Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
la-proxima-guerra-nueva-zona-de-defensa-aerea-china-mar-del-sur
China está llevando a cabo los planes para definir una nueva zona de identificación de defensa aérea, pero esta vez en el Mar Meridional de China, dijeron las fuentes, que podría escalar aún más las tensiones en la región.

La divulgación de esta noticia es seguro que provoque a Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunei y Taiwán, todos los cuales afirman la soberanía sobre la totalidad o parte del territorio en disputa, que incluye cientos de islas, cayos, bajíos y arrecifes.

La medida se produce después del anuncio de China en noviembre de su nueva ADIZ (Aerial Defense Identificacion Zone) en el Mar de China Oriental, que atrajo reacciones airadas de Japón, Estados Unidos y Corea del Sur.

La zona también se cree que tiene los recursos naturales de manera más explotables que en el Mar Oriental de China.

"Ganar la ventaja aérea es un requisito para la obtención de la ventaja marítima", dijo un analista militar. "Una ADIZ es de vital importancia para hacer avances marítimos."


Fuentes del gobierno chino dijeron a The Asahi Shimbun que los oficiales de la fuerza aérea a nivel de trabajo ya han elaborado un proyecto de plan para la ADIZ prospectiva, que se suele decir, por lo menos, incluirá el espacio aéreo sobre las islas Paracel, que China llama Xisha y están bajo su control. La zona de defensa aérea también podría pasar a cubrir la totalidad del Mar del Sur de China.

Las fuentes dijeron que la Universidad Comando de la Fuerza Aérea, un centro de investigación y desarrollo en Beijing que ayudó a redactar la ADIZ del Mar de China Oriental, también está jugando un papel central en ultimar los planes para la ADIZ del Mar de China Meridional, cuyo proyecto fue presentado a los funcionarios militares de alto nivel en mayo de 2013.

Dos criterios fundamentales que se utilizaron en el proyecto de plan para la ADIZ del Mar de China Meridional estaban decidiendo qué límites establecería Beijing como sus líneas de base del mar territorial, las líneas a lo largo de su costa desde las que se mide su mar territorial hacia el exterior, y el rango de control efectivo de las aeronaves y el radar del ejército chino, añadieron las fuentes.

China amplió su línea de base del mar territorial para incluir las islas Paracel en mayo de 1996.

"China tendrá un momento fácil para explicar su razón de ser a la comunidad internacional, si la ADIZ termina en las Islas Xisha", dijo un alto funcionario de una institución de investigación afiliada al gobierno.

Los reclamos de soberanía de China se definen por lo que llama el mapa de la "línea de nueve puntos", la línea de demarcación en forma de U que describe el territorio que reclama como propio, que es básicamente la mayor parte del Mar del Sur de China.

Muchos funcionarios del gobierno chino argumentan que la ADIZ del Mar del Sur de China debe extenderse hasta la línea de nueve puntos para asegurar la consistencia de las afirmaciones de Beijing, dijeron las fuentes.

El anuncio de una nueva ADIZ requerirá la notificación a la comunidad internacional de sus coordenadas de latitud y longitud. Algunos dicen que es poco práctico para China ampliar la ADIZ a la línea de nueve puntos, ya que aún sigue siendo vaga sobre sus actuales coordenadas de latitud y longitud. China todavía no ha anunciado las líneas de base del mar territorial que incluyen el Banco Macclesfield y las Islas Spratly, que se conocen como las islas Zhongsha y Nansha, respectivamente, en chino.

La decisión de crear la ADIZ del Mar del Sur de China es impulsada por Pekín para establecer una mayor presencia militar - tanto naval y aérea - en aguas de su costa y ampliar sus intereses marítimos para contrarrestar a los Estados Unidos. China cree que tiene derecho a tales derechos como una gran potencia, según una fuente diplomática en Beijing.

"Más de 20 países, entre ellos Estados Unidos y Japón, han definido sus ADIZs", dijo el Ministerio de Defensa Nacional de China.

Beijing se ha estado moviendo para consolidar lo que llama sus "derechos soberanos" sobre el Mar del Sur de China, que tienen profundidades convenientes para la navegación submarina, y que sea un hecho consumado. Ya se ha instalado una base de submarinos nucleares en la zona y está construyendo una estación de radar en Woody Island en las Islas Paracel, conocidas como la isla Yongxing en chino.

La dificultad que Beijing afronta es que las aguas dentro de la línea de nueve puntos aún no han sido oficialmente reconocidas internacionalmente como zona económica exclusiva de China, ni hay justificación basada en el derecho internacional para las demandas de Pekín.

Algunos también especulan que otro problema que afronta China es que el Mar del Sur de China es demasiado distante de la parte continental de China para ser cubierta por sus sistemas de radar en tierra. Dicen que Beijing podría no ser capaz de controlar efectivamente el área a menos que volara rutinariamente con aviones equipados con sistemas de radar de amplio alcance o construyera más radares en islas remotas efectivamente bajo su control.

El presidente chino, Xi Jinping, se reunió con su homólogo vietnamita, Truong Tan Sang, en junio pasado para un acuerdo para establecer una línea directa entre las fuerzas navales de ambos países para ayudar a prevenir que su disputa territorial se convierta en un conflicto abierto.

Por ahora, Beijing parece estar reflexionando cuándo será el mejor momento para anunciar su nueva ADIZ del Mar de China Meridional.

"Hay tantos elementos diferentes que tienen que ser tomados en cuenta, ya que el mecanismo es muy complicado", dijo un representante del Ministerio de Defensa Nacional a The Asahi Shimbun.

Fuente: Asahi Shimbun
la-proxima-guerra-china-desplegara-barco-isla-en-disputa-patrullar
China ubicará un gran barco en una de las principales islas en disputa que controla en el mar de China Meridional para comenzar patrullas regulares, medida que podría añadir aún más leña a las disputas territoriales con sus vecinos.

Según informa Reuters, citando a medios oficiales chinos, la embarcación de 5.000 toneladas se basaría en la isla Woody, una de las islas Paracelso, controladas por Pekín y que también es reclamada por Taiwán y Vietnam.

China "establecerá gradualmente un sistema de patrullas regulares en la ciudad de Sansha [en la isla Woody] para proteger conjuntamente los intereses marítimos del país", indica la información.


Además se continuará con la construcción de infraestructuras en la isla, así como una "plataforma conjunta para el intercambio de datos de seguridad marítima", agregó.

Pekín reclama casi la totalidad del mar de China Meridional, que es atravesado por cruciales vías marítimas en el sudeste asiático.

A inicios de este mes entró en vigor una nueva ley establecida por el gigante asiático, que obliga a cualquier embarcación extranjera a pedirle autorización para faenar en las aguas bajo jurisdicción de la provincia meridional china de Hainan, lo que provocó el rechazo de Filipinas y EE.UU.

Las fuentes no indicaron cuándo comenzarían los patrullajes, sin embargo, uno de sus objetivos sería las operaciones de búsqueda y rescate y la "rápida respuesta de emergencia, ordenada y eficaz a los repentinos incidentes en el mar".

Fuente: Reuters
la-proxima-guerra-china-lista-para-invadir-taiwan-en-2020
China será capaz de contrarrestar las fuerzas de EE.UU. e invadir Taiwán en 2020 con éxito, dijo el Ministerio de Defensa de la isla en su primer comentario acerca un calendario preciso de invasión.

Según Reuters, el Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán citó en su informe anual una serie de métodos sobre cómo China mejora su poderío militar en relación a Taiwán incluyendo perfeccionar su capacidad para coordinar un aterrizaje en la isla y el despliegue de misiles antiaéreos en el Estrecho de Taiwán.

China moderniza sus fuerzas de mar y aire, así como su capacidad de misiles, reza el informe, por lo que será capaz de contrarrestar la intervención de otras naciones que apoyen a Taiwán, en referencia a EE.UU. y a su tratado de acudir en ayuda de la isla.

"En el futuro el ejército chino continuará centrándose en una mayor integración de sus unidades militares con la expectativa de ser capaz de resistir la intervención de fuerzas extranjeras en cualquier ataque contra Taiwán", reza el informe.

"A largo plazo estará totalmente lista para participar en una guerra por Taiwán en 2020", agrega.



La semana pasada un diario local destacó que China tendrá que librar seis guerras en los próximos cincuenta años en aras de la unificación y la dignidad nacional y Taiwán figura en la lista. China y Taiwán han sido gobernados por separado desde que las fuerzas nacionalistas, derrotadas por los comunistas, huyeron a la isla al término de la guerra civil china en 1949.

China considera a Taiwán como una provincia renegada y nunca ha descartado el uso de la fuerza para ponerla bajo su control. Aunque las relaciones han mejorado dramáticamente desde la elección en 2008 del presidente Ma Ying-jeou, que apoya a China con una serie de acuerdos comerciales y de turismo, no se ha producido ningún progreso hacia la reconciliación política o la disminución de la desconfianza militar.

Fuente: Reuters
la proxima guerra activistas isla disputa por china y japon Senkaku en Japon Diaoyu en China Diaoyutai en Taiwan
Una flotilla que llevaba nacionalistas japoneses y algunos políticos han llegado a unas islas en el centro de una zona disputa territorial con China, y los activistas declaran su intención de instalarse allí.

Alrededor de 150 personas, entre ellas ocho parlamentarios, llegaron al archipiélago alrededor del amanecer del domingo (20:30 GMT del sábado), apenas unos días después de que Japón deportara a los activistas chinos que habían navegado allí desde Hong Kong.

China ha exigido que Japón ponga fin de inmediato a estas acciones que "dañan" su soberanía territorial en medio de una creciente disputa y reclamos rivales sobre estas islas en el Mar Oriental de China.

"China ha hecho severas declaraciones a Japón, exigiendo que se ponga fin de inmediato a las acciones que perjudican a la soberanía territorial de China", dijo el comunicado.

La declaración por parte de Qin Gang, portavoz del ministerio, fue en respuesta a una pregunta de los medios de comunicación en relación con el proyectado viaje a las islas disputadas por políticos japoneses y grupos nacionalistas.

"China reitera que cualquier acción unilateral adoptada por Japón con respecto a "las islas" son ilegales y nulas", dijo, y agregó que "este tipo de acciones no socavarán su reclamación sobre el territorio."

Los 20 barcos salieron del suroeste de la isla japonesa de Ishigaki, el sábado, se dirigieron hacia el archipiélago conocido como Senkaku en Japón y como Diaoyu en China.

"Queremos demostrar a la comunidad internacional que estas islas son nuestras. Es el futuro de Japón lo que está en juego", dijo Kenichi Kojima, un político de Kanagawa, cerca de Tokio, informó la agencia de noticias AFP antes de abordarlas.

El viernes, un grupo de activistas chinos que navegaban a unas islas en disputa fueron deportados.

Algunos de los activistas se convirtieron en los primeros no japoneses en poner pie en cualquier parte del archipiélago del Mar Oriental de China desde 2004.

En Japón, el jefe de política del partido gobernante, dijo el sábado que el país debe fortalecer su guardia costera para defender a las islas en disputa.

"Los funcionarios de guardacostas están haciendo su mejor esfuerzo, por lo que el gobierno y los partidos gobernantes discutirán cómo fortalecer nuestro respaldo para con ellos", dijo Seiji Maehara, el jefe de política del Partido Democrático de Japón, a los periodistas.



"Tenemos que discutir no sólo el creciente número de personal y buques, sino también las posibilidades de otros diversos apoyos" a los guardacostas, dijo.

En un comunicado, Taiwán acusó a Japón de estar "furtivamente ocupando" las islas.

La semana pasada, el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, realizó una visita sin precedentes a las islas separadas administradas por Seúl y reclamadas por Japón.

En respuesta, Japón retiró a su embajador de Corea del Sur, canceló su viaje previsto del ministro de Finanzas a Seúl y pidió a Corea del Sur resolver la disputa en la Corte Internacional de Justicia.

Todas estas discrepancias se vinculan a la expansión del siglo XX de militares japoneses en toda Asia.

Y como complemento a la ira de los vecinos de Japón estuvo la forma en que dos ministros del gabinete japonés decidieron celebrar el aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico.

Hicieron caso omiso de la llamada del primer ministro japonés y visitaron el polémico santuario de Yasukuni, en Tokio, un movimiento que siempre causa la ira de China y Corea del Sur. Tanto para Beijing y Seúl el gesto equivale a un culto oficial de los 14 criminales de guerra condenados enterrados allí, junto con los dos millones de muertos de la guerra.

La pregunta es: ¿Podrían estas disputas territoriales en Asia conducir a un conflicto armado?


CLICK AQUÍ PARA ACCEDER A LOS COMENTARIOS DEL FORO SOBRE ESTE TEMA