H-2 para evitar que mas envíos aéreos sauditas de aterrizaran.

Fuentes militares en Washington confirmaron el miércoles 25 de junio que los ataques aéreos se llevaron a cabo por la Fuerza Aérea Siria "en la provincia de Anbar", y dejaron al menos 57 muertos y 120 heridos - la mayoría de ellos civiles iraquíes. Ellos se negaron a decir qué fue atacado, sólo se refirieron a objetivos relacionados con el ISIS.

Ese incidente fue una demostración sorprendente de la sincronización operativa estrecha entre los centros de mando de Irán en Damasco y Bagdad, que se unen, respectivamente, a los altos mandos de los ejércitos de Siria e Iraq. Esta coordinación ofrece a Teherán flexibilidad para sus centros de mando en ambas capitales árabes para enviar drones iraníes desde las bases aéreas de Siria o Irak para alimentar a aquellos centros con la inteligencia que necesitan para la planificación estratégica de las operaciones militares que serán llevadas a cabo por los ejércitos de Siria e Iraq.

Los centros de mando iraníes en Bagdad y Damasco están completamente equipados por lo tanto para decidir qué fuerza siria, iraquí o de Hezbolá llevará a cabo una operación prevista en Siria o Irak. Ambos están ahora presionando la espalda contra el avance de ISIS hacia su objetivo de un califato suní que abarque ambos países.

Esto es justo lo que el Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry quiso decir cuando dijo en Bruselas el miércoles 25 de junio, después de dos días de conversaciones sobre Irak, que "la guerra en Irak se está ampliando".

Tenía buenas razones para sonar preocupado. Poco antes de hablar, el primer grupo de personal militar de EE.UU., de los 300 que el presidente Obama había prometido, había llegado a Bagdad. Pero ni Teherán ni Riyadh habían consultado a Washington antes de que se organizaran los envíos de armas pesadas a sus respectivos aliados en Irak.

El campo de batalla de Irak se ha convertido en una verdadera Babel de la guerra. Hasta el momento, seis países están implicados en diversos grados: Estados Unidos, Irak, Irán, Siria, Jordania y Arabia Saudita.

Fuente: Debkafile
la-proxima-guerra-mapa-arabia-saudita-frontera-con-irak-objetivo-de-isil-isis
Los radicales del grupo yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) ya están cerca de la frontera de Arabia Saudita, que se preocupa por la posible incursión terrorista, pero, al mismo tiempo, sigue siendo su mayor fuente de apoyo.

Mientras que el ISIL continúa con éxito su ofensiva en el territorio iraquí, apoderándose de los campos petrolíferos y objetos estratégicos, como las bases aéreas, y causando el pánico internacional, los vecinos de Irak, especialmente Arabia Saudita, podrían convertirse en el próximo 'trofeo' de los yihadistas, informa el portal vocativ.com. La insurgencia terrorista se ha expandido desde el norte de Irak hacia el sur y oeste del país, alcanzando el pueblo de Rutba, a solo 70 kilómetros de las fronteras con Jordania y Arabia Saudita, lo que hizo más evidente la división de la población saudita entre los simpatizantes del ISIL y los que están en contra de la organización terrorista.

En las últimas semanas, tanto las autoridades de Siria, como las de Irán han llamado la atención sobre los posibles vínculos financieros entre el ISIL y Arabia Saudita. Además, una gran parte de la población saudita apoya a las actividades del grupo radical en Irak. Así, una cantidad abrumadora de tuiteos con el 'hashtag' TheAgeOfTheISISConquest (Era de la conquista del ISIL) y ABillionMuslimsForTheVictoryOfTheIsis (1.000 millones de musulmanes por la victoria del ISIL) fue originada en el Reino de Arabia Saudita últimamente. Su distribución geográfica abarca todo el territorio del país.



El apoyo de Arabia Saudita al ISIL se remonta al conflicto en Siria. Aproximadamente 2.000 ciudadanos sauditas estaban involucrados en la lucha contra el presidente sirio Bashar al Assad, varios cientos de los cuales supuestamente ya han regresado a sus hogares, indica el portal.

Por otra parte, el Gobierno de Arabia Saudita en febrero emitió un decreto real prohibiendo a los sauditas combatir en los conflictos extranjeros. Además, las autoridades no parecen estar contentas con la posibilidad de que los insurgentes crucen la frontera. Asimismo, en mayo las Fuerzas Armadas sauditas emitieron una tácita admisión afirmando que el ISIL ya estaba operando en el país y reclutando a sus simpatizantes, y pidieron a la población denunciar cualquier caso de publicación o distribución de panfletos del grupo radical en cuestión.

Algunos tuiteros también sugieren que los radicales del ISIL ya mantienen una presencia en Arabia Saudita, e incluso tiene simpatizantes en el Ejército saudita. "No estamos en la frontera. Estamos aquí en Arabia y esta es nuestra tierra".

El atractivo de Arabia Saudita para el grupo terrorista es claro. Además, de ser un país rico en petróleo, es la cuna del islam y el hogar de algunos de los lugares más sagrados de esa religión, lo que podría convertir a Arabia Saudita en 'la joya de la corona' de las conquistas del ISIL.

Fuente: Vocativ
la-proxima-guerra-eeuu-suministra-a-rebeldes-sirios-misiles-pesados-anti-tanque-BGM-71_TOW-tow
Dos milicias rebeldes sirias juzgadas como moderadas por Washington están recibiendo en los últimos días y empezando a utilizar -en su mayoría en la región de Idlib- las primeras armas avanzadas que EE.UU. despliega tras más de tres años de guerra civil, según revelan fuentes militares de Debkafile. Son los misiles pesados anti-tanque, ópticamente dirigidos, guiados por cable BGM-71 TOW, que son capaces de perforar el espesor de 50 mm de blindaje de los tanques sirios y fortificaciones sirias a una distancia de 4 kilómetros. Armado con estas armas están ahora el General de Brigada Abdul-Hila al Bashir, el nuevo comandante del rebelde Ejército Libre de Siria, que tiene su sede en la ciudad del Golán de Quneitra, y Jamal Maarouf, jefe de los rebeldes del Frente Revolucionario sirio que luchan en el norte.

La aparición de este misil avanzado altera radicalmente el equilibrio de fuerzas en el campo de batalla de Siria. También denota un cambio notable en la política de la administración Obama, que hasta ahora rotundamente se resistió a cada demanda para proporcionar a los grupos rebeldes sirios armas pesadas ​​esenciales para que tengan alguna posibilidad de hacer frente a la fuerza militar superior de Bashar Assad.

Nuestras fuentes informan que en los últimos días, las nuevas armas están siendo transportadas por aire a través de dos rutas: La ciudad suroriental turca de Diyarbakir en el Tigris, y la base aerea gigante Rey Faisal en el norte de Arabia Saudí, en Tabuk, cerca de la frontera con Jordania.


El Geneneral Martin Dempsey, presidente del Estado Mayor Conjunto, arregló en su visita a Israel la semana pasada que el gobierno de Netanyahu renunciara a un acuerdo permanente entre los EE.UU., Arabia Saudita e Israel, por el que los F-15 de la Fuerza Aérea de Arabia Saudí no están estacionados en Tabuk dada su proximidad al espacio aéreo israelí.

Dempsey explicó que se necesitaban como cobertura aérea para los transportes americanos que llevan por aire las nuevas armas a través de Arabia, y de los convoyes de transporte para seguir adelante a partir de la base de Arabia Saudita a su destino en el sur de Siria a través de Jordania. Estacionados en la base aérea de Tabuk también está un escuadrón de aviones de combate franceses.

La ruta de Turquía a Siria se ejecuta a través del "Corredor Kilis", que es una estrecha franja controlada por los rebeldes de unos 40 kilómetros de longitud desde la ciudad meridional turca de Gaziantep a la gran ciudad siria de Alepo.

Desde su cuartel general en Quneitra, justo en frente de las posiciones de las FDI en el Golán, el general al Bashir comanda la mayor parte de las fuerzas sirias que luchan contra el ejército de Bashar Assad en el sur.

Maarouf y su Frente Revolucionario sirio operan desde una base en la ciudad turca de Antakya al sur.

En la última de sus recientes entrevistas con la prensa el 2 de abril, Maarouf reveló que algunas de las operaciones del frente contra el ejército sirio se llevaron a cabo en conjunto con el afiliado de Al Qaeda, Jabhat al Nusra.

Según informan nuestras fuentes militares, el blindaje de los tanques sirios no es lo suficientemente grueso como para soportar los misiles BGM-71 TOW. Para salvar a sus tanques, Assad ha desplazado la peor parte de su operación contra los rebeldes a los bombardeos pesados de la fuerza aérea, que se cobra un alto precio entre los civiles.

Por lo tanto, Washington se enfrenta a su próxima decisión sobre si se debe dar a los rebeldes armas antiaéreas sofisticadas también.

Según nuestras fuentes en Washington y Moscú, el canciller ruso Sergey Lavrov obtuvo del Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, un compromiso, cuando se reunieron en París la semana pasada, de no suministrar a los rebeldes misiles antiaéreos portátiles.

Fuente: Debkafile
la-proxima-guerra-mapa-de-qatar-golfo-persico
Arabia Saudí exige que la vecina Qatar corte sus lazos con la Hermandad Musulmana de Egipto, cierre su canal de televisión mundial Al Jazeera y expulse a las secciones locales de los think-tanks Brookings Institution de EE.UU. y de la Rand Corporation.

Si Qatar no cumple con esta demanda, Arabia Saudí amenaza con bloquear el emirato por aire, tierra y mar. La amenaza fue emitida antes de que Riad retirara a su embajador en Doha y marcara como organizaciones terroristas a los Hermanos Musulmanes, Hezbolá del Líbano, y en Siria a las vinculadas a Al Qaeda, Jabhat al Nusra y el Estado Islámico de Irán (ISIS).

Fuente: Debka



la-proxima-guerra-CCG-reunion-arabia-saudi-bahrain-uae-llaman-embajadores-de-qatar
En un movimiento sorpresa, Arabia Saudita, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos este miércoles retiraron a sus embajadores en Qatar.

Los tres países dijeron que la decisión fue tomada para "proteger su seguridad y estabilidad", dijo un comunicado de la Agencia de Prensa Saudita.

El trío también dijo que Qatar no se había "comprometido con los principios" del Consejo de Cooperación del Golfo de seis miembros (GCC), y dijo: "Qatar tiene que tomar las medidas adecuadas para garantizar la seguridad de los Estados del CCG."

Ellos tomaron la decisión después de lo que los medios de comunicación del Golfo describieron como una "tormentosa" reunión tuvo lugar este martes entre los ministros de exteriores de los países del CCG en Riad, según la Agencia France-Presse.

Los ministros de Relaciones Exteriores del CCG dijeron que se habían reunido en Riad para tratar de persuadir a Qatar para implementar el acuerdo. "Pero, por desgracia, estos esfuerzos no se han traducido en un acuerdo para que Qatar acate estas medidas, lo que llevó a los tres países a iniciar lo que consideraban necesario para proteger su seguridad y estabilidad, mediante la retirada de sus embajadores de Qatar a partir de hoy, 5 de marzo 2013", dijo el comunicado.


Seguridad y estabilidad "amenazada"

Los países del CCG "han realizado esfuerzos enormes para contactar con Qatar en todos los niveles para ponerse de acuerdo sobre una política unificada ... para asegurar la no injerencia, directa o indirecta, en los asuntos internos de cualquier estado miembro", dijo el comunicado. Las naciones también han pedido a Qatar, un patrocinador del movimiento de la Hermandad Musulmana que está prohibido en la mayoría de los estados del Golfo, a "no apoyar ninguna de las partes con el objetivo de poner en peligro la seguridad y la estabilidad de cualquier miembro del CCG", agregó, citando a las campañas mediáticas contra ellos en particular. La declaración hizo hincapié en que a pesar del compromiso del emir de Qatar, Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani a estos principios durante una minicumbre celebrada en Riad en noviembre con el emir de Kuwait y el monarca saudí, que su país no ha cumplido.

Un acuerdo de seguridad firmado el año pasado por el CCG se centró en la cooperación en el intercambio de información y localizar a los delincuentes y los que violan la ley.

Lazos deshilachados

Más temprano el miércoles, un organismo de derechos en Qatar dijo que buscará la liberación de un ciudadano que fue encarcelado siete años por conexiones con un grupo islamista en una "injusta" sentencia de los Emiratos Árabes Unidos, informó la prensa local.

La decisión se produjo un mes después de que Abu Dhabi convocara al embajador de Qatar a los EAU, Faris al-Naimi el domingo, y le diera un memorando para protestar por las declaraciones del clérigo religioso con sede en Doha, Yusuf al-Qaradawi contra el Estado del Golfo.

En los últimos meses, los Emiratos Árabes Unidos también encarcelaron a un grupo de 30 emiratíes y egipcios a penas de entre tres meses y cinco años por la formación de una célula de la Hermandad Musulmana.

La Hermandad está prohibida en gran parte de la región, y los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Arabia Saudita se comprometieron con miles de millones de dólares en ayuda a Egipto tras el derrocamiento del presidente egipcio islámico Mohammad Mursi, quien es oriundo de la organización islamista.

Fuente: Al-Arabiya
la-proxima-guerra-arabia-saudita-podria-dar-misiles-antiaereos-a-los-rebeldes-siria
Arabia Saudita, decepcionada por las conversaciones de paz en Siria, podría proporcionar a los rebeldes armamento más sofisticado, incluyendo misiles portátiles capaces de derribar aviones, según diplomáticos y miembros de la oposición.

Los aliados árabes de Washington han ofrecido suministrar a la oposición por primera vez sistemas portátiles de defensa aérea chinos y misiles guiados antitanque de fabricación rusa, según un diplomático árabe y varias figuras de la oposición siria con conocimiento de los hechos, informó 'The Wall Street Journal'. Las autoridades saudíes no pudieron ser contactadas para comprobar estas afirmaciones.

Aparentemente, EE.UU. se ha opuesto a armar a los rebeldes con misiles antiaéreos por temor a que pudieran caer en manos de los extremistas, que los podrían utilizar en contra de las líneas aéreas comerciales. Los saudíes han evitado el suministro de este tipo de armamento en el pasado debido a la oposición de EE.UU.


Un funcionario de alto nivel de la Administración Obama dijo el pasado viernes que la objeción de EE.UU. sigue siendo la misma. "No ha habido ningún cambio interno en nuestra postura", dijo el funcionario.

Por su parte, EE.UU. ha aumentado el apoyo financiero, entregando millones de dólares para pagar los sueldos de los combatientes, dijeron comandantes rebeldes que han recibido parte del dinero, información que Washington no ha corroborado.

El enfoque de la nueva ofensiva militar rebelde es retomar los suburbios del sur de Damasco con la esperanza de forzar al régimen a aceptar una solución política a la guerra civil con un gobierno de transición sin el presidente Bashar Al Assad.

Fuente: The Wall Street Journal
la-proxima-guerra-arabia-saudita-compro-a-china-misiles-balisticos-para-apuntar-a-iran
Un artículo exclusivo de la revista 'Newsweek' reveló, citando a una fuente de los círculos de inteligencia, que Arabia Saudita compró a China misiles balísticos en 2007, y lo hizo con la ayuda de los servicios secretos de EE.UU.

Según 'Newsweek', este acuerdo entre Pekín y Riad no hecho público hasta ahora obtuvo la aprobación silenciosa de Washington con la condición de que los expertos técnicos de la CIA pudieran comprobar que los misiles no estuvieran diseñados para transportar ojivas nucleares.

Los misiles de mediano alcance propulsados por combustible sólido DF-21 East Wind son más avanzados que los DF-3 que los sauditas clandestinamente compraron a China en 1988, publica el semanario.


Esos misiles, conocidos también como CSS-5 de acuerdo con la denominación de la OTAN, tienen un alcance menor, pero gozan de mayor precisión, lo que los hace más útiles contra los "objetivos de alto valor en Teherán, como palacios presidenciales o palacios del líder supremo", dijo a 'Newsweek' Jeffrey Lewis, director del Centro James Martin de Estudios de No Proliferación en el Instituto Monterey de Estudios Internacionales en California.

La revista señala que, a diferencia de 1988, cuando el reino al parecer molestó a Washington al adquirir en secreto los DF-3, en 2007 Riad decidió conseguir el apoyo de la propia CIA.

El diario italiano 'La Stampa' publicó, por su parte, que obviamente el objetivo de esos misiles es Teherán, "el gran villano de la escena internacional, que se ha convertido en el blanco preferido de los misiles balísticos de muchos países".

"Los misiles chinos en manos de los sauditas no son, no obstante, un arma que pueda cambiar el juego. Parecen más una escalada de la guerra psicológica, un tipo de confrontación que, a su vez, conlleva el riesgo de fugas y transmisiones de las señales mal interpretadas, con consecuencias posiblemente desastrosas", escribió el periódico.

Fuente: Newsweek